sábado, 11 de enero de 2014

Daño colateral



Por Luis Manuel Aguana

El horrendo asesinato de la actriz Mónica Spear y su esposo frente de su pequeña hija quien resultó herida, confirman lo exitoso que ha sido el régimen de los hermanos Castro de mantener a raya a la ciudadanía, completamente aterrorizada en sus casas, conformando un toque de queda auto infringido que se ha impuesto a los venezolanos a consecuencia del malandraje armado por el gobierno. El caso ha traspasado nuestras fronteras dado el renombre de su protagonista, ya no ahora de una telenovela, sino del drama real que a diario vivimos todos los venezolanos sitiados por el hampa.

Se han escuchado y leído posiciones de líderes opositores que esta situación de inseguridad es producto de una "política de Estado", sin ir mas allá de la conceptualización intuitiva que pueden tener los ciudadanos en relación a eso.

Pareciera sonar a algo que deliberadamente hace el régimen para dañar a los venezolanos. Pero lamentablemente esa no es más que una de las terribles consecuencias de algo mucho más grave y grotesco. Hay que mirar el panorama completo y por eso hay que meterle la lupa a eso que se ha dado en llamar una política de Estado para la violencia.

Para nuestros enemigos, léase y entiéndase bien, el régimen de los hermanos Castro y sus representantes de la llamada Cuba continental, el Ilegitimo y su gobierno, las victimas producto de la violencia desatada por las políticas del régimen no son más que un "daño colateral" en esta guerra desatada contra nosotros para quedarse con nuestro país. Hay que poner esto en la perspectiva correcta para poderlo entender a profundidad.

Wikipedia define el término “daño colateral” como “al daño no intencional o accidental producto de una operación militar”  (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Da%C3%B1o_colateral). Y así es precisamente como lo ven estos invasores, una operación militar de invadir a otro país con la ayuda de traidores locales que nos les importa que ese daño se esté llevando a la tumba hasta gente de sus propias familias. No les importa que el año pasado haya llegado a casi 25.000 personas. Invaden al país, establecen políticas para armar grupos violentos y al hampa, con una línea comunicacional de amedrentamiento para mantener a la población bajo miedo permanente.

Ellos no ven los muertos de la delincuencia desatada ni les importa, de allí el concepto de “no intencional” para ellos, pero la realidad es que sí lo es, no solo porque se nos infringe con el consentimiento de VENEZOLANOS en el poder sino porque el origen de esas políticas provienen de otro país y ejecutadas en este bajo la complicidad de un Presidente y un Consejo de Ministros Ilegítimos.

El lenguaje violento de las cadenas, antes de Chávez y ahora del Ilegítimo, el sistema judicial inmoral que prioriza soltar “Pranes” antes que impartir justicia, mantener un estado de zozobra y de persecución a todo aquel que no comulgue con el régimen, no dar bajo ningún respecto concesiones a los presos políticos, la violencia verbal del Ilegítimo y sus principales representantes, la amenaza permanente y constante, armar y negarse a desarmar a los colectivos violentos, desarmar a las policías de gobiernos Estadales de la oposición, son conductas que demuestran una línea deliberada del régimen de amedrentamiento a la población. Con eso no hay que llamarse a engaños.

Desde una perspectiva positivista una Política de Estado es una responsabilidad que le atañe a un gobierno de dirigir, fomentar o regular una actividad considerada prioritaria para el desarrollo de una Nación. Pero este no es el caso. El planteamiento es que esa violencia del hampa juegue a favor del régimen, no porque algún malandro pertenezca al partido de gobierno, como al parecer lo es efectivamente el asesino de Mónica Spear y de su esposo (ver http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=1009043), sino porque para ellos ES NECESARIO mantener ese estado de cosas en el país, provocando cada año un número de muertes que ellos consideran “colaterales” en su guerra abierta en contra de nosotros. ¿Macabro verdad?

Pues bien, esa es la situación. Entonces viendo el problema desde esa perspectiva nos preguntamos ¿Qué carajo hizo la “oposición”? Irle a estrechar la mano al Ilegítimo a Miraflores en complicidad abyecta para legitimar este estado de cosas. Nos han declarado la guerra y ni nos hemos enterado. Estamos en un Estado de guerra con miles de muertos que nunca pretendieron combatir en ella. Esa era la beligerancia de Chávez al meternos a todos los venezolanos todos los días por los ojos y en cadena nacional que una parte del país era enemiga de la otra. Y en tierra arrasada ganancia del comunismo.

Los hermanos Castro han sido exitosos en la estrategia de aterrorizar a la población venezolana con la gran ayuda del Ilegítimo y su gente. Nos han considerado botín de una guerra de baja intensidad y a los muertos que han surgido de ella, un “daño colateral” aceptable porque los muertos no los ponen ellos. ¿Los venezolanos seguiremos aceptando esa situación? ¿Los militares venezolanos seguirán aceptando esa situación? ¿Cuántos muertos más deberán poner los venezolanos para que dejen de considerarse un “daño colateral” en una guerra no declarada? Ningún aumento de sueldo del Ilegitimo a las Fuerzas Armadas puede tapar esa vergüenza.

Los venezolanos debemos de una vez por todas entender que este régimen NO HARA ABSOLUTAMENTE NADA por la criminalidad en el país. Chávez NUNCA dedicó un Aló Presidente, ni hablo jamás de la inseguridad que nos carcomía. Esa no era su política sino la del invasor castro comunista. El Ilegitimo no le quedó otra que hablar de eso porque mataron a una figura internacional venezolana y si hubiera podido censurar a CNN lo hubiera hecho. Pero fue imposible. Era demasiado grande. Por eso convocó a la oposición para hacerlos corresponsables y ellos cayeron como venados ¿inocentes?

Debemos insistir que nuestros problemas comienzan y terminan porque entendamos exactamente qué nos está sucediendo para siquiera empezar a ver por donde le entramos al cáncer que nos aqueja. Por lo pronto debemos empezar por entender que nunca saldremos del invasor si no salimos primero de quienes colaboran con él dentro de nuestro propio país y en nuestras propias filas “opositoras”. Lamentable pero cierto. El crimen de Mónica Spear descubrió a todo el mundo…

Caracas, 11 de Enero de 2014

Twitter:@laguana