domingo, 24 de junio de 2012

Los Otros Centros

Por Luis Manuel Aguana

Se puso interesante la discusión con la última intervención del Gen(R) Carlos Julio Peñaloza en su blog “Puesto de Combate” (Los Tres Puntos del Fraude, http://www.puestodecombate.org/?p=1153) donde indica lo que he machacado yo en el mío en relación a la comunicación con La Habana a través del cable submarino de fibra óptica que pagamos todos los venezolanos. El Gen(R) Peñaloza tiene fuentes de información en las FFAA de las que no disponemos nosotros en la sociedad civil y que ciertamente alertan sobre la posibilidad de un fraude desde centros adicionales dispuestos por el gobierno.

El General precisa en su denuncia los sitios: el primero: “La sala oficial está en la torre Teleport, cerca de la Plaza Venezuela en Caracas. Con fondos de PDVSA, Rafael Ramírez compro sin licitación este “Data Center” para el CNE a una empresa iraní propiedad de Majed Khalil, personaje cuya historia es de por sí interesante y decidora”. El segundo: “Existe una segunda sala de totalización secreta situada en la sede de la Universidad Bolivariana. Esa sala funciona en la antigua sala de computación de Lagoven en Bello Monte y cuenta con todas las capacidades de comunicaciones de la antigua petrolera estatal, más conexiones vía microondas y cable coaxial con Teleport. A esta sala sólo tienen acceso expertos cubanos”; y el tercero “Recientemente se activó una tercer Data Center en la Universidad de Ciencias Informáticas de La Habana. Este centro operado por el G2 está en el extremo final del cable submarino y será el corazón del fraude en las elecciones de octubre”.

Lo que podríamos ajustar técnicamente de la denuncia del General es que ya la CANTV con el entramado digital instalado en los últimos años no necesita conectarse vía microondas o cable coaxial a cualquier parte de la ciudad, aun cuando estos medios sigan siendo auxiliares de las actuales comunicaciones de la telefónica. Puede y llegará con fibra óptica a la UBV desde el Teleport. Asimismo, con la bajada del cable submarino de fibra a Cuba, la CANTV que puede colocar los datos del CNE donde le plazca, lo hará sin problemas a la Universidad de Ciencias Informáticas de La Habana.

Dicho lo anterior, es importante precisar adicionalmente a la ciudadanía que pueden existir, y seguramente existirán, no solo dos centros adicionales que capturen y procesen la data de los centros de votación el 7 de Octubre. Pueden estar seguros de que van a haber más de ellos. Es más, seguramente habrá uno en la Sala Situacional de Miraflores y otro en el Fuerte Tiuna, como mínimo, así como en otros sitios donde el gobierno lo crea conveniente para sus intereses. Baste que la CANTV, que es la principal receptora y concentradora de los datos desde todos los centros electorales, enchufe esos centros adicionales a los enrutadores correspondientes de ese proceso, repartiendo las Actas electrónicas a los sitios que decida el gobierno. Fácil ¿verdad? La mejor tecnología de punta de la información y las comunicaciones al servicio del continuismo de un régimen político.

En consecuencia, lo que muy en justicia y sin malicia técnica solicita el General Peñaloza en su blog, de estar presentes en los dos sitios que denuncia y desconectar el cable a Cuba, lamentablemente en este régimen de malandros técnicos del Siglo XXI, no resuelve el problema. Aun cuando logremos la presencia en los otros centros y el régimen convenga, en desconectar ese cable a Cuba por 24 horas,-cosa altamente improbable-, siempre la CANTV del gobierno podrá conectar subrepticiamente desde su centro nacional de comunicaciones a quien quiera y como lo quiera.

¿Cómo resolvemos el problema entonces? Ese tema ya ha sido resuelto por la tecnología de transmisión de datos desde hace décadas y se llama encriptación de datos. Hay muchos trabajos en la red que pueden dar una buena definición, pero les doy una sencilla que me gustó a los fines didácticos de personas no técnicas: Tomado de http://es.scribd.com/doc/94194016/Encriptacion-de-Datos: “El cifrado de datos es el proceso por el que una información legible se transforma mediante un algoritmo (llamado cifra) en información ilegible, llamada criptograma o secreto. Esta información ilegible se puede enviar a un destinatario con muchos menos riesgos de ser leída por terceras partes. El destinatario puede volver a hacer legible la información, descifrarla, introduciendo la clave del cifrado. A menudo se denomina “encriptación” a este proceso, pero es incorrecto, ya que esta palabra no existe en castellano; se ha importado del inglés “encrypt”, que se debe traducir como “cifrar”, y por tanto el proceso se debe denominar “cifrado”.”. Este cifrado técnico de los datos existe ya en el proceso de envío de las máquinas hacia el CNE. Lo que no existe es que la oposición tenga parte de esa clave. Toda la clave la tiene el CNE y consecuentemente el gobierno. Bien grave.

Los técnicos del Comando Venezuela en su Foro de El Nacional explicaron que las claves de encriptación de los programas y los datos del elector en las máquinas para asegurar el secreto del voto estaban picadas en secciones. Una parte la tenía el CNE, otra la tenía el PSUV y otra el Comando Venezuela. De esa forma no habría manera de descifrar los códigos y datos de las máquinas en el proceso si todos no estaban presentes. Muy bien. Pero lo que no dijeron, y al parecer no les importó, fue que el mismo proceso se hubiera seguido con las claves de la data de las Actas que viajarían de las máquinas al CNE al cierre del proceso electoral. Eso lo consideré gravísimo, en especial dada esta denuncia del General Peñaloza, porque aporta ciertamente lo que todos sospechábamos: que habrían centros adicionales al CNE, con nombres y ubicación, de propósitos inconfesables, en donde nosotros no estaríamos.

Si solo se presionara por exactamente lo mismo para los datos de transmisión, no habrá cable a Cuba ni otros centros que valgan. No podrían ver los datos así estén enchufados los centros si la oposición no está. Porque les faltaría la parte de la clave que tendríamos nosotros. Simple, ¿verdad? Y de paso eso obligaría a que la oposición esté en la Sala de Totalización del CNE para des-encriptar los datos que lleguen de los centros de todo el país. ¿Por qué no se ha exigido eso al CNE? Eso es lo que tenemos que preguntarnos desde este lado. Y si se ha exigido, ¿por qué no se ha hecho desde el Comando Electoral del candidato opositor un escándalo por eso si no se nos ha aceptado, dado lo estratégico de ese tema? Preguntas sin respuestas.

Las TIC's dan las herramientas para un fraude pero también dan las formas de evitarlo. Son como un armamento, funcionan agresivamente para ambos lados. Por eso deben estar en manos de gente honesta y apegada al derecho, como en su momento ocurrió con las armas de la República y época en la cual tuvimos a un General como Carlos Julio Peñaloza resguardándolas a favor de la democracia. Necesitamos urgentemente gente así resguardando la tecnología, y que actúe a favor de la democracia y el Estado de Derecho. De otra manera ese fraude puede ser una realidad.

Caracas, 24 de Junio de 2012

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana