Suscribete a TICs & Derechos Humanos

martes, 18 de mayo de 2021

Una verdadera salvación nacional

Por Luis Manuel Aguana

English versión

En mi anterior nota quise resaltar el nuevo giro del Gobierno Encargado hacia un reconocimiento del régimen a través del desarrollo de un Acuerdo de Salvación Nacional, desde el ángulo ético y moral (ver El riesgo de ser héroes, en https://ticsddhh.blogspot.com/2021/05/el-riesgo-de-ser-heroes.html). Esto debería ser más que suficiente en un país civilizado y sin la barbarie política que nos afecta. En algunos países los funcionarios públicos renuncian y se suicidan cuando los descubren cometiendo algún delito. Pero en Venezuela hablar de ética y moral en los asuntos públicos y políticos es solo un chiste.

¿Por qué quise hacer esa primera nota acerca del asunto basada en esos postulados principistas? Porque cuando las cosas están opacas y no se pueden entender bien, uno tiene que volver a los principios. Nadie que tenga principios y los haga valer puede, si desea mantenerse en ellos, plantearse una nueva negociación con los terroristas y narco delincuentes que usurpan el poder. Pero dicen que la política la inventó el diablo, y si esto es así, ¿cómo podría aquel que desee permanecer en ella seguir los pasos y principios del Santo patrón de los políticos y gobernantes, Tomás Moro, dejándose decapitar por ellos?

Pongámosle una lupa a ese Acuerdo de Salvación Nacional propuesto por Guaidó. El Presidente Encargado en principio ha sido consecuente en el rechazo de los nuevos rectores del CNE y las elecciones regionales convocadas por una Asamblea Nacional ilegítima del régimen. Guaido dijo en su intervención: “La dictadura buscará seguir buscando negociaciones paralelas y parciales para dar supuestas concesiones. Dividir a la oposición, bajar la presión internacional, como lo ha hecho en el pasado. Buscarán dividirnos convocando elecciones regionales y municipales, plantearnos un falso dilema, que con este impuesto CNE que no reconocemos y que hoy controlan. Ese escenario nos debe encontrar unidos. Y a todos los liderazgos y actores que durante años han luchado y sacrificado tanto por este país y que ven en ese hito una oportunidad, les digo que cuenten conmigo para luchar POR VERDADERAS CONDICIONES que permitan competir de verdad y al venezolano elegir, no a ir a una trampa…” (ver Mensaje al país de Juan Guaidó, 11 de Mayo 2021, en https://twitter.com/jguaido/status/1392162453195218947).

De acuerdo a ese discurso Guaidó se sitúa en una posición que efectivamente no es nueva para la Comunidad Internacional al exigir elecciones con condiciones. Lo que nosotros como venezolanos criticamos en este punto es que no puede haber condiciones verdaderas tal y como las exige si el régimen permanece en el poder mientras ellas se efectúan. Esa es una diferencia fundamental que fue claramente establecida en la Consulta Popular de Diciembre de 2020 por 6,4 millones de venezolanos. Por un lado dice que no reconoce al CNE del régimen y que éste controla el sistema electoral y por otro busca que la comunidad internacional garantice algo que es imposible de garantizar con Maduro en el poder.

Guaidó sigue: “Estoy convencido de que proteger y recatar espacios es muy importante pero sin caer en las mentiras del régimen. Mientras no hay una presión real, una negociación con la Comunidad Internacional, la dictadura seguirá robándose las elecciones, nombrando protectores y burlándose de los venezolanos…”. Y eso será así mientras Maduro y sus narco terroristas detenten el poder que usurpan. Una negociación real pasa, como siempre lo hemos indicado, en que el régimen sienta una amenaza creíble por parte de la Comunidad Internacional y permita eso que propone el Presidente Encargado.

Pero, a estas alturas ¿es eso posible? De acuerdo con las diferentes actuaciones de los partidos que le acompañan, consecuencia de ese planteamiento, eso ya no es posible, y prefieren ir abandonando al Presidente Encargado, practicando la “real politik” de seguir en la negociación con el régimen por elecciones “busca-espacios”. Y eso es lo que está pasando  porque Guaidó con este planteamiento está inventando el agua tibia. Está convocando tardíamente a todos los factores políticos a unirse para negociar con el régimen para que acepte algo que no está en posición de obligar, con la contraprestación de la suspensión de sanciones. Y esto es un sinsentido toda vez que los usurpadores ya tienen una oposición que hace tiempo se compró con los alacranes a la cabeza y con los que negocian lo que les da la gana. No necesitan a Guaidó para eso, ni siquiera su única carta que no depende de él que es el levantamiento de las sanciones.

¿Qué hizo el régimen? Lo que le dijo Maduro y que cualquiera le diría en su posición: “Si él quiere incorporarse a los diálogos que ya está en curso, desarrollándose en todos los temas, bienvenido a que se incorpore a los diálogos que ya existen, no a que se crea que él es el jefe y líder supremo de un país que no lo reconoce" ver Maduro rechaza el Acuerdo de Salvación Nacional de Guaidó, en https://es.euronews.com/2021/05/12/venezuela-maduro-rechaza-el-acuerdo-de-salvacion-nacional-de-guaido). Eso dice alguien que está en una posición de poder. Asimismo se dio el lujo de decirle que entregara CITGO y Monómeros como condicionante de una negociación:   "El primero de todos, es que esa oposición extremista renuncie al camino del golpismo, del injerencismo y llamados de invasión al país, que reconozca la Constitución y los Poderes" y que “rindan cuentas de todos los recursos que les ha entregado el Gobierno de Estados Unidos y que regresen los recursos y cuentas que tienen a Venezuela, así como las empresas Citgo y Monómeros” (ver Maduro condiciona negociaciones con una agenda que exige reconocimiento y entrega de activos, en https://hastaquecaigalatirania.com/detalles.php?id=10491834964996420210515093107).

Entonces, ¿es ese Acuerdo viable con estos narco terroristas? Obviamente no lo es. Por eso están abandonando el barco masivamente los principales cercanos al Presidente Encargado, aun cuando haya sido acompañado en su intención por el Secretario General de la OEA (ver Comunicado de la SG OEA sobre la iniciativa del Presidente encargado Juan Guaidó para un Acuerdo de Salvación Nacional, 17 de Mayo 2021, en https://www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=C-052/21).

A mi juicio lo más importante en que sigue equivocando el Gobierno Encargado y los partidos que le acompañan es en su planteamiento de una negociación de elecciones libres sin libertad, a contravía de la decisión del Depositario de la Soberanía en una Consulta Popular. Esa insistencia de descartar la decisión de todo un pueblo y no seguir el camino constitucional, más allá de ser un error es una traición a los principios democráticos que sustentan el edificio de la representación pública. ¿Qué derecho tienen los mandatarios de desobedecer a sus mandantes a una orden constitucionalmente emanada? Ninguno. Y si lo hacen es por razones que no se corresponden al mandato que recibieron, dando lugar a un señalamiento ético y moral. Por eso el santo Tomas Moro se dejo decapitar.

Una cosa es una tregua con el régimen para vacunar a toda la población que se muere por una pandemia sobrevenida en el medio de una feroz lucha política, y otra muy diferente es llegar acuerdos con delincuentes que nunca –entiéndase bien- nunca cumplirán con acuerdo alguno salvo que tengan un fusil en las costillas. Una cosa es que unos secuestradores dejen entrar a un médico para atender a un herido para que no se muera en una situación de rehenes, después de una negociación para eso con los delincuentes, y otra muy diferente es que la policía afuera y los rehenes adentro acordemos que los secuestradores se pueden quedar indefinidamente.

Los venezolanos necesitamos encontrar la manera de convencer a quienes tienen la posibilidad de entrar al sitio de rehenes o tienen influencia real con los secuestradores para convencerlos que se entreguen. Creo firmemente que eso es posible pero solo si se actúa en concordancia con el camino constitucional, comenzando por obedecer sin duda alguna lo que el pueblo decidió y en clara sintonía con el sentir de todos los venezolanos. Hacerlo a espaldas de eso es la fórmula más segura para el fracaso antes de comenzar. Solo así podremos atender a todos los rehenes y aplicar los correctivos necesarios para proceder con una verdadera salvación nacional. Sr. Presidente Encargado, si realmente quiere salvar a Venezuela y recuperar su respaldo, comience por cumplir su mandato constitucional…

Caracas, 18 de Mayo de 2021

Blog: https://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Instagram: @laguana01

Telegram: https://t.me/TICsDDHH

miércoles, 12 de mayo de 2021

El riesgo de ser héroes

Por Luis Manuel Aguana

English versión

 “Le doy al diablo el beneficio de la ley por mi propia seguridad…”

Sir Thomas More (1478-1535)

 Como decimos en Venezuela: tanto nadar para morir en la orilla. Eso es lo que inmediatamente pensé al leer el titular del Noticiero Digital: Guaido propone acuerdo con Maduro para elecciones libres con levantamiento de sanciones (ver ND, en https://www.noticierodigital.com/2021/05/guaido-propone-acuerdo-con-maduro-para-elecciones-libres-con-levantamiento-de-sanciones/). La Presidencia Encargada terminó por acoger lo que los partidos “opositores” en la práctica están haciendo en todo el país, esto es, aprestarse para unas elecciones regionales con el CNE designado de una Asamblea Nacional ilegitima. Y pongo entre comillas el término “opositores” porque definitivamente con esta noticia dejaron de serlo oficialmente. Si esto ya es un hecho, como efectivamente aparenta serlo, los venezolanos no tenemos que buscar nada allí que no sea la continuidad del régimen de Nicolás Maduro Moros.

La decisión de Guaidó de ceder, no solo a la pretensión autoritaria de los partidos del G4/FA que a todas luces terminaron colaborando con el régimen de una manera descarada y abierta al aceptar esas elecciones dispuestas por un CNE ilegitimo, sino al autoritarismo del propio régimen, nos da la calibración exacta de la escasa tesitura moral y ética de la dirigencia política, lo que inexorablemente conduce al irrespeto a la soberanía popular por parte de los principales dirigentes opositores. Lo primero lleva a lo segundo en una relación causa-efecto. Pero al hacer esto dejan pasar en su trascendencia lo más importante: los políticos que pretenden cargos requieren de nosotros para consumar sus pretensiones. Tienen que convencernos de ir por una ruta que la población no solo ha rechazado de una manera pública, notoria y comunicacional, sino que lo ha plasmado como mandato a través de los medios de participación y protagonismo del pueblo establecido en la Constitución en una Consulta Popular vinculante.

¿Cuál debió ser la conducta de esa dirigencia? ¿Creen ustedes que sería ingenuo de mi parte pensar que debieron haber cumplido el mandato del pueblo soberano establecido en la Consulta Popular? En una situación de total descalabro de los valores éticos y morales que nos ha conducido a esta gravísima situación que vivimos hoy, era fácil pensar que no lo cumplirían. Pero cada persona tiene su propia conciencia y no se puede generalizar la conducta ética y moral de nadie para adivinar lo que hará hasta cuando efectivamente lo haya hecho, por lo que puedo perfectamente inferir que si los políticos de 37 partidos que firmaron un Pacto Unitario el 7 de Septiembre de 2020, donde se introdujo la Consulta Popular como medio de convocatoria de la soberanía popular, era claro para mí que estarían en la plena disposición del cumplimiento cabal del resultado de lo que el pueblo decidiera. La buena fe se presume, la mala hay que probarla. Y lamentablemente con la declaración de los partidos anunciada por el Presidente Encargado definitivamente la probamos.

Y aunque los venezolanos podamos citar ejemplos locales de integridad política para contraponer aquellos que se muestran como triunfantes porque creen que anunciando un curso de acción político para el país, los venezolanos lo seguiremos ciegamente porque se creen dueños de nuestros destinos, deseo hoy invocar al santo patrón de los políticos y gobernantes, proclamado así por el recordado Papa Juan Pablo II el 31 de Octubre de 2000, Sir Thomas More (1478-1535), mejor conocido como Tomas Moro por su nombre castellano, autor de la célebre obra Utopía y otras muchas más. Moro fue declarado santo por el Papa Pío XI en 1935 (ver Tomás Moro, en https://es.wikipedia.org/wiki/Tom%C3%A1s_Moro).

La historia de cómo murió Tomás Moro fue relatada en una extraordinaria película, ganadora de 6 Oscars de la Academia, titulada al español como “El hombre de dos reinos” y cuya sinopsis la relata con precisión el portal FILMAFFINITY (ver El hombre de dos reinos, en https://www.filmaffinity.com/cr/film566004.html): “Para divorciarse de su esposa Catalina de Aragón (hija de los Reyes Católicos y tía del emperador Carlos V) y contraer matrimonio con Ana Bolena, Enrique VIII (1509-1547) trata de obtener el apoyo de la aristocracia y del clero. Sir Thomas Moro, uno de los más notables humanistas europeos ("Utopía", 1516), ferviente católico y hombre de confianza del monarca, se encuentra en una encrucijada: ¿debe actuar de acuerdo con su conciencia, arriesgándose a ser tachado de traidor y ejecutado, o debe ceder ante un rey que no tiene ningún reparo en adaptar la ley a sus necesidades?”. Pues Moro actuó de acuerdo a su conciencia y eso le costó la vida. Les recomiendo a cualquier persona, y en especial a aquellos dedicados al quehacer político que la vean, no una sino muchas veces para su mejor comprensión (ver Un hombre de dos reinos, película completa en español https://gloria.tv/post/7xrWDirXHfWG1XEXHywhDJfs1). Los diálogos de la película fueron tomados de las actas que aún se conservan de la vida de Tomás Moro.

El corolario final que nos enseña la vida y la muerte de este santo es: no se puede ceder ante el autoritarismo de los gobernantes, aunque eso cueste la vida. Para que se den una idea del pensamiento de este individuo, les transcribo parte del dialogo de la visita de la familia de Moro a la cárcel, donde su hija Margaret trata de hacerle desistir de su actitud para que reconozca el matrimonio ilegitimo de Enrique VIII y lo dejen en libertad:

-Margaret: En cualquier Estado que fuera bueno a medias ahora estarías muy alto y no aquí por todo lo que has hecho

-Moro: Si

-Margaret: No eres culpable de que este tenga ¾ partes de malo

-Moro: No

-Margaret: De modo que si escoges sufrir por ello te eriges en héroe

-Moro: Quizás tengas razón, pero oye esto: si viviéramos en un Estado donde la virtud fuera rentable, el sentido común no sería ser santos. Pero si vemos que la avaricia, la ira, la vanidad y la estupidez rinden más beneficios que la caridad, la modestia, la paciencia y la inteligencia, la rebelión está justificada, aun corriendo el riesgo de ser héroes...

¿Les parece conocido el tipo de Estado al que se refiere Tomas Moro? Efectivamente es Venezuela, y de acuerdo al santo de los políticos y gobernantes, la rebelión está justificada. Más aun cuando una mayoría clara decidió y dio un mandato para un curso de acción completamente distinto del que decidieron aquellos que todavía a estas alturas dicen representarnos. Y aun así, como también dijo el santo en esa historia: “Le doy al diablo el beneficio de la ley por mi propia seguridad…”.

¿Por qué decimos esto? Porque la ruta que hemos diseñado para hacer cumplir la Constitución y restablecerla pasa por incluirlos a ellos aunque le hayan dado la espalda al pueblo venezolano como sus mandantes. El Pacto Ciudadano para el Restablecimiento Constitucional y Democrático nos compromete a todos –incluso a quienes han renegado el mandato constitucional-  y eso es lo que precisamente nos da la seguridad dentro del ejercicio de la Constitución para salir con bien del hueco donde nos metieron, y pretenden seguir dejándonos, negociando con el régimen.

Si ya no hay moral ni ética en las acciones de aquellos que en mala hora les toco conducir la lucha opositora del país, eso no significa que no existan quienes si la tenemos de sobra y luchamos por demostrar otro camino. No solo tenemos la obligación moral y ética de no ceder ante el autoritarismo como bien lo dejó claramente sentado la enseñanza del santo Tomas Moro, sino de demostrar el camino correcto por encima de las desviaciones morales y éticas de quienes vendieron la soberanía popular, “aun corriendo el riesgo de ser héroes…”. Eso es lo que corresponde.

Caracas, 12 de Mayo de 2021

Blog: https://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Instagram: @laguana01

Telegram: https://t.me/TICsDDHH

martes, 4 de mayo de 2021

Botín de negociación

Por Luis Manuel Aguana

English versión

Creo que los factores políticos que activamente se están aprestando para unas elecciones regionales administradas por el régimen, se están haciendo la pregunta equivocada. La pregunta no es si habrá o no elecciones regionales. Esa pregunta la respondió el régimen hace tiempo. Si habrá elecciones regionales, como hubo elecciones presidenciales el 20 de mayo de 2018 y elecciones parlamentarias el 6 de diciembre de 2020. La pregunta correcta que deberían hacerse es si los venezolanos les daremos o no legitimidad a esas elecciones, entre otras razones porque no se la dimos a Maduro en mayo de 2018 al ser inconstitucionalmente convocadas, como tampoco se las dio la Comunidad Internacional. De la misma manera, las elecciones parlamentarias del 6D-2020 fueron rechazadas en un 97% de 6,4 millones de venezolanos en la Consulta Popular realizada del 7 al 12 de diciembre de 2020, lo que hace a ese parlamento del régimen tan inconstitucional como Maduro y el CNE que están designando con la diligente colaboración de los partidos de la oposición.

Mal podría un parlamento inconstitucional designar a un CNE para llamar a elecciones regionales o de ninguna otra naturaleza porque fue rechazado por el pueblo de una manera constitucional y vinculante con una Consulta Popular. Si esto es así, ¿porque los partidos opositores están movilizando a toda su maquinaria en todo el país para participar en unas elecciones regionales ilegitimas? Y si lo están haciendo, ¿por qué esperan que nosotros se las legitimemos? ¿Con cuáles argumentos pretenden pasar por encima de ese mismo pueblo que mayoritariamente le dijo que no dos veces a Maduro y sus delincuentes?

Los venezolanos no podemos impedir que una tiranía convoque a unas elecciones ilegitimas, ni tampoco podemos impedir que unos partidos se vendan, aceptando participar en ellas. Lo que si sería estúpido es que piensen que los acompañaremos a eso, pretendiendo convencer a los venezolanos que unos pocos puestos que antes no han servido para nada en medio de un sistema totalitario ahora si podrán cambiar la ruina de los venezolanos. Pero lo que seguramente sí cambiarán serán las finanzas de esos partidos que seguirán sobreviviendo para continuar vendiéndonos que “siguen trabajando para salir de Maduro”, en una suerte de circulo vicioso macabro donde ambas partes, el régimen y su oposición, viven el uno del otro en una relación simbiótica mutualista interminable (ver Simbiosis, en https://ticsddhh.blogspot.com/2012/12/simbiosis.html).

Es por eso que el Presidente de El Salvador, Nayib Bukele se da el lujo de responderle a Julio Borges como lo hizo vía Twitter Si ustedes quieren llegar al poder para dejar al Fiscal de Maduro y a la Corte de Maduro, mejor díganle al pueblo la verdad. Díganles que apoyarlos a ustedes es igual que apoyar a Maduro. En El Salvador, nos costó 30 años liberarnos del régimen. No vamos a retroceder ahora”. (ver twit de Nayib Bukele en https://twitter.com/nayibbukele/status/1388977961290850306). Sí Borges, dinos la verdad…El Salvador se echó 30 años en salir de un régimen y nosotros vamos por ese mismo camino si seguimos apoyando a estos seudo dirigentes como Julio Borges, en sus aspiraciones electoreras que buscan convivir con el régimen a costillas del sufrimiento de la gente.

Entonces concuerdo con el Presidente salvadoreño en que apoyar a la oposición es apoyar a Maduro en su pretensión continuista y usurpadora. Es por eso que Borges no movió ni un solo dedo en su condición de “Comisionado Presidencial para las Relaciones Exteriores” para que los embajadores del Gobierno Encargado apoyaran la participación de los exiliados en la Consulta Popular en los diferentes países, y que la mayoría de esa participación proviniera de los hígados de los venezolanos que seguimos en Venezuela, después de haber más de 5 millones exiliados hasta el presente. Y aun así llegamos a 6,4 millones para molestia del Sr. Julio Borges, quien todavía sigue ignorando el resultado del mandato del pueblo venezolano, como por cierto también lo ignoró con la Consulta Popular de 2017 siendo Presidente de la mismísima Asamblea Nacional. ¿Qué podemos entonces esperar los venezolanos de una siguiente elección del régimen con esta seudo oposición?

Los venezolanos debemos despertar a esta pesadilla de una buena vez. Los partidos están promoviendo arreglos y cargos en todos los Estados de Venezuela a cuenta de esas nuevas elecciones regionales convocadas por Maduro y su nuevo CNE ilegitimo. ¿Seguiremos con ellos en esa guachafita? ¿Se los vamos a seguir permitiendo? ¿Cuándo va a ser la hora que respeten la voluntad de quienes por ser los Depositarios de la Soberanía decidimos el curso de los eventos políticos?

Muchos me dirán, “bueno, ¿y entonces que podemos hacer?”. Y la respuesta no puede ser más que una sola: ¡Resistir cívicamente! ¡Si vamos a seguir jodidos en Venezuela y en el exterior, entonces que no cuenten con nuestra ayuda! Es inaceptable que quienes dicen representarnos negocien cargos y beneficios en nuestro nombre para seguir prevaricando con el régimen y la calidad de vida de los venezolanos se deteriore todos los días. Si los partidos quieren negociar con el régimen, que lo hagan, pero no usándonos como botín de negociación. Definamos definitivamente que esto no es una democracia y ya y que el régimen y sus socios hagan lo que van a hacer y nosotros por primera vez hagamos lo que tenemos que hacer. Eso nos daría al menos los nombres de quienes se prestaron a esa traición para el momento que esta tragedia termine. De esa forma, medio limpiaríamos la lista de quienes pretendan representarnos en unas elecciones verdaderamente libres en un futuro previsible.

Si los venezolanos no nos plantamos y les decimos a los políticos que ya basta de abusar de nuestras decisiones, seguirán faltándonos el respeto. Los venezolanos le dijimos al mundo en una Consulta Popular que exigimos que Maduro y sus delincuentes abandonen el poder para poder realizar elecciones libres, justas y verificables y que rechazamos las elecciones del 6 de Diciembre de 2020, haciendo ilegitimo ese parlamento y el nuevo CNE del régimen. Si la oposición oficial no quiere respetar ese mandato colaborando con Maduro, sabremos hallar la forma de hacérselos respetar en casa cívicamente.

Si a la Comunidad Internacional no le ha llegado el mensaje porque personajes tóxicos como Julio Borges no se los transmite ni lo hace respetar, eso no significa para nada que nuestra decisión haya sido esa, e igualmente se los sabremos transmitir cívicamente a la hora de esas nuevas elecciones ilegitimas. Si las cosas van a ser así, comencemos por abandonar el triste papel de botín de negociación de quienes tradicionalmente nos han visto la cara de pendejos, asumiendo el papel beligerante que nos corresponde de una sociedad civil empoderada de su rol protagónico y decisivo en los eventos que más temprano que tarde habrán de llegar.

Caracas, 4 de Mayo de 2021

Blog: https://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Instagram: @laguana01

Telegram: https://t.me/TICsDDHH

sábado, 1 de mayo de 2021

El tiempo de la experiencia

Por Luis Manuel Aguana

English versión

Nadie en su sano juicio, salvo que no tuviera de donde escoger, se dejaría abrir el pecho para operarse del corazón por un estudiante de medicina, y mucho menos por un camillero del hospital. La gente por lo general busca la mejor experiencia que pueda encontrar para una intervención quirúrgica. Lamentablemente en otras cosas de igual o mayor importancia no se sigue la misma lección. Por ejemplo, se buscan a los peores capacitados para administrar un país.

En algún momento alguien propuso que en Venezuela no se podría seguir poniendo como condición para acceder a la Presidencia de la Republica los mismos requisitos de siempre: venezolano por nacimiento, no poseer otra nacionalidad, mayor de 30 años, de estado seglar y no estar sometido a condena mediante sentencia definitivamente firme (Art. 227 Constitucional). Incluso para un puesto de portero piden que los aspirantes tengan al menos un título de bachiller. Es claro que Maduro no hubiera calificado en ningún sentido si se hubiera establecido que el aspirante a Presidente tuviera una carrera universitaria, porque ya de hecho no calificaba por tener doble nacionalidad.

Lo de arriba tiene cierta lógica. Pero al parecer en el campo de la política venezolana asombrosamente eso no aplica. Los peores especímenes que han fracasado en cualquier actividad pueden en realidad conducir lo más difícil y más delicado como lo es el futuro de millones de personas si se aplican a la charlatanería política. Asombroso, ¿verdad? No sé cómo será en otros países, pero en Venezuela es así. Y como venezolano disiento en que siga siendo de esa manera. En un mundo tan complejo, los liderazgos deben tener el mínimo estándar educativo para poder siquiera entender lo que pasa al frente de sus responsabilidades como dirigentes de un país. Parece obvio pero no lo es.

Pero voy más allá. Adicionalmente a lo anterior un aspirante debería tener una experiencia mínima. Ese es otro requisito por el que pasa todo el que aspira a una posición laboral, porque el que no la tiene, si se le da el empleo, debe aprender a realizar el trabajo de los más experimentados. No basta con poseer un certificado de cualquier tipo, tienes que demostrar que sabes cómo se hacen las cosas. Y si no sabes hacerlas porque acabas de salir de la escuela, entonces tu proceso de formación profesional recién comienza.

Entonces el proceso político, económico y social de un país normalmente se realiza con el concurso de lo más experimentado de la población que se disponga, con la segura participación gradual del relevo generacional. Pero Venezuela está lejos de ser un país “normal” desde hace más de 20 años, si es que podemos decir que alguna vez lo fue con todos sus altibajos en un periodo de relativa estabilidad política y económica que duro unos 40 años después de 1958. En todo caso durante ese periodo de relativa estabilidad económica no existía un fenómeno que apareció años después con el castro-chavismo-madurismo: la emigración masiva.

De acuerdo a las cifras de ACNUR, la Agencia de la ONU para los refugiados, para junio de 2020 “el número de personas que han tenido que huir de Venezuela llegó a los 5.082.170”, numero superado en el mundo solamente por Siria con 6,6 millones. De acuerdo al informe es probable “que la cifra total sea mayor”  (ver ACNUR, la Situación actual de los migrantes y refugiados de Venezuela, en https://eacnur.org/blog/la-situacion-actual-de-los-migrantes-y-refugiados-de-venezuela-tc_alt45664n_o_pstn_o_pst/).

Lo anterior es una demostración clara de que nuestra juventud está abandonando el país en busca de mejores oportunidades de vida. Ese fenómeno no es nuevo. Ha ocurrido en el mundo después de grandes tragedias como la guerra y la aplicación masiva de regímenes totalitarios de cualquier polaridad. Y esa es la magnitud de la tragedia que estamos viviendo en Venezuela. ¿Quién se va a quedar en el país para hacer algo para quitarnos de encima esta peste? No será una juventud que no ha vivido lo suficiente para saber que significa una democracia con un Presidente nuevo cada 5 años. Que nunca han vivido la libre convertibilidad de una moneda, que no saben que es poder comprar una vivienda con un crédito bancario que puedan pagar con su sueldo. Que nunca han vivido una inflación estable de menos de dos dígitos. No saben qué es eso. En consecuencia no pueden ser ellos los que tengan éxito en manejar este problema, sin la experiencia debida.

Lo anterior no lo estoy diciendo para descalificar a nuestros jóvenes. Son ellos los únicos que han puesto la sangre en las calles para salir de este régimen de la mejor forma que conocen, la lucha frontal en las calles. Pero esta confrontación vital requiere mucho más que eso. Requiere de la sagacidad, la paciencia y el kilometraje en la vida que solo la experiencia puede dar, y que incluye no solo lo académico, sino la hoja de vida en lo laboral. En este momento estamos en un punto que quien dirija los destinos de lo que vaya a ocurrir en el país, debe ser el mejor cirujano que podamos hallar para que le abra el pecho a Venezuela, como señalé al inicio, acompañado del mejor equipo médico disponible en todas las especialidades porque el paciente se nos está muriendo. No es el tiempo de la improvisación de los jóvenes. Es el tiempo de la experiencia. Los jóvenes deberán ocupar un sitio en el autobús pero no el asiento del conductor. A ellos se les entregará el país una vez que la experiencia haya realizado la operación y salvado al paciente, para que el país pueda encaminarse para el futuro de mano de las nuevas generaciones.

Esto último siempre me recuerda cuando el precandidato presidencial Diego Arria les decía a todos los jóvenes que le acompañaban como precandidatos, y a toda la audiencia de la Universidad Católica Andrés Bello en un debate ocurrido en su sede, el 14 de noviembre de 2011, estas palabras en sus dos primeras intervenciones:

“Tengo miedo porque conozco bien las consecuencias que el odio y la violencia desatadas por este régimen puede traer en una sociedad. Es el miedo que tiene la gente de salir a la calle, de ir al trabajo de ir a una escuela. Ese es el miedo que hay que acabar en Venezuela. Yo sé cómo hacerlo. Yo propongo presidir un gobierno de dos o tres años que derrote la violencia, que rescate la paz, la seguridad y la esperanza para todos”…”Es imposible no avalar todas las propuestas de mis compañeros, son absolutamente acertadas. El problema es que Venezuela está enfrentada a un problema distinto. Venezuela está enfrentada a un régimen que cohabita con una Fuerza Armada contaminada con los elementos de la delincuencia internacional criminal, con las mafias incrustadas dentro de los sectores del Ejercito, sectores de la Guardia Nacional, sectores que al ocupar incluso nuestras fronteras, han permitido que ingresen a Venezuela toda clase de delincuentes bajo el cobijo del Estado, al punto que el 70% de los jóvenes que mueren en Venezuela son menos de 25 años y son por ajustes de cuentas, y esto tienen origen directo en la correlación, de la cohabitación de las fuerzas de las mafias internacionales que operan en Venezuela bajo el amparo de las Fuerzas Armadas, de sectores de las Fuerzas Armadas, de la Guardia Nacional y el régimen. Es imposible que el Jefe del Estado no conozca la extensión, la implicación y la profundidad de cómo Venezuela ha sido tomada por mafias internacionales que han penetrado, no solo las Fuerzas Armadas, los poderes judiciales, el poder legislativo, político y fiscal. Eso hace que no es un problema de cambio de jefe de gobierno, un cambio de todo el régimen….”  (ver Debate 14N-2012 Precandidatos a las primarias, en  https://youtu.be/skS4u8DM3RE).

Esto lo dijo un venezolano curtido con una experiencia política nacional e internacional inigualable y no comparable ni de lejos con cualquiera de sus competidores en ese debate, y quien tuvo en su haber la Presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU. Arria se adelanto 10 años al discurso que cualquier venezolano tiene ahora. Los venezolanos ni el resto de los precandidatos tenían idea de lo que estaba diciendo Arria ni las implicaciones de esas palabras. Pero ahora, a la luz de todo lo que ha pasado hasta el 2021 si pueden ahora entender el porqué la experiencia va primero. Todos esos jóvenes precandidatos, que tienen ahora ese mismo discurso después de haber comprendido todo lo que ha sucedido en Venezuela, debieron haber declinado inmediatamente cualquier aspiración y endosarle su respaldo a esa experiencia incomparable para la elección presidencial del 2012. Pero no lo hicieron. La juventud y las aspiraciones a esa edad superan cualquier cosa, hasta el bienestar de todo un pueblo.

Ahora Venezuela enfrenta agravado y en grado extremo el mismo caso. Las Conferencias para el Restablecimiento Constitucional y Democrático, que reúnen a las organizaciones firmantes del Pacto Ciudadano del mismo nombre, tienen en su haber personas con siglos acumulados de experiencia en todos los órdenes para llevar a cabo la monumental tarea de localizar la mejor forma para sacudirnos este régimen. No volvamos a cometer el mismo error de esos jóvenes que en 2011 no entendían por inexperiencia que pasaba en Venezuela y pusieron sus aspiraciones por encima del bienestar del país. Ojala que definitivamente entendamos el tiempo de la experiencia y acortemos la tragedia de Venezuela.

Caracas, 1 de Mayo de 2021

Blog: https://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Instagram: @laguana01

Telegram: https://t.me/TICsDDHH

lunes, 26 de abril de 2021

Por un liderazgo que inspire

Por Luis Manuel Aguana

English version

El día a día del fragor de esta lucha ciudadana hace que olvidemos los principios que la sustentan. Es por eso que a veces no deje de preocuparme que de vez en cuando me lo recuerden con mensajes como el que recientemente recibí de un lector de Valencia y que les transcribo a continuación:

“Al pueblo que hace colas con su vehículo por horas, horas y horas para surtir gasolina, les he sugerido, cuando tengo la oportunidad de hacerlo  y lo sigo manteniendo, que se desprendan de lo material y el miedo y que en lugar de estar haciendo a  voluntad de la narco dictadura asesina, que todo ese  pueblo que son millones, se  vistiera de valor; y estacionaran  sus vehículos en las calles de cada pueblo, en las calles y avenidas de cada ciudad, y en las entradas y salidas de cada autopistas interurbanas, seguro estoy que en horas o días esta narco dictadura, cae. No tenemos armas; pero si la voluntad, que ese bravo pueblo, que en el pasado fue, a motivarlos con nuevas estrategias de valor y presión al régimen, para sacarlos de este de letargo por el miedo. De ser necesario, después que los vehículos los tengamos estacionados y el narco dictadura responda con las armas y detecciones, no quedara otra salida que tomar acciones más radicales para recuperar la democracia”.

No podemos despegarnos del sufrimiento de la gente. Todo esto que hacemos, cada uno desde su propia trinchera, y yo en la mía como escribidor, va en el sentido de que se alivie en algún momento esta tragedia producto de la destrucción masiva que se ha hecho del país. El lector que me escribió esto habla de algo concreto que el sugiere para acabar mañana mismo con el sufrimiento, haciendo uso de la indignación que la gente tiene de haber perdido algo que para nosotros no solo era un emblema - la gasolina – sino que era el producto de nuestra más preciada propiedad como venezolanos, que era la industria petrolera. Le escribí que retomaría ese tema clave porque tiene necesariamente que haber una conexión entre eso y lo que hacemos. Y en mi caso, que no es otro que analizar ideas y situaciones en el quehacer político, a veces me olvido de los principios que sustentan lo que hago. Y siempre hay que volver a ellos, manteniendo el cable pegado a la tierra. Le agradecí el recordatorio porque uno a veces tiende a despegar el cable.

Quiero comenzar por la respuesta que le dí. A mi juicio la razón por la cual la gente no hace lo que el sugiere, y que los venezolanos no hayamos quemado al país por los 4 costados e ido como en el 2002(*) en una marcha monumental hasta el mismo Palacio de Miraflores a sacar a estos delincuentes tiene que ver con el liderazgo. Si, el liderazgo. Nadie se compromete a hacer nada con nadie en quien no crea. Esa es una cuestión de principios y lo hemos visto en la historia del mundo. Lo que pasa en Venezuela no es nuevo y se ha vivido en otras partes a lo largo de la historia y aun en peores circunstancias. Lo de aquí se puede y se va a poner peor si lo dejamos. Pienso que un requisito fundamental para lograr que la gente no se ocupe de otra cosa que no sean sus actividades de subsistencia básica, es que exista un liderazgo que inspire a la acción.

Hace varios años escribí sobre eso analizando los resultados de aquel recordado 16 de Diciembre de 2012, en el fraude continuado de las elecciones regionales de ese año (ver Tres Dimensiones del 16D, en https://ticsddhh.blogspot.com/2012/12/tres-dimensiones-del-16d.html): la inspiración que todos vimos del viejo liderazgo en Venezuela ha sido estructurado y explicado en un modelo, por un antropólogo norteamericano llamado Simon Sinek, en un libro publicado en 2009 titulado “Start With Why”, donde explica su Modelo The Golden Circle” (ver “How great leaders inspire action” https://www.ted.com/talks/simon_sinek_how_great_leaders_inspire_action), que se reduce a una sola oración: “La gente no compra lo que uno hace, compra el porqué uno lo hace”.

Esta última frase es la clave para comprender porque la gente no se mueve. Si no logramos un liderazgo que inspire un cambio, seguiremos viendo a la gente en las colas de gasolina y no incendiándolas porque precisamente no hay gasolina. ¿Y por qué es eso? Porque la racionalidad no sustituye a la emocionalidad- La gente no se mueve por lo racional sino por lo que siente y lo emociona. Sinek lo explica muy bien en su exposición. Veamos una parte de ella:

“Todo está basado en los principios de la biología. No en psicología, en biología.... Nuestro nuevo cerebro de Homo sapiens, nuestro neocórtex se corresponde con el nivel "¿qué?". El neocórtex es responsable de todos nuestros pensamientos racionales y analíticos y del lenguaje. Las dos secciones del medio forman nuestro cerebro límbico. Y nuestro cerebro límbico es responsable de nuestros sentimientos como la confianza y la lealtad. También es responsable del comportamiento humano, de la toma de decisiones y no tiene habilidad para el lenguaje”.

“En otras palabras, cuando nos comunicamos de afuera hacia adentro (de lo racional-neocórtex a lo emocional-límbico) la gente puede entender gran cantidad de información complicada, como características, beneficios, hechos y cifras. Eso no guía el comportamiento. Cuando nos comunicamos de adentro hacia afuera (de lo emocional a lo racional), estamos hablando directamente con la parte del cerebro que controla el comportamiento y entonces le permitimos a la gente racionalizarlo con las cosas tangibles que decimos y hacemos. Aquí se originan las decisiones instintivas…”. Y yo diría que emocionales.

En otras palabras, lo que nos mueve a hacer cosas no viene precisamente de la racionalidad, que es lo que nos tiene en modo de supervivencia. Hasta que no llegue algo o alguien que nos inspire al punto de pasar por encima de ese comportamiento natural del ser humano basado en la lógica racional del “que” y no del “por qué” emocional, seguiremos entrampados con el régimen. Y ese es justamente el liderazgo que inspira a la acción; un liderazgo que viene desde dentro, de la emocionalidad. El liderazgo que inspira a la acción se enfoca en el “porqué” y no solo en el simple “que” de “salir de Maduro” como es el que se ha movido hasta este momento. Si las razones que se dan solo van en la dirección de una exposición de motivos electorales, la gente ni siquiera se moverá para votar porque en el fondo sabe que jamás se irán por esa vía, pero tampoco confían en que esas mismas personas que las convocan a votar sean las llamadas a conducirlas, ni siquiera para trancar una calle por gasolina.

El principio de Sinek, “La gente no compra lo que uno hace, compra el porqué uno lo hace” es fundamental. Es por eso que quienes dicen agrupar a la sociedad civil nunca lo han podido hacer, ni nunca lo harán, entre otras razones porque su motivación no es la misma que la de la gente, y la gente que no es estúpida lo sabe. ¿Porque creen ustedes que hacemos lo que hacemos en ANCO? ¿Por repartirnos unos cargos que solo existen en la imaginación de quienes desean acostarse con el régimen? ¿O porque deseamos pedirles un voto dentro de un sistema que no sirve mientras el régimen lo administre? Nuestra motivación es ciudadana.

Desde su fundación en el 2016 fuimos claros en lo que deseábamos para el país: un cambio fundamental en el sistema político, porque el que tenemos ahora, y el que teníamos antes de los delincuentes castro-chavistas-maduristas aparecieran, era y es completamente inviable. ¡Ante este estado de degeneración prolongado, tenemos que refundar el país! Y eso pasa, no solo porque Maduro y sus ladrones se vayan sino porque aquellos que saben que también morirán si cambia este sistema, también se vayan. Y eso es lo que no nos perdona una supuesta oposición. Esos cambios los hemos escrito en un documento fundamental titulado “El Gran Cambio, Una propuesta para el país que queremos” (ver documento en https://ancoficial.blogspot.com/p/documentos-fundamentales.html).

Ese es el “por qué” hacemos lo que hacemos, en la terminología de Sinek. Es eso lo que estamos vendiendo y la gente poco a poco está comprando. Y en base a esto transitamos por la Consulta Popular y ahora por el Pacto Ciudadano para el Restablecimiento Constitucional y Democrático, con todas las organizaciones que han creído en esta ruta ciudadana (ver https://ancoficial.blogspot.com/2021/02/comunicado-anco-acta-que-contiene-el.html), que establece el piso para la creación de las Conferencias Ciudadanas para el Restablecimiento Constitucional en todo el país. Si la gente compra este “por qué” fundamental, nos acompañara por encima de lo que digan o hagan nuestros enemigos, aun sin tener ni un medio partido por la mitad en el bolsillo que ofrecerle a nadie, como ya lo están haciendo en todo el país. ANCO ya es el origen de un sentimiento nacional para cambiar a Venezuela, y eso si va en el sentido correcto –de lo emocional a lo racional- de un liderazgo que inspira a la acción… ¿Por qué hacemos lo que hacemos? Por un país mejor para nuestros hijos y nietos, aunque yo no lo vea ni lo disfrute en lo que me quede de vida. Y si eso no inspira a la acción, jamás saldremos del infierno...

Caracas, 26 de Abril de 2021

Blog: https://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Instagram: @laguana01

Telegram: https://t.me/TICsDDHH

(*) Fe de erratas: En la publicación original del 26 de abril de 2021, coloque erradamente el año 2011, cuando en realidad la marcha multitudinaria e histórica ocurrió el 11 de Abril del año 2002.

jueves, 22 de abril de 2021

Un Pacto para la libertad

Por Luis Manuel Aguana

English versión

En un acto sencillo pero lleno de profunda significación política para Venezuela, se instalaron el lunes 19 de abril las Conferencias Ciudadanas para el Restablecimiento Constitucional y Democrático, con una masiva presencia de personalidades de todas partes del país (ver nota de Prensa ANCO en, https://ancoficial.blogspot.com/2021/04/instaladas-conferencias-ciudadanas-para.html. Esta instalación tiene una importante connotación para lo que vendrá de ahora en adelante para las luchas ciudadanas en Venezuela, habida cuenta de la amplia participación ciudadana que ha tenido para la sociedad civil venezolana la firma del Pacto Ciudadano para el Restablecimiento Constitucional y Democrático que ya hemos explicado bastante en este espacio.

Sin embargo, luego de ese acto muchos venezolanos se extrañaron, y con razón, que el nombre de la Conferencia estuviera ya circulando como firmante de un manifiesto al país sin haberse secado la tinta de las palabras pronunciadas en ese acto por la Dra. Blanca Rosa Mármol de León, el Ing. Enrique Colmenares Finol y el Dr. Oswaldo Álvarez Paz; y menos aun la del contenido del mismo Pacto, leído por la valiente joven venezolana Sairam Rivas, víctima del régimen asesino de Nicolás Maduro Moros.

La Conferencia Ciudadana para el Restablecimiento Constitucional y Democrático mal podría suscribir ningún documento o manifiesto porque aun no tiene designada la representación formal de las organizaciones que han suscrito el Pacto ni mucho menos voceros autorizados. En este momento lo que existe son entidades y personalidades promotoras de esas Conferencias que han dado un paso al frente para realizar la proeza inédita de establecer una representación genuina de los venezolanos que ordenamos un mandato con una Consulta Popular realizada del 7 al 12 de diciembre de 2020 y que buscamos que se cumpla. Dicho esto, los venezolanos debemos quedarnos tranquilos hasta que eso suceda y que se establezcan a la brevedad posible con nombres apellidos y representantes todas las Conferencias Ciudadanas en todo el país con sus respectivas representaciones formales derivadas de la suscripción de un Pacto para liberar a Venezuela.

Dicho esto, no entraré a explicar que se hará o dejará de hacer en esta novedosa iniciativa ciudadana. De eso se encargarán sus propios voceros. Este escribidor simplemente esperará hasta que se conformen esas Conferencias y comentará acerca de sus aventuras, porque ciertamente será toda una aventura lo que vendrá de ahora en adelante si existen de verdad-verdad quienes hablen y actúen con voz y mano propia y no interceptada, acerca de las cosas que hay que hacer para liberar a Venezuela, y lo mejor de todo, con el interés real de hacerlo. Eso será como una brisa en el rostro en el medio de un verano muy caluroso. Brisa que espero se convierta en un huracán de libertad cuando comiencen a actuar como lo esperamos los venezolanos.

Hace muchos años, antes de la Internet, hubo un autor muy vendido en los Estados Unidos que público dos libros que llegaron a los primeros lugares de la lista de “bestsellers” del New York Times. Su nombre Harvey Mackay. Los libros se organizaban como píldoras de conocimiento en relación a los negocios e incluso de la vida y el comportamiento personal. Conocí el trabajo de Mackay en esa época, hace 30 años, por lo cual conservo los libros amarillentos en sus ediciones originales en ingles. Recientemente lo busque en la red y resulta que tiene una página donde se reseñan ambos libros: "Swim With The Sharks Without Being Eaten Alive", esto es, “Nadando con los tiburones sin ser comido vivo” y "Beware the Naked Man Who Offers You His Shirt" o “Cuídate del hombre desnudo que te ofrece su camisa” (ver Harvey Mackay, en https://harveymackay.com/). Recomiendo altamente la lectura de ambos por este nido de tiburones en que se ha convertido la Venezuela de hoy. Y aunque su enfoque original fuera el de los negocios, aplica perfectamente a la política y otros asuntos de la vida.

En estos días recordé a Mackay en uno de sus libros, el del hombre desnudo que te ofrece su camisa, porque me dio una respuesta que no hallaba en relación al tema del conflicto permanente entre los venezolanos, que he reseñado durante todos estos años para poder salir del régimen. Y la respuesta me la dio en su Lección 23 del segundo libro y que titula: “You`re not managing a change, you`re managing conflict” o en buen castellano: “No estás gestionando un cambio, estás gestionando un conflicto”. ¡Eso! ¡Un conflicto!… Todo este tiempo había creído que teníamos en las manos la gestión de un cambio de paradigma cuando lo que teníamos en realidad era un conflicto por querer cambiar las cosas. Y ambas cosas tienen un manejo completamente diferente.

Y ciertamente eso es lo que estamos gestionando en la sociedad civil, un conflicto entre nosotros mismos de muchos factores que no desean cambiar las cosas que deben ser cambiadas para que Venezuela salga adelante, antes y después de quitarnos de encima a estos delincuentes. Muchos de esos factores en conflicto lo hacen de buena fe y son los más difíciles de convencer porque creen de verdad en sus posiciones. Y ese es el reto monumental del Gran Cambio que deseamos para Venezuela y del cual estas Conferencias no serán sino su vanguardia para poder penetrar los muros de un régimen que se niega a caer. Mi preocupación solo se centra en el conflicto con los verdaderamente honestos porque los que no lo son están al descubierto desde hace tiempo por el mismo pueblo venezolano y no merecen mención alguna.

Mackay daba un buen ejemplo de eso cuando explicaba que manejar una organización podía parecerse mucho a manejar una fallida campaña política. ¿Y por qué? Porque en los Estados Unidos los partidos se la pasan año y medio peleándose entre su propia gente para elegir un candidato interno para las primarias y solo tres meses peleándose con el candidato del otro partido. Si no se es cuidadoso, se habrá construido el suficiente resentimiento interno entre la propia gente para impedir ganar la elección en esos tres meses, y si no se le pone cuidado, se pierde la elección sin siquiera haber comenzado. Interesante, no? “Before you can beat the guys on the other team, you need to have your own people on board”, o “Antes de poder vencer a los chicos del otro equipo, tienes que tener a tu propia gente a bordo”. Eso es indiscutible…Sin embargo “el otro equipo” aquí es el régimen delincuente de Maduro y por eso estamos cerrando filas alrededor de un elemento aglutinador expresado en un Pacto y, ¿qué mejor elemento aglutinador que el mandato popular, constitucional y vinculante de 6,4 millones de venezolanos?

Creo que la mayoría de los “chicos”, como dice Mackay, están a bordo o a punto de embarcarse. Ya muchos de ellos han firmado el Pacto y están dispuestos a restearse por la libertad que es la única pelea que unifica y debe importar aquí. Esos son los chicos que nos interesan, los que han firmado un Pacto para la libertad que los une a todos en la misma pelea, porque el resto es secundario. Cualquier elección tendrá que venir después y por eso las llamamos elecciones libres, porque se harán en libertad…

Caracas, 22 de Abril de 2021

Blog: https://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Instagram: @laguana01

Telegram: https://t.me/TICsDDHH

lunes, 19 de abril de 2021

La raya divisoria de la oposición venezolana

Por Luis Manuel Aguana

English versión

A la memoria de mi padre, Raúl Aguana Figuera, hoy en su 90 cumpleaños,y de quien aprendí que el único activo de un hombre es su palabra…

Es extremadamente difícil sobrevivir en una selva. Son demasiados los peligros que hacen que cualquier ayuda haga una falta tremenda. De allí que las historias exitosas de náufragos y desaparecidos en la selva sean tan conocidas y repetidas, porque en ellas las personas hicieron uso de las más escalofriantes formas para poder sobrevivir. La política es como una selva y no es en absoluto extraño que hoy una persona sea “amiga” y días después las circunstancias cambien y sea tu más enconada “enemiga”. O todo lo contrario. Para las personas que solo podemos mantener una sola cara, independientemente de las circunstancias, la política resulta ser un ejercicio poco menos que imposible porque además de tus enemigos, te echas encima también a tus amigos, o al menos a los que tu creías que lo eran.

Desde que comencé a escribir en esta tribuna que yo mismo me fabriqué no he hecho otra cosa que decir lo que pienso de la política y de los que dicen hacer política en Venezuela. Y en los años que llevo haciéndolo en cientos de notas publicadas creo poder sustentar que nunca caí en contradicciones, o al menos no se me ha demostrado alguna hasta este momento, y los documentos están en la red a la vista de todos. Desde que llame colaboracionistas por primera vez en el 2011 a la oposición oficial (ver Los opositores de Vichy, en https://ticsddhh.blogspot.com/2011/09/los-opositores-de-vichy.html) no ha habido nada que haya demostrado que estaba equivocado: “Ya el gobierno de Hugo Chávez paso el punto de no retorno. Ya dividió a la sociedad en dos mitades irreconciliables. No pretendo aquí decir que será imposible no tender puentes hacia el país chavista cuando esta desgracia termine y empiece una etapa de reconstrucción nacional. Lo que pretendo decir es que para llegar allí algunos partidos de la oposición le están vendiendo el alma al diablo y están tolerando más de lo que se debe tolerar y que eso ya tiene un nombre desde 1940”. Es por eso que no podré decir otra cosa hasta que se me demuestre lo contrario.

Esta misma posición la seguí sustentando en mi reciente nota acerca de la “nueva alianza opositora” denominada NELA por quien la anunció desde Bogotá, el mismísimo Embajador de los Estados Unidos (ver NELA, el próximo engaño, en https://ticsddhh.blogspot.com/2021/03/nela-el-proximo-engano.html), donde indique lo que realmente pasó en la Consulta Popular. Esto es, los partidos dijeron apoyar de la boca para afuera el Pacto Unitario del 7 de Septiembre de 2020, luego la sabotearon y posteriormente la silenciaron después de conocidos sus resultados abrumadores, en un intento fatuo de callar lo que todos en Venezuela queremos: que el régimen se vaya primero para poder hacer unas elecciones libres. Eso no le entra en la cabeza a la oposición oficial. Y es lógico que no le pueda entrar eso a un colaboracionista. Prefiere negociar con el régimen “condiciones” en un ambiente de libertad cero para seguir medrando a costillas del sufrimiento de todos. De allí que ratifique que esa conducta maligna los convierte en los peores enemigos de los venezolanos, más  que el mismo régimen.

Esta situación obligó a que los factores que apoyamos la Consulta Popular estableciéramos una nueva Ruta Ciudadana en defensa del mandato constitucional expresado del 7 al 12 de Diciembre, convocando a todos a la firma de un Pacto Ciudadano para el Restablecimiento Constitucional y Democrático (ver Conoce el Pacto para el Restablecimiento Constitucional, en https://ancoficial.blogspot.com/2021/03/conoce-el-pacto-para-el.html) que llama a una forma organizativa de toda la sociedad civil para defender esos resultados, haciéndole una real y efectiva oposición a la tiranía. No hubiéramos tenido la necesidad de hacer eso por nuestra cuenta SI LOS FACTORES POLITICOS DEL PAIS QUE FIRMARON EL PACTO UNITARIO DEL 7 DE SEPTIEMBRE DE 2020 NO HUBIERAN DADO LA ESPALDA AL MANDATO DE LA CONSULTA POPULAR.

Esta situación lleva al resto del país opositor, esto es, a aquellos que no seguimos líneas de partidos y que aun estamos esperando ya sin esperanza que estos hagan algo por resolver la grave crisis por la que atraviesa el país, a realizar su propia estrategia y trazar una raya en el suelo indicando una división entre lo que hagan ellos y lo que hagamos nosotros para deshacernos de la tiranía de Nicolás Maduro Moros. Y la base principal sobre la que descansa esa plataforma es la decisión que tomamos 6,4 millones de venezolanos del 7 al 12 de Diciembre de 2020 en una Consulta Popular vinculante y de obligatorio cumplimiento por todos los venezolanos, incluyendo especialmente a esos partidos.

Debo aclarar que no estamos descartando a los partidos de la oposición oficial. Ellos son quienes aun disponen de la franquicia opositora frente a la Comunidad Internacional. Tienen la representación de lo que queda de la Asamblea Nacional Legítima y siguen teniendo la interlocución principal con los factores de la Comunidad Internacional que pueden hacer algo para ayudarnos a salir de esta tragedia, aun cuando crea que eso debe cambiar, como veremos más adelante. Los partidos dejaron de representar el sentimiento de los venezolanos, más aún después de la declaración pública de los principales en la Asamblea Nacional, donde  a partir de ese momento solo se representan a sí mismos (ver comunicado de los partidos publicado por el Centro de Comunicaciones de la Asamblea Nacional, en https://twitter.com/Presidencia_VE/status/1379585467423789060), buscando un acercamiento con los factores de la sociedad civil. Lo diferente de ahora en adelante deberán ser los términos en cómo se deberá manejar ese acercamiento. Eso lo resalte claramente en una nota pasada (ver Una cuestión de representación, en https://ticsddhh.blogspot.com/2021/04/una-cuestion-de-representacion.html).

¿Adónde nos deja eso? A que resulta natural que el resto de los venezolanos que no comulgamos con los intereses de esos partidos, y que nuestro único norte e interés es salir del régimen, nos agrupemos y tomemos decisiones al margen de esas entidades que tienen un conflicto existencial que le ha impedido a Venezuela salir de este régimen delincuente. Podríamos decir, en términos generales, que todos los factores que se agrupen alrededor del cumplimiento estricto de la Consulta Popular, al firmar un Pacto Ciudadano de Restablecimiento Constitucional y Democrático, deberemos tomar las decisiones a las que haya lugar para que se cumpla el mandato del pueblo. Quienes no lo firmen, si esto incluye a los partidos, no son nuestros enemigos, solo consideraremos que es muy posible que tengan otros intereses que no sean precisamente los de ver a Maduro fuera del poder. Así de simple…

Esa división de la línea opositora, traza una raya en el piso entre quienes queremos ver a Maduro fuera del poder antes de cualquier otra consideración, y marca una dirección clara por donde se deberá mover de ahora en adelante la oposición no partidista. Si los factores partidistas generan posiciones que coincidan con una línea clara a favor del cumplimiento de la Consulta Popular, no habría en absoluto ningún inconveniente en convenir puntos de encuentro para conseguir ese objetivo, incluyendo acciones compartidas. Pero este movimiento de la sociedad civil establecido por el Pacto Ciudadano de Restablecimiento Constitucional y Democrático deberá tener representación, voz e imagen propia nacional e internacionalmente, al margen de aquella que puedan tener los partidos en su condición de representantes políticos. Y no serán ellos quienes representen nuestras posiciones ante el país ni fuera de él. Esa independencia NO ES NEGOCIABLE. La Conferencia para el Restablecimiento Constitucional y Democrático, instrumento que se deriva del Pacto, deberá de hecho exigir estar presente en cualquier iniciativa internacional que nos involucre como representación legítima del mandato de los 6,4 millones de venezolanos que nos manifestamos en la Consulta Popular del 7 al 12 de Diciembre de 2020.

Esta nueva manera de concebir el hecho opositor, pone en su justo lugar a quienes hasta ahora han representado desde hace mucho tiempo y de manera no proporcional e injusta los intereses de los venezolanos, con las consecuencias que todos conocemos. Y dado que no existen ni existirán elecciones libres hasta que Maduro abandone el poder que ilegalmente usurpa, una representación legitima del país opositor no representado por los partidos debe asumir el rol que le corresponde, bien distanciados de los que hasta ahora han representado los intereses políticos de los venezolanos. No estoy excluyendo la participación de los partidos, estoy reclamando la de la mayoría del país a través de una representación legítima que nunca ha ejercido la sociedad civil. Ya tenemos la plataforma para hacerlo a partir de la instalación de la Conferencia para el Restablecimiento Constitucional el día hoy. No perdamos la oportunidad de hacer que funcione esta iniciativa inédita, en conmemoración de aquella sociedad civil venezolana que desconoció hoy hace 211 años la autoridad de un Capitán General, dando el primer paso hacia su libertad un 19 de Abril de 1810…

Caracas, 19 de Abril de 2021

Blog: https://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Instagram: @laguana01

Telegram: https://t.me/TICsDDHH