sábado, 9 de marzo de 2013

Agua revuelta



Por Luis Manuel Aguana

Pareciera que la muerte del Presidente agarró a todo el mundo sorprendido. Tenemos meses conociendo de la enfermedad terminal del Presidente de la República y aun hay gente que parece que se enteró de eso cuando el régimen decidió hacerlo público. Si bien es cierto que nada de lo que decían era verdadero y no había verificación alguna del real estado de la enfermedad, no menos cierto era la altísima la probabilidad de que no hubiera un regreso. Eso era previsible habida cuenta de la enfermedad terminal del Presidente.

Entonces, ¿para quienes resultaba una sorpresa lo que pasó? Sorprende entonces la poca preparación del liderazgo “formal” opositor y sus respuestas desconcertadas ante lo que estamos presenciando como colofón de toda esta opereta electorera que ha montado el gobierno de Maduro alrededor del funeral del Presidente. ¿Es que no sabían acaso, o al menos se lo habían figurado, que un escenario muy probable era que volvieran a violar la Constitución dejando a Maduro como Presidente Encargado, si ya se la habían echado al pico el 10E, utilizando la misma sentencia del TSJ?

Obviamente, y como consecuencia, tenían que haberse figurado el montaje de esa sesión del la AN nombrando a Maduro Presidente Encargado con todo el poder para realizar unas elecciones con ventaja como las realizó Chávez antes del 7-O. Entonces vemos a una oposición oficial hacerle la corte al gobierno (COPEI) en la Asamblea, y otra diferente (Capriles) enfrentando y denunciando la violación del Art.233 constitucional, indicando que “el gobierno cubano no mandará en Venezuela…” (ver http://www.lapatilla.com/site/2013/03/08/capriles-convoca-a-medios-nacionales-e-internacionales/). Cuando el agua esta revuelta las cosas dentro no se ven.

¿Qué es eso de Henrique Capriles denunciando la intervención cubana en nuestros asuntos? ¿Es que Henrique se dio cuenta ahora de eso? ¿Qué hay detrás de una declaración confrontacional el mismo día del funeral del Estado de Chávez de parte de alguien que tuvo toda una campaña presidencial para hacerlo, y con toda la Venezuela opositora verdadera detrás, pidiendo que endureciera sus posiciones frente al régimen? El agua está revuelta.

Cuando las cosas están así, generalmente se espera que el agua se aquiete para dejar que la tierra que la obscurece se asiente y deje ver. Pero las cosas están pasando muy rápido y cuando eso pasa, la máxima gerencial es actuar de inmediato en base a instintos y a la mejor poca información disponible.

¿Qué sabemos de cierto? Que el régimen pasará sobre la oposición como un ferrocarril, lo más pronto posible, antes de que el “efecto Chávez” se disipe de la mente de sus seguidores. Aunque sabemos también que ellos no dejarán que el pueblo olvide al dictador tan fácilmente. A través de toda una campaña mediática fundirán a Maduro con Chávez pero eso solo es válido si lo hacen ahora mismo. Por otro lado Maduro no es buen candidato y es por eso que lo completarán usando la imagen todavía viva del líder único. Disponen de miles de videos para hacer eso.

¿Qué le queda a la oposición electoral del régimen? ¿Seguir transitando el mismo camino de la campaña pasada? ¿Seguir ofreciendo tapar mejor los huecos que el régimen chavista? ¿Seguir insistiendo que este es un mal gobierno de la 4ta.? ¿Qué el populismo de la oposición es mejor que el de la revolución? ¡Por favor! Henrique tiene que dar un vuelco de 180 grados si quiere tener algún chance de nuevo con esta aplanadora que nos advierte el gobierno. Y para eso tiene que romper las ataduras que lo hacen una tuerca del régimen.

Pero ese vuelco no solo se puede reducir a una estrategia de cambio en el mensaje indicando que ahora si se dio ahora cuenta que los cubanos nos están gobernando. Va más allá. Tiene que demostrarnos que verdaderamente tiene un plan para unir a quienes nos llamó “radicales” y llamar las cosas por su nombre. Tiene que asumir banderas que rechazó en el pasado, como es el caso del espinoso asunto para la MUD de las condiciones electorales del CNE y el fraude electoral.

Si Henrique Capriles pretende otra vez ser candidato Presidencial y de verdad desea ser Presidente, lo primero que tendrá que hacer es desmarcarse de los acuerdos MUD-Gobierno que ofrecen su victoria a cambio de Alcaldías y empezar a hablar claro de que si las condiciones electorales son las mismas que el 7-O no se puede ir a un proceso electoral, desconociendo por la calle del medio cualquier resultado que salga de esas elecciones. Todo eso por una razón muy simple: es más fácil influir en Alcaldías siendo Presidente…

Por otro lado deberá unirse y ser militante en la denuncia de la intervención cubana en Venezuela solicitando expulsar del país a José Lavandero por intervenir en los asuntos electorales del CNE. Deberá nombrar a un nuevo equipo técnico que represente a la oposición ante el organismo comicial y solicitar el cambio de los Rectores del CNE con período vencido, para ser seleccionados de acuerdo a lo que dice la ley. Deberá pronunciarse claramente ante el país y al CNE indicando cuales condiciones aceptaría para reconocer un resultado que provenga de esas elecciones.

En otras palabras, veríamos más claridad en el agua revuelta. ¿Será capaz, no digo Henrique, sino cualquier candidato de la oposición, exigir eso al gobierno provisional de Maduro? No lo sé. De hecho, lo veo difícil de creer en el caso de Capriles. Pero lo que si sabemos es que cualquier candidato del gobierno ganará a cualquiera de la oposición con estas condiciones y este CNE. Lo que sí sabemos es que el gobierno provisional de Maduro hará LO QUE SEA NECESARIO Y MAS ALLA para quedarse. Las irregularidades que vimos el 7-O serán solo unos fuegos artificiales delante de lo que nos espera ahora.

Solamente endureciendo las posiciones,  no es que evitaremos que el gobierno haga lo que va a hacer, sino tendremos al menos una oposición dispuesta a enfrentar este bagazo de Chávez que viene con todo y se lograría al menos unir en posiciones comunes a todos los factores opositores alrededor de un enemigo común: la amenaza castrocomunista. Y esa no es de ninguna manera obscura en agua revuelta, está clarísima…

Caracas, 9 de Marzo de 2013

Twitter: @laguana