miércoles, 10 de agosto de 2016

La administración de la culpa

por Luis Manuel Aguana

¿Quién tiene la culpa de lo que pasó ayer en el CNE? ¿La MUD por haber impulsado tarde el Referendo Revocatorio? ¿El CNE por haber retrasado hasta lo ilegal los lapsos reglamentarios del Referendo y la validación de firmas? ¿Los venezolanos por haber permitido que esta situación llegara tan lejos como para estar muriendo en los hospitales y acostar a nuestros hijos sin comer? ¿Quién tiene la culpa que el régimen lleve el Referendo al 2017?

Me siento directamente aludido cuando leo en las redes gente que escribe indicando que no ataquemos a la MUD porque "es lo único organizado que tiene la oposición". Que hasta que no tengamos otra cosa debemos seguir a esa dirigencia opositora porque "eso es lo que hay". ¡Que tristeza!

Tibisay Lucena convocó al Cuerpo Diplomático para decirle al mundo -que no a nosotros- que técnica y legalmente el Referendo Revocatorio podría ser el año que viene, sin que se le aguara el ojo, lavándose las manos como Pilatos. Que los lapsos eran esos y ellos los cumplirían, por supuesto sin decir que lo harán al máximo tiempo reglamentario, lo que llevará la consulta a una fecha conveniente para que el régimen continúe hasta el 2019. Eso era lo previsible.

Pero, de nuevo, ¿quién tiene la culpa? ¿Tiby?¿La MUD? ¿Nosotros? Si la MUD sabía que ese era el resultado más probable, ¿porqué insistir en un camino que desde ya esta cerrando el régimen? En el mejor de los casos la recolección de firmas se haría a finales de octubre, eso si el CNE no inventa nada en medio del camino, y luego del calvario verificador ellos aun dispondrían de 90 días para decidir para cuando ponerlo, por supuesto siempre después del 10 de enero.

Es interesante hacer este análisis porque si luego de este esfuerzo, que tendrá características inhumanas como ya lo apreciamos con la verificación de solo el 1%, se activa el Referendo Revocatorio para el año entrante, todavía deberemos , con todas las trampas posibles del régimen, sobrepasar la votación que "tuvo" Maduro en el 2013, con una población deprimida por la frustración de que con eso solo podrán salir de Maduro pero no del régimen de hambre y miseria porque asumiría el Vicepresidente que le de la gana poner, incluyendo a la narcotía.

Perder entonces el Referendo Revocatorio el 2017 no es opción para nadie. Pero es perfectamente posible si la MUD cambia Revocatorio por elecciones de Gobernadores y Consejos Legislativos. La suerte esta echada este año. Si el CNE pone la fecha del Revocatorio para después de la fecha indicada como posterior al 4to. año de ejercicio presidencial, sería un suicidio colectivo concurrir a ese Referendo porque lo que haríamos con mucha probabilidad es confirmar a Maduro en su presidencia ilegítima -que a partir de allí sería más que legítima-, como lo hiciera Chávez el año 2004.

Parece entonces evidente que el curso de acción posible nos lleva a la calle y la Resistencia Civil. Pero eso pasa no solo por exigir que políticamente se de un Revocatorio, como producto que ya se nos vendió como la solución inmediata de los graves problemas del país, sino que no lo aceptemos para ninguna otra fecha que no sea el 2016.

Pero eso no es suficiente. El ir a esa Resistencia Civil con calle, que significara lo que ya pasamos los venezolanos el 2014 -o tal vez peor porque hay hambre-, con el resultado amargo de muertos y presos políticos, no puede ser solamente para satisfacer las aspiraciones presidenciales de algunos dirigentes políticos plenamente identificados. Debe y tiene que ser para cambiarlo todo. Y eso pasa por la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente para cambiar las bases del sistema político de Venezuela, evitando  que esta tragedia se vuelva a repetir en un futuro cercano.

Entonces estamos mas cerca de la respuesta a la pregunta inicial. Si a quienes convocan los partidos es al soberano pueblo de Venezuela para que logre mediante marchas, calle y Resistencia Civil, un Referendo para revocar a Maduro este año, con todas las trabas que el régimen imponga para lograr, no solo levantar el 20% de las firmas, sino ganarle una elección, entonces con mayor razón podremos convocar al Constituyente Originario con solo el 15% de lo mismo y cambiarlo todo, incluyendo a Maduro este mismo año. El que puede lo más puede lo menos.

Si de administrar culpas se trata, podremos culparnos todos, unos por acción y otros por omisión. Pero si de responsabilidades se trata de lo que ha pasado hasta ahora en Venezuela, solo dos se llevan la mayor parte, el régimen y su oposición. Pero en este estado terminal de las cosas, la responsabilidad de lo que terminará pasando aquí de ahora en adelante nos corresponderá a todos los que vivimos y sufrimos en este país...No desperdiciemos este momento histórico.

Caracas, 10  de agosto de 2016

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana