Suscribete a TICs & Derechos Humanos

viernes, 26 de septiembre de 2014

Réquiem para unas Bases Comiciales



Por Luis Manuel Aguana

Dicen que del apuro solo queda el cansancio y de la improvisación lo único que se puede esperar es el fracaso. Cuando en mi nota anterior (ver Por una Constituyente de todos en http://ticsddhh.blogspot.com/2014/09/por-una-constituyente-de-todos.html) esperaba un proceso decantado de discusión pública de la propuesta de las Bases Comiciales que el partido Voluntad Popular nos ofrecería a los venezolanos luego del anuncio de un proceso constituyente, lo que en realidad ocurrió fue lo mismo a lo que nos tiene acostumbrado el régimen.

En efecto, haciendo el anuncio público el día martes 23 de septiembre, inmediatamente el día miércoles 24 circuló la primera versión de las Bases Comiciales (verla en http://goo.gl/CjWHpR) y el jueves 25 otra versión diferente (verla en http://goo.gl/n29AvB) para un proceso de recolección de firmas que se ha anunciado comienza el sábado 27 de septiembre. Sin anestesia. ¿Y las interrogantes y preocupaciones de los venezolanos en relación a eso? ¿Dónde está la discusión pública de algo tan delicado como un proceso Constituyente? Es posible que el mismo día sábado aparezcan las planillas con unas Bases diferentes a la última versión conocida del documento.

Creo que nos estamos jugando mucho más que Rosalinda con el régimen. Han sido múltiples las preguntas y preocupaciones expresadas en muchas Asambleas de Ciudadanos a las que hemos asistido tratando de explicar cómo se resolverían los inconvenientes y los temores que la gente tiene y que deben seriamente ser debatidos y respondidos por el convocante. Y eso es precisamente porque no es fácil iniciar un proceso como ese. El MID Táchira lleva más de 10 años tratando de explicar a los venezolanos el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) con unas Bases Comiciales que han sido maceradas y decantadas en ese tiempo y todavía el pueblo venezolano le tiene temor a ese bejuco después de haber sido picado por una culebra en 1999.

No fue para nosotros una sorpresa la propuesta de bases comiciales realizada por Voluntad Popular porque ya se nos había informado extraoficialmente que usarían como marco las Bases Comiciales de 1999, propuesta que nuestra organización rechazó de plano por ser estas las causantes de uno de los mayores engaños hechos al pueblo venezolano en su historia republicana. No solo porque son éticamente incorrectas sino porque estructuralmente están diseñadas para excluir un sector de la población de la discusión de un país en donde todos tenemos el derecho de vivir en paz.

Tenía la esperanza que no echaran mano de ese expediente, y si no estaban de acuerdo con las bases propuestas por el Proyecto País Venezuela expuestas en nuestros documentos, al menos se hiciera discusión pública de ello, habida cuenta que el país NO le pertenece a ningún partido sino a todos los venezolanos. No será solo Voluntad Popular quienes sufrirán las consecuencias de un proceso mal iniciado sino todos nosotros. De allí que indiquemos que TODOS los venezolanos tenemos y debemos discutir el proceso constituyente NO SOLO UNA PARCIALIDAD POLITICA.

La Constituyente es un asunto tan serio que no puede ser la bandera de NADIE. Eso es lo que no ha querido aceptar la joven dirigencia de Voluntad Popular. Y podemos entender el ímpetu propio de esos años de la vida y la particular situación política de ese partido, con su principal dirigencia presa o exiliada. De hecho hemos sido los primeros en respetar e incluso admirar su posición frontal y valiente ante un régimen dictatorial que nos lleva a los venezolanos al abismo del comunismo; y que ha sido la UNICA en medio de tanta cobardía y colaboracionismo político en enfrentar eso como partido.

Pero estamos en una situación donde se deben utilizar las mejores experiencias, las mejores voluntades, lo mejor de lo mejor de todos los venezolanos para no hacer que se agrave aun más, no actuando de manera apresurada, sino actuando inteligentemente, organizándose los partidos políticos y la sociedad civil verdadera-no una construida- para enfrentar una amenaza común.

No entraré aquí en un análisis técnico profundo de la propuesta de Bases Comiciales que ha hecho VP, pero hay algunos aspectos que deben ser destacados y que no fueron modificados de las bases de 1999 (vean y comparen con las Bases de 1999 http://pdba.georgetown.edu/Elecdata/Venezuela/bases.html). La Base Tercera, Aparte No. 1, donde indican que serán 104 Constituyentes por voto uninominal, sin tomar en cuenta que esta Base fue modificada por sentencia de la antigua Corte Suprema de Justicia de fecha 18-03-1999, modificando el número en algunas entidades federales y lo que es más importante, que creció la base poblacional del país significativamente desde 1999. Pero lo más grave es que se dejó el puñal que nos metió Chávez en esa ocasión y que pasó desapercibido: “El elector dispondrá de tantos votos como constituyentes a escoger tenga la circunscripción.”

Esta coletilla destruyó el principio de representación proporcional, que ahora VP intenta remendar en el Aparte No. 2 con 58 Constituyentes en la circunscripción nacional (fueron 24 nominales en 1999, uno por Estado) electos por lista y a través del método de D’Hondt, pero dando a los partidos la supremacía del proceso. ¿Cual fue la trampa de Chávez aquí? Que como había ganado recientemente la elección presidencial, sus mayorías estaban intactas en cada Estado lo que hacía que se quedaran con todos los Constituyentes por voto uninominal. Si cada elector solo hubiese tenido la posibilidad de un voto por cada Estado era imposible que se cogiera la Asamblea, como en efecto hizo al tener 125 Constituyentes del total de 131. La gente cree que fue el Kino lo que le dio esa ventaja.

Al clonar esa posibilidad de nuevo en las Bases Comiciales, VP juega a ser Chávez otra vez, teniendo la presuntuosidad de pensar que el régimen dejará pasar ese strike al saberse en minoría en este momento. La jugada es electoral, no la de incluir a la verdadera expresión del pueblo de ser representantes en una Asamblea que debe ser en esencia la realidad política más ajustada de todos los factores del país, precisamente porque una ANC es PARA CONSTRUIR UN PACTO SOCIAL nuevo y el marco de referencia político por excelencia para vivir todos juntos en paz. Es por eso que en el Proyecto País decimos que si verdaderamente vamos a reconciliarnos mediante este mecanismo, lo ético y lo correcto es abrir el juego plural a todas las corrientes, no a la que sea mayoritaria.

Por otro lado en la Base Cuarta, Aparte No. 3 se discrimina la participación de la sociedad civil al pretender que las organizaciones políticas postulen sin requerir apoyo popular y se obliga a los de iniciativa propia presentar 20.000 firmas para su postulación, privilegiando a las organizaciones políticas por encima del resto del país. Esta observación muy acertada provino de nuestra gente de la Colmena del Guárico del Proyecto País quienes ya hicieron un estudio pormenorizado de las Bases en las pocas horas que nos dio VP para estudiarlas. Al menos en las bases de Chávez en 1999 se aplicaba a todos los postulantes, siendo en eso al menos más democráticas.

La propuesta de Bases Comiciales que se nos presentó el día 24 de septiembre planteó en la Base Décima, Aparte C, la eliminación de las captahuellas del proceso de votación y la apertura del “100% de las cajas en el proceso de auditoría y verificación ciudadana”. Esto ciertamente ha sido una petición electoral permanente que hemos hecho desde la sociedad civil. Sin embargo, alguna mano peluda en VP eliminó la apertura del 100% de las cajas en la versión del jueves 25, supongo que en un intento de no presentarle al régimen algo tan indigesto para ellos. Pero con delincuentes no se puede negociar…

Y eso nos lleva a la esencia del planteamiento de unas Bases Comiciales para la elección de una ANC en la Venezuela de un régimen dictatorial y que tiene preso ilegalmente al principal dirigente de VP. Uno no le pide a un delincuente que respete la ley. Son las fuerzas del orden las que someten en una sociedad a quienes desconocen la ley y estas dejaron de existir en Venezuela, con lo cual solo nos queda llamar al dueño. Hoy por hoy en Venezuela no es posible someter a referendo absolutamente nada. Hay que CONVOCAR a los dueños de la Soberanía, a su sustrato primigenio, que es el pueblo venezolano, para que NOSOTROS MISMOS nos contemos y se imponga en la calle esa mayoría. Nadie más que VP debería saberlo.

Como indica nuestra gente del Guárico, desde el principio se equivoca la intención de estas bases comiciales ya que se pretende invocar la realización de un proceso de consulta nacional vía referendo para la aprobación de las mismas. Aparte de ser un “autosuicidio”, expone a nuestra juventud más inocente y joven-que nunca ha firmado nada- a una persecución por la actualización de las tristemente famosas Listas de Táscon y Maisanta, al indicar que esas firmas se llevarán al CNE en la Base Undécima. Todo esto sin contar con que el proceso que se intenta convocar es para hacer otra Constituyente como la de 1999 para imponer una parte de la sociedad sobre la otra, y eso es inaceptable porque nunca saldríamos de la exclusión y el odio. Por mi parte no aconsejo a nadie firmar esa convocatoria si no está ya en la Lista de Tascón.

No mis estimados amigos de VP, reflexionen. No es así que saldremos del problema. Si de verdad creen que una Asamblea Nacional Constituyente es la vía para imponer la voluntad del pueblo, como en efecto lo creemos firmemente nosotros desde el Proyecto País Venezuela, entonces entiendan su verdadera esencia y su concepto fundamental: solo el pueblo en la calle se puede imponer a una tiranía pero convocado con un propósito que solo puede dar la convocatoria del Soberano a constituirse en Asamblea Nacional Constituyente originaria por encima de los poderes constituidos del comunismo para reconstruir a Venezuela. Es por eso que esas bases que han propuesto han nacido muertas antes de la primera firma porque murieron en 1999…

Caracas, 26 de Septiembre de 2014

Twitter:@laguana

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Por una Constituyente de todos


Por Luis Manuel Aguana

Una de las amenazas más importantes que siempre hemos advertido para que un proceso constituyente se desarrolle en Venezuela de una manera sana es que el proceso se sectorice, que sea la bandera de una parcialidad. Hemos tratado de convencer a todo el mundo de la inconveniencia de eso porque va en contra de la esencia misma de una Constituyente, SU INCLUSIVIDAD. Debe ser de todos, sin distingo de partidos, banderas, sectores, gremios; y a la vez debe ser de todo el mundo. Y eso es complicado en Venezuela donde todo el mundo quiere mover la brasa para su sardina.

“Politizar” el proceso desde el punto de vista partidista pervierte su esencia, haciéndolo la promesa de un sector, no de toda la sociedad. Siempre indicamos que no podía existir “una Constituyente de Leopoldo Lopez” o “una Constituyente de María Corina” ni de nadie. Lamentablemente esto no ha resultado de esa forma. Cuando intentamos convencer de esto a la dirigencia política se nos etiquetó de instigadores de la “anti política” y fueron vanos los esfuerzos de integrar una plataforma común donde no salieran a relucir los elementos que hacen de la política venezolana un ejercicio de egos y facciones.

“Voluntadpopulizar” el proceso Constituyente puede resultar en esa amenaza hecha realidad si no se cumplen los extremos que requiere un proceso de esta naturaleza, y que se hacen más cuesta arriba ahora que es la bandera de un partido político. El pronunciamiento hecho oficial y publicado en desplegados en la prensa nacional por el partido Voluntad Popular en relación a la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ver VP convoca a una Asamblea Nacional Constituyente en http://www.el-nacional.com/politica/Voluntad-Popular-Asamblea-Nacional-Constituyente_0_487751237.html) sin antes haber establecido los apoyos fundamentales de sectores muy importantes del país, sin tener otro argumento más allá que el desbancar del poder a estos delincuentes que nos desgobiernan, y sin haber indicado las GARANTIAS para que esto no resulte un fiasco electoral peor que el de Capriles a la población, puede resultar en un remedio peor que la enfermedad.

Mucho del trabajo al que nos hemos dedicado desde el Proyecto País Venezuela ha sido precisamente ese: CONVENCER al país primero. Y que esa iniciativa parta de los venezolanos de una manera natural, de abajo hacia arriba. Pero con un propósito que va más allá de resolver el problema de sustituir a quienes nos desgobiernan: que se constituya en una esperanza para un mejor futuro de los venezolanos.

En ese sentido, lo primero que debemos enfatizar es el PARA QUE nosotros queremos convocar un proceso Constituyente para nuestro país. Eso tal vez responderá la mayoría de las interrogantes. Pues bien, lo queremos para poner en práctica un Proyecto País para Venezuela. Ese Proyecto lo pueden leer en nuestro blog Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/).

El Proyecto no pretende ser la piedra filosofal ni la única respuesta a todos nuestros problemas. Es un planteamiento de reinstitucionalización del país diferente a todo lo que se ha hecho hasta ahora en materia constitucional, y propone un nuevo modelo de desarrollo territorial, institucional, económico y político. Es un cambio de 180 grados de todo lo que se ha hecho en 200 años desde nuestra primera Constitución en 1811.

Lo segundo que debemos aclarar es el COMO. Pues bien, convocando al Poder Originario del pueblo, que es donde reside la Soberanía. Es algo más allá que recoger unas firmas para llevárselas a un organismo podrido. ES CONVOCARNOS como pueblo, y contarnos de una manera TRANSPARENTE para conocer si este desea cambiar el rumbo que lleva este atribulado país. NO ESTA PLANTEADO LLEVAR NINGUNA FIRMA AL CNE. Es desconocer al Poder Constituido electoral porque su norma dejo de ser justa y está controlada por un país extranjero.

Es por eso que NUESTRA PROPUESTA para la recolección de firmas de la Sociedad Civil organizada No Partidista posee esos principios fundamentales: Nosotros, los abajo firmantes, venezolanos, mayores de edad, inscritos en el Registro Civil y  Electoral, legalmente hábiles, en el ejercicio del principio de Soberanía Popular y como depositarios del Poder Constituyente Originario "CONVOCAMOS LA ELECCIÓN DE UNA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE CON EL OBJETO DE TRANSFORMAR EL ESTADO, CREAR UN NUEVO ORDENAMIENTO JURÍDICO Y REDACTAR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN", de acuerdo con lo establecido en las BASES COMICIALES adjuntas, las cuales DECLARAMOS CONOCER, APOYAR y en consecuencia REFRENDAR, en señal de lo cual estampamos nuestra firma y huella dactilar.”

Y luego, al pie de la planilla establecemos los PRINCIPIOS RECTORES DE LAS BASES COMICIALES CONSTITUYENTES:
1.- La elección de los Ciudadanos Constituyentistas será conducida por un TRIBUNAL ELECTORAL CONSTITUYENTE, independiente y cuyos miembros (un número impar) serán venezolanos de reconocida trayectoria ciudadana, que no tengan o hayan tenido militancia en Partidos Políticos, representativos de los diversos sectores del pueblo. No podrán ser candidatos a la Asamblea Nacional Constituyente convocada.
2.- El TRIBUNAL ELECTORAL CONSTITUYENTE dictará las normas, adoptará las medidas y garantizará la transparencia del proceso de elección de los Ciudadanos Constituyentistas.
3.- El sistema de elección de los Ciudadanos Constituyentistas será mediante votación libre, universal, directa y secreta, y garantizará la personalización del sufragio, la representación proporcional, el pluralismo político y el principio democrático;
4.- El escrutinio de los votos se hará en forma manual, pública y auditable nacional e internacionalmente.
(Pueden bajar la planilla e imprimirla en hoja oficio desde la siguiente dirección http://goo.gl/o01IZo).

¿Y con cuáles Bases Comiciales adjuntas? Las que se hallan en el texto del Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente. ¿Y porqué unos Principios Rectores? Porque a juicio del Proyecto País CUALQUIER Base Comicial que se presente al pueblo venezolano para regir el proceso Constituyente, debe decirle a los venezolanos al momento de solicitar su firma, sin mentirle ni ocultarle nada, que ese proceso debe y tiene que ser transparente y auténtico, por encima de cualquier consideración, sin maquinas y auditable. La Sociedad Civil debe exigir eso, como mínimo, a cualquiera que solicite su firma para un proceso Constituyente.

Eso lo podemos hacer porque sabemos cuántos somos y donde estamos, no porque lo indique un organismo que ha manipulado nuestro Registro Electoral como le ha dado la gana, desvirtuando toda normativa conocida de justicia y transparencia. Es por esa razón que como Poder Originario tenemos la potestad de organizar un Tribunal Electoral Constituyente si el pueblo constituido en Poder Originario así lo decide. Ese es el principio de la Democracia, invocado por Thomas Jefferson en 1776 en la Constitución de los Estados Unidos e invocado en nuestra Constitución en 1999 en el Artículo 347: los poderes de los gobiernos derivan de SUS CIUDADANOS.

El Proceso Constituyente que invocamos es INÉDITO, no está sujeto a la NORMA de estos delincuentes. Es por eso que ES ORIGINARIO y lo más importante: ES HISTORICO. Está respaldado por todos los procesos que se han desarrollado en la historia del mundo y que les han dado libertad a los pueblos. Es el pueblo venezolano firmando su segunda Independencia.

Ese es el proceso que estamos planteando, no otro. Desconocemos las Bases Comiciales o Reglas que propondrá de manera definitiva el partido Voluntad Popular a los venezolanos para convocar esa ANC, pero hay algo que debe tener claro el pueblo venezolano: cualquier cosa que se le proponga como regla o Bases debe ser exigida y sometida al escrutinio público antes de solicitar la primera firma para establecer si se está o no admitiendo las condiciones de un órgano corrupto, con lo cual estaríamos en la presencia de más de lo mismo, esto es, unos partidos que todavía creen o peor aún, le hacen creer a los venezolanos-dándole a VP el privilegio de la ingenuidad-, que le pueden vencer al régimen en su terreno con máquinas y circuitos envenenados.

Todos queremos salir lo más pronto posible de este desastre pero lo urgente no puede privar nunca sobre lo importante y menos aún en esta ocasión de tanta significación para el futuro de los venezolanos. Es como tener una sola bala de plata para matar al vampiro y desperdiciarla porque deseamos liquidarlo ya. Queremos también salir del régimen de una manera pronta y pacífica, pero esto pasa por hacer las cosas correctas, sustentadas en principios, y convocando a todo el cuerpo social del país para que esta Constituyente sea en realidad de TODOS. De eso se trata este momento histórico.

Caracas, 24 de Septiembre de 2014

Twitter:@laguana

martes, 23 de septiembre de 2014

De Padres, Principios y Partidos


Por Luis Manuel Aguana

La mención de los Padres Fundadores de los Estados Unidos de América en mi nota anterior fue introductoria (ver Principios Constituyentes http://ticsddhh.blogspot.com/2014/09/principios-constituyentes.html) en relación al verdadero papel de estas personas y los principios que siguieron para la construcción de la base sobre la cual se construyó esa nación.

La intención era abrir la curiosidad para investigar en la disertación del ex ministro chileno José Piñera, en la Universidad Francisco Marroquín, las enseñanzas que dejaron  estos Fundadores y cuáles fueron sus principales aportes para que ese país sea ahora la potencia que es hoy en el mundo (ver Los Padres Fundadores de los Estados Unidos de América y lecciones para América Latina http://ticsddhh.blogspot.com/2014/09/los-padres-fundadores-de-los-estados.html).

Sin embargo, es tan interesante esta contribución del ex ministro Piñera a nuestra realidad latinoamericana que me voy a permitir extraer algunas conclusiones derivadas de ese análisis, en virtud de que nos hallamos en el medio de pensar un proceso de reconstrucción institucional del país a través de un proceso constituyente, reafirmando la importancia de esos principios a nuestras realidades políticas.

Comencemos por Thomas Jefferson (1743-1826). Habíamos comentado en la nota anterior señalada, que el aporte fundamental de Jefferson fue la redacción de la Declaración de Independencia norteamericana, y en ella indicar que los poderes de los gobiernos derivan de sus ciudadanos. En segundo lugar, que los hombres “…nacen con derechos entregados por su Creador y esos derechos son la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad". En este sentido este Padre Fundador define qué debe defender y garantizar un gobierno: el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Jefferson definió el QUE en la Declaración de Independencia norteamericana. John Adams (1735-1826) define el COMO: “dentro de la ley”. Adams es el hombre que dice una república debe ser un gobierno de leyes  y no un gobierno de hombres… Hay que poner la fe en los principios, en las ideas, en los valores.  La gente no debe poner su fe en un caudillo, la gente fuerte pone la fe en valores y principios”, indica Piñera.

Aquí recalcamos dos principios fundamentales de estos personajes considerados en Norteamérica como los héroes de la Declaración de Independencia. Primero, el PODER de los gobiernos deriva de sus ciudadanos, siendo su principal responsabilidad el proteger la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad de estos. Y en segundo lugar, que este poder debe ser arbitrado y administrado por Leyes e Instituciones, NO POR PERSONAS. En otras palabras dentro de un Estado de Derecho, independientemente de quien detente el poder.

Es bastante difícil quitarnos el caudillismo en nuestros países siendo nosotros los inventores de esa figura. Los caudillos latinoamericanos han pisoteado históricamente las Constituciones y han limpiado al piso con ellas. Y con nosotros los ciudadanos, a quienes se supone les deben defender la vida y la libertad, sin contar con la búsqueda de la felicidad, de acuerdo a esos textos constitucionales.

Es por eso asombroso ver como James Madison (1751-1836), considerado el Padre de la Constitución norteamericana, parece trasladarse al futuro y concibe un texto constitucional que PONE LIMITES AL PODER de las autoridades, porque su preocupación es el abuso del poder. De acuerdo a Piñera, Madison se da cuenta muy tempranamente de que la esencia del gobierno es el poder y que todo hombre tiene dentro de sí mismo, al igual que muchas cualidades positivas, una tentación, una predisposición a abusar del poder, eso lo sabemos todos”.

Madison desarrolló toda una teoría de equilibrios de poder, explicada en El Federalista (ver toda la obra en http://goo.gl/LsgP8x),  ensayos escritos conjuntamente con Alexander Hamilton (1755-1804) y John Jay (1745-1829), ambos igualmente considerados como Padres Fundadores norteamericanos, con la intención de defender el planteamiento federal de la Constitución propuesta a las 13 Provincias y convencerlas de su ratificación. Estos ensayos fueron publicados entre octubre de 1787 y mayo de 1788 en diferentes diarios de los Estados Unidos.

A juicio de Hamilton en estos equilibrios de poder, explicados en El Federalista, debe participar una sociedad civil fuerte, universidades independientes, grupos gremiales, así como una prensa libre y que “todo el mundo se controle unos a otros para que el poder sea mitigado, para que el abuso del poder sea contenido”, como indica Piñera en su conferencia.

Lo interesante, y a mi juicio, una de las cosas más importantes de todo este planteamiento, es que la Sociedad Civil tiene un rol de primera línea en contener el abuso del poder de quienes lo detentan, porque ese abuso SIEMPRE se presentará de parte de las autoridades, porque esa es una tendencia natural del hombre en el ejercicio del poder. Y creo que esta debe ser una enseñanza de primerísima línea para quienes pretendan cambiar el texto constitucional.

Cuando insistimos que el planteamiento Constituyente en Venezuela NO PUEDE NI DEBE SER SOLO EL LLAMADO DE UN PARTIDO POLITICO no es porque estos no deban estar presentes en la construcción de un nuevo orden institucional, sino porque para construir un país deben existir los equilibrios que garanticen que se contengan los abusos y las ambiciones de poder generalmente presentes cuando se pone en práctica una nueva Constitución. Eso lo sabía Alexander Hamilton y de allí su preocupación de limitar el ejercicio del poder y la teoría de las facciones en equilibrio.

La sociedad civil, los partidos, las universidades, los gremios, los profesores, los estudiantes, todo el mundo debe estar incluido y llamado a participar en un proceso Constituyente. Si no, no se puede llamar Constituyente porque de lo que se trata es de CONSTITUIR un país con TODO EL MUNDO, no solo con quienes están en una parcialidad. Eso fue lo que no se hizo en 1999 y lamentablemente estamos sufriendo las consecuencias de eso. No se trata solamente de salir de un pésimo gobierno y rescatar a los presos políticos. Se trata de hacerlo bien, no solo porque si se hace bien se logra eso sino mucho más que eso. Solo aprendamos de la que ha probado ser por más de 230 años la verdadera “Mejor Constitución del mundo”…

Caracas, 23 de Septiembre de 2014

Twitter:@laguana