martes, 6 de agosto de 2013

Pa’ que se acabe la vaina


Por Luis Manuel Aguana

Un profesor del IESA les dijo una vez la siguiente frase a sus estudiantes para ilustrar de la manera más clara cuál debía ser la orientación de la gerencia en el manejo de los asuntos: “uno no busca a las Chicas del Can para gerenciar la Funeraria Vallés”. Eso es lo que está pasando con la MUD y la Constituyente. Uno no busca a la MUD para que maneje una Constituyente.

Lo que trató de decir el profesor es que hay ejemplos prácticos y clásicos para ilustrar los contrasentidos. Insistir que la MUD o cualquiera de los liderazgos responsables del desastre de la oposición venezolana el 7-O, 16D y 14A sean los que conduzcan este proceso, es decretar su muerte antes de comenzar.

Cuando empecé a asomar el tema Constituyente el 27 de abril de 2013, días después del atraco en descampado de los delincuentes del gobierno y su ministerio de elecciones (ver La Hora de la Sociedad Civil en http://ticsddhh.blogspot.com/2013/04/la-hora-de-la-sociedad-civil.html) de ninguna manera estaba en mi mente que de ese proceso se adueñaran los responsables de la oposición formal. ¡Todo lo contrario! ¡Era la Sociedad Civil que viéndose completamente desnuda y desprotegida por quienes debían precisamente ser sus protectores, tomaban las riendas de su destino y lo conducían a través de un proceso previsto en la Constitución de 1999!

Algunos respetables ciudadanos, de los que no se les puede responsabilizar del desastre opositor, han solicitado que la MUD asuma el compromiso de llevar a cabo una Constituyente. Con mucha seriedad les debo indicar lo siguiente: ¿Ahora resulta que a quienes denunciamos porque no exigieron las condiciones para ir a esos procesos electorales van a ser los protagonistas de conducir ese proceso? ¿Van a ser ellos, los mismos que aceptaron las captahuellas pegadas a las máquinas, las auditorías chimbas del CNE, el Registro Electoral puyao, quienes van a lograr que el gobierno se doble ante el Soberano para cambiar la institucionalidad del país? ¡No podría existir mayor contrasentido! ¡Las Chicas del Can manejando la Funeraria Vallés, pues!

Indicaba en esa nota de abril que Henrique tenía toda la posibilidad de asumir ese compromiso en ese momento ya que también era un completo contrasentido asistir a otra elección con este CNE, como ya se estaba anunciando, y los partidos avalándolo acudiendo a unas elecciones Municipales que desde ya eran írritas porque se habían robado una elección Presidencial.

Pero el tiempo y los hechos han demostrado que esa no es la prioridad de Henrique y menos aún de la MUD. Incluso el sábado anunciaba que ¡había que consultar si era Constituyente o Revocatorio pero siempre después del 8D! Al parecer primero había que arreglar los compromisos económicos de los partidos antes de ver qué hacemos con Venezuela. El país siempre de segundo…

Pero lo bueno vino después. Ahora como nosotros estamos solicitando la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente para enfrentar el desmadre que hay en el país, el Ilegitimo indica ante la aseveración de Capriles el sábado: “si la derecha fascista y corrupta nos busca por el lado de la Constitución (...) no tengo dudas de que la Revolución Bolivariana ganaría ampliamente una Asamblea Nacional Constituyente y entonces radicalizaríamos la Revolución, lanzaríamos nuevos conceptos hacia el socialismo del siglo XXI” (ver ABC.es Internacional, Maduro acepta el reto de reformar la Constitución venezolana, en http://www.abc.es/internacional/20130805/abci-maduro-reto-reforma-201308052026.html).

Ahora entonces si hay que tomar esto en serio y no de la manera blandengue en que la MUD y sus dirigentes han desechado la posibilidad de realizar una ANC. Una ANC también puede ser convocada por el Presidente de la Republica en Consejo de Ministros de acuerdo al Art. 348 de la Constitución. Si Maduro huye hacia delante es porque el tema Constituyente les afecta, como en efecto ha comprobado amargamente el periodista Leocenis García a quien los esbirros del gobierno tienen encarcelado ilegalmente, precisamente por impulsar la convocatoria de una ANC por todo el país.

Pues bien, al parecer no tendremos que recoger las firmas porque seguramente el gobierno la convocará con la intención abierta de modificar sus resultados vía su CNE cubanizado. ¿Qué haremos nosotros los venezolanos? ¿Qué hará la MUD? ¿Encubrir otra vez al CNE? ¿Qué hará Henrique Capriles?

Chávez le tenía terror a que le aplicaran la misma que el aplicó. Por eso intentó subir la convocatoria del Constituyente del 15% al 30% en su proyecto de Reforma Constitucional del año 2007. Si como en efecto creemos que somos mayoría quienes deseamos un régimen democrático, ¿vamos a calarnos que una Constituyente convocada por Maduro y contada por su CNE nos quite la mayoría en esa Asamblea dizque para “radicalizar la Revolución”? ¿Va la MUD a seguirle todavía el jueguito al CNE con las captahuellas, un RE sin auditar y el conteo automatizado cuando lo que está en juego es el sistema de libertades?

Como el gobierno sabe que le podemos convocar mañana al Constituyente con el 15% de las firmas del RE y en los términos que él diga, con unas Bases Comiciales de acuerdo a lo que dicta la democracia, prefiere huir hacia delante y convocarla él bajo sus propios términos. Si algo ha producido esta discusión es poner de manifiesto el terror del Ilegitimo al Soberano y acelerar los acontecimientos.

Un llamado a una Constituyente por parte del gobierno pone la perspectiva de las condiciones electorales transparentes en primer plano. Ya no es que haya unos Alcaldes o Concejales menos o más porque nos hagan trampa. Ya no es que el candidato diga que “el puede esperar” porque tiene 40 años. Ahora el juego es a Rosalinda. O perdemos todo o ganamos todo, ¿Qué es lo que va a ser?

El gobierno tiene en sus manos el dispositivo para convocar mañana a una ANC. No tiene que recoger las firmas del 15% de los electores. Eso es lo que queremos. Pero nos corresponde exigir al gobierno y aun más a la oposición las condiciones correctas para que se elijan esos Constituyentes como es. No puede haber más colaboracionismo, no puede haber más Grupos La Colina diciendo que las captahuellas y el Registro Electoral son validos. Aquí ya hay una discusión seria acerca del futuro país, si es que a quienes les compete nunca lo pensaron.

Ya pusimos al gobierno en el brete de convocar al Soberano. Ahora nos toca a nosotros exigir que se haga como debe ser. Ojalá que la convoquen, como decía la canción del colombiano Carlos Vives, “pa’ que se acabe la vaina”.

Caracas, 6 de Agosto de 2013

Twitter:@laguana