miércoles, 18 de noviembre de 2015

La llamada misión electoral de UNASUR es un bochornoso y condenable acto de complicidad con el régimen

Por Luis Manuel Aguana y Diego Arria

¿Por qué?

* El CNE con la complicidad de los gobiernos miembros de UNASUR ha suscrito un convenio que pretende crear ante el mundo la imagen de un monitoreo del proceso electoral legislativo del 6D, cuando la realidad es totalmente contraria.

* UNASUR se sometió a las condiciones impartidas por el CNE  de integrar una misión calificada como de “acompañamiento electoral”, singular modalidad que no satisface ni las más elementales condiciones, normas y principios de un monitoreo electoral independiente. El descaro es aun mayor pues contraviene la propia normativa del Estatuto del Consejo Electoral de UNASUR (Artículo 12)

* Los 12 países que  integran UNASUR, que son también miembros de la OEA, ignoran deliberadamente la comunicación pública de su Secretario General Luis Almagro sobre la realidad que enfrentamos en las elecciones del 6D. La comunicación del SG asemeja la lectura de cargos de un fiscal ante la comisión de un delito grave. En nuestro caso el de acabar con  la Justicia Electoral tal como el lo remarca:

 "La Justicia Electoral es el requisito indispensable para el buen funcionamiento de la democracia". 

No pudo ser el SG ni más claro ni más contundente. En dieciocho páginas detalla y documenta con precisión el cúmulo sin precedentes de las más graves  violaciones sistemáticas cometidas por el CNE, para concluir así:

”En Venezuela no están hoy dadas las condiciones para un proceso  electoral transparente”

Conclusión igual a la que por 16 años los venezolanos que queremos rescatar la libertad hemos venido denunciando ante la indiferencia de la propia OEA. Ver ahora como su nuevo Secretario General se solidariza con la causa de la Justicia Electoral debería haber sido suficiente motivo de reflexión para UNASUR porque los pueblos representados por ellos no merecen que sus gobernantes los avergüencen con semejante e indigno proceder. A esta inédita y más que valiosa e importante contribución de la diplomacia multilateral del continente para la recuperación de la democracia en Venezuela se suma lo siguiente:

1 Brasil se retiró de la Misión de UNASUR, acogiendo la posición de su Tribunal Superior Electoral declarando:

 “Por la falta de respuesta de Venezuela sobre las garantías necesarias para una observación objetiva, imparcial e integral”.

2 La Corte Electoral Uruguaya, que preside el Consejo Electoral de UNASUR, también se retiró de la misión advirtiendo:

 “La proximidad de las elecciones y el vencimiento de los plazos para constituir un equipo de observadores ponen  en riesgo el sentido mismo de la misión”.

Merece nuestro mas especial reconocimiento que  los gobiernos de Brasil y Uruguay no se prestaron a subordinar sus principios electorales para acomodarse a las urgentes necesidades de un régimen desesperado ante un inminente desenlace electoral cuando la complicidad y colaboración de UNASUR les es imprescindible.

En este contexto llama la atención que UNASUR no haya escogido a uno de sus nacionales para presidir la seudo misión electoral y hayan tenido que recurrir a un ex presidente de un país no miembro de UNASUR. Al mismo tiempo que su contribución financiera de hasta $300 mil hace que el régimen de Maduro les financie el tour electoral.

Para concluir nuestros comentarios es indispensable destacar que el SG señaló indirectamente a los gobiernos de los países miembros de la OEA que el ejercicio de los Derechos Civiles y Políticos no solo deben estar garantizados por los Poderes Publicos nacionales, sino que en caso de no estarlos-como definitivamente es el caso venezolano- el sistema Interamericano debe y tiene la responsabilidad de señalarlo y de exigirlo.

Y todos saben que para esos fines la OEA dispone de la Carta Democrática Interamericana) que  los miembros de UNASUR suscribieron y que hoy ignoran.

A estos gobiernos de los países miembros de UNASUR cabe repetirle lo que el SG Almagro le expreso a la Presidente del CNE:

El 6D es de todos. La libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos son valores de todos. Frente a la más mínima duda sobre el funcionamiento de la democracia, nuestro deber, el suyo Señora Lucena (Presidente CNE) y el mío es dar garantías para todos y no desviar la vista ni hacer oídos sordos a la realidad que tenemos frente a nosotros.” Y finaliza así:

“Usted está a cargo de la justicia electoral, usted es su garante……Venezuela tiene obligaciones con la democracia que trascienden a su propia jurisdicción”

Evidentemente no somos tan ingenuos para pensar que UNASUR vaya a cambiar porque el Secretario General de la OEA les haya leído la cartilla de principios de la justicia electoral democrática que hoy ellos vienen conscientemente a enterrar en nuestra patria. Pagan muchos favores recibidos de la dictadura militarizada que hoy les imparte instrucciones. Qué vergüenza.

18 noviembre de 2015