sábado, 22 de febrero de 2014

No más Mesas para quedar en lo mismo



Por Luis Manuel Aguana

Y nos encontramos de nuevo, ya no en el mismo nivel de conflictividad del año 2002 sino en uno mucho mayor. El régimen con auxilio de militares cubanos están matando a la gente en todas las calles de Venezuela. La diferencia es que quienes nos representaron de una manera legítima como oposición en el 2002 perdieron todas las credenciales para hacerlo en el 2014. Doce largos años han pasado desde que estando este país reventado por los cuatro costados llegamos a la marcha histórica del 11 de Abril de 2002 y logramos en las calles la salida del Hugo Chávez del poder.

Una larga sucesión de errores han mantenido a este régimen por doce años cuando este debió haber terminado aquel 11A trágico para la historia de Venezuela. Primero, el esfuerzo realizado por los venezolanos en las calles que dio al traste con el régimen fue mal manejado y enturbiado por quienes accedieron por horas al poder. Y luego por aquella turbia negociación política que significó el establecimiento de una Mesa de Negociación y Acuerdos en noviembre de 2002 que concluyo en el FRAUDE del Referéndum Revocatorio del 2004.

Es muy fácil olvidar para los viejos pero para los jóvenes la cosa es diferente. No lo saben por su edad y hay que enterarlos. Por eso quiero dedicar esta nota a aquellos muchachos que tendrían solo 10 o 12 años en aquel entonces y que ahora están arriesgando sus vidas en las calles de Venezuela por el asedio de las bandas asesinas de este régimen Ilegitimo.

Los venezolanos habíamos ganado esta pelea en el 2002 en las calles, en protesta por una desviación muchísimo menor hacia el comunismo por parte del gobierno de la que existe ahora. Nunca antes se había reunido tal multitud de personas para decirle a un gobierno QUE RENUNCIARA. Y lo logramos. Al retorno de Chávez al poder por una serie de errores civiles y militares, éste con un crucifijo en la mano y llorando ante las cámaras de televisión, imploró a los venezolanos que le diéramos una oportunidad para cambiar. Y este noble pueblo se la dio.

Sin embargo, el ambiente de confrontación política que ya se había iniciado desde el año 2001 y que nos mantenía enfrentados con el régimen ya había disparado los mecanismos internacionales por lo que la “OEA, a través de su secretario general, el colombiano César Gaviria (y con el decidido respaldo de Washington), inició de inmediato diversas labores dirigidas a gestionar una solución al conflicto en Venezuela. De este modo, por primera vez el sistema hemisférico puso en práctica la Carta Democrática, condenando la interrupción del orden constitucional en Venezuela” (ver La Mesa de Negociación y Acuerdos (2002-2003) y el proceso de facilitación de la OEA y el Centro Carter en http://www2.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0303-97572010000100003&lng=es&nrm=i).

La oposición política del régimen crea en junio de 2002 la Coordinadora Democrática en un intento de organización para representar esa gran masa de opositores que con justa razón exigíamos la salida inmediata del régimen. Allí confluyeron los partidos políticos, nuevos y viejos, las organizaciones de la sociedad civil, gremios de trabajadores y empresarios, así como todos aquellos que de una manera u otra habíamos marchado a favor de un cambio pacífico en el país.

La mediación de instancias como la OEA y el Centro Carter llevó a la creación de una Mesa de Negociación y Acuerdos con participación de ambas partes en conflicto- la Coordinadora Democrática y el Gobierno-, y mediadores, comenzando por el Ex Presidente de Colombia y Secretario General de la OEA Cesar Gaviria y el Ex Presidente de Estados Unidos Jimmy Carter. La misma no excluyo la participación de representantes de un Grupo de Países Amigos, entre los que se encontraban Brasil, Chile, México, España, Portugal y Estados Unidos.

Hasta allí todo muy bien porque ¿quién en su sano juicio querría que nos matáramos en una guerra civil? Sin embargo el verdadero fondo, que era el asomo de unas políticas autoritarias de un comunismo disfrazado que Chávez estaba llevando adelante, era lo que estaba en real discusión. Y la solución de la Mesa apuntaba a solucionar la crisis por la vía electoral, con la intención de reducir los niveles de conflictividad. Y esto se hubiera logrado si el régimen no hubiera hecho fraude y el Centro Carter y la OEA no hubieran volteado para el otro lado cuando lo denunciamos (ver EU no valida triunfo; la OEA y Carter sí en http://www.cronica.com.mx/notas/2004/139464.html).

Pero no fueron esas instancias internacionales “las culpables” de este descalabro, fuimos nosotros mismos al haberlo permitido (ver ¿A qué viene el Centro Carter? de Antonio Sanchez García en  http://www.analitica.com/va/politica/opinion/2108213.asp). Con un CNE, unas maquinas de votar y captahuellas, y unas condiciones imposibles de aceptar, fuimos a un matadero el 15 de Agosto de 2004. Y continuamos yendo, elección tras elección, hasta que ocurrió lo que era previsible. El pueblo, de la mano de sus estudiantes SE HARTÓ de tanta basura de su propia dirigencia política, ahora congregada en una MUD, que esta buscando una nueva Mesa de Negociación y Acuerdos para enfriar la protesta justa en las calles, como lo lograron en el 2002 y volver a meternos por “el carril” electoral que bien sabemos cómo terminará.

Como indique antes, una cadena de errores: El mal manejo de la crisis del 11A-2002 que permitiera a los militares traer a Chávez de regreso, el haber permitido que una solución electoral se convirtiera en fraude en el 2004 y no hubiéramos hecho en ese entonces lo que están haciendo hoy los estudiantes, y ahora ¡sorpresa! buscar a Oscar Arias de la mano de una supuesta representación estudiantil que va a Costa Rica a pedir la mediación del Premio Nobel de la Paz. ¿Quién está detrás de eso? ¿Han aparecido los legítimos representantes del Movimiento Estudiantil solicitando esa intervención?

No señores, no más Mesas, ni más acuerdos con el régimen para quedar en lo mismo. “Con el Diablo no se negocia, se le somete” ha sido la enseñanza de la Iglesia Católica por siglos, y ellos lo saben. Los venezolanos no pueden seguir siendo engañados una y otra vez y los estudiantes deben ser los primeros en entender eso. Aquí la lucha es hasta que se vayan. Si al pueblo venezolano no lo hubieran anestesiado el 2002 con un espejismo de paz nos hubiéramos ahorrado doce largos años de sangre y destrucción. No cometamos de nuevo ese mismo error…

Caracas, 22 de Febrero de 2014

Twitter:@laguana