domingo, 31 de mayo de 2015

Llamas de libertad

Por Luis Manuel Aguana

Al parecer estaban equivocados aquellos que pensaban que los venezolanos solo tenían fuerza para hacer las colas del régimen. El sábado 30 de mayo se demostraron varias verdades que pueden cambiar la ecuación opositora en el corto plazo y rompe los mitos de aquellos que creen que Venezuela está condenada al comunismo: a) la MUD no convoca a nadie, solo convoca quien tiene la fuerza moral para hacerlo;  b) no hay tal cosa como resignación a lo que está pasando; c) todavía existen venezolanos dispuestos a mantener la llama viva de la esperanza de que es posible un cambio que revierta el proceso sistemático de destrucción al que ha sido sometido el país.

Se quedaron con los crespos hechos quienes desde la MUD esperaban que la gente no saliera a protestar porque “ellos” no habían convocado a salir a las calles. Sin embargo a este éxito de los ciudadanos todavía le falta mucho. No soy yo quien minimizará lo que pasó el sábado 30, porque lo que está a la vista no necesita anteojos. Se demostró que los  ciudadanos están conectados al sentimiento de rechazo a la injusticia que se comete en contra de los presos políticos, la necesidad de de un proceso de transición, el respeto hacia el coraje demostrado por nuestras mujeres, y cuya representación al día de hoy ostentan con justicia las esposas de Leopoldo López, Antonio Ledezma y Daniel Ceballos. Pero hace falta aún más…

Aún con esa derrota del sábado 30, todavía la unión electoral MUD marca los espacios opositores y eso necesita un cambio urgente. Lo que se demostró el sábado es que no representan a nadie y que se requiere con urgencia una verdadera dirección política que encause esa fuerza que está allí, esperando que se le dirija de una manera sintonizada con la realidad que vive el país. Lo que hizo Leopoldo López con ese video de convocatoria fue tocar una nota solitaria de una sinfonía que está pendiente de ser ejecutada pero que él solo no puede tocar-aunque quisiera-, porque es parte de un todo y quienes “le acompañan” en la oposición oficial no tienen idea de cómo hacerlo, o peor aún, no quieren hacerlo por razones harto conocidas.

Entonces lo que se demostró fue que estamos dispuestos a seguir en las calles, pacíficos, sin violencia pero persistentes de que lo que pasa en Venezuela está mal y hay que cambiarlo. No solo porque el régimen viola los Derechos Humanos de unas personas que en primer lugar nunca debieron estar presas, que ya de por si es algo gravísimo, sino que seguiremos en nuestra persistencia de recuperar la democracia que conquistamos una vez y que lucharemos por recuperar.

Se le dijo al régimen que nos va a tener en las calles aunque trate de quebrar la dignidad de las personas con la falta de alimentos, servicios, seguridad y violación a los derechos humanos. Lo que ocurrió el sábado fue solo el primer paso para una verdadera rebelión civil a lo Alberto Carnevali (ver http://pararescatarelporvenir.blogspot.com/2013/11/a-la-rebelion-civil-llama-accion.html), cuando ese venezolano de excepción en resistencia a una dictadura rechazó su fraude y llamó a las calles a la sociedad civil para recuperar la libertad. Que orgullo ver el sábado que esa llama aun esta allí prendida. Pero hace falta aún más…

Se demostró el sábado 30 de mayo que vamos en el camino correcto cuando se convoca al pueblo a las calles con la legitimidad debida. Pero no solo debe convocársele para protestar por una situación de Derechos Humanos o para exigir una fecha para unas elecciones, sino como parte de un Plan de Resistencia No Violenta.

Indicaba hace dos años que el principal teórico de la Lucha No Violenta, Gene Sharp, descubrió que acciones no planificadas no llevaban a ningún lado y se desperdiciaban recursos contingentes sin ningún resultado concreto. Dicho de otra manera, que contar con un Plan que tiene etapas, campañas, actividades para el logro de ese fin último que es debilitar a la dictadura, atacando consistentemente sus pilares de sustentación, es la manera adecuada de acabar en el largo plazo con cualquier dictadura y conseguir la democracia.

Es fundamental entonces desarrollar un Plan. Decía en mi segunda nota relativa a la Lucha No Violenta (ver http://ticsddhh.blogspot.com/2013/01/apuntes-para-una-lucha-no-violenta-ii.html) que de acuerdo a Sharp, hay 4 tareas fundamentales que realizar: “a) Fortalecer a la población en su determinación de luchar, en la confianza en sí misma y en sus aptitudes para resistir; b) Fortalecer grupos sociales e instituciones independientes; c) Crear una fuerza poderosa de resistencia interna; y d) Desarrollar un amplio y concienzudo Plan Estratégico global para la liberación y ejecutarlo con destreza (subrayado nuestro)


Con lo ocurrido el sábado 30, estamos encaminados solo en el punto a); se ha hecho poco de b), falta mucho para c), y estoy completamente seguro que no existe d). Y claro, eso no puede existir en un ambiente donde la “oposición” con la que contamos para salir del régimen es la MUD. Y con los dirigentes presos y en huelga de hambre, que supieron interpretar lo que está pasando, poco se puede aspirar que esto se haga solo. Respetando el fuelle que tienen sus esposas, Venezuela no puede esperar que eso sea suficiente para provocar un cambio sustantivo en la situación política del país.

¿Qué hacer? No existe otra que quienes con diferencias si han interpretado correctamente lo que está pasando conformen un frente amplio, se pongan de acuerdo y hagan ese Plan, sin mezquindades y lo ejecuten con un solo norte: recuperar la democracia en Venezuela. Ya pudimos constatar ayer que tienen lo principal en todo el país, las llamas prendidas de la libertad…

Caracas, 31 de Mayo de 2015

Twitter:@laguana