sábado, 6 de febrero de 2010

Represión Digital: Próximo paso del régimen chavista en Venezuela

Por Luis Manuel Aguana

Este articulo del año pasado (http://ow.ly/13Xnc) que me envía un amigo, es un ejemplo claro de violación de los DDHH a través de las TIC’s. En Irán, Mahmoud Ahmadinejad reprime a través de las nuevas tecnologías de comunicación tumbando la señal SMS de las operadoras de celulares para evitar el flujo de información durante las elecciones en Irán el año pasado. Comenzando tres semanas antes de las elecciones y durante el acto comicial, los iraníes fueron testigos de toda clase de interrupciones en todos los servicios de comunicación digital, incluyendo filtrado e interrupción de sitios en la Internet, correos, intercepción e interrupción de la señal móvil de los celulares, en especial en sitios donde se desarrollaban protestas en contra del régimen.

A pesar de estas limitaciones los iraníes pudieron comunicarse a través de las Redes Sociales Facebook, Twitter y YouTube aunque estos fueron bloqueados y luego desbloqueados por protesta de los candidatos.

En Irán existe una agencia gubernamental denominada “Centro para el Cyber Crimen Organizado de la Guardia Revolucionaria” que pretende combatir el uso del ciberespacio para “promover protestas, amenazas al público, y dispersar rumores”. Este Centro responsabilizo de las protestas a varios websites a quienes acusaron de promover protestas y manipulación de la opinión pública. La Guardia Revolucionaria iraní emplazó a los editores de esos sitios web a remover contenido o a enfrentar acciones legales. Luego de esos anuncios muchos usuarios de Twitter colocaron sus cuentas en modalidad privada de manera tal que sus mensaje fueran solo conocidos por sus seguidores y en un esfuerzo de asegurar mayor seguridad, los usuarios comenzaron a eliminar los nombres de aquellos que posteaban mensajes (tweets).

Asimismo, los usuarios de Gmail de Google comenzaron a configurar la seguridad de sus cuentas a fin de hacer muy difícil la intercepción de correos. De igual manera los dueños de listas de correo comenzaron a proveer información acerca de cómo puede ser mas seguro y anónimo el envío de sus correos en la Internet.

Las autoridades han intervenido bajando la velocidad de las conexiones a Internet haciendo más dificultosa la subida de videos y fotos a sitios en la red. Por otro lado los hackers iraníes respondieron saboteando sitios del gobierno. Los activistas opositores están en conocimiento de la intervención del gobierno en las comunicaciones electrónicas porque funcionarios les han mostrado correos durante sus interrogatorios. Alegan que las comunicaciones via SMS son las mas fáciles de intervenir.

El gobierno venezolano va rumbo a esa realidad. El arribo a nuestro país del “técnico” cubano Ramiro Valdes no hace sino reafirmar lo que se nos viene encima, que no es otra cosa que la implementación de la represión digital. Tanto Cuba como China así como en otros regimenes donde la violación de los DDHH está a la orden del día, la tecnología de la información es un medio sujeto a un férreo control. Los estudiantes han usado Twitter y los SMS como medio masivo de comunicación para realizar concentraciones de una manera dinámica. El gobierno se ha dado perfecta cuenta de esto y empezará la implementación de controles técnicos y nuevas regulaciones que limiten a los proveedores de servicios privados digitales. El objetivo: el control de la información digital antes de las elecciones parlamentarias y un nuevo golpe dirigido a la neutralización de la protesta del movimiento estudiantil.