Suscribete a TICs & Derechos Humanos

miércoles, 31 de octubre de 2012

Aprendizajes del 7-O



Por Luis Manuel Aguana

Aun cuando en algún momento me dije que dejaría el tema del fraude atrás, de alguna manera las acciones que provienen de ese hecho y que realicemos en el futuro lo referencian permanentemente. Sin embargo, debemos pasar la página y continuar la lucha por Elecciones Auténticas.

Muchos dijimos y requeté dijimos que el gobierno haría trampa, aunque teníamos la lejana esperanza que los votos opositores sobrepasarían ese fraude pero no contamos con las diferentes marramucias que el gobierno nos puso ese día a lo largo del camino. Fuimos como corderos al matadero electoral. Y lo más lamentable era que lo sabíamos y nuestra dirigencia nos quedo corta a la hora del reclamo, hasta poniéndose de parte del árbitro que sabíamos vendido. Bueno, esa no la sabíamos…

¿Qué aprendimos de esa experiencia? Se me ocurren algunas respuestas: a) no ganaremos elecciones si no luchamos por condiciones justas antes de cualquier siguiente elección; b) debemos comenzar una lucha larga por el cambio del sistema electoral; c) tenemos que encontrar a la dirigencia correcta que lidere esta lucha; y d) tenemos que reevaluar en cual liderazgo depositamos nuestra confianza para emprender ese camino.

Comenzaré por lo último: lamento decirlo pero ya no confío en la “nueva dirigencia”. Creí en ella hasta el 7-O. Demostró ser tan “vieja” como la de antes aunque con gente más joven. Generalmente suponemos “lo nuevo” como quebrador de esquemas, contestatario, abridor de caminos, ingenioso, retador y sobre todo resuelto a cambiar este estado de cosas a como de lugar. ¡Eso es lo que tú esperas de un joven!

Y de verdad yo lo esperaba, en esos 15 minutos de gloria de Henrique al admitir su “derrota”. Esperaba una salida joven y retadora. Pero si no ves a un joven en esa actitud te decepcionas. Anuncio abierto: ¡Se buscan personas jóvenes y viejas pero con actitudes nuevas para reemplazar liderazgos decepcionantes! Interesados por favor ponerse en contacto con la Sociedad Civil cuanto antes porque la cosa es seria!

He tenido discusiones en relación a este tema porque seriamente la cosa es difícil y es importante traerlo a la luz pública. No es posible construir un país democráticamente sin partidos políticos, Y SIN POLITICOS. Aquí no hay una discusión de anti política. Ya había escrito alrededor de este tema a principios de año (ver  El Limbo Democrático: Anti política y Sociedad Civil en http://ticsddhh.blogspot.com/2012/01/el-limbo-democratico-anti-politica-y.html). Pero en ese entonces decía y lo reafirmo ahora, más aún luego de este resultado decepcionante: si los partidos creen que las críticas que hacemos desde la Sociedad Civil están dirigidas a desmontar el sistema de partidos, están equivocados; así como también lo están si creen que nos quedaremos tranquilos ante su indiferencia.

Los partidos tienen que sintonizarse con la gente. Y si la gente dice, siente, huele, palpa que hay humo de fraude, los partidos opositores no pueden salir a decirnos que eso proviene de nuestra imaginación cuando de verdad se nos está quemando el rancho.

Es por eso que el ciudadano común no les creyó el 7-O. ¡Ni siquiera pidieron una investigación! Tuvimos que ir una representación de la Sociedad Civil a pedir la nulidad de las elecciones ante el TSJ. ¡Si yo militara en un partido político se me caería la cara de vergüenza que otro este haciendo el trabajo que me corresponde a mí!

¿Y cual es en el fondo esta discusión? Que hay personas muy honorables que piensan que no es posible salir de este atolladero con ESTA DIRIGENCIA POLITICA que tenemos en la MUD. No deseo englobar en un solo saco a toda la dirigencia de la MUD como responsable del fracaso del 7-O porque como en toda organización, política o no, las cosas no son blancas o negras completamente.

Creo que allí hay gente honorable pero también creo que hubo gente que jugó al fracaso electoral del 7-O. Eso hay que decirlo y asumirlo. Y también pienso que si no hay un golpe de timón de las personas honorables de los partidos, los malos seguirán ganando.

Lamentablemente no tengo manera de saber quiénes son los honorables y quienes los sinvergüenzas. Eso lo saben bien ellos, no los que estamos afuera. Los que estamos afuera esperamos cambios. Si no se dan pronto esos cambios en los actuales partidos, el proceso de transformación será mucho más lento y todos sufriremos. Pero eso no quiere decir que nos quedemos cruzados de brazos.

La dinámica será tal que habrá un proceso natural de sustitución. Pero el país requiere de la urgencia de ese parto y que salga la dirigencia adecuada para este problema y lo lamentable es que no se haya visto, al menos puertas adentro, ni siquiera un propósito de enmienda de quienes dirigieron el proceso que culminó el 7-O porque ESTAN CONVENCIDOS DE QUE LO HICIERON BIEN!!! ¡Ninguno de ellos está viendo al Rey desnudo! Eso significa que no veremos cambios en un futuro previsible.

Lo malo de eso es que los procesos siguen indetenibles. Si ellos no se ponen al frente de la situación, como deberían, otros lo harán. Lo correcto es que sean los partidos y los políticos profesionales. De allí debe salir la dirigencia correcta y con experiencia. Pero no es la única cantera. La Sociedad Civil está dando sus primeros pasos en ese sentido y ya veremos otras acciones como la del TSJ que se harán sin el concurso de los partidos.

La sociedad venezolana no se quedará tranquila a la espera de que ellos asuman su responsabilidad. Eso no quiere decir que estemos jugando a su desaparición. Lo que quiere decir es que la naturaleza conceptualmente odia los vacíos, y si ellos no están otros estarán por ellos. Sin embargo eso no es natural. Es por eso que debemos jugar a su fortalecimiento y a su sintonía real y honorable con los problemas del país.

Existe una matriz de que todo el que se mete a la política quiere sacar prebenda de ello. Hasta ahora lo que hemos visto los venezolanos es eso. Pero la historia nos ha demostrado con casos excepcionales que no en todos los casos es así. Pero lamentablemente esas excepciones confirman la regla. Y es por eso que la sociedad debe estar vigilante de sus representantes y exigir más de ellos.

Mi posición ha sido que debemos EDUCAR al liderazgo político, no desecharlo. Esa es una tarea de todos. Muchos testigos y organizaciones políticas demostraron desconocer para qué eran las Constancias de Verificación Ciudadana, al punto que es por eso que aparecen solo menos de 1000 Constancias de más de 21000 que tenían que estar, sin contar con las desaparecidas por la violencia del gobierno.

Algunas personas honorables, a quienes respeto mucho, dicen que ese liderazgo político opositor es incurable y que es arar en el mar cualquier propuesta que les hagamos. Es posible. Pero creo que siempre hay que intentarlo. Sin partidos ni dirigencia política fuerte, educada y sobre todo HONESTA será difícil salir del atolladero de Chávez y nunca construiremos así una democracia vertebrada. Y sin gente que comprenda la importancia de esto en los partidos políticos será aun más difícil que nos acompañen a una lucha organizada por un nuevo sistema electoral y a la exigencia por mejores condiciones.

Tal vez las venideras elecciones de Gobernadores y posteriormente la de Alcaldes sean el campanazo de esta situación. Nadie aprende en cabeza ajena y no hay nada más duro que te haga cambiar que una dolorosa tragedia. Ya volvimos a decir, y otra vez a las personas correctas, que pasaría sin condiciones electorales el 16D. Quizá ese sea el mejor aprendizaje del 7-O…

Caracas, 31 de Octubre de 2012

Twitter:@laguana

domingo, 28 de octubre de 2012

De bagre a bagre, la lucha continúa



Por Luis Manuel Aguana

A la muerte del “bagre” Juan Vicente Gómez, como así le llamaban los opositores de principios del siglo XX, ocurrió la transición política más importante del siglo pasado. Luego de dominar al país por 27 años, sorteando y dominando a todos sus opositores, Gómez pudo morir en la silla. Tenía el control férreo del aparato del Estado, sus ingresos, y utilizó de la manera más abyecta su conocimiento de las debilidades del venezolano.

A aquellos que no dominaba con dinero,  prebendas y poder los eliminaba en los calabozos de La Rotunda o dentro de las paredes del Castillo de Puerto Cabello. Aquellos que le sobrevivieron en el poder nunca estuvieron a favor de sus métodos pero estaban a su lado cuando murió.

Me sorprende cuan parecido es lo que pasa en la Venezuela del Siglo XXI del 2012 con lo que pasó a principios del Siglo XX, durante ese 1935 de la muerte del “bagre” Gómez. Una diferencia es que Gómez no requirió de la tecnología de la información moderna de un CNE para su sostenimiento en el poder. Le bastaba con mantener el control firme del Ejército y una lista de nombres excepcionales en las posiciones de poder.

Las mejores mentes de la Venezuela de principios de siglo estuvieron en el gabinete de Juan Vicente Gómez. Esto último sería lo único que le faltaría a Chávez para ir más allá de los 20 años que estará en el poder, si la naturaleza lo deja, de acuerdo a los resultados del 7-O. Si licuáramos a todos los ministros de Chávez dudo que saquemos alguno de la talla de uno solo de los ministros de Gómez.

Hago estas reflexiones porque después del “bagre” Gómez, Chávez es el único venezolano que ha estado más tiempo en Miraflores. Logró lo que logró Gómez: dominar los ingresos y las armas de la Republica, manteniendo una estructura civil que le garantizara paz, unión y trabajo. En la época se decía “Paz en los cementerios, unión en las cárceles y trabajo en las carreteras”. De allí que algunos digamos que lo que hay aquí es una dictadura. Y los métodos para luchar contra una dictadura difieren en mucho de los métodos para luchar dentro de un régimen de libertades.

Los venezolanos de principios de siglo intentaron acabar con el régimen gomecista sin éxito. Hicieron todo lo que pudieron hacer: montoneras, invasiones desde el exterior, hasta huelgas de estudiantes como la de la Generación del 28 que no comenzó como una protesta cívica pero que terminó con persecución y tortura.

Tuvo que morirse Gómez para que los venezolanos saliéramos de él. No hubo manera. También las mejores mentes de la época, pero de la acera contraria, lucharon contra ese régimen y no pudieron. Tuvo que morirse para que el país pudiera continuar. Fíjense que no hubo “sucesores” del gomecismo. Todos desaparecieron con Gómez.

Lo anterior no quiere decir que hasta que murió Gómez no siguieron intentándolo. Es que los venezolanos sucumbieron a ese intento, poco a poco y con el tiempo que demuele voluntades. Cada vez eran menos las intentonas. Gómez lucía invencible. Era dueño y señor del país. El solo leer los diarios de la época dan cuenta de lo sometida que estaba la población. Con la honrosa excepción de lúcidos intelectuales como Leoncio Martinez-Leo y su semanario Fantoches, que desde 1923 dieron la pelea, había todavía una Venezuela que estaba allí y podía levantar la cara con dignidad.



La caricatura que les anexo corresponde al No. 544 de Fantoches del 11 de Julio de 1936, después de la muerte del dictador y describe como aún se sentía el pueblo venezolano aún después de haber salido de 27 años de dictadura. La leyenda indica lo siguiente: - Busco la luz de la democracia, pero siempre me persiguen estas sombras. – Pero, no te preocupes, como sombras se desvanecerán…Si esa caricatura la hubiera publicado ayer en el diario El Nacional y en lugar de “gomecismo” hubiera colocado “chavismo”, no hubiera habido ninguna diferencia en el mensaje. Lo diferente es que el chavismo aun sigue allí.

Al decir de todas las opiniones derrotadas, Venezuela ha claudicado después del 7-O a seguir luchando, esperando un desenlace de Dios o la naturaleza para “salir de esto”, repitiendo la historia de 1935. ¿Será el 2013 el año 1935 de esta época? No lo sabemos, salvo algunos brujos que andan por allí. Y no podemos colocar nuestro destino en manos de los brujos porque esto puede ser muy largo y si lo hacen podría haber una decepción peor que la del mismo 7-O. Solamente miren hacia Cuba…

El próximo paso, amén de continuar nuestra lucha por Elecciones Auténticas, es convencer a quienes tengamos que convencer para iniciar los pasos cívicos necesarios para un cambio de raíz del sistema electoral. Debemos empezar por convencer y educar a los mismos partidos políticos, que aun no saben cual es la diferencia conceptual entre un Acta de Escrutinio emitida por una máquina y una Constancia de Verificación Ciudadana, de la importancia de la segunda sobre la primera. Y esa lucha es larga porque si no lo saben NO LO PUEDEN DEFENDER.

Es necesario explicarle a la ciudadanía que si deja de votar, no solo se perderán los espacios políticos, sino que no tendremos tribunas ganadas donde pararnos para defender lo que nos queda de democracia. Que si realizamos bien el trabajo electoral en las mesas, aun siguiendo las reglas absurdas de este CNE vendido, podremos mantener viva la llama mientras recogemos la leña para prender el fuego de un cambio más profundo.

Lo que nos toca a los demócratas de este siglo es no deponer la lucha y no entregarle la pista libre a aquellos que apuestan por nuestro cansancio. Debemos demostrarles que si ellos creían que éramos corredores de los 100 metros, en realidad somos maratonistas. Y los maratonistas no apuran sino al final de la carrera. De hecho van lento deliberadamente durante los primeros kilómetros. Lo duro lo demuestran al final cuando es necesario y se demuestra la fibra verdadera.

Algunos me dirán que “eso se dice fácil”. Eso es verdad, es bien difícil. Pero no hay nada más gratificante que lo que te comes producto de tu propio esfuerzo. Nadie nos va a regalar la democracia. Disfrutamos parte de ella algunos que tenemos la edad suficiente porque nos la legaron muchos luchadores que desde 1928 gomecista pusieron sus vidas en riesgo para que hubiera esa herencia para todos nosotros.

Pero al parecer el destino quiso que de nuevo la ganáramos para nuestros hijos. Algunos lo han entendido, otros simplemente lo han ignorado. Lo que no sabían los que la administraron es que la democracia no solo hay que ganarla sino mantenerla todos los días. Y como buenos venezolanos se nos olvidó que la democracia también requiere de mantenimiento porque si no se funde.

Pues bien, henos aquí de nuevo repitiendo la historia del “bagre” Gómez con otro “bagre” más elaborado. Pero con la diferencia que estamos en otros tiempos, con mejores herramientas y disposición, e incluso con mejores hombres y mujeres. Vamos a ver qué tan largo es este nuevo maratón. Apenas estamos comenzando. ¿Estarán ellos preparados? Definitivamente, nosotros sí…

Caracas, 28 de Octubre de 2012

Twitter:@laguana

domingo, 21 de octubre de 2012

De analistas y análisis de resultados



Por Luis Manuel Aguana

He leído montones de artículos de los más variados analistas, desde los menos conocidos hasta articulistas de mucho renombre, tratando de explicar la "victoria" de Chávez el 7-O, sobre la base que gano por más de millón y medio de votos, y no he conseguido ni un solo párrafo que analice cual fue en realidad el resultado verdadero de esas elecciones.

¿Cómo se pueden analizar los resultados de estas elecciones partiendo de lo que dijo el CNE? ¿Es creíble el CNE? ¿Es que alguien puede decir que allí se reflejó verdaderamente la voluntad popular, cuando la GNB sacó a la gente bajo amenaza de sus casas para votar por MicomandantePresidente? ¿Es que toda la gente que votó por Chávez pensando que se conocería su voto por la captahuella del CNE, se puede contabilizar como voto válido? ¿Cómo es posible que la dirigencia política de la oposición diga "no tenemos todavía conexión con las masas populares" utilizando como punto de partida los resultados chimbos del CNE para sus análisis?

En mi carrera decíamos cuando procesábamos datos de programas que "garbage in implies garbage out". Si entra basura, sale basura. Si partes de insumos basura no puedes llegar a conclusiones reales. Si la oposición parte del análisis que Chávez en realidad saco en buena lid más de millón y medio de votos, cerremos la santamaria y el último que apague la luz.

Cualquier análisis que se haga del 7-O debe empezar por calcular, o al menos estimar, cual fue el resultado VERDADERO de esta elección y en base a eso generar las estrategias correspondientes. Es posible que el resultado de esa aproximación todavía arroje a Chávez como ganador, no lo sé. Pero sería un mejor punto de partida para analizar lo que paso quitando el sesgo del fraude continuado de la ecuación.

En base a esto he comentado muchas veces y lo he dicho en reuniones a las que me han invitado: YO NO SE CUAL FUE EL RESULTADO DEL 7-O. PUEDE HABER GANADO CHAVEZ COMO PUEDE HABER GANADO CAPRILES. EL CNE Y EL GOBIERNO ALTERARON LOS RESULTADOS DE LA VOLUNTAD POPULAR Y LA OPOSICION LO PERMITIO. Entonces, ¿cómo pueden los políticos, analistas políticos y demás opinadores sacar conclusiones de ese proceso sin pasearse por ese hecho fundamental?

En ese sentido, lo único exigible aquí es la repetición del proceso, impugnando las elecciones del 7-O, simplemente por todas las irregularidades cometidas a los ojos de todo el mundo.

Cuando en el 2004 se les vendió a los venezolanos "el mejor sistema electoral del mundo" se les dijo a aquellos que protestaron que la población vería el 54% de los votos contados en una Verificación Ciudadana donde se constataría que los votos de la caja coincidían con lo que arrojaba la máquina del CNE en esa proporción.

Para poder hacer potable que no se abrieran el 100% de las cajas, el Poder Electoral acudió al expediente estadístico de que si aleatoriamente se escogían el 54% de las urnas y se contaban los votos en ese porcentaje, el proceso estaría refrendado. El CNE cambió el significado de la palabra “escrutinio” por totalización automática de una máquina electrónica. Y se cambio un proceso humano de verificación de votos por lo que dijera una máquina. Pues eso fue un error que todos estamos pagando muy caro ahora.

Y ahora vimos que a todas luces y deliberadamente ese proceso de verificación de votos no se efectuó el 7-O. Por cualquier razón que den, tanto la oposición como el gobierno y su ministerio de elecciones, los venezolanos NO VIMOS LA VERIFICACION CIUDADANA DE LOS RESULTADOS DEL 7-O.

Hasta la fecha ni el CNE, ni el gobierno, ni la oposición han podido mostrarle a la población las Constancias de Verificación Ciudadana que nos vendieron como el único mecanismo para asegurar que una elección es válida. En consecuencia ese proceso es írrito pues Hugo Chávez ganó las elecciones por lo que dijeron unas maquinas sin que nadie verificara realmente que los votos fueron así, más allá de lo que dijeron las Actas automatizadas del CNE.

Lo esperable del candidato al momento de aceptar “su derrota” era que le dijera a sus seguidores y al CNE que esperaría por las Actas de sus testigos así como los Certificados de Verificación Ciudadana que confirmaran esos resultados. Era de esperar que como no lo hiciera surgieran las más variadas dudas acerca de la responsabilidad del Comando Venezuela, al preguntarnos todos los que votamos por él como iba a aceptar de buenas a primeras y a esa hora, cuando todavía habían opositores en las colas- porque eran opositores, retardados por culpa de esa estación inicial tramposa del CNE-, que había perdido si no tenía las Actas en la mano.

Esa conducta entreguista originó que hubiera una desbandada de electores de esas colas y dentro los centros preguntándose porque iban a darle un segundo más de su tiempo a una dirigencia que no había sabido defender su voto.

Por todo lo anteriormente expuesto no acepto que se diga que el venezolano voto masivamente por este estado de cosas. Que los venezolanos nos volvimos locos y votamos por más inseguridad en las calles y en los barrios y que se votó por el desastre de los hospitales, sin hacer un análisis real de lo que ocurrió.

Pongo en duda aquellos análisis de todos los políticos, sociólogos, encuestadores y analistas que esta última semana han desfilado por Globovisión tratándonos de convencer que Venezuela se volvió loca y votó por Chávez, al menos en esa proporción grotesca, y de paso desechando la posibilidad del fraude después de todo lo que vimos los venezolanos el 7-O.

Algunos dirán que como opositor extremo no deseo aceptar, como parte del duelo, que Chávez haya ganado. Nada de eso. Lo que digo es que esos resultados NO SON EL REFLEJO DE LA VOLUNTAD POPULAR y desde el punto de vista primario y conceptual esas elecciones son inválidas porque se alteró la voluntad del venezolano de emitir su voto libremente y sin coacción. Eso sin añadir las presunciones de fraude técnico que tenemos algunos acerca de ese proceso.

Y como les indiqué en una nota previa (“Propuesta a los que dicen que ganó” en http://ticsddhh.blogspot.com/2012/10/propuesta-los-que-dicen-que-gano.html) exigimos que se nos muestren a los venezolanos los 9.556.558 votos auditados con su correspondiente Certificación de Verificación Ciudadana, donde se exhiba que Chávez ganó con ese 54% o parecido que indicó el CNE. De otra manera esas elecciones son tan válidas como un billete de 15, y no solo para mí sino para todos los venezolanos.

Caracas, 21 de Octubre de 2012

Twitter:@laguana

jueves, 18 de octubre de 2012

Encubridores del fraude



Por Luis Manuel Aguana

Además del asombro y las reacciones por los resultados del 7-O, una de las más importantes consecuencias ha sido, a mi modesto modo de ver, la decepción de la población hacia el liderazgo opositor que condujo este barco que naufragó. Se están produciendo muchos foros para explicar que pasó, tal vez no tanto para entender lo que muchos nos imaginábamos, sino para hacer verdadera catarsis acerca de los eventos vividos el 7-O.

Asistí a uno de ellos, convocado por el Frente de Entendimiento Nacional-FEN en el auditorio de El Nacional el miércoles 17 de Octubre. El ponente, Jose Antonio Gil Yepez, Presidente de Datanalisis, justificó las cifras de las encuestas de su empresa indicando entre otras cosas que Henrique Capriles Randonski no había sacado los votos del chavismo sino de los famosos Ni-Ni. De acuerdo a eso, el chavismo permaneció inalterado ante una oferta no diferenciadora de Henrique.

Pero hubo algo que me llamo la atención de su análisis y es por eso que lo traigo a colación aquí: para él, el hecho que algunos sigamos achacándole al fraude técnico- cosa que para el encuestador no existió-, la responsabilidad de la derrota del 7-O, esconde al verdadero culpable- la dirigencia opositora incapaz o vendida-, quien desde el primerísimo momento debió haber asumido su responsabilidad al exigir las condiciones necesarias para concurrir a ese proceso. Interesante.

En otras palabras, nosotros al denunciar el fraude técnico y continuado del gobierno y su ministerio de elecciones, estamos funcionando como una suerte encubridores de los políticos opositores que llevaron al Autobús del Progreso al barranco. Ante este planteamiento debo indicar que no somos encubridores simplemente porque ocurrieron ambas cosas. Hubo el fraude técnico y además, hemos dicho y enfatizado, que la dirigencia opositora se prestó para ello al aceptar silenciosamente el atropello que se le hacía a la población de manera flagrante en los centros de votación de todo el país, así como avalar las inaceptables condiciones electorales para ir a esos comicios. Double play.

El fraude técnico va más allá de la manipulación masiva y electrónica de los votos de los electores, sino también del uso de dispositivos electrónicos para amedrentar y coaccionar a la población para que se vote por una opción determinada. Hemos dicho e insistido que el solo hecho de haber habido una captahuella al lado de la máquina de votar coacciona al elector para ejercer su libre voluntad de elegir.

De esta forma, esa máquina le esta gritando al elector “sabremos por quien votaste y te lo cobraremos”. Algunos no cedimos ante esa amenaza pero otros no podían ni deseaban correr ese riesgo. Era mucho lo que se podía perder.

Las organizaciones e individualidades que firmamos la “Declaración de Caracas” lo advertimos y denunciamos previo a las elecciones del 7-O. Los electores en Venezuela fuimos coaccionados para votar por el gobierno, así de simple. De acuerdo al DRAE, “coacción” en su primera acepción se define como Fuerza o violencia que se hace a alguien para obligarlo a que diga o ejecute algo”. Pues bien, el CNE incluyo a la fuerza esa máquina captahuellas para obligar a ejecutar el voto a favor de Hugo Chávez.

Otros técnicos como yo han profundizado en relación a cómo se pudo ejecutar ese fraude electrónico masivo de votos y en ese sentido, como ellos, también tengo una hipótesis técnica. En primer lugar el gobierno no puso todos los huevos en una sola canasta. Realizaron varios procesos a favor de sumarse votos y varios procesos a favor de restarle votos a la oposición.

Entre los procesos para sumarse los votos está la manipulación electrónica, que es la más difícil de probar pero que también no fue la única manera de sumarse votos, entre otras razones porque no era 100% segura. Los resultados en Táchira y Mérida dan cuenta de que ellos hicieron algo que no se hizo en el resto de los Estados. El Comando Venezuela y la MUD ignoraron ¿deliberadamente? a los amigos del Táchira, sin embargo los de Mérida se sumaron. Pero no ahondaré sobre eso ahora. Pueden verlo en el informe “Algo bueno pasó en el Táchira” http://ticsddhh.blogspot.com/2012/08/algo-bueno-paso-en-el-tachira.html y también en lo que escribí en su oportunidad en relación a eso en “¿Evidencia del Fraude Electoral? El ejemplo que el Táchira dio” http://ticsddhh.blogspot.com/2012/08/evidencia-del-fraude-electoral-el.html, ambos escritos ANTES del 7-O.

También ha habido denuncias en la red de supuestos operadores de las máquinas del CNE que fueron amenazados por los organismos de seguridad. Sin embargo, aun sin prestarle atención a eso, que puede ser un peine del G2 cubano, me remito a denuncias que si conozco de centros donde fue evidente la presencia de operadores cubanos.

Con las premisas del Informe del Táchira y el interés de las autoridades de tener personas “de confianza”, cubanos o amenazados, operando los equipos en los centros de votación, formulé una hipótesis técnica que, en base a la información conocida, es perfectamente posible. De acuerdo a eso los operadores del CNE fueron una pieza fundamental de esta parte de cambio de los votos a favor del gobierno. Voy a hablar de ahora en adelante de supuestos, sin prueba alguna, pero que indican que cualquier sistema automatizado puede ser vulnerable a ser modificado o intervenido.

No se requería tener el acceso a los votos cifrados de la máquina de votación para alterar las Actas. Solamente con contar con un programa que tenga identificada la maquina, su serial, el número de electores y demás detalles unívocos de la mesa electoral, y SABER QUE ESA MESA NO SERA AUDITADA, el operador pone a correr un programa que solo imprime las Actas, idénticas a la que imprimiría el programa que vio la oposición en las auditorías pero con los resultados a favor del gobierno, sin alterar los votos dentro de la máquina. El programa lo puede llevar consigo o estar previamente en la máquina. Simplemente bloquea la impresión de los resultados reales y corre el del programita que SOLO IMPRIME ACTAS.

Para que estos votos coincidan con los resultados finales, es claro que el operador involucrado en esta trampa debe informar al CNE que hizo eso. En el CNE existe una unidad secreta que recibe ese OK del operador de la mesa correspondiente, indicando que adulteró las Actas. Solo eso, porque en esa unidad secreta ya saben previamente los totales que se iban a imprimir en las Actas adulteradas de esa mesa en particular, en un plan previamente diseñado.

Al finalizar el proceso en todo el país, no todos los operadores pudieron hacer ese procedimiento porque muchos testigos estaban conscientes de que se debía aplicar a rajatabla el Art. 441 del Reglamento Electoral, impidiendo al operador conocer antes de imprimir las Actas cuales mesas serían sorteadas para Verificación Ciudadana. En el caso del Táchira y Mérida esos votos chimbos fueron cruciales porque los resultados no pudieron ser torcidos.

Con ese archivo de “nuevos resultados” de todas las mesas a las que se pudo realizar ese procedimiento, esa unidad secreta procede a modificar LOS DATOS, ya dentro de los servidores del CNE, que han llegado de las mesas no auditadas a las que se logró hacer ese procedimiento, pero justo antes del proceso de totalización.

La manera técnica en que lo hagan no está dentro del alcance de esta nota. Es claro que para poder hacerlo este programa debe sortear la encriptación de los votos que llegan hasta justo antes de su totalización. Eso podría no haberlo detectarlo la oposición, que según dijeron solo auditó los programas que totalizan los votos que serían revelados al público por los Rectores en su único boletín. Como las cajas no auditadas nunca serán abiertas, jamás podríamos saber cuáles mesas fueron objeto de esa modificación.

Nótese que aquí no estoy diciendo nada que no se pueda realizar técnicamente. Un programa que imprime Actas en las mesas, con la cooperación obligada o no de los operadores, y un programa que intervenga los datos que ya han llegado al CNE antes del conteo final. ¿Simple, no? Todo cuadraría: Actas de las mesas con testigos y resultados finales del CNE.

Y así como esa hipótesis de fraude técnico, podemos  esbozar otra: con 45 millones de dólares se pueden comprar muchas máquinas, incluso más de dos veces 39.018 que fue el total oficial de mesas. Y como no se audita si un serial que sale es el mismo que llega a una mesa en todo el país, se pudieron auditar unas maquinas en pre despacho y enviarse otras, con diferentes programas de manera secreta.

Y como tampoco se hace “auditoría en caliente”, esto es escoger al azar un porcentaje de máquinas que han llegado a los centros y comprobar en el sitio donde llegaron que tienen lo mismo que se vio en los galpones del CNE, podemos especular que cualquier maquina tiene cualquier cosa. Eso sin decir que pudieron cambiar los programas que aseguraban el secreto del voto…. Allí les dejo eso.

Como verán estas vías suman votos al gobierno pero no podían ser las únicas, ya que no aseguraban un resultado 100% a favor del gobierno. Tenían que aplicar otras medidas. Las captahuellas que permitían multicedulados era una que les dio, en especial en el interior, bastantes votos. Y la mas atropellante y diabólica de todas fue la de las estaciones de verificación en los centros de más de tres mesas. Estos centros eran mayoritariamente opositores. En los centros de menos de tres mesas que veían que la tendencia era opositora, la maquina simplemente “se echaba a perder” y tampoco aparecía otra máquina en sustitución, y no iniciaban el procedimiento manual.

Con esto no solo lograron que los opositores no pudiéramos votar o se nos dificultara el voto, al pasarnos 8 y 12 horas en las colas, sino que pudieron conocer “en línea” con el CNE, quienes de los beneficiarios de las Misiones no habían ido a votar antes de la 1pm.

Tuvieron que haber tenido procesos en el CNE que indicaran por Estado-Municipio-Mesa a esos beneficiarios cruzando los datos con las Misiones, y en especial con la Gran Misión Vivienda Venezuela cuya data está altamente automatizada. Era muy simple. Los fueron a buscar agresivamente, so pena de perder los beneficios de esos programas. Eso, a mi modo de ver, fue lo más aberrante y violatorio a los Derechos Humanos que pudo haber ocurrido ese día.

Con tecnología cualquier cosa se puede hacer. Eso lo sabe cualquiera que sepa de eso. Es por esa razón que los países saben que no se debe hacer lo que se ha hecho en Venezuela, prefiriendo que el acto de votar SIGA SIENDO MANUAL, aunque las Actas se automaticen posteriormente, así como el resto del proceso y los resultados.

Desde esta tribuna en la red seguiré abogando por el Voto Manual y exigiendo condiciones mínimas para ir a votar sin renunciar a mi derecho constitucional al voto, advirtiendo siempre a quienes toca representarnos ante el gobierno que los ciudadanos también formamos parte activa en esa defensa, señalando a quienes no han cumplido debidamente su rol de dirigentes políticos.

Si los políticos opositores aun no están conscientes de todo esto para las venideras elecciones Gobernadores en Diciembre, poco será lo aprendido de esta cruda lección del 7-O, llevándonos a todos al barranco del Autobús del Progreso, conjuntamente con el sistema democrático.

Si el gobierno cuenta con el mismo aparataje técnico para Diciembre y los políticos de la oposición insisten en no hacer nada para cambiar las condiciones, eliminar las captahuellas y las estaciones de verificación o cualquier otra cosa que invente el CNE que impida o menoscabe la libre elección de los venezolanos para concurrir al proceso electoral, pueden tener la seguridad que el mapa rojo de Venezuela mostrado no cambiará. Y esta vez el gobierno será más agresivo porque de variar el mapa indicará que los resultados del 7-O no fueron reales.

Chávez necesita tener la mayoría absoluta de Gobernadores y Alcaldes rojo rojitos para iniciar de nuevo el cambio constitucional que requiere hacia el Estado Comunal, después de las elecciones de Alcaldes en Abril 2013. Y allí los que cantamos fraude no necesitaremos encubrir, como se nos dijo, a los políticos por habernos engañado. No hará falta hacerlo, entre otras cosas porque después de eso no habrá más elecciones en Venezuela.

Caracas, 18 de Octubre de 2012

Twitter:@laguana