martes, 21 de junio de 2011

Violación de correos: Un problema de soberanía

Por Luis Manuel Aguana

La noticia del espionaje cubano de correos venezolanos, más que una nueva violación de la Constitución por parte del gobierno de Hugo Chávez, es la comprobación más abyecta de la entrega de nuestra soberanía a otro país. Ni siquiera nos están espiando policías venezolanos, nos están espiando los esbirros de la policía política de Cuba. Se comprueban así todos los supuestos que hemos manejado en este blog relativos a la relación directa que existe entre el respeto a la privacidad de los datos y los mensajes privados con la violación de los Derechos Humanos de los ciudadanos. De allí a que empiece la policía política a allanar los domicilios de los espiados, buscando supuestas pruebas de una conspiración en contra de la seguridad del Estado, no hay más que un paso.

La utilización de medios técnicos, en especial las tecnologías del manejo de información y comunicaciones, TICs, por parte de los gobiernos con el fin de manipular, controlar y en algunos casos perseguir a los ciudadanos, ya está ocurriendo en Venezuela y se comprueba con la noticia. Esta desviación en países como los nuestros, donde aún existen rasgos profundamente presidencialistas y de tendencias históricas autoritarias, hace aún más vulnerables los derechos ciudadanos de las personas. Si un Estado puede en virtud de su poder controlar hasta la más pequeña pieza de información relativa a sus ciudadanos, sin respeto de las leyes y la Constitución, el resto de los derechos humanos estarán seriamente amenazados. Un país sin instituciones sólidas puede utilizar las herramientas que da la tecnología para violar más eficientemente los Derechos Humanos, irrespetando la Constitución y las leyes. El gobierno de Chávez ha sido un ejemplo de ello.

Los adelantos técnicos solo tienen un sentido cuando, además de aumentar la calidad de vida en sociedad por intermedio de su utilización, traigan un aumento de la libertad y la democracia en el marco de un mayor respeto a los Derechos Humanos; y cualquier desviación técnica debido a la utilización impropia de las tecnologías de la información, que implique un uso en contra de estos principios fundamentales, debe ser denunciada y condenada.

De acuerdo a la información que leemos de El Nuevo Herald (http://www.elnuevoherald.com/2011/06/15/962107/cubanos-realizan-espionaje-digital.html) las operaciones de espionaje son realizadas desde las instalaciones de la Dirección de Inteligencia Militar-DIM, pero son completamente controladas por cubanos, sin intervención de venezolanos. Debemos recordar que a comienzos del presente año escribimos en este blog acerca del cable submarino que se esta instalando entre Cuba y Venezuela (http://ticsddhh.blogspot.com/2011/01/el-cable.html) y cuya inauguración esta prevista para Julio del presente año. Una vez que ya este completado el tendido de ese cable submarino ya no necesitarán instalaciones de cubanos para espiarnos en la sede del DIM en Caracas; eso lo realizarán desde Cuba.

La situación de entrega nuestra soberanía que hace Hugo Chávez poniendo a la disposición del gobierno cubano toda la estructura tecnológica necesaria y toda la información de ciudadanos venezolanos para perseguirlos, lo hace responsable no solo de un delito de violación de Derechos Humanos sino de Traición a la Patria, en virtud de la delegación de soberanía y la entrega de una información que solo tiene pertinencia a los ciudadanos de este país. Todos los venezolanos debemos rechazar contundentemente y por todas las vías posibles este nuevo escenario que nos pone en el primer plano de la violación global de Derechos Humanos.

Es notoria la composición de esta nueva lista de ciudadanos: Políticos, periodistas, formadores de opinión pública, miembros y dirigentes de organizaciones civiles. Se está construyendo una nueva y más sofisticada Lista de Tascón al servicio de la llamada “revolución bolivariana”, utilizando los medios más avanzados que puede proveer la renta petrolera en materia de tecnología. Pero en esta segunda fase del avance del proyecto comunista de Hugo Chávez, la nueva lista podrá ser utilizada, no para despedirnos de un trabajo, o rescindirnos contratos con el gobierno, sino para reprimirnos y perseguirnos policialmente. Y lo mas grave, todos los venezolanos con un correo electrónico estaremos expuestos a esta violación. Ojo con esto oposición dormida!

He sostenido la hipótesis que el uso de las tecnologías de información y comunicaciones, TICs, en sociedades carentes de madurez social y política, y con instituciones débiles y corrompidas, derivan hacia una utilización inadecuada de estas tecnologías en el ámbito de lo público, siendo una tentación muy fuerte de los gobiernos el hacer un uso político de ellas, en aras de su sostenimiento en el poder. Este uso generalmente esta reñido con el respeto básico a los Derechos Humanos fundamentales, en violación expresa a toda normativa que pueda existir en esa materia en los países. Es posible que en razón de un gobierno eficiente un país pueda invertir en TIC’s, pero queda en manos de la orientación de sus gobernantes un uso racional de esas tecnologías cónsono con los Derechos Humanos para el bienestar de sus ciudadanos. Si no existen los resortes legales que impidan un uso ilegitimo de las TIC’s y/o gobiernos que ignoren los límites, esta puede resultar ser la mejor herramienta para la violación persistente de los derechos fundamentales y la persecución de las personas.

Deseo resaltar la gravedad de esta noticia: en Venezuela, está constitucionalmente establecida la protección de la privacidad de los datos de las personas, (Art. 60 Constitucional) y existe una ley expresamente redactada, la Ley Especial Contra Delitos Informáticos, Gaceta Oficial Nº 37.313 de fecha 30 de octubre de 2001, que en su Artículo 11, Espionaje informático establece: “El que indebidamente obtenga, revele o difunda la data o información contenidas en un sistema que utilice tecnologías de información o en cualquiera de sus componentes, será penado con prisión de cuatro a ocho años y multa de cuatrocientas a ochocientas unidades tributarias”. El gobierno no solo esta violando la Constitución y la Ley del país al violentar la información contenida en estos correos de ciudadanos venezolanos sino la está entregando a un Estado foráneo. Y esto no solo va para el gobierno sino para cualquier ciudadano que haga difusión pública de esa información (La Hojilla dixit).

Los venezolanos concientes de este nuevo giro técnico de la “revolución” de Hugo Chávez en contra de nuestras libertades y derechos, deberemos estar mucho mas vigilantes a partir de ahora dada la naturaleza especializada de la persecución que se nos avecina. Y nuestra oposición deberá ser mucho más conciente y más técnica para una lucha que promete ser muy dura en los próximos tiempos. El comunismo cubano ha avanzado en materia tecnológica y esta utilizando el puente que Venezuela ha significado, para acceder a tecnologías que les estaban prohibidas hasta hace poco gracias a la entrega total de nuestro país por parte de Hugo Chávez. Desde aquí un campanazo de alerta a quienes corresponda para que los cubanos no nos agarren por pendejos porque somos mejores en esto…

Caracas 21 de Junio de 2011