Suscribete a TICs & Derechos Humanos

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Carta al embajador desconocido

Por Luis Manuel Aguana

Excelentísimo Señor Embajador:

Con muchísimo respeto me dirijo a usted como representante amigo de Venezuela, en la premisa que tiene un verdadero y legítimo interés de ayudarnos a salir de esta grave crisis política de sufre nuestra Nación. Me atrevo a enviar esta misiva, como un ciudadano más que sufre esa crisis, al Embajador amigo que no conozco, para que posiblemente lleve este mensaje a su país con la esperanza de que se pueda comprender mejor la posición del venezolano común ante la pavorosa tragedia que sufrimos.

No existen respuestas sencillas a problemas complejos. Sin embargo la sabiduría reside en conseguir darlas a pesar de las dificultades que eso entraña. Por eso es que Ghandi, Mandela, Churchill, y más localmente Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jóvito Villalba, lograron comunicarle a sus respectivos pueblos un camino claro a seguir en el medio de las dificultades. Tal vez sea por eso que nos encontramos en este tremedal. La dirigencia no consigue comunicarle claramente a la gente un camino claro a pesar de toda la tecnología comunicacional de la que disponemos en esta época.

La oposición oficial agrupada en el G4 de la llamada MUD sigue siendo eso, la representante oficial de los que no estamos de acuerdo con el gobierno frente a la comunidad internacional. Y está haciendo uso de esa condición para llevarnos a un matadero en República Dominicana, aunque en este momento no representen a nadie, ni siquiera a sus propios militantes. Creo que esa situación debe ser considerada seriamente por ustedes en el Cuerpo Diplomático antes de comprometerse a reconocerlos como la oposición oficial de Venezuela.

Los Embajadores del mundo en Venezuela, y en especial los de algunos de los países amigos del llamado Grupo de Lima, han insistido en unificar sin escrutar en detalle la diversidad, los criterios de todo el universo opositor venezolano para concurrir a ese dialogo-matadero olvidando una premisa fundamental: ya el pueblo  venezolano se pronunció categóricamente el 16J. Cualquier desvío de cualquier supuesto representante opositor a ese pronunciamiento es traición a ese veredicto.

¿Por qué los venezolanos rechazamos esa reunión en República Dominicana?

a) No existen representantes de los venezolanos en esa reunión. Quienes están allí dejaron de representar a la mayoría de los venezolanos, porque aun siendo diputados legítimamente electos el 6D-2015, ignoraron el mandato del 16J de una consulta que la misma Asamblea Nacional decidió en la sesión del 5 de Julio de 2017 de consultarle al pueblo el curso de acción a seguir para resolver la crisis del país. De hecho, se puede decir sin exagerar que la Alianza Soy Venezuela es más representativa del espíritu de los 7,6 millones de venezolanos que creyeron en esa dirigencia que ahora se deja chantajear por el régimen por un mendrugo de pan y la extorsión de sus presos políticos. Los venezolanos  tenemos sangre de Libertadores.

b) Se va sin condiciones de participación. Antes de sentarse, el régimen de Nicolás Maduro debe permitir la ayuda humanitaria, soltar a los presos políticos y restituir las funciones de la Asamblea Nacional sin condicionamientos. No se puede negociar sobre el hambre o el sufrimiento de los presos. Sería un chantaje. No se negocia con un secuestrador que apunta su arma sobre tu cabeza.

c) El régimen gana tiempo para continuar buscando los recursos para su sobrevivencia. La Asamblea Nacional no puede aprobar recursos sobre la base de un reconocimiento a una instancia inconstitucional. Y si lo hiciera sería ilegal.

¿Porque no se acepta la Constituyente de Maduro?

a) Porque es un fraude constitucional. El Presidente carecía de poder de convocatoria como así lo ha demostrado toda la comunidad legal venezolana e internacional. Las elecciones del 30J fueron realizadas por el  régimen de Maduro ignorando el mandato mayoritario del pueblo de la pregunta 1 del plebiscito del 16J, sin contar con las denuncias fundamentadas de fraude técnico en ese proceso.

b) Todavía, habiéndose realizado ese proceso en esas condiciones, la constituyente ignora su papel de redactar una constitución y se alza como un supra poder sobre la constitución de 1999 que NO HA SIDO DEROGADA POR EL PUEBLO EN REFERENDO APROBATORIO DE UNA NUEVA CONSTITUCION, destituyendo poderes públicos y asumiendo funciones de aprobación de leyes que solo le corresponden a la Asamblea Nacional.

¿Cómo se resuelve esto?

Solamente recurriendo al Poder Originario. Se ha llegado a un estado tal de desorden institucional que la única manera de encausar la crisis del país es convocando al constituyente de la manera establecida en la Constitución. La propuesta es seguir la ruta del 16J resolviendo al mismo tiempo el entuerto de la constituyente inconstitucional, consultándole al pueblo por materias de trascendencia nacional, si disuelve esa instancia incluyendo todos sus actos y consultándole si desea finalmente o no verdaderamente un proceso constituyente. Asimismo consultarle al pueblo la disolución del gobierno de Nicolás Maduro, asi como el resto de los poderes públicos, incluyendo a la Asamblea Nacional, de acuerdo al espíritu de la pregunta 3 del Plebiscito del 16J, pero esta vez para que una Constituyente legítima lo designe desde su seno. Y en caso de no aprobarse una constituyente -porque es el pueblo el único que puede decidir eso- que este sea designado de acuerdo a la regla constitucional de 1999, donde el siguiente válido en la sucesión presidencial convoque al pueblo a elecciones presidenciales.

Aunque es algo sencillo de entender y comunicarle al pueblo venezolano, lo impide una maraña de intereses cruzados. Sin embargo, ¿quién obliga al narco régimen militarizado de Nicolás Maduro a acceder que el pueblo se cuente en consulta popular y decida su propio destino? La respuesta viene de afuera y con la ayuda de la comunidad internacional que Usted representa, y no de un diálogo con delincuentes.

Ya la presión internacional ha surtido sus efectos. El régimen está como las ratas cuando el barco se hunde. Se les cortaron todas las fuentes de financiamiento. Todos los responsables no pueden salir del país porque están en las listas de búsqueda de la narco delincuencia internacional. ¿Qué es lo que falta? Que negocien los términos de su entrega ante un pueblo estafado. Eso nunca lo podrán hacer con quienes fueron sus cómplices en el desfalco del país y que pretenden su continuación en República Dominicana.

Señores Embajadores y Presidentes de los países amigos que creen en ese dialogo: el problema del país no se solucionará corriendo la arruga del hambre de Venezuela. Con dejar pasar una ayuda humanitaria que desde ya el régimen pretende administrar con las mafias del CLAP, esto es un mendrugo de pan para la familia venezolana, y soltar a unas personas que pueden volver a sus mazmorras cuando ellos lo decidan, el régimen se atornillará aun más y ustedes serán responsables de esa ayuda.

Como venezolano que vive y sufre día a día la tragedia de este país le puedo asegurar que mis compatriotas se sentirán mejor servidos de su ayuda, no en llenar su estomago por un día, sino en su dignidad de pueblo, si la ayuda que nos ofrecen se traduce en la salida de estos delincuentes. La historia de Venezuela está llena de anécdotas donde los venezolanos preferimos pasar hambre  y necesidad antes de perder la dignidad y la libertad. Muchos venezolanos han dado su vida por eso en toda su historia republicana. Con mucho agradecimiento y respeto por su gestión en Santo Domingo, la comida la conseguiremos nosotros después que se vayan los delincuentes, y con la libertad que seguramente obtendremos, porque ese ha sido nuestro el legado de nuestros ancestros libertadores.

Con los mayores sentimientos de consideración y estima,

Muy Atentamente,
Luis Manuel Aguana

Caracas, 29 de Noviembre de 2017

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana

jueves, 23 de noviembre de 2017

4 preguntas para el destino de Venezuela

Por Luis Manuel Aguana

Hace como 30 años nos decía en clase mi profesor de Negociación Internacional el Dr. Carlos Guerón, que usted no se podía sentar a negociar acerca de Dios con el Ayatolah Komeini. Simplemente no solo era estúpido, sino completamente inútil. Algo semejante nos está pasando en esas “negociaciones” con el régimen y la Comunidad Internacional fungiendo de intermediaria porque desea que en Venezuela retorne la paz y la tranquilidad entre los venezolanos.

Pero léase bien. Una cosa es la paz que necesita que tengamos nuestros amigos afuera y otra muy diferente puede ser la que necesitemos aquí los venezolanos. Y en esto deseo ser muy preciso como un bisturí. Si Venezuela estuviera en una situación que no afectara a nuestros vecinos del continente, esto es, la gente no se estuviera yendo en masa o pudiéramos pagar sin problemas nuestros compromisos, aquí puede haber un cementerio y todo el mundo afuera estaría tranquilo. Pero los que estaríamos jodidos seriamos nosotros.

Y volviendo al Ayatolah Komeini, ¿puede alguien discutir con un comunista la revolución bolchevique, el asalto al Cuartel Moncada o que los imperialistas no asesinaron a Salvador Allende? ¿Debemos negociar con narcotraficantes y terroristas? ¿Podríamos negociar con quienes acabaron con nuestro país como langostas y que acepten eso, y se vayan en paz? Seamos serios.

Nuestros amigos de la Comunidad Internacional manejan intereses muy respetables como todo el mundo, pero hay un trecho entre aceptar la paz de los cementerios y la paz que surge de la libertad y la democracia. Por supuesto que hay matices. Por un lado vemos del lado de la segunda paz, la paz verdadera, a Luis Almagro en la OEA y por el otro al comodín del régimen José Luis Rodríguez Zapatero, esperando que el resto de los venezolanos aceptemos, como ya aceptaron Florido y Borges, la paz de los cementerios.

Que lo entiendan bien nuestros estimados amigos del mundo: lo único negociable con Nicolás Maduro y sus mil ladrones son los términos de su salida del gobierno. Y eso no significa, como lo han querido hacer ver los que se entregaron -por no decir vendieron-, que nos matemos en un conflicto civil, ni una intervención extranjera o aceptar un fraude constituyente.

No es posible que los diputados Luis Florido y Julio Borges en representación de sus partidos negocien lo innegociable que no es otra cosa que la voluntad de 7,6 millones de venezolanos que el 16J les dimos un mandato preciso que decidieron traicionar. No tienen ni el derecho ni la legitimidad para hacerlo porque los venezolanos les dijimos precisamente lo contrario. Es por eso que nace Soy Venezuela porque alguien debe asumir esa actitud en defensa de aquellos que democráticamente nos contamos el 16J y porque los venezolanos no necesitamos que alguien nos empodere para hacerlo porque la democracia y la libertad no necesitan investiduras para ser defendidas.

Ante la pregunta de la Comunidad Internacional ¿y cuáles son las opciones? Pues las hay. El 28 de Octubre la Alianza Nacional Constituyente propuso al mundo un camino para transitar, que pasa por que de nuevo se les consulte a los venezolanos acerca de su destino titulado: “La solución reside en el pueblo soberano” (ver http://ancoficial.blogspot.com/2017/10/la-solucion-reside-en-el-pueblo-soberano.html) con una carta dirigida a los diputados de la Asamblea Nacional (ver http://ancoficial.blogspot.com/2017/11/carta-la-asamblea-nacional-06-11-2017.html)  Trataré de explicar brevemente en qué consiste ese camino.

Es sencillo de entender. El camino comienza por la convocatoria por parte de la Asamblea Nacional, por mayoría simple de sus integrantes, a un Referendo Consultivo basado en el Artículo 71 Constitucional por Materias de Especial Trascendencia Nacional en los términos que a continuación se indican:

1) ¿Aprueba o no que los venezolanos concertemos un verdadero proceso de reencuentro y reconciliación nacional, que garantice en paz, la transformación y refundación del país, y evite una confrontación dolorosa entre hermanos con graves e irreparables consecuencias?

En el mismo espíritu del proceso de paz colombiano, se le consultaría al pueblo venezolano acerca del término de un conflicto de baja intensidad al que han sido sometidos los venezolanos por el discurso de separación y odio iniciado por Hugo Chávez Frías y que nos partió en dos como sociedad. Este proceso de reconciliación, reencuentro, transformación y reconstrucción debe ser llevado a cabo en el marco de un escenario donde estén legítimamente representadas todas las tendencias y sectores del país. A nuestro juicio esa es la definición de un proceso constituyente originario en el marco de un grave estado de confrontación política, con una Asamblea Nacional Constituyente como escenario.

2) ¿Aprueba  o no declarar disuelta la Asamblea Nacional Constituyente convocada por el gobierno y revocar y declarar nulas todas sus decisiones?

Por más que la Asamblea Nacional Constituyente de Maduro haya sido convocada inconstitucionalmente y sea fraudulenta de origen, porque por vía de “noticia criminis” nos enteramos que el CNE le metió no menos de un millón de votos fantasmas para que pareciera que los venezolanos votamos por ese fraude, si existieron venezolanos que asistieron legítimamente a votar en ese proceso, a los cuales no se les puede ignorar desestimando su voto y participación a ese proceso. Y aunque el TSJL (TSJ Legítimo) que sesiona fuera de Venezuela haya sentenciado a favor de la eliminación de esa Asamblea Nacional Constituyente ilegal e inconstitucional, solamente el pueblo de Venezuela puede decidir confirmar esa disolución de la Asamblea Constituyente fraudulenta y declarar nulos sus actos, para que no existan dudas de nadie –oficialistas, opositores y la Comunidad Internacional- dentro y fuera de Venezuela, que esa es la decisión inamovible de la mayoría y debe ser acatada.

3) ¿Aprueba o no que el pueblo de Venezuela como depositario del poder constituyente originario, tenga la iniciativa y convoque a una legitima Asamblea Nacional Constituyente  por Iniciativa Popular con Bases Comiciales, que  incorporan proporcionalmente, la más amplia  representación  ciudadana y el principio de la  universalidad del voto? En caso positivo firmar la Planilla de Recolección de Firmas adjunta.

Léase bien, NO le estamos pidiendo al pueblo que apoye una constituyente. Le estamos consultando al pueblo, como debe ser, si la quiere o no, que son dos cosas muy diferentes. Y en caso de que la quiera, entonces que firme la Planilla de Recolección de firmas y apruebe unas Bases Comiciales que presentaremos, que garanticen la representación proporcional, la participación de todos los sectores de la vida nacional y el principio de la universalidad del voto. Porque si bien es cierto que el pueblo es uno de los que puede tomar la iniciativa del convocar al Constituyente de acuerdo con el Artículo 348 constitucional, este debe alcanzar el mínimo del 15% para que se realice esa consulta constituyente que se hace en este mismo acto. Nosotros en la Alianza Nacional Constituyente abogaremos por convencer a los venezolanos, como lo hemos hecho en los últimos tres años en nuestros recorridos por todo el país, porque consideramos que es necesaria una reforma estructural constitucional que nos lleve a la materialización de un Estado Federal Descentralizado y a la discusión de un nuevo país post-petrolero.

4) Aprueba o no que una legitima Asamblea Nacional Constituyente Originaria,  nombre un Gobierno de Transición de Unidad Nacional y la Renovación de los Poderes Públicos en acatamiento al mandato  de la Consulta Popular del 16 de Julio?

Esta es la materialización de pregunta No 3 de la Consulta Popular del 16J. Y es sumamente importante porque en este caso ya no sería el mandato que ignoró abiertamente la Asamblea Nacional sino un mandato del pueblo a los ciudadanos Constituyentes electos desde una Asamblea Nacional Constituyente Originaria, por lo cual ese cuerpo no estaría disponiendo por si solo de los Poderes Públicos, como ya lo está haciendo Maduro con la espuria constituyente fraudulenta, sino por mandato expreso del Pueblo Depositario de la Soberanía en un Referendo Consultivo, lo que le daría la máxima legitimidad a ese gobierno de transición.

Estas 4 preguntas resuelven tres asuntos fundamentales: a) la desviación del régimen que convocó sin autorización del pueblo a una Constituyente y todos sus actos inconstitucionales; b) la instalación inmediata de un Gobierno de Unión Nacional con la renovación de todos los Poderes Públicos, como se le ordenara a la Asamblea Nacional el 16J; y c) la discusión del país entre todos en un gran dialogo reconciliador de los venezolanos y para los venezolanos, en paz y democracia.

¿Por qué pedimos que este Referendo Consultivo sea tramitado inicialmente por el CNE? Porque ese es el Poder Electoral y es la obligación legal y constitucional de la Asamblea Nacional nombrarlo de manera autónoma y que le de garantías a todos los venezolanos para efectuar Elecciones Autenticas de acuerdo a los estándares internacionales. Aquí no nos detendremos acerca del porqué no lo están haciendo. Es nuestro deber solicitarlo como corresponde y lo hemos hecho tanto en el Comunicado “La solución reside en el pueblo soberano” y la carta dirigida a la Asamblea Nacional el 6 de Noviembre. Pero si no lo hacen, desde la Alianza Nacional Constituyente informaremos al país cuales serán los pasos que continuarán a partir de ese momento.

Esa es la ruta, no otra. Esas 4 preguntas definirán el destino de Venezuela, y de acuerdo con ellas la propuesta es que sea el bravo pueblo, el del himno, el que termine solucionando su propia grave situación, no aquellos quienes la ocasionaron en 1998, que en su mayoría son los mismos que nos están vendiendo en República Dominicana. Si ese bravo pueblo lo hizo en el pasado en 1811 pasando por una guerra donde puso los muertos, lo volverá a hacer ahora porque desde hace tiempo los está poniendo de la misma manera.

Caracas, 23 de Noviembre de 2017

Twitter:@laguana

martes, 21 de noviembre de 2017

Soy Venezuela y el quiebre de la lógica

Por Luis Manuel Aguana

No me había dado cuenta del grado de distorsión de la opinión pública venezolana hasta cuando oí las preguntas que nos hicieron los jóvenes periodistas luego de la lectura del comunicado que dirigiéramos al país en la instalación del Consejo Consultivo de Soy Venezuela el día lunes 20 de Noviembre (ver http://www.soy-venezuela.com/soyvenezuela-exige-condiciones-una-negociacion-verdad-la-se-cumpla-mandato-del-16j-salida-del-regimen/). “¿Es que ustedes piden que se les de un lugar en el dialogo de República Dominicana? ¿Proponen candidatos a las próximas elecciones?” fue la tónica de las preguntas realizadas al finalizar la declaración. ¡Dios mío! ¿Qué parte de que Venezuela está destruida no entendieron?

Lo mismo podríamos decir de toda la basura que la nueva llave ex MUD-Régimen transmite todos los días a los venezolanos, en una suerte de mazacote goebbeliano que repetido un millón de veces hace que la gente se lo crea, hasta los periodistas. Imagínense qué pensará aquel venezolano que lo que hace es salir a buscar comida para sobrevivir diariamente.

El gobierno dice “les damos lo que quieran”: elecciones de todo tipo, liberación de presos políticos, canal humanitario, a cambio que nos reconozcan la Constituyente, nos aprueben el refinanciamiento de la deuda monstruosa y vayan a los Estados Unidos a que nos quiten las sanciones. Y el país se decanta en eso, sin darse cuenta que es una trampa. ¿Qué le importa al régimen que Ramos Allup, Borges o cualquier supuesto opositor sea Presidente, Gobernador o Alcalde si mañana puede destituirlo si le da la gana con su Constituyente superpoderosa? ¿Qué les impide o importa incumplir cualquier promesa una vez reconocida su constituyente fraudulenta? “Después de ojo sacado no vale Santa Lucia”, decía el dicho.

Pero el régimen tiene rehenes y cómplices. Y no sé quien es quien. Si VP es rehén y PJ-AD-UNT son cómplices. O los 4 son cómplices. Lo cierto es que están jugando un juego peligroso en contra de los venezolanos que ordenamos el 16J un mandato que aun no se cumple. ¿Quién de VP está en eso? ¿Leopoldo? ¿Florido? ¿Los dos? ¿O Florido se quedo con el partido de Leopoldo y está actuando solo agavillado con Ramos? Lo cierto es que mucha gente de VP esta asqueada porque son gente que vio en ese partido una esperanza de ver la política de una manera distinta con un liderazgo nuevo. Pero al parecer la decepción es peor…

Y cuando alguien, no digo Soy Venezuela, cualquiera que diga que hay que rescatar la decencia en la política, pongamos a Venezuela de primero, dejando de lado aspiraciones, candidaturas, o los “métanme en la jugada”, la gente no lo entiende. Se extraña. ¿De qué hablan estos? ¿Existen personas que no tengan un interés por algo en la política? No se lo creen. Por eso es que todas las preguntas se refieren a lo tóxico del discurso del régimen y su oposición. Pues hay que cambiar ese paradigma ahora…

Por años los impulsadores de la Alianza Nacional Constituyente hemos hablado que es necesario discutir al país en serio. Eso hay que hacerlo porque se ha llegado a un estado de total destrucción institucional. Es imposible abordar un nuevo gobierno sin hacer eso antes. Cualquier gobierno que se haga luego de este régimen deberá enfrentarse con un país completamente destruido y si no se le dota de una institucionalidad y estructuras políticas de funcionamiento nuevas fracasará, logrando una decepción social difícilmente tolerable por los más necesitados. Eso podría hacer retroceder todos los logros que se hayan alcanzado solo por habernos sacudido al régimen. Y eso pasa por discutir al país en el foro ideal que no es otro que el foro constituyente convocado por el mismo depositario de la soberanía. No es un tema fácil pero hay que abordarlo por mas que no deseen hacerlo y por eso nos hacemos fastidiosos.

Algunos dicen que adelanto esa discusión porque aun tenemos el problema pendiente del régimen. Yo no lo creo así. Pienso que la ciudadanía debe estar enterada de toda la ruta, no solo la de salida del régimen, sino la de aquella adónde vamos a caer después de él. Creo que esa fue la grave situación de aquel fatídico 11 de abril de 2002 donde si bien el bravo pueblo de Venezuela logró sacudirse a Chávez, los que asumieron el control botaron a una cloaca lo que costó la sangre derramada de la Av. Baralt. Estoy empeñado en que eso no nos vuelva a suceder.

Más de 15 largos años han pasado después de eso, y hay muchachos que estaban en la escuela primaria en ese entonces y que hoy son Diputados de la oposición y parecen no entender la magnitud de este gravísimo problema y los ves buscado Alcaldías y apoyando un “dialogo” sin sentido con el gobierno. ¿Estaré pidiéndole limones a una mata de mango? Los jóvenes periodistas que hicieron las preguntas luego de la declaración del Consejo Consultivo de Soy Venezuela son el caso ilustrativo de la confusión que el país tiene.

Decía mi siempre extrañada amiga, la Dra. Rosa María Zulueta, Psicólogo Social, recientemente desaparecida, que el régimen nos había aplicado deliberadamente una estrategia conformada –en sus propias palabras- de “discursos violentos, intolerancia, chantajes y manipulaciones, engaños y rebotes de culpa, violaciones de derechos humanos, discriminación política, ineficiencia, corrupción y pobreza”. Y que esa estrategia de dominación nos había producido “quiebres de lógica, desesperanza, inermidad, incertidumbre, frustración, resentimiento, rabia tóxica, paranoia y reactividad” (ver Rosa María Zulueta, ciudadana integral, en http://ticsddhh.blogspot.com/2017/03/rosa-maria-zulueta-ciudadana-integral.html).

Esos quiebres de lógica es lo que estamos viendo. No entendemos lo que pasa porque el país esta volteado patas arriba y muchos de los que están yendo a República Dominicana en calidad de rehenes o cómplices del régimen no solo lo hacen porque se entregaron, sino porque creen de verdad que lo que hacen está bien, y en eso arrastran a la frustración a todos los venezolanos. ¡Eso es lo grave! Hay que hacer un esfuerzo descomunal para poner el país en la lógica correcta. Primero es lo primero. Reconozcamos quiénes somos y lo que podemos hacer.

Los más viejos debemos y tenemos la responsabilidad de poner las cosas en su lugar, para que luego los muchachos las conduzcan. El país esta volteado como cuando un carro da vueltas después de un accidente y queda con las ruedas arriba, y hay que hacer el esfuerzo de voltearlo y poner las ruedas en el pavimento para luego hacerlo rodar de nuevo. Lo que hicimos un grupo de venezolanos al hacer esa declaración de Soy Venezuela fue solo el comienzo de ese esfuerzo…

Caracas, 21 de Noviembre de 2017

Twitter:@laguana