sábado, 6 de enero de 2018

Que el pueblo venezolano decida

Por Luis Manuel Aguana

Desde la intervención del Canónigo Madariaga en aquel histórico "Yo tampoco quiero mando" del 19 de abril de 1810, hasta la Pastoral del Mons. Rafael Ignacio Arias Blanco, en ocasión del 1 de mayo de 1957 que fue punto de partida para la caída de la dictadura perejimenista y el restablecimiento de la vida democrática en Venezuela (ver https://es.wikipedia.org/wiki/Rafael_Ignacio_Arias_Blanco), la Iglesia Católica con sus precisas intervenciones ha tenido un rol crucial en los momentos definitorios de la vida de la República.

En esta oportunidad, y en lo que se ha señalado como el peor y mas oscuro momento que vive Venezuela desde su fundación, la Iglesia Católica no deja de dar su clara orientación a los venezolanos.

En un esclarecedor artículo publicado esta semana en el diario El Nacional titulado "Iglesia ante urgente cambio nacional", Mons. Ovidio Pérez Morales nos recordó la exhortación de los obispos el año pasado, "a todos los venezolanos a ser protagonistas del presente y del futuro de nuestro querido país y no simples espectadores frente al mal." (ver articulo en 

Este artículo de Mons. Perez Morales debería ser replicado  con tanta o mayor intensidad en las redes sociales como el que publicó recientemente el profesor Ricardo Hausmann, indicando una intervención militar en Venezuela.

¿La razón? Mons. Perez Morales al recordarnos que el episcopado en su exhortación pastoral “Jesucristo luz y camino para Venezuela” (13/1/2017) fue sorprendentemente preciso en lo que habia que hacer el año pasado y no se hizo, volviéndonos a indicar como buen pastor de la Iglesia, el camino que lamentablemente los factores politicos ignoraron el 2017 y tercamente todavia  insisten en ignorar:

"El cambio político que los obispos plantean implica un referéndum sobre el régimen-sistema socialista, que va más allá de una simple elección presidencial; exige reconstituir el Consejo Nacional Electoral, desmantelar la ilegítima asamblea nacional constituyente y asegurar las condiciones para la manifestación libre del soberano. También abre la puerta a la convocatoria de una genuina asamblea constituyente."

Este camino se resume en una sola frase: Que el pueblo venezolano decida. Que el pueblo venezolano decida si quiere ser socialista; que el pueblo venezolano decida si quiere que sea un grupo sectorizado de la sociedad o el pueblo soberano con con sus representantes legitimos, quienes conduzcan o no un cambio politico en Venezuela a traves de una Asamblea Nacional Constituyente; que el pueblo venezolano decida su destino.

Esta es misma posición de principios y propuesta de la Alianza Nacional Constituyente a todos los venezolanos. El 28 de Octubre de 2017 la Alianza Nacional Constituyente publicó un comunicado instando a la Asamblea Nacional legitima a la realización de un Referendo Consultivo para consultarle al pueblo acerca de la solución definitiva al problema de los venezolanos, partiendo de la visión conceptual que es el Pueblo y solamente el Pueblo venezolano quien debe determinar su propio destino (ver La solución reside en Pueblo Soberano, en http://ancoficial.blogspot.com/2017/10/la-solucion-reside-en-el-pueblo-soberano.html).

Esa solución pasaba porque la Asamblea Nacional cumpliera con su obligación legal y constitucional de nombrar un Poder Electoral legítimo y que con auxilio de la observación internacional se procediera a consultar a los venezolanos acerca de las materias propuestas allí, en relación a la Asamblea Nacional Constituyente del régimen y el nombramiento del un Gobierno de Unión Nacional, como lo decidiera el pueblo venezolano en la Consulta Popular del 16 de Julio, y que fuera ignorada por los factores políticos convocantes de esa Consulta.

La obligación de consultarle al pueblo venezolano cualquier solución en relación a su futuro fue ratificada por el Tribunal Supremo de Justicia legítimo con sede en la OEA en Washington, DC., en el Auto de Ejecución de Sentencia de fecha 30 de Noviembre de 2017 (Auto del TSJL del 30-11-2017 en http://ancoficial.blogspot.com/2017/12/auto-de-ejecucion-de-sentencia-tsj.html), de acuerdo al cual: “En razón de que el país está sumido en una crisis social y económica profunda que tiene afectado la vida normal de los ciudadanos, es procedente la activación de la resistencia civil y pacífica decretada por este Alto Tribunal al tenor de los artículos 333 y 350 constitucional, lo que hace urgente producir los cambios que requiere Venezuela para la restitución de la vigencia de la Constitución y por ende de la democracia en Venezuela, por lo tanto, cualquier salida de la crisis que se pretenda en el escenario político, debe hacerse dentro de los mecanismos de participación popular que consagra el artículo 70 de la Constitución, y nunca a espaldas del pueblo, con el fin primordial de provocar la salida inmediata de todo aquello que ha generado la crisis por la que atraviesa el país. (Punto No. 3 del Auto del TSJL) (Resaltado nuestro).

Esto hace mandatorio la consulta al pueblo de Venezuela. Si los factores políticos reunidos en la MUD ignoraron la propuesta de la Alianza Nacional Constituyente y ahora negocian un acuerdo a espaldas de los venezolanos, no pueden ignorar que cualquier acuerdo que se realice pasa por la aprobación del soberano Pueblo de Venezuela.

La Iglesia Católica marca de nuevo, con estas palabras de Mons. Ovidio Perez Morales, un camino de luz cierto para todos los venezolanos. Despues de esto, Maduro debiera decir como Emparan cuando la Iglesia representada por el Canónigo de merded José Joaquín Cortés de Madariaga, instara al pueblo a rechazar su mandato: "Si no me queréis, pues yo tampoco quiero mando".Y realmente no lo queremos...

Caracas, 6 de Enero de 2018

Twitter:@laguana