lunes, 13 de abril de 2015

Lo que igual no es trampa

Por Luis Manuel Aguana

Había decidido no escribir nada acerca de la MUD y sus primarias con el CNE. Me parecía que era inútil comentar de algo que considero un "hueco negro", donde todo lo que entra se pierde, y que además de ser parte de un mismo todo colaboracionista, por acción u omisión, no nos llevaría a nada constructivo o positivo, mas allá del conocido señalamiento que las acciones de esa oposición siempre tienden a perpetuar al régimen. Pero dados los últimos acontecimientos (ver CNE impuso nuevas condiciones a la MUD en http://elmonjedecamoruco.blogspot.com/2015/04/cne-impuso-nuevas-condiciones-la-mud.html) ahora lo creo necesario porque nos está perjudicando a todos. Se ha convertido casi que en un problema de "salud pública democrática".

Como era de esperarse, las cabras siempre tiran "pa'l monte". El CNE volvió por sus fueros y le informo a la MUD que si querían primarias tenían que seguir sus reglas: captahuellas obligatorias, porque ellos no permitirían "mutilar el sistema", sin cuadernos de votación, decidiendo ellos el numero y el lugar de los centros de votación.

¡Carajo! De los casi 40 años que tengo trabajando en tecnología, nunca había escuchado la expresión “mutilar el sistema” en relación a un sistema automatizado! Es como si se tratara de una obra de arte que no puede ser tocada. Pero tenía que oírsela al "experto" Ameliach, y cuyo significado real se entiende como: "no me da la gana de modificar el sistema" porque necesitamos saber quiénes son los opositores que votaran en ese proceso.

Y con tantas ganas que tenían esos angelitos de la MUD de ir a esas primarias, pero como el muchacho es llorón y de paso lo pellizcan, decidieron no ir al proceso, ¿qué tal? El régimen y su oposición hallaron un punto de coincidencia estratégico donde las exigencias de ambos son convenientes para los dos lados. Y por supuesto con la población como perdedores en cualquier caso.

Por un lado, el CNE  (ministerio de elecciones del régimen) no permitirá que la oposición use en ningún caso la plataforma tecnológica del organismo sin ninguna contraprestación (o sea, sin salir con una nueva Lista opositora que no logró la última vez en 2012), y menos aun trabajar para ellos, ajustando el sistema técnico-electoral a sus requerimientos.

Y por otro lado, la MUD, que no desea que se mida la militancia de base opositora para escoger a sus representantes, decidiendo ellos a dedo a los mismos de siempre, en un "consenso" arreglado en todos los puestos (¡que manguangua!) ahora tiene la excusa perfecta para cancelar esas primarias, echándole la culpa justificadamente al régimen. ¡Juego de doble banda entre caimanes expertos!

Pero “esto es clavo pasao”, como bien lo reseña recientemente mi estimada amiga Carlota Salazar (ver ¡Esto es clavo pasao! en http://www.leanoticias.com/2015/03/09/esto-es-clavo-pasao-por-carlotasalazar/) al destacar la tozudez de esa dirigencia “opositora” de trancarle consistentemente a la sociedad civil las vías de participación democrática. Esa gente no tiene remedio. Es por eso que si le pides mangos a una mata de aguacates, quien tiene la culpa que no te de los mangos no puede ser la mata de aguacates, ¡es tuya!

Y ahora más cuando le pretenden pedir máquinas y asistencia técnica a un organismo electoral cuya Presidente “certificó” en horas -no días ni semanas-, 10.408.083 firmas “con una consistencia en un 98.8% de las ciudadanas y ciudadanos firmantes (…) con un porcentaje de error del 1%” para llevárselas a Obama (ver Reaparece Tibisay para certificar las firmas contra Obama… http://www.lapatilla.com/site/2015/04/09/reaparece-tibisay-para-certificar-firmas-contra-obama-y-las-parlamentarias/).

Semejante barbaridad no puede ser cuantificada. ¿Quién puede creer mundialmente en la seriedad técnica de ese organismo después de esa “certificación” de Tiby? ¿Cómo validaron las firmas de los escolares menores de edad que obligaron a firmar y que no están inscritos en el CNE, la de los presos que no votan, la de los venezolanos y extranjeros que viven en el país, que les pidieron su firma indistintamente a cambio de un pollo? Y aun así la oposición oficial fue al CNE a meterlo en las primarias opositoras ¿por qué será?

Pero como ya dejé de hacerme preguntas complicadas a cuestiones que son obvias, no puedo menos que sentenciar de nuevo, como ya lo hice hace varios años y he gritado persistentemente en esta modesta tribuna, que ambas partes trabajan conjuntamente, con lo cual, como ya lo comenté en una oportunidad pasada, los venezolanos estamos solos en esto y la solución no puede ser otra que convocar al Constituyente Originario para que se reúna una Asamblea Nacional Constituyente, contando y certificando nosotros mismos la voluntad del pueblo venezolano, no solo para salir de esta pesadilla-que sería una consecuencia-, sino para refundar el país. Es imposible arreglar esta estructura sin derribarla y volverla a construir.

Si el régimen se dedicó a solicitar una firma a cuanto ser humano de este país se encontró por delante para que derogaran una vaina fuera de Venezuela y sin ningún fundamento legal que lo justificara, ¿por qué entonces nosotros no podemos hacer lo mismo pero para convocar con fundamento constitucional al Depositario de la Soberanía para acabar con esta locura que ha puesto a los venezolanos a pelear hasta dentro de nuestras propias familias, y que nos ha quitado el derecho de dirimir nuestras diferencias de manera pacífica, corrompiendo el organismo que debe garantizarlo?  “Lo que es igual no es trampa", reza el dicho popular…

Algunos dirán que me volví loco. Posiblemente. Pero recuerden, y no lo digo por mi locura, que así llamaron a quienes llevaron al mundo a un siguiente nivel. Ya están apareciendo más locos en toda Venezuela. Quien quita que de ese manicomio que estamos logrando poco a poco, rescatemos de la insania verdadera a este atribulado país, y mi locura no sea otra que creer que podemos hacerlo…

Caracas, 13 de Abril de 2015

Twitter:@laguana