jueves, 25 de febrero de 2016

Que las intenten todas

Por Luis Manuel Aguana

Lo que me quedo claro del Foro que se produjo el miércoles 24 de febrero en El Nacional promovido por el Frente de Entendimiento Nacional, para analizar las soluciones constitucionales a la crisis política, fue que muy pocas personas estuvieron en desacuerdo con la realización de una Asamblea Nacional Constituyente, acordando que si era necesaria la modificación constitucional en varios aspectos fundamentales. El desacuerdo estuvo en el cuándo hacerla.

Sin embargo el tema, mas allá de corregir ciertos aspectos que se consideran indispensables, como la reelección indefinida, los poderes ilimitados del Presidente para la designación de altos oficiales de la Fuerzas Armadas, o la posibilidad de la disolución de la Asamblea Nacional de manos del Presidente de la República, nuestro planteamiento constituyente va más allá de eso.

Es el replanteamiento de una estructura constitucional que deja por fuera a las regiones en su desarrollo económico y político fundamental, al no asignarle la suficiente independencia financiera para que las autoridades regionales y municipales del país puedan resolver los problemas de su gente; es el desbalance entre los poderes del Presidente de la Republica y quienes deben controlarlo; es la representación genuina de los Estados y su poder político especifico frente a un Estado que se define como Federal y Descentralizado.

Esa redefinición pasa por un estudio armonizado y pormenorizado de lo que queremos como país en concordancia con el texto fundamental. Es por ello que al plantear el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) en sus más de 100 objetivos fundamentales, no solo no vemos unos pocos cambios cosméticos en la Constitución sino modificaciones que nos lleven a una verdadera estructura política y funcional acorde con el desarrollo de un nuevo país, que sea capaz de enfrentar el hecho que dejamos de ser los mantenidos de la venta de un bien de la naturaleza que simplemente se realiza en el mercado internacional, y que no es el producto de nuestro trabajo e ingenio.

Eso es en realidad lo que diferencia nuestra propuesta de todas las salidas planteadas a la crisis en ese foro. Porque el tema va más allá de "sacar a Maduro" y a su banda, ya que la crisis es estructural. Y aunque ese no es nuestro planteamiento va en la dirección de la solución del problema político estructural porque en realidad ambas cosas tienen un origen común.

Ahora bien, luego de oír todos los planteamientos hechos en relación a una decisión a tomar por la oposición, donde el criterio que prevalece es que "tan rápido" puede producirse la salida del Ilegitimo de Miraflores, no vi nada excluyente en ninguna de esas salidas. Esto es, si se iniciaran todas ellas al mismo tiempo y se desarrollaran concurrentemente en el tiempo, lo que cabría es preguntarse cuál de ellas coronaria primero. Eso nos ahorraría el desgaste de “escoger” una y debatirnos en cuál es la mejor. Entonces, ¡que las intenten todas!

Lo que pasa es que a los venezolanos nos gusta hablar mucha pendejada y proponer muchas veces sin sustancia, pero que otro sea el que haga y se responsabilice. De esa manera no hay forma de equivocarse porque el que hace es el único que puede cometer errores. Entonces mi propuesta, hecha con la mayor seriedad posible, es que el que plantee una solución la inicie, la implemente y la sostenga hasta el final y solo el éxito en conseguir el objetivo le dará la razón.

En estas condiciones podemos comentar algunas de las propuestas presentadas en ese foro:

a) La Enmienda Constitucional. Propuesta e iniciada por la Causa R. Tiene la gran ventaja que aborda el recorte del periodo constitucional y la eliminación de la reelección indefinida, aspectos importantes pero muy puntuales. De fácil aprobación por la Asamblea Nacional, deja las soluciones reales a un año vista que es el momento donde un nuevo Presidente se haría cargo del desastre castro-chavista-madurista. De acuerdo a lo que le entendí a Andrés Velásquez, van con eso dispuestos a llegar hasta el final. Si no se hace más nada y se aprueba, los venezolanos tendríamos que esperar un año para recoger los pedazos que queden luego que Maduro y su banda terminen de destrozar al país;

b) Revocatorio del Presidencial. Sería la manera lógica y natural de sacar al Presidente porque eso está previsto para esos casos en la Constitución. El problema se halla en las condiciones que ha impuesto en su normativa la banda del CNE para revocar a cualquier funcionario (descritas en mi nota del mes pasado Revocatorio y Constituyente en http://ticsddhh.blogspot.com/2016/01/revocatorio-y-constituyente.html). La manera sensata en que alguien intente eso sin engañar a los venezolanos es que se haga LUEGO de aprobarse una Ley de Referendos, ya que su no existencia es la excusa que han utilizado en el CNE para aprobar una normativa que impide que se revoque a cualquier funcionario rojo-rojito. De esa manera la Asamblea Nacional debe legislar en la forma en que se convoque al pueblo para revocar a un funcionario de una manera justa y transparente. Si usted oye a alguien decir que va a revocar a Maduro sin que exista esa legislación previamente LO ESTA ENGAÑANDO o está coludido con el régimen para que Maduro se quede hasta el 2019. Si se revoca a Maduro por esa vía con una Ley que establezca de una manera justa ese proceso, simplemente se hace y lo revocamos. Se va el Ilegitimo y se convocan elecciones en 30 días, sin desmedro de que antes se haya aprobado la enmienda de recorte del mandato presidencial.

c) La Renuncia. Ya sea voluntaria o no, forzada por las condiciones del país o porque se pruebe en definitiva que Maduro tiene doble nacionalidad, o por lo que sea, tiene los mismos efectos que b): se va y se convocan a elecciones en 30 días. Seguirían posteriormente los efectos de un recorte de mandato por una posible enmienda aprobada por el pueblo de acuerdo a la propuesta de la Causa R.

d) Huelga General. Propuesta por Douglas Bravo y su grupo. Esto sería en términos prácticos el pueblo en la calle forzando a que se vayan porque no los queremos. Tiene el mismo efecto de b) y c).

e) Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Ese sería el deber ser. Sin embargo atenta en contra todos los intereses de la oposición formal y electorera porque deja al pueblo la vía libre para decidir los destinos del país por encima de los poderes constituidos: Ni los unos ni los otros. Discutir al país que queremos los venezolanos, generando un nuevo Pacto social con Reconciliación que le dé estabilidad a Venezuela. De esa forma intervendrían todas las fuerzas naturales, opositoras o no, para discutir las propuestas que existan. Puede convocarse vía la Asamblea Nacional con los 2/3 de sus integrantes o por vía de la iniciativa popular con el 15% del electorado inscrito en el Registro Electoral. Existen dos formas adicionales previstas en el Artículo 348 constitucional pero las descartamos en este análisis. Como aun esta planteada la discusión de la inexistencia de los 2/3 por la ausencia de los Diputados por el Estado Amazonas, descartamos la vía de la Asamblea Nacional. Nos queda la convocatoria por el mismo pueblo de Venezuela: la iniciativa popular. Eso es lo que comenzaremos a hacer en breve aquellos que pensamos que ese es el mecanismo, no solo de resolver el tema del Ilegitimo y su régimen de iniquidad, sino para corregir los graves defectos estructurales en el sistema político y constitucional que han impedido el desarrollo de Venezuela.

¿Es posible iniciar un proceso constituyente por iniciativa popular sin el concurso de los sectores políticos? Es muy difícil pero no imposible. A los factores políticos les ha costado anteponer sus intereses electorales al bienestar del país. Se puede entender pero no aceptar. Debo señalar que no todas las fuerzas políticas se oponen al llamado constituyente. Muchas han manifestado, como es el caso del partido Voluntad Popular, que esa es la vía correcta de abordar este grave problema.

Un grupo de venezolanos encabezados por el Dr. Enrique Colmenares Finol, estamos intentado que cualquier cosa que se haga en relación al tema constituyente sea inclusivo y que sea una propuesta de la mayor cantidad de factores que aspiran a un mejor país, abordando los aspectos que nos unen, no los que nos distancian. Pronto les informaré desde esta tribuna los pasos concretos que estaremos dando en ese sentido en el cortísimo plazo para que todos los venezolanos nos involucremos en esta cruzada. Por lo pronto aquellos que no creen en esta solución y apuesten por otra, les sugiero que comiencen a implementarla como nosotros ya hemos comenzado a hacerlo desde hace meses. Y por favor, no se queden solamente en la propuesta, e intenten la que crean más inmediata ya, para luego es tarde…

Caracas, 25 de febrero de 2016

Twitter:@laguana