martes, 21 de noviembre de 2017

Soy Venezuela y el quiebre de la lógica

Por Luis Manuel Aguana

No me había dado cuenta del grado de distorsión de la opinión pública venezolana hasta cuando oí las preguntas que nos hicieron los jóvenes periodistas luego de la lectura del comunicado que dirigiéramos al país en la instalación del Consejo Consultivo de Soy Venezuela el día lunes 20 de Noviembre (ver http://www.soy-venezuela.com/soyvenezuela-exige-condiciones-una-negociacion-verdad-la-se-cumpla-mandato-del-16j-salida-del-regimen/). “¿Es que ustedes piden que se les de un lugar en el dialogo de República Dominicana? ¿Proponen candidatos a las próximas elecciones?” fue la tónica de las preguntas realizadas al finalizar la declaración. ¡Dios mío! ¿Qué parte de que Venezuela está destruida no entendieron?

Lo mismo podríamos decir de toda la basura que la nueva llave ex MUD-Régimen transmite todos los días a los venezolanos, en una suerte de mazacote goebbeliano que repetido un millón de veces hace que la gente se lo crea, hasta los periodistas. Imagínense qué pensará aquel venezolano que lo que hace es salir a buscar comida para sobrevivir diariamente.

El gobierno dice “les damos lo que quieran”: elecciones de todo tipo, liberación de presos políticos, canal humanitario, a cambio que nos reconozcan la Constituyente, nos aprueben el refinanciamiento de la deuda monstruosa y vayan a los Estados Unidos a que nos quiten las sanciones. Y el país se decanta en eso, sin darse cuenta que es una trampa. ¿Qué le importa al régimen que Ramos Allup, Borges o cualquier supuesto opositor sea Presidente, Gobernador o Alcalde si mañana puede destituirlo si le da la gana con su Constituyente superpoderosa? ¿Qué les impide o importa incumplir cualquier promesa una vez reconocida su constituyente fraudulenta? “Después de ojo sacado no vale Santa Lucia”, decía el dicho.

Pero el régimen tiene rehenes y cómplices. Y no sé quien es quien. Si VP es rehén y PJ-AD-UNT son cómplices. O los 4 son cómplices. Lo cierto es que están jugando un juego peligroso en contra de los venezolanos que ordenamos el 16J un mandato que aun no se cumple. ¿Quién de VP está en eso? ¿Leopoldo? ¿Florido? ¿Los dos? ¿O Florido se quedo con el partido de Leopoldo y está actuando solo agavillado con Ramos? Lo cierto es que mucha gente de VP esta asqueada porque son gente que vio en ese partido una esperanza de ver la política de una manera distinta con un liderazgo nuevo. Pero al parecer la decepción es peor…

Y cuando alguien, no digo Soy Venezuela, cualquiera que diga que hay que rescatar la decencia en la política, pongamos a Venezuela de primero, dejando de lado aspiraciones, candidaturas, o los “métanme en la jugada”, la gente no lo entiende. Se extraña. ¿De qué hablan estos? ¿Existen personas que no tengan un interés por algo en la política? No se lo creen. Por eso es que todas las preguntas se refieren a lo tóxico del discurso del régimen y su oposición. Pues hay que cambiar ese paradigma ahora…

Por años los impulsadores de la Alianza Nacional Constituyente hemos hablado que es necesario discutir al país en serio. Eso hay que hacerlo porque se ha llegado a un estado de total destrucción institucional. Es imposible abordar un nuevo gobierno sin hacer eso antes. Cualquier gobierno que se haga luego de este régimen deberá enfrentarse con un país completamente destruido y si no se le dota de una institucionalidad y estructuras políticas de funcionamiento nuevas fracasará, logrando una decepción social difícilmente tolerable por los más necesitados. Eso podría hacer retroceder todos los logros que se hayan alcanzado solo por habernos sacudido al régimen. Y eso pasa por discutir al país en el foro ideal que no es otro que el foro constituyente convocado por el mismo depositario de la soberanía. No es un tema fácil pero hay que abordarlo por mas que no deseen hacerlo y por eso nos hacemos fastidiosos.

Algunos dicen que adelanto esa discusión porque aun tenemos el problema pendiente del régimen. Yo no lo creo así. Pienso que la ciudadanía debe estar enterada de toda la ruta, no solo la de salida del régimen, sino la de aquella adónde vamos a caer después de él. Creo que esa fue la grave situación de aquel fatídico 11 de abril de 2002 donde si bien el bravo pueblo de Venezuela logró sacudirse a Chávez, los que asumieron el control botaron a una cloaca lo que costó la sangre derramada de la Av. Baralt. Estoy empeñado en que eso no nos vuelva a suceder.

Más de 15 largos años han pasado después de eso, y hay muchachos que estaban en la escuela primaria en ese entonces y que hoy son Diputados de la oposición y parecen no entender la magnitud de este gravísimo problema y los ves buscado Alcaldías y apoyando un “dialogo” sin sentido con el gobierno. ¿Estaré pidiéndole limones a una mata de mango? Los jóvenes periodistas que hicieron las preguntas luego de la declaración del Consejo Consultivo de Soy Venezuela son el caso ilustrativo de la confusión que el país tiene.

Decía mi siempre extrañada amiga, la Dra. Rosa María Zulueta, Psicólogo Social, recientemente desaparecida, que el régimen nos había aplicado deliberadamente una estrategia conformada –en sus propias palabras- de “discursos violentos, intolerancia, chantajes y manipulaciones, engaños y rebotes de culpa, violaciones de derechos humanos, discriminación política, ineficiencia, corrupción y pobreza”. Y que esa estrategia de dominación nos había producido “quiebres de lógica, desesperanza, inermidad, incertidumbre, frustración, resentimiento, rabia tóxica, paranoia y reactividad” (ver Rosa María Zulueta, ciudadana integral, en http://ticsddhh.blogspot.com/2017/03/rosa-maria-zulueta-ciudadana-integral.html).

Esos quiebres de lógica es lo que estamos viendo. No entendemos lo que pasa porque el país esta volteado patas arriba y muchos de los que están yendo a República Dominicana en calidad de rehenes o cómplices del régimen no solo lo hacen porque se entregaron, sino porque creen de verdad que lo que hacen está bien, y en eso arrastran a la frustración a todos los venezolanos. ¡Eso es lo grave! Hay que hacer un esfuerzo descomunal para poner el país en la lógica correcta. Primero es lo primero. Reconozcamos quiénes somos y lo que podemos hacer.

Los más viejos debemos y tenemos la responsabilidad de poner las cosas en su lugar, para que luego los muchachos las conduzcan. El país esta volteado como cuando un carro da vueltas después de un accidente y queda con las ruedas arriba, y hay que hacer el esfuerzo de voltearlo y poner las ruedas en el pavimento para luego hacerlo rodar de nuevo. Lo que hicimos un grupo de venezolanos al hacer esa declaración de Soy Venezuela fue solo el comienzo de ese esfuerzo…

Caracas, 21 de Noviembre de 2017

Twitter:@laguana