viernes, 20 de mayo de 2016

La Asamblea en su laberinto

Por Luis Manuel Aguana

“Ningún congreso salvo jamás una república”, le dijo Manuela Sáenz a Bolívar, luego que una delegación oficial le informara al Libertador de la decisión unánime del Congreso de Colombia de nombrar a Don Joaquín Mosquera, Presidente de Colombia en mayo de 1830. Así nos relata Gabriel García Márquez ese momento de la vida del Libertador en una de sus obras más insignes (1).

Y parece que Manuelita va a tener la razón de nuevo. Esta Asamblea Nacional como que parece no tener tampoco ganas de salvarla. Han recibido múltiples comunicaciones de importantes personajes de la vida nacional solicitándole destituir al Ilegitimo, por razones que van desde abandono del cargo, al hecho no cumplir con los requisitos constitucionales mínimos para desempeñarse como Presidente de la República. Y no pasa nada…

Los venezolanos nos preguntamos el porqué de tal actitud de los jefes políticos de la oposición en la Asamblea Nacional, que optaron por restearse con la carta del Referendo Revocatorio, con todo el camino empedrado y tramposo del régimen que ello implica, que ir de frente hacia una solución frontal y final.

Y la razón no es otra que la que hemos señalado muchas veces en este blog y que al parecer el común de las personas no quiere o se niega a ver: supervivencia política, al más crudo estilo del “realpolitik”. De tomar una decisión que pare frontalmente al régimen en sus desafueros en contra de la población, obligarían al Poder Ejecutivo a cerrar la Asamblea Nacional, y a perfeccionar un “fujimorazo” en contra del Poder Legislativo y sus dirigentes principales.

Con ello se irían por el caño las aspiraciones de todos esos partidos de participar con éxito en las elecciones de Gobernadores de diciembre. Y mientras tanto el pueblo venezolano pasando hambre y muriéndose en los hospitales y en sus casas por falta de medicamentos. Simplemente no les importa. Si les importara, reventarían el país hasta sus cimientos dejándose poner presos por el régimen “pa’que se acabe la vaina”, como rezaba la famosa canción del duelo colombiano de Carlos Vives. Pero no lo hacen…

Es por eso que recordé a García Márquez y la razón de tomar prestado de su libro el titulo de esta nota para la Asamblea Nacional. Un Bolívar en sus cavilaciones finales, y prácticamente fuera de sus cabales, tal vez por la enfermedad o la derrota política a manos de sus detractores (al punto de decir de sí mismo “ya no soy yo”) espera íntimamente que el Congreso de Colombia desestime su renuncia y lo ratifique como Presidente. Sus propios le dan la espalda en el Congreso y dan voto unánime para nombrar a alguien propuesto por él mismo y que creía que no aceptaría, pero aceptó.

En esta derrota política, la última de su vida, el Libertador esperaba algo que no iba a ocurrir nunca. Sentía en los huesos el odio de todos a pesar del infinito respeto a su obra libertadora. ¿Mal cálculo político? ¿O la última esperanza de alguien que se sabe de salida?

Así se encuentran nuestros políticos de la oposición oficial. Saben que todo el sistema que han sostenido, incluso sus sueños de retorno al “puntofijismo”, esta indefectiblemente atado al régimen, que no es más que la expresión más degenerada de lo que ellos mismos fueron en el gobierno y la razón fundamental de todo esto que nos pasa. Si el régimen cae, ellos también.

Es por esa razón que lo sostendrán a toda costa porque en ello les va la supervivencia como sistema. ¿Les parece duro? Estamos a las puertas de un cambio muy importante que implicará un reordenamiento de todo el tablero político del país pero que pasa por el derrumbe del presente y del pasado, juntos… ¿Y porque me atrevo a decir esto?

Porque la oposición oficial, cuya única respuesta a los problemas del país es electorera, apuesta por llevar a los venezolanos a diciembre, intentando, sin lograrlo, un revocatorio que el régimen llevará hasta el año que viene, pero que la situación del país, cual espada apuntándoles al pecho- tanto a ellos como al régimen-, no dejará que ocurra. La gravedad del país es tal que nadie apuesta un bolívar devaluado a que esto pase de este mes sin una explosión social que se lleve por delante al régimen y a su oposición.

A pesar de la censura en los medios de comunicación masivos, no pasa un día sin que se conozca en todo el país de un saqueo a un centro de expendio de alimentos, o a un camión de víveres, o disturbios en las colas porque no llega la comida. Ya el régimen no tiene manera de sostener la falta de alimentos a la población. La hiperinflación ha llegado a unos niveles tan exorbitantes que así el gobierno suba los sueldos un 100%, no alcanza para comprar comida. Eso es el presagio de un terremoto político inmediato de amplias proporciones. No hace falta tener las habilidades de Reinaldo Dos Santos para saber eso.

Así pues, si la oposición oficial pretende sobrevivir a ese sismo que vendrá en cualquier momento, más les vale trancar el juego ahora, y aparecer forzando una situación de la cual el régimen difícilmente sobrevivirá. ¡Déjense poner presos, carajo! ¡Destituyan a Maduro desde la Asamblea Nacional! ¡Provoquen el fujimorazo! Tienen la legitimidad y las razones jurídicas y políticas para hacerlo. Pero no lo harán… Están a la espera de algo que no ocurrirá nunca: llegar a diciembre y revocar a Maduro, todo al mismo tiempo. De esos errores está llena la historia política de Venezuela. Manuelita Sáenz y García Márquez tenían razón, jamás salvarán a la república, están en su laberinto…

Caracas, 20 de Mayo de 2016

Twitter:@laguana

(1)     Gabriel García Márquez, El General en su laberinto, pág. 36, Ed. Oveja Negra, 1989, ISBN 958-06-0006-6