jueves, 21 de junio de 2012

Tras la huella de las huellas

Por Luis Manuel Aguana

El CNE puso a correr a todo el mundo por las huellas dactilares faltantes para el próximo proceso electoral. La definitiva imposición de un modelo técnico de votación innecesario, que ha generado las suspicacias de todos, prevaleció por encima de todas las objeciones. Como ya he señalado en otras oportunidades, están aplicando la misma que aplicaron en el 2004 cuando se impusieron por primera vez las captahuellas, generando toda clase de retrasos al proceso y que al parecer es lo que también están buscando en esta oportunidad. Tendremos los venezolanos que armarnos de la paciencia de esa ocasión y esperar horas para ejercer nuestro derecho al voto.

Ahora bien, el proceso de las esperas se complicará con el anunciado faltante del 15% de las huellas del nuevo sistema SAI que se aplicará, de acuerdo a lo informado por Carlos Quintero, Director de Informática del CNE, a Vicente Bello del Comando Electoral de la oposición. De acuerdo a ese porcentaje, faltarían por capturar 2.835.083 huellas, basándonos en un padrón electoral de 18.900.055 personas.

El CNE ha informado de un operativo para capturar las huellas faltantes, pero como todos sabemos, lamentablemente ocurrirá lo que siempre ocurre con estas cosas: faltarán huellas para el proceso por diferentes motivos, ya bien sean técnicos y humanos, dejando un porcentaje que puede ser bien alto, al que se le dificultará su voto, trancando de esa forma las colas de las mesas. Bastará que una sola de esas personas no sea “leída” por el lector cazahuella para que el proceso subsiguiente retrase una cola en varios minutos, entre volver a intentarlo, desistir, llenar su planilla y volver para votar. Porque no es que esa persona dejara de ejercer su derecho, todo lo contrario. No se le puede impedir votar porque una máquina diga que no está registrada su huella y a su vez ésta sí se encuentre en un cuaderno y posea su cedula de identidad. Con lo cual una persona NO REGISTRADA es un potencial retraso para las colas.

En consecuencia, el tema está de nuevo en retrasar que votemos, dándole tiempo al gobierno, que si sabrá de las transmisiones del cierre de las mesas antes que la oposición-igual que en el 2004-, para que se ejecuten los planes de despliegue del oficialismo. Y ya indicamos en este blog porqué lo sabrán. Entonces, guerra avisada no mata soldado.

¿Qué podemos hacer nosotros, los ciudadanos, ante esta clara estrategia ventajista del gobierno? En primer lugar, impedir que las colas se retrasen, si existe algo que todos nosotros podamos hacer para que eso no ocurra. Mi sugerencia inmediata es que todo el mundo llame al CNE al 0800VOTEMOS (8683667) para consultar el estatus de su huella en el organismo y concurrir al centro más cercano de su domicilio que publicará el organismo electoral e IR A ACTUALIZAR SU HUELLA, en el caso de que le digan que lo haga. Esto, más que publicidad gratuita al CNE, es una vacuna para evitar que alguno de nosotros se convierta en un factor de retraso y seamos quienes le demos al gobierno la posibilidad de ralentizar las colas el 7 de Octubre. Nos conviene a todos hacerlo.

En segundo lugar, de ser alguno de nosotros “premiado” por la cazahuella, tomárselo con soda, morderse la lengua y salir inmediatamente de la cola para permitir que el siguiente pase, sin pérdida de tiempo. El placer venezolano de discutir de porqué no estoy, no está permitido en esta oportunidad. Los retrasos serán capitalizados activamente por el gobierno con lo cual cada uno de nosotros debe ser un agente de agilización de las colas que se armarán porque todo el mundo saldrá masivamente a sacar este bastardo de la Presidencia de la Republica.

Voy ahora con lo que si puede y debe hacer el Comando Electoral de la Mesa. Hay serias dudas, bien expresadas por Ludwig Moreno de Voto Limpio, en el sentido de porqué, en lugar de llamar a quienes tienen problemas con las huellas- ellos tienen hasta nuestros teléfonos celulares-, van a poner las cazahuellas abiertas al público para la captura, dejando la posibilidad de registrar las huellas de los multicedulados a quienes posiblemente se les creó una cédula sin estar presentes, por lo cual no se les capturó la huella para el SAI. Es una preocupación muy válida. Mas sin embargo, no objeto el hecho de que se coloquen los puntos de captura de huellas al público Esto ES NECESARIO porque por su declarada incompetencia, no previeron en la compra de esa tecnología que se garantizara el traspaso de las huellas que ya ciertamente habían capturado en previos procesos electorales. Lo que me preocupa es que no se lleguen a realizar las auditorías de huellas e ir con este sistema antes del cierre del RE.

Un auditoría básica es la de comprobar, sin lugar a dudas, que haya un solo registro de huella por persona. Es decir que no hayan dos números de cedula con la misma huella. Eso mataría al multicedulado inmediatamente. Esa auditoría es computacional y debe ser realizada con presencia de testigos técnicos de los participantes del proceso, con programas abiertos verificables por todos.

Eso sí se puede hacer y se debe exigir, como entiendo que ya están haciendo los técnicos electorales del Comando Venezuela sobre la base de los principios de unicidad (lo que ya indiqué, una-huella-un-elector), universalidad y patrón estándar de calidad. Desde aquí me uno a esa exigencia al CNE: No se puede ir a ese proceso con el SAI sin esa auditoría previa al cierre del RE. Sin eso, el gobierno nos mete a los multicedulados del inflado del RE y posiblemente por allí se vaya un buen porcentaje de votos ilegales para el gobierno.

Otra importante exigencia es el precintado de la tinta indeleble. Esa es otra seguridad adicional del proceso para que no se vote más de una vez. Aun no ha habido respuesta del CNE a este requerimiento realizado por las ONG’s del tema electoral durante el Seminario de El Nacional el 23 de Mayo. Sin embargo, no somos nosotros desde la acera de la sociedad civil quienes deben hacerlo, es el Comando Electoral de la Mesa. Si lo han hecho al CNE, no lo sabemos. Pero si no lo han hecho, es hora de ponerse las pilas y hacerlo. Es sumamente importante tener esa seguridad adicional, que se hace insustituible si no se logra realizar la auditoría de huellas por alguna razón.

Todos desconfiamos de este proceso y debemos llenarnos de auditorías y controles para poderlo tragar. Sin embargo, lo más importante es que vayamos a él decididamente. La proeza de sacar a este dictadorzuelo con votos será digna de contarse en el futuro como solo se ha contado la gesta libertadora. Nos podremos quejar de la forma pero el fondo es infinitamente más importante. Convirtámonos en uno solo para lograrlo…

Caracas, 21 de Junio de 2012

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana