miércoles, 23 de diciembre de 2015

Navidad de Juan Bimba con los que se cogieron el maíz

Por Luis Manuel Aguana

Antes de comenzar, una carta importante:

Nueva York, Noviembre 19 de 1936

Señor Leoncio Martínez
Caracas.

Querido Leo:
Hay que decir una misa por el alma del General Desconocido. Y que la pague Juan Bimba.

El General Desconocido en Venezuela fue el que mató al Soldado Desconocido. Lo conocí en Apure; le hemos conocido en tantas partes que se ha hecho Desconocido. Invadió a Venezuela en tiempos de la cosecha de maíz. Se robó el maíz de todos los cosecheros y lo guardó. Se desacreditó como ladrón. Pero esperó. Al año siguiente le dieron garantías y volvió. Llegó el alza del maíz y empezó a vender el grano robado a un precio fabuloso. Juan Bimba fue a comprarle una fanega. Malicioso, acariciante, confidencial, le dijo:

-General, démelo más barato…
-No puedo, Juan. Si te lo doy más barato, pierdo…
-Mire, General, aquí entre nosotros, démelo más barato…Yo estuve con Ud. en esa campaña y sé que no le costó nada.
El General se irguió:
-¿Qué no me costó nada? ¿Y mi honor?

Así es Leo. Y así es el Doctor Desconocido y el Periodista Desconocido y el Banquero Desconocido, etc., etc... Estamos presenciando una estupenda galleta de cine parlante. En diciembre, enero y febrero encontré cien postigos con caras macilentas de miedo. Cien remordimientos que no se atrevían a salir a la calle, donde nosotros íbamos con el pueblo, frente al sol nuevo. Por salvar a uno de esos zarandajos casi me rompe Juan Bimba los huesos, que fue lo único que me dejó Gómez. Pues bien, esas caras macilentas han ido recobrando el color y la desvergüenza. De aquí al año que viene, venden el maíz. Como el General Desconocido, ellos adquirieron su maíz a cambio de su honor. Así pues hemos llegado a la conclusión de que con Gómez, los que más perdieron fueron ellos. Nosotros perdimos la libertad, la juventud, la carne, el hogar. Ellos perdieron el honor. Perdí más que ustedes. Hay que pagarme mi honor!
Hay que comprarles el maíz…

Tu afectísimo,
Andrés Eloy Blanco

Carta de Andrés Eloy Blanco a “Leo”. El General Desconocido y los que se cogieron el maíz. Fantoches, Pag. 17. Año XIV – No. 565, Sábado 5 de Diciembre de 1936

Después de leer a Andrés Eloy, estoy dilucidando quienes son los que “adquirieron su maíz a cambio de su honor”. Si los delincuentes que han pasado 17 años en el poder, y  que sabemos con certeza que, como el barbarazo, “el queso que había en la mesa también se lo comió”; o quienes con “cara macilenta de miedo” han “ido recobrando el honor y la desvergüenza”, y el año que viene nos venden el maíz al precio que les dé la gana porque les costó su “honor”. Y lo peor de la vaina es que ¡hay que comprarles el maíz!, como dice Andrés Eloy. Creo que la respuesta apropiada es que son los dos. Unos porque se robaron la cosecha de 17 años y los otros, que “no se atrevían a salir a la calle donde nosotros íbamos con el pueblo” ahora pretenderán vendernos un maíz que adquirieron cambio de su “honor”.

Y esa ha sido la historia de Venezuela, llena de Generales, Periodistas, Doctores, Banqueros, Empresarios y Políticos Desconocidos, a quienes Juan Bimba, como llamó el “poeta del pueblo” al pueblo venezolano, debe subrogarse y bajar la cabeza porque no tiene para donde coger. Pero, ¿eso tendrá que ser siempre así? Veamos…

Estamos presenciando en estos momentos, sin haber llegado a la Navidad, las pataletas de un poder que no se quiere dejar controlar por el pueblo que eligió una nueva Asamblea Nacional el 6D; y una nueva Asamblea que no tiene manera de evitar eso. En otras palabras, es como si Juan Bimba obligara al General Desconocido a venderle más barato el maíz con solo pedírselo. Y esa no existe…

¿Podrá Juan Bimba, quien invistió a esos nuevos Diputados con su voto, doblegar al General Desconocido? Solo hay dos maneras y una sola salida: que el General Desconocido sea obligado a obedecer por quienes tienen la responsabilidad constitucional de hacer cumplir su mandato, esto es, las Fuerzas Armadas; o que Juan Bimba mismo a través de su propia iniciativa, se convoque para darle una lección de democracia a ambos y reúna una Asamblea Nacional Constituyente, tal y como lo establece el Artículo 348 de la Constitución; y ese mandato sea respaldado por aquellos quienes tienen la responsabilidad de obedecerlo, esto es, de nuevo, las Fuerzas Armadas. ¿Cuál de las dos maneras será?

La nueva Asamblea Nacional tiene un mandato plebiscitario clarísimo: resolver el problema político de Venezuela y abordar con la urgencia que el caso tiene las leyes que alivien el grave problema económico de los venezolanos. Lo que fue una promesa electoral se convirtió el 6D en un mandato real construido con votos en base a la confianza, la mismita que puede desaparecer  en semanas de no encontrarse una solución, que no es otra que se cumpla la Constitución y el Estado de Derecho, cosa que el régimen no hará salvo que lo obliguen.

Si por alguna manera quienes fueron electos no resuelven eso, bien sea porque el régimen bloquee a la nueva Asamblea Nacional, quitándole su mayoría calificada, o bien porque a quienes se les dio la confianza negocien a su espalda un acuerdo de convivencia con el régimen, se abre la posibilidad que Juan Bimba haga lo que crea conveniente a sus intereses, que no será precisamente comprar un maíz que sabe que el General Desconocido consiguió gratis y pretende cobrárselo a un precio fabuloso, Andrés Eloy dixit.

Ojalá que Juan Bimba despierte a las nuevas posibilidades que se le abren en el Siglo XXI. El 6D demostró que ahora no es una oveja del rebaño de unos, ni de otros, cuando un General Desconocido lo obligaba a comprar el maíz porque no tenía otra opción. El 6D Juan Bimba votó por un CAMBIO que ordenó y espera que se dé el año que viene. Que estas Navidades del Año 2015 el Niño Jesús le regale a Juan el despertar que requiere para conseguir su propio rumbo, y no el que le quieran fijar los nuevos Generales Desconocidos del presente, y algunos del pasado, de uno y otro bando. Que así sea… ¡Feliz Navidad Juan Bimba!

PD. Y Feliz Navidad 2015 también para todos los lectores de este pequeño rincón de la red, que he construido como mi muro para la defensa de la Democracia y los Derechos Humanos. Que el Niño Jesús nos traiga a todos la Paz, la Salud y la Abundancia que esperamos para el año que viene, con el favor de Dios…

Caracas, 23 de Diciembre de 2015

Twitter:@laguana