Suscribete a TICs & Derechos Humanos

martes, 30 de octubre de 2018

Un vacío de poder por una propina

Por Luis Manuel Aguana

Dos aspectos sobresalen de la sentencia condenatoria de Nicolás Maduro Moros publicada el lunes 29 de Octubre por el Tribunal Supremo de Justicia legitimo en el exilio: a) la demostración fehaciente que Maduro se apropió 35 millones de dólares a favor de su campaña electoral a la presidencia de la República del año 2013; y b) la ratificación del “vacío institucional” de poder que existe en Venezuela como consecuencia de eso. A partir de la publicación de esa sentencia ya es oficial que en Venezuela no existe un gobierno que pueda ser reconocido como legitimo por nadie en el mundo.

De la acusación de la Fiscal General de la República: “NICOLÁS MADURO solicitó a Odebrecht una cantidad de dinero para el financiamiento de su campaña, a cambio del favorecimiento de la empresa en futuros contratos y pagos. Consta que como producto de esa petición, recibió la cantidad de 35 millones de dólares, los cuales fueron depositados en cuentas en el extranjero, simulando ser el pago de acreencias producto de contratos ficticios entre sociedades mercantiles”, vino la sentencia del TSJ legítimo: “PRIMERO: Del acervo probatorio incorporado al expediente mediante audiencias orales y públicas, se encuentra suficientemente comprobado, la comisión de los hechos punibles objeto del juicio y una relación de causalidad que demuestra fehacientemente la culpabilidad y la responsabilidad penal de Nicolás Maduro Moros, en la perpetración de los delitos de Corrupción Propia y Legitimación de Capitales, previstos y sancionados en los artículos 64 y 35, de la Ley Contra la Corrupción y la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, respectivamente.. (ver documento de la sentencia en el Twitter Oficial del TSJ legitimo en, https://twitter.com/TSJ_Legitimo/status/1056859165187076096?s=03, páginas 9 y 149).

Esta sentencia me recordó la que logro Eliot Ness y sus Intocables el 24 de Octubre de 1931 en contra del gánster Al Capone, quien fuera condenado a 11 años de prisión y 50.000 dólares de multa por fraude fiscal. En otras palabras a un asesino que aterrorizó la época de la prohibición en los Estados Unidos lo único que pudieron probarle para mandarlo a prisión fue un fraude fiscal por centavos.

Y eso es lo que realmente parece esa sentencia de Maduro, luego que después que los mafiosos del régimen y la constructora brasileña Odebrech estafaran a la nación por un monto superior a los 35 mil millones de dólares en obras pagadas y no ejecutadas, 35 millones de dólares ni siquiera llega a la propina de los mesoneros del festín que se dieron con los reales de los venezolanos. En otras palabras ¡lo condenaron por haber cobrado aproximadamente el 0,1% de lo que se llevaron! Mucho menos de la propina de un mesonero en un restaurant. ¡Qué propina tan miserable!

¿Y lo demás? Porque si Odebrecht cobró sin ejecutar las obras y como mínimo se repartieron el botín al 50% todavía faltarían `por procesar a quienes se llevaron no menos de 17,5 mil millones de dólares, solo con el negocio de esa constructora. Y todo eso sin contar con los Bs. 2.082.116.226.489,15 correspondientes a la Central Hidroeléctrica Tocoma que igualmente cobraron y no ejecutaron: “La Sala pudo constatar, los montos cancelados por el Gobierno Nacional a la empresa Odebrecht a través de experticia contable incorporada por su lectura, de donde se desprende la obra y la cantidad de dinero cancelada” (ver cuadro de obras y sus montos en las páginas 138 y 139 de la sentencia).

La lista de obras es dolorosa y explica en buena parte la crisis que vivimos: La Línea 5 del Metro de Caracas, el Sistema de Transporte Masivo Caracas-Guarenas-Guatire, Metro Cable de Mariche, Cabletren Bolivariano, El Sistema Vial III Puente sobre el Rio Orinoco, Puente Cacique Nigale (conocido como el segundo puente sobre el Lago de Maracaibo), Proyecto para la recuperación de la pista principal del Aeropuerto de Maiquetía, La Central Hidroeléctrica de Tocoma, Proyecto Agrario José Ignacio Abreu en Anzoátegui, Metro Cable La Dolorita, Ferrocarril Caracas-La Guaira-Guatire. Todas esas obras se pagaron sin construirse causando un daño colateral impresionante: “…se generaron importantes pasivos laborales, miles quedaron sin empleo o subempleados, y gran parte del aparato productivo (proveedores de materiales, equipos, insumos, materia prima, etc.) que creció a la par de estos proyectos fallidos, vieron frustradas sus posibilidades de crecimiento y de operatividad, atestando un importante golpe a las oportunidades de desarrollo económico del país” (página 139).

Me atrevería a decir que era negocio pagarle a Nicolás Maduro Moros ese 0,1% de propina si se hubiera asegurado que Odebrecht concluyera esas obras a favor de la Nación. ¡Creo que los venezolanos se los hubiéramos pagado con gusto! Pero ese es precisamente el problema. Ponemos en las manos de cualquiera y sin control una incalculable riqueza y esperamos cándidamente que no se las robe y que las aplique a favor del colectivo. Y sin haber aprendido nada se pretende de nuevo hacer exactamente lo mismo con otra elección de presidente después de la caída de este sátrapa, sin plantearse una discusión constituyente del sistema político y cambiar las reglas constitucionales que le entregan todo ese poder al Presidente de la República. Por eso, al igual que Capone, a Maduro tuvieron que condenarlo por centavos, aunque fuera más que valido para sacarlo de la Presidencia de la República.

Pero en donde realmente reside la importancia de ese documento es en la formalización de la Falta Absoluta del Presidente de la Republica. 35 millones de dólares son un regalo que justifica su salida por todo el daño que comparativamente le ha hecho a Venezuela y que justifica oficialmente el nombramiento inmediato de un Gobierno de Emergencia Nacional.

Ya la Asamblea Nacional no se puede esconder detrás de su Consultoría Jurídica alegando que no existía sentencia firme. Pues desde el lunes 29 de Octubre de 2018 ya la hay. Ya los partidos de la Directiva de la Asamblea Nacional no pueden seguir alegando que Nicolás Maduro Moros es Presidente hasta el 10 de Enero de 2019. No. Ya no era Presidente desde el 9 de Enero de 2017, y al ellos no realizar el procedimiento constitucional para sustituirlo dejaron el caso en el limbo institucional. Y ya a partir de hoy oficialmente no es Presidente sino un reo con sentencia de cárcel. Ya los gobiernos de todo el mundo deben desconocerlo.

Pues ahora llego la hora de nombrar otro Presidente ahora porque quien ocupa el cargo en Miraflores debe ser detenido y trasladado a Ramo Verde para cumplir una condena por corrupción propia y legitimación de capitales, de acuerdo a esa sentencia. Y aquí no vale el hecho de que a Maduro no lo detengan. Esa es la responsabilidad de los cuerpos de seguridad del Estado, allá ellos con su responsabilidad. Y a todo el mundo le corresponde cumplir su parte de responsabilidad. A la Asamblea le toca nombrar un nuevo Presidente. Y si ellos no lo hacen por las razones que sean, el mismo Alto Tribunal que emitió esa sentencia tendrá la obligación de decidir entonces en el marco de los Artículos 333 y 350 constitucionales. Llegó la hora de las grandes decisiones para todo el mundo. Llegó la hora de llenar un vacío de poder que nos concedió una pequeña propina de 35 millones de dólares…

Caracas, 30 de Octubre de 2018

Twitter:@laguana

domingo, 28 de octubre de 2018

Ejércitos de ocupación

Por Luis Manuel Aguana

Las denuncias formuladas recientemente por la disidencia cubana en el exilio revelaron la existencia de planes para atentar en contra de la vida de la dirigencia opositora venezolana (ver “Avispas Negras” cubanas con orden de asesinar opositores en Venezuela – Aló Buenas Noches EVTV 24 de Octubre de 2018, en https://youtu.be/iNuOedyw3as). De acuerdo a esas denuncias el atentado ocurrido en el Estado Bolívar en contra de María Corina Machado forma parte de ese plan diseñado desde la Habana. La denuncia precisa que un importante contingente de tropas especiales del Ejército Cubano denominado “Avispas Negras”, estaría ya en Venezuela y estarían involucrados en ese atentado y posiblemente otros en un futuro cercano.

Si esto lo complementamos con otra denuncia, esta vez del periodista venezolano Gustavo Azocar, el régimen se estaría preparando abiertamente para resistir una posible intervención en el corto plazo: “…La Dirección Nacional de las FARC está instalada en Venezuela, vive en Venezuela. La Dirección Nacional del Ejército de Liberación Nacional-ELN, está instalada en Venezuela, vive en Venezuela. En Venezuela tenemos ahora a las dos guerrillas colombianas, las FARC y el ELN. Se han repartido el país. ¿Cómo se explica que el ELN esté en el Estado Bolívar controlando las minas de oro que hay en el Estado Bolívar? ¿Cómo llegó esa guerrilla del ELN al Estado Bolívar? ¿Por donde entró? Entró por supuesto por Táchira, y desde Táchira se instaló al otro extremo de Venezuela, con el apoyo por supuesto del gobierno de Nicolás Maduro. Es decir, tenemos ejércitos de ocupación en Venezuela. Tenemos a la FARC, tenemos al ELN, tenemos al colectivo La Piedrita, tenemos a los Tupamaros, tenemos a los Carapaica, tenemos a los rusos, tenemos a los chinos, tenemos al Hezbollah instalado en la isla de Margarita. Todos esos grupos están en Venezuela para qué? Para defender a la dictadura de Nicolás Maduro en un plan que han creado ellos supuestamente para defender la revolución cuando se produzca la intervención militar extranjera promovida por Estados Unidos y apoyada por otros países, para qué? Para liberar a Venezuela, porque Venezuela es un país secuestrado en este momento por todos esos grupos irregulares que te he mencionado…” (ver Maduro planea graves atentados y culpar a EEUU – Aló Buenas Noches EVTV 26 de Octubre de 2018, en https://youtu.be/OFeH9fdlO1c, min 3:16)

Lo que me extraña de estas noticias ahora es que se tomen como sorprendentes. El planteamiento del periodista Gustavo Azocar coincide con el concepto de secuestro de Venezuela por parte de grupos fuertemente armados que ya hemos formulado (ver Venezuela: la situación de secuestro con rehenes más grande del mundo, en http://ticsddhh.blogspot.com/2018/10/venezuela-la-situacion-de-secuestro-con.html) y que forma parte de algo que se viene desarrollando desde mucho antes del fallecimiento del Galáctico en Cuba, y que ante los acontecimientos internacionales, ahora se precisan con más detalle para la ciudadanía, y que difícilmente deben escapar del conocimiento de los servicios de inteligencia de los países amigos que conocen muy bien la situación de Venezuela.

Lo que es para mí asombroso y motivo principal de esta nota es que todavía haya una parte de Venezuela que aun llamando dictadura o tiranía lo que ocurre en nuestro país, a estas alturas todavía les parezca escandaloso que sean capaces –y mucho más- de lo que le ocurrió a María Corina Machado en Upata, así como esas denuncias de atentados a la dirigencia política. ¡Eso es precisamente lo que ocurre en un secuestro! Te reducen con violencia hasta asesinarte, si es del caso, si no accedes a las demandas. Esto que ocurre aquí no es una dictadura convencional donde un dictador controla los militares y sojuzga a la población. ¡No! El grupo criminal que gobierna (o desgobierna) ha importado lo más especializado del terrorismo internacional y ha negociado su refugio a cambio de protección.

Hay varios ejércitos de ocupación en Venezuela compuestos por todo eso que denuncia el exilio cubano y el periodista Gustavo Azocar, y tal vez mucho más, y ya con nombre y apellido estarán dispuestos a arremeter en contra de la población civil a la sola orden del dictador si se intenta desalojarlos del poder por la fuerza desde el exterior. De hecho ya lo están haciendo. Las manifestaciones públicas están siendo sistemáticamente reducidas por esos grupos que descabezan cualquier protesta por cualquier cosa que surja en cualquier parte del país.

Ahora bien, ¿cuál es la mejor manera de manejar esta situación? ¿Armarnos también nosotros y bañar de sangre al país? Eso les encantaría para justificarse. ¿Seguir a cualquier liderazgo y poner los muertos en las calles sin que la situación cambie sustantivamente, pero beneficiando la popularidad o la imagen de quien pretenda conducir alguna protesta? Recuerden que eso sucedió el 11 de Abril de 2002 y aunque la sangre de los caídos de la Av. Baralt logró expulsar al sátrapa de Miraflores, la torpeza y las ambiciones de quienes manejaron la situación hicieron que se desperdiciara. La tiranía mutó y aunque eso ha sucedido de nuevo una y otra vez, con más sangre derramada, esta no ha sido todavía reivindicada más allá del reconocimiento al valor y el coraje de la población venezolana por parte del mundo. Pero eso no ha bastado.

Estamos en una situación inédita. No se puede tratar con los mismos moldes de cualquier otra que haya ocurrido dentro o fuera de Venezuela. No existe en el país liderazgo político para convocar a los venezolanos a seguir derramando sangre por nada. El planteamiento tiene que ser otro. Si bien es cierto tiene que haber una estrategia interna que convoque a los venezolanos, esta no puede ser convencional y debe manifestarse con tal fuerza y magnitud que mantenga permanentemente en jaque al régimen. Eso ha sucedido en los casos donde la población ha rechazado el llamado a elecciones inconstitucionales como las del 20 de Mayo de 2018.

Se está convocando de nuevo a otras elecciones sin la más mínima garantía. No se pueden seguir convocando elecciones en Venezuela sin condiciones y sin cambiar el sistema electoral, como lo dispuso la sentencia de la Sala Electoral del TSJ legítimo del 13 de junio de 2018 (ver sentencia en “Tribunal Supremo de Justicia declara nulo el uso del voto automatizado para elecciones en Venezuela”, en http://ticsddhh.blogspot.com/2018/06/tribunal-supremo-de-justicia-declara.html). ¡Eso ya no se puede aceptar más! De entrada debemos llamar al rechazo a cualquier elección con este sistema electoral, comenzando con las del 9 de Diciembre de la misma manera como lo hicimos para el 20 de Mayo. Cualquier resultado de esa elección, o referendo constitucional si este es planteado por el régimen, debe ser rechazado y repudiado por todos y de todas las maneras posibles.

En consecuencia, la rebelión debe ser civil y No Violenta en su esencia pero con resultados contundentes de rechazo abierto y permanente a la dictadura. Debemos fomentar y crear cualquier manifestación de rechazo general que no someta a la población al riesgo de ser masacrada por estos delincuentes armados. El NO VOTAR el 9 de Diciembre en protesta por todo lo que sucede en Venezuela debe ser un ejemplo de eso.

Pero eso no resuelve la situación de secuestro. “Los venezolanos no podemos auto liberarnos” como indicara recientemente en España el ex Embajador Diego Arria (ver Arria: “Los venezolanos no podemos auto liberarnos” de lo que sucede en Venezuela, en  https://www.sumarium.es/2018/10/26/arria-los-venezolanos-no-podemos-autoliberarnos-de-lo-que-sucede-en-venezuela/). El secuestro debe ser enfrentado de otra manera. Los ejércitos de ocupación que nos sojuzgan deben ser retirados de nuestro país, comenzando por el ejército regular del gobierno cubano. Cuba debe retirar sus efectivos militares de Venezuela. Y eso no sucederá si no se ejerce toda una política de disuasión internacional en contra ese país y con el resto de los que apoyan al régimen. De la misma manera deberá enfrentarse desde afuera la situación con el resto de los grupos irregulares, comenzando por los colombianos FARC y ELN, con el apoyo del nuevo gobierno de Colombia.

Todo ese desmontaje debe ser coordinado y organizado desde fuera de Venezuela por un gobierno legítimo y constitucional que pueda dar los pasos necesarios para desenredar esta situación pacíficamente, respaldado por los Estados Unidos como principal aliado, seguido por la comunidad democrática latinoamericana de naciones y la Unión Europea. ¿Es esto ilusorio? No lo creo. Siempre es posible darle un chance a la paz aunque estemos muy cerca de la violencia. Esperemos que quienes tienen ahora la responsabilidad de establecer ese gobierno legítimo y constitucional entiendan la magnitud de este secuestro y los pasos decisivos que se deben dar para salir de él.

Caracas, 28 de Octubre de 2018

Twitter:@laguana