lunes, 26 de octubre de 2015

Ganando también se pierde

Por Luis Manuel Aguana

Pareciera haber tomado cuerpo la hipótesis según la cual el régimen cedería la mayoría de curules en la nueva Asamblea, en el caso que existan elecciones el 6D. La nota de Rafael Poleo (El Nuevo País, Rafael Poleo, El Dilema, Corto y Profundo 20-10-2015 https://pbs.twimg.com/media/CR2HWFYXAAAdKH8.jpg:large) reseñada por el tocayo Luis José Semprum (ver La terrible revelación de Poleo en http://www.noticierodigital.com/2015/10/la-terrible-revelacion-de-poleo/), ya da por sentado como un hecho que la “oposición democrática” (término que siempre me ha parecido un contrasentido hablando de la MUD) terminará negociando ser “mayoría relativa insuficiente para hacer cambios profundos”, dejando a la consideración de esa oposición “lo que bien le parezca”, que para buenos entendedores sabemos lo que es.

Y considerando lo que Poleo dice, esa “concesión” a la MUD no lo sería tanto si tomamos en cuenta que a ambos -régimen y su oposición- le es altamente conveniente bajar la presión nacional e internacional de una matriz que los hace inviables: que en Venezuela existe una dictadura castrocomunista que no cede espacios, que las elecciones son un fraude, y que se puede “derrotar al régimen” usando elecciones.

De esa manera nosotros, todos aquellos quienes hemos indicado que en Venezuela todas las elecciones son arregladas por el CNE a favor del régimen, quedaríamos ante la población y la comunidad internacional como una partida de "frauduleros" (ver significado en “Frauduleros” somos todos en http://ticsddhh.blogspot.com/2012/12/frauduleros-somos-todos.html) y “antidemocráticos” que lo que buscamos es un golpe de Estado para salir de este pobre gobierno que es un dechado de virtudes democráticas.

Lamentablemente la matriz manejada por la MUD, que aun prevalece en la población y que le ha servido al régimen para perpetuarse, es que la ruta electoral es LA UNICA para combatir el comunismo cubano en donde nos han metido. Eso se afianza al permanecer inalteradas las mismas condiciones electorales, con auditorías que no son más que paseos guiados con esa “oposición democrática”.

Y si a esto le añadimos que esa “oposición democrática” ahora está negociando inversiones en Cuba (ver Opositores venezolanos auspician evento para invertir en Cuba en http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article38478414.html), ustedes me dirán si es del interés de la MUD cambiar el estado de cosas en el país mas allá de medrar debajo de la sombra del régimen de los Castro.

Entonces, con estos antecedentes, la “oposición democrática” efectivamente ganará la Asamblea Nacional, pero perderá Venezuela. La población será una vez más engañada y convencida que eso del fraude electoral era una bolsería de unos técnicos radicales y que “si nos mantendremos firmes” entonces ganaremos las siguientes elecciones, cualesquiera que estas sean- con el CNE de Tiby.

Lamentablemente, las cosas en el país no cambiarán significativamente “En el supuesto negado por imposible de que los colaboracionistas dejen de serlo…” y resuelvan hacer las cosas que están prometiendo ahora hacer si ganan, como lo mencionaba Jesús Petit Da Costa en junio de 2015 (Jesús Petit Da Costa, Salirse de la encerrona parlamentaria en http://jesuspetitdacosta.blogspot.com/2015/06/salirse-de-la-encerrona-parlamentaria.html) donde analizaba que pasaría si la oposición ganaba la Asamblea Nacional. Lo que en ese entonces el Dr. Petit Da Costa veía como imposible, que era que el PSUV perdiera las elecciones, ahora por aquellas vueltas de la política no luce tan imposible, no porque en realidad no las pierda sino que lo acepte y la franquicia opositora convenga “solo una mayoría relativa insuficiente para hacer cambios profundos”, como indica Poleo.

Entonces, ¿cuál será entonces el neto de todo este esfuerzo parlamentario? Unas victorias pírricas del régimen y de su oposición, alargando una vez más el inevitable fin, ya que ni el régimen cambiará su manera de conducir al país, ni la franquicia MUD podrá o querrá hacer nada para impedirlo.

Poco les durará la alegría de “haber cambiado” por un rato la percepción del fraude electoral por el hecho de haber negociado con el régimen una “mayoría relativa insuficiente” porque a los venezolanos los podrán engañar por un tiempo pero no todo el tiempo. Muy pronto verán que la efectividad parlamentaria seguirá siendo la misma que la actual, que la calidad de vida de los venezolanos no cambiará (espero en Dios que no empeore, si es esto posible) porque ellos hayan “ganado” la Asamblea, y al ver la población que todo resultó en una nueva estafa,  empezarán de nuevo las excusas, indicando que la Asamblea solo fue el “primer paso” y que ahora como “vencimos”, lo siguiente será ganar un “revocatorio” o la Presidencia el 2019 (por supuesto, eso si para ese momento no nos han matado de hambre) para, en ese momento, si comenzar a resolver los problemas de los venezolanos. Y así nos llevaran ad infinitum…hasta que tomemos conciencia que es una pared que debemos derribar de otra manera y con herramientas diferentes.

La “oposición democrática” no acaba de entender que la solución no pasa por revocar a nadie, sino del cambio completo de la institucionalidad del país. Nos hemos cansado de repetir eso en el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) pero quizás si lo puedan entender si se lo leen a un Premio Nobel. En efecto, el ex Presidente de Costa Rica, Oscar Arias, en una carta en rechazo a Maduro indica: La prioridad no debe ser remover a una persona específica. Eso es un error que otros países han cometido, derrocando líderes cuya salida no tuvo efecto sobre la situación real. La prioridad debe ser la institucionalidad democrática.La legitimidad de la oposición debe derivarse de su adhesión a ciertos principios, no de su ataque a ciertas personas. … Por eso, hoy quiero realizar un llamado a la oposición para que ejerza un liderazgo responsable.” (ver Expresidente de Costa Rica envía fulminante carta de rechazo a Maduro en http://www.maduradas.com/contra-el-dictador-expresidente-de-costa-rica-envia-fulminante-carta-en-rechazo-a-maduro/). (Subrayado nuestro)

Mientras tanto nosotros seguiremos insistiendo en el mensaje: que hace falta una nueva referencia de oposición auténtica y responsable en el país, como lo indica Arias, porque lo que tenemos está muy lejos de ser eso; que no es posible una salida electoral en dictadura porque es el régimen quien cuenta los votos, sin dejarse “observar”; que no existe oposición en dictadura sino resistencia; y que lo primero es el rescate de la soberanía con la reconciliación de todos los venezolanos.

Ese es el camino más largo pero no hay otro. Poco a poco los múltiples enfoques propuestos para llegar a ese rescate deberán converger en uno solo, generando la sinergia suficiente para sostener una solución que unifique verdaderamente a todos los venezolanos. Solo así podremos decir que ganaremos sin perder, que es la única forma de sostener un triunfo en el largo plazo.

Caracas, 26 de Octubre de 2015

Twitter:@laguana