Suscribete a TICs & Derechos Humanos

sábado, 28 de julio de 2012

Coincidencias Técnicas

Por Luis Manuel Aguana

Quise esperar varios días para que se aclarara un poco el panorama en relación a la propuesta realizada por ESDATA y Voto Limpio al Grupo La Colina el sábado 21 Julio, esperando la reacción de los principales actores. Lamenté la respuesta del Grupo La Colina, no solo porque no se atendió a un llamado de Unidad Técnica hecho con extraordinaria buena fe, sino porque la respuesta no fue técnica sino política. No creo que valga la pena discutir aquí las diferencias técnicas que se han dado a conocer públicamente entre las posiciones de ambos grupos, las cuales fueron expresadas en los Foros realizados el 23 de Mayo y 6 de Junio respectivamente en la sede del diario El Nacional.

Sin embargo, más que las diferencias, lo que quiero resaltar aquí son las coincidencias. Y ustedes dirán, ¿Cuáles coincidencias, si no se logró discutir nada? Pues sí, tenemos coincidencias. Y desde ellas podríamos construir, aunque nuestros amigos del Grupo La Colina difieran del planteamiento realizado, una propuesta en la que todos los técnicos opositores tengamos un sustento común. Difícil pero no imposible.

Durante el Foro del 21 de Julio del Grupo La Colina, se destacaron tres aspectos sobre los cuales TODOS los técnicos coincidimos: Las captahuellas, a) No garantizan el principio “una persona un voto”, b) son un arma intimidatoria y c) generarán retrasos peligrosos para una elección masiva y muy polarizada (tomado de la presentación del Ing. Mario Torre, Grupo La Colina, 21 de Julio de 2012).

Analicemos esto con detalle. ¿Porque el CNE insiste que se garantiza el principio de un elector un voto? Sobre la campaña publicitaria del CNE el Rector Vicente Diaz señaló en entrevista reciente en el diario Últimas Noticias (ver http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/tuvoto/candidatos/-malandrines-arrojan-dudas-sobre-secreto-del-voto-.aspx) “es mentirosa, porque dice que con el dispositivo nuevo que es el SAI se va a preservar el principio de un elector un voto, si eso es verdad, el CNE desde 1936 para acá no ha garantizado ese principio, porque ese dispositivo no lo habíamos tenido, y sin embargo hemos hechos elecciones en las que ha ganado el que tiene los votos y siempre se ha preservado ese secreto del voto. De manera que ese principio no es el que garantiza un elector un voto, sino un conjunto de medidas que son parte del protocolo electoral”.

Por otro lado el CNE, al segmentar la base de datos de huellas en las 39.922 maquinas de votación, debe garantizar que ninguna huella este duplicada en una o varias máquinas con diferentes números de cédula de identidad y la oposición debe constatarlo así. Esto, por razones de tiempo será imposible realizarlo en una base de datos de huellas de 18.9 millones de electores y a la oposición le será a su vez imposible verificarlo en TODAS y cada una de las huellas a través de un proceso limpio de auditoría de huellas dactilares.

Entonces, por un lado un Rector insiste públicamente que el principio “un elector un voto” se ha garantizado desde 1936 y por otro lado la razón técnica indica que aunque ese dispositivo éste en la herradura de la mesa de votación, el principio no se garantizará igualmente por esa sola razón. ¿Que indica esto? Que al siempre haber sido garantizado el principio desde 1936, como indica el Rector Díaz, la captahuella no agregará ningún valor al proceso y que no está allí para ese propósito, sino para uno mucho mas macabro. Y allí pasamos a la segunda coincidencia: son un arma intimidatoria.

En una población poco educada, dependiente de la Administración Pública en sus diferentes versiones, y susceptible a pensar por el estomago y el hambre, el gobierno intimida, no solo diciendo de manera subliminal en su cuña que sabremos por quien votaste, sino que le dice abiertamente que el dispositivo que lo identifica antecede al voto que emitirá. ¡Menuda percepción! Todos los estudios de la Ciencia del Comportamiento Aplicada indican que en cualquier evento o servicio, desde la entrega de una pizza hasta una consultoría de ingeniería de largo plazo, LA PERCEPCION ES LA REALIDAD. No importará si les demostramos matemáticamente y con los algoritmos de las máquinas a los 18.9 millones de electores, uno por uno, que técnicamente el voto es secreto. Ellos DEBEN PERCIBIR QUE REALMENTE ESO ES ASI. Y eso no se está cumpliendo. El SAI logra que se perciba a la captahuella como un elemento descubridor del voto.

Consecuentemente el jefe de una familia que dependa de un miserable sueldo en una Alcaldía chavista del municipio más recóndito del país, no se creerá que una captahuella pegada a la maquina le va a garantizar el secreto de su voto. Tal vez usted que lee esto por Internet no tenga ese problema. Pero alguien que vive de su sueldito en una prefectura del interior y que ve las computadoras como gallina que ve sal, seguramente no se lo creerá. Tal vez nosotros, opositores furibundos, pensemos que ya la gente está obstinada de este gobierno, pero…¿ese nivel de obstinación estará por encima de correr ese riesgo? Sería estúpido que pensáramos eso. Y esto nos lleva a la tercera coincidencia: los retrasos peligrosos para una elección masiva y muy polarizada.

La captahuella no solo cumplirá su cometido como intimidatoria del voto, que ya es bastante decir, sino que introduce un elemento nunca antes probado en una elección del pasado, estando dentro de la mesa electoral. El CNE y la oposición NO SABEN, porque no se ha probado masivamente nunca, cual será la carga de retraso real que introducirá ese nuevo elemento. La experiencia más cercana y traumática la vivimos los venezolanos al introducirse por vez primera este dispositivo en el Referéndum Revocatorio del año 2004.

En esa ocasión las captahuellas estaban fuera de la mesa con lo cual las colas eran concurrentes y no secuenciales, y con todo, el desastre fue monumental. ¿Qué logra el CNE con eso? Lo menos, el desanimo de la gente de ir a votar ya que la abstención le favorece al gobierno, aliado fundamental del CNE parcializado. Pero lo más importante es la movilización de su gente. Los centros donde existen mayor número de electores registrados son “opositores”.

La creación de nuevos centros en sitios poco convencionales y de pocas mesas, tienen mayor concentración de votos oficialistas porque fueron creados precisamente en sitios donde el gobierno tiene sus números altos. Eso es del conocimiento de los técnicos del Comando Venezuela. Ellos votarán, en general, más fácilmente que nosotros. Y al salir rápidamente de las colas, los protagonistas del RE inflado, denunciados mil veces por ESDATA y Voto Limpio, repetirán su voto por estar registrados con huellas iguales en mesas diferentes, con una tinta indeleble chimba y no precintada. Ellos votaran de nuevo, y adivinen por quien.

Entonces, si tenemos coincidencias en estos tres aspectos fundamentales ¿porqué no acordar? De la explicación técnica del sábado 21 de julio, este proceso electoral es inédito en sus auditorías con lo cual hay que experimentarlas. Todo el proceso es nuevo y en esa nueva experiencia quien gana es el gobierno. Sin embargo, como conocimos de la exposición, ya el Grupo La Colina tiene muchísima experiencia en la auditoría de todos los procesos desde el año 2005 hasta el último del año 2010, donde salimos victoriosos. Esta experiencia iba a repetirse sin mayores cambios para este proceso electoral hasta que el CNE nos sorprendió con el SAI. ¿Por qué ocurrió eso? ¿Qué hay detrás de toda esta jugada? De no haber salido este sistema por parte del CNE no creo que siquiera se hubiera planteado esta discusión más allá del Registro Electoral.

En este sentido, nuestra representación técnica podría plantear el mismo esquema electoral del año 2010, tanto en maquinas, software, auditorias y procedimientos de seguridad, dado en que el supuesto básico que introducía a la captahuella no se está cumpliendo-un elector un voto- y el CNE no tiene argumento para dejarla. Si sacamos fuera de la herradura la captahuella, el proceso, con cambios muy leves, sería exactamente el mismo que el del año 2010. Incluso mucho más simple ya que estaríamos eligiendo un solo candidato entre pocos, no el montón de Diputados de la Asamblea Nacional.

El Grupo Técnico de La Colina debe coincidir en este punto de que si se repite el mismo proceso del 2010 estaríamos más que cubiertos técnicamente. No habría auditorías de huellas y estaríamos lidiando con el mismo RE sin auditar del año 2010, obviamente con su actualización. La gente iría a votar con la misma confianza con la que votó en las Elecciones Parlamentarias y tendríamos los mismos procesos de auditoría, con el mismo CNE. ¿Cuál sería entonces nuestra diferencia fundamental? El estado del Registro Electoral. Pero asumiendo como cierto el argumento de que ya fuimos con ese RE y vencimos el 2010, creo que nuestras diferencias serían mucho menores y se iría con más seguridad del triunfo opositor sobre la base que se acuerde sacar las captahuellas de la mesa. Pienso que esto no comprometería el cronograma ya que esas auditorias y pruebas técnicas ya han sido realizadas en pasados procesos electorales y han demostrado ser confiables, de acuerdo al equipo técnico del Comando Venezuela..

Creo que la lucha de corto plazo debe ser insistir y poner toda nuestra energía en la presión de la sociedad civil para sacar a la captahuella de la mesa de votación, basado en los puntos en los que si coincidimos en toda esa presentación técnica mostrada en el Foro del Grupo La Colina. Ojalá que los partidos políticos a quienes corresponda tomar esa decisión, como dice la respuesta que se le dio a una propuesta técnica formulada de buena fe, acuerden solicitar el retiro de las captahuellas de la mesa de votación al CNE al ver que todos los técnicos ya estamos de acuerdo en lo fundamental. Así, al no haber controversia técnica, el tema ya deja de ser técnico para convertirse en político y sus solicitantes ya no seríamos nosotros sino nuestro candidato, Henrique Capriles Radonski. Será de él la última palabra…

Caracas, 28 de Julio de 2012

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

lunes, 23 de julio de 2012

Un CHIP para los viejitos

Por Luis Manuel Aguana

Hago un paréntesis de la temática electoral, a la cual volveremos posiblemente en horas, para dedicarle unas líneas a este tema que por no ser de cobertura nacional, está pasando peligrosamente por debajo de la mesa dada la importancia de lo que realmente subyace allí, y en especial cuando el candidato Coyote dijo en el Zulia que él era el responsable del CHIP de la discordia, como si el no lo fuera de todo lo que ha pasado aquí en 13 años.

Alguien me dijo una vez que el grado de desarrollo de un país se medía en cómo se trataba a los niños, a los viejos y a la comida. Siguiendo ese criterio si medimos la cantidad de niños de la calle, el tratamiento sanitario de la comida en los mercados populares y el trato inhumano a los ancianos en todo, en especial el pago de las miserables asignaciones de pensión por parte del Estado, no solo seriamos subdesarrollados sino países de la más absoluta miseria moral y humana.

La tecnología es una herramienta para mejorar la calidad de vida, no para controlar ni perseguir a los ciudadanos. Eso es un postulado internacional, de acuerdo con las Naciones Unidas en la Declaración del Milenio “Velar por que todos puedan aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías, en particular de las tecnologías de la información y de las comunicaciones, conforme a las recomendaciones formuladas en la Declaración Ministerial 2000 del Consejo Económico y Social” (ONU, A/RES/55/2, 13 de Septiembre de 2000). Pero eso todavía no lo ha entendido el gobierno del candidato Coyote.

El uso de la más avanzada tecnología, solo encuentra salida en este gobierno en las aplicaciones más aberrantes y atentatorias contra los Derechos Humanos. Utilizando los recursos de todos los venezolanos, PDVSA y su Presidente encontraron en la tecnología del CHIP una aplicación para llevarle la cuenta a los ciudadanos del Zulia y del Táchira de cuanto combustible usan, haciendo realidad por primera vez en nuestro país la tarjeta de racionamiento cubana, pero con la más alta sofisticación tecnológica. De allí a que nos pongan un brazalete con un CHIP para indicarnos cuantos litros de leche o cuantos kilos de arroz podemos comprar por mes en un supermercado, no hay sino un paso.

Y precisamente de esto es lo que se trata este laboratorio que usa la gasolina como su primer objeto de racionamiento. ¡Claro que saben que la gasolina se escapa de las fronteras por los camiones y transportes que ellos mismos fletan! Incluso el racionamiento les sirve para poder disponer de mayores cantidades de combustible para sacar por las mismísimas fronteras, a las narices de la Guardia Nacional Bolivariana, aumentando así el negocio de Rafael Ramirez. ¿Ustedes creen que ese negocio es de pendejos? ¡Pendejos son los maracuchos y los gochos a los ojos de los chavistas!

Mas sin embargo no son capaces de poner esa tecnología al servicio de la gente que dicen proteger. ¿Han notado las colas infernales que se tienen que calar nuestros viejitos para que les paguen una miserable pensión? ¿Por qué no entregarles a ellos unas tarjetas con CHIP asociadas a cuentas que puedan ser recargadas con dinero en lugar de usar esa tecnología para violar los derechos humanos de los tachirenses y zulianos? ¿Por qué no realizar un acuerdo con la banca que sabe muchísimo de eso para evitar que esos viejitos hagan esas colas inhumanas? ¿Cuál es la razón de que una persona en una silla de ruedas tenga que estar horas fuera de una institución bancaria cogiendo sol para dar fe que está viva cuando existen mecanismos tecnológicos como el mismo CHIP del gobierno para hacer exactamente lo mismo?

Los bancos saben perfectamente cómo asociar una persona a una tarjeta con mínimo riesgo. Incluso hasta el mismísimo Banco de Venezuela, el banco bandera del gobierno rojo rojito. Para un banco es imposible que una persona tenga un plástico con CHIP y que este sea utilizado fraudulentamente. Por eso implementaron el sistema de tarjeta de debito/crédito con CHIP para aumentar la seguridad de los sistemas a fraude cero. Eso ya existe en Venezuela. Pero eso no le da en la cabeza a Rafael Ramirez. ¿Usar la tecnología para otra cosa que no sea favorecer los negocios del gobierno a expensas de la población? ¡Impensable!

Pero como sabemos que la agenda técnica del gobierno va por otro lado, dudamos que esa tecnología se aplique constructivamente a favor de los viejitos o de cualquier otro grupo desfavorecido y el experimento de dominar la logística del racionamiento tecnológico está cobrando cuerpo. Si el gobierno logra imponer exitosamente esa tecnología y afina los procedimientos de su aplicación logística, estaremos en el “fast track” del racionamiento alimentario.

De darse los planes del gobierno y conseguir que Chávez continúe en el poder, no habrá manera de que ese racionamiento de combustible no llegue a todo el país. Todo el mundo especializado en petróleo sabe que el gobierno está importando gasolina para satisfacer la demanda local. Eso, aunado con el contrabando de extracción que viene de la misma corrupción del gobierno en la frontera, hace que la persecución la paguen los más pendejos.

Luego, al avance de la política de destrucción de la propiedad privada, la oferta de productos de consumo llegara a un punto crítico de no retorno, como en cualquier país comunista. Esto requerirá que nos racionen. Pero como el venezolano es sumamente desordenado, será bien difícil que aquí funcione una tarjeta de racionamiento, a lápiz y manual. Para ello tienen probando la tecnología al servicio del totalitarismo: el CHIP de racionamiento.

¿Cómo combatir eso? No permitiendo que funcione y logren tener experiencia logística en el uso de ese sistema, haciendo resistencia civil. Ya los zulianos están solicitando un referéndum para el uso de ese CHIP en su estado. Los tachirenses deberán hacer otro tanto. El gobierno reculó, al menos temporalmente, como en todo donde consigue una resistencia férrea de la población. Maracuchos y tachirenses: ¡No se dejen! Aquí el problema en sí no es la tecnología sino su mecanismo de implementación y la adquisición de la experiencia técnica necesaria para poner esos resultados a funcionar en todo el país.

Este es el ejemplo más claro, luego de la Lista de Tascón, de las razones que tuve de abrir este blog. La tecnología a favor de la violación de derechos y su uso cada vez más acentuado por parte de gobiernos con inclinaciones totalitarias. Ya se ve en todo: la Declaración de Impuesto Sobre La Renta En Línea, CADIVI, el CNE y su SAI con captahuellas; los trámites públicos poco a poco están siendo cada vez mas automatizados. Y eso no es que este mal en sí. Es el cómo se utiliza lo técnico para someter al ciudadano. No nos equivoquemos. Si el gobierno va aplicar la tecnología a los venezolanos, que sea para favorecernos, no para controlarnos. Exijamos al gobierno que esos CHIPs se los entregue a los viejitos para que le faciliten la vida, no para que se gasten lo que les queda de ella cruelmente en la cola de un banco. Votemos masivamente el 7 de Octubre para que esto no siga pasando…

Caracas, 23 de Julio de 2012

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

sábado, 21 de julio de 2012

URGENTE E IMPOSTERGABLE: LA UNIDAD EN LO TÉCNICO

URGENTE E IMPOSTERGABLE: LA UNIDAD EN LO TÉCNICO PARA

POTENCIAR EL TRIUNFO CONTUNDENTE DE HENRIQUE CAPRILES RADONSKY

Propuesta de adhesión dirigida al Grupo La Colina

La Unidad Democrática se encuentra en el desafío de acertar en las acciones a ejecutarse en la recta final de las elecciones presidenciales previstas para el 7 de octubre del presente año.

La Unidad Democrática, entendida en su sentido más amplio, agrupa a equipos formalmente creados, así como a organizaciones y personas que día a día colocan su grano de arena en la búsqueda de un triunfo que no deje lugar a dudas.

En medio de este caminar, han surgido discrepancias técnicas que pudieran implicar serias consecuencias políticas, al menos en el contexto electoral, de corto y largo plazo.

Es del conocimiento público, que organizaciones como ESDATA, VOTOLIMPIO y SUMATE, así como diversos ex directores del Poder Electoral, y expertos que por iniciativa propia han promovido la discusión de ciertos tópicos claves, han hecho públicas sus observaciones a la estrategia relacionada con el manejo del tablero electoral.

Estas serias diferencias se han centrado, entre otros temas, en el RE, las captahuellas, la presencia y el rol de la institución militar en los centros electorales, la transparencia de la elección de los miembros de mesa, el proceso de totalización, y en la estrategia para los famosos cinco mil centros claves que agrupan a más de cuatro millones de electores.

Pero ha llegado el momento, de plantear un alto en el camino. Llegó la hora de hacer un esfuerzo sincero por llegar a un consenso estratégico de los técnicos.

En tal sentido, agradecemos la sabiduría del Ing. Luis Manuel Aguana, presente en su reciente escrito “Unidad Técnica”, en el que ha sugerido la urgente necesidad de llegar a un gran acuerdo, mediante una mesa técnica de negociación que sea acompañada de mediadores de talla reconocida.

¿Cuántas discusiones estériles nos hubiésemos ahorrado si personas y grupos debuena fe hubiesen optado por esta solución, tan obvia y natural en el mundo de la política, y que a todos se nos pasó proponer?

Por lo general, la Unidad Política es difícil y espinosa, mientras que la Unidad Técnica suele surgir con más naturalidad. Sin embargo, en esta curiosa etapa de la vida del país, lo difícil se hizo fácil, y lo fácil casi imposible.

Reconocemos el magnífico esfuerzo del candidato en su tarea de recorrer casas y pueblos, en su rol de mensajero de la buena nueva.

Su energía y mensajes sencillos pero directos, inteligentes y penetrantes, sobre todo en el segmento de los votantes que debemos conquistar, merece un reconocimiento abierto, y un compromiso de todos los equipos y grupos que actuamos de buena fe.

Sería imperdonable que ese extraordinario esfuerzo se viera afectado por el celo, la terquedad, y la miopía de los diferentes grupos técnicos.

Sería imperdonable, qué intereses oscuros privaran en esta etapa de nuestra historia.

La razón de ser de nuestras organizaciones es la defensa del DERECHO A ELEGIR, o más propiamente, la lucha por ELECCIONES JUSTAS, ésas en las que se garantiza el respeto a la íntima voluntad popular. Es lo que las Naciones Unidas etiqueta como ELECCIONES AUTÉNTICAS.

Por tener la convicción de que nuestro candidato crece día a día en el afecto de los electores, su amenaza mayor es que se desnaturalice el proceso del 7-O, es decir, que no responda a la expresión libre de los venezolanos para decidir, como dice nuestro candidato, quién será el nuevo presidente, y no, que el presidente decida que los únicos venezolanos que aman la patria, son los que lo aman a él.

Estamos persuadidos de la necesidad de unir talentos y habilidades, y creemos pertinente además, que ese activo de talentos y habilidades esté inmerso en un contexto de principio y valores.

Estamos dispuestos a concurrir, inmediatamente, a una "MESA TÉCNICA DE NEGGOCIACIÓN", integrada por los factores técnicos que trabajan por el triunfo de nuestro candidato. Creemos que estamos a tiempo de potenciar un plan que garantice un triunfo contundente.

Tenemos la certeza de que si participan personas de buena fe, será muy fácil llegar a acuerdos que permitan a nuestro candidato tener la tranquilidad necesaria para seguir fajado en su campaña, sin los sobresaltos que surgen por las opiniones que unos u otros "técnicos" podamos expresar.

Esta MESA es una obligación moral para con nuestro pueblo, que quiere ya, visualizar el éxito de un camino pacífico, que genere progreso e igualdad de oportunidades.

Señores de La Colina los invitamos a adherirse a esta iniciativa.

Señores del Comando Electoral presentes en este importante foro, los exhortamos a convocar una reunión, el próximo miércoles 25 de los corrientes, con la finalidad de diseñar, por consenso, la MESA TÉCNICA DE NEGOCIACIÓN, y a elegir al mediador.

Estimados foristas, la historia siempre tiene tiempo para juzgarnos. Trabajemos juntos y de la mano de la verdad, para que ese juicio sea benévolo con nosotros.

Suscriben en Caracas, a los veintiún días del mes de julio del año dos mil doce (21-07-2012),


ESDATA VOTOLIMPIO

jueves, 19 de julio de 2012

Unidad Técnica

Por Luis Manuel Aguana

No, no me refiero a alguna Unidad que se haya creado para trabajar en algo técnico, pero tal vez por allí vayan los tiros de esta nota. Se refiere más bien a la unidad de los técnicos, que podría ser más bien el término adecuado a la situación que hoy presenta la discusión entre los técnicos de la oposición en relación al sistema electoral y la discusión de si usar o no las captahuellas en el proceso del 7 de Octubre. Paradójicamente, a partir del 12F tenemos unidad política pero hasta la fecha no tenemos unidad técnica.

En mis tiempos de estudiante de bachillerato, solo habían dos opciones de estudio para donde coger: Las Humanidades y las Ciencias. La gente se titulaba, si lo recuerdan, Bachiller en Ciencias y Bachiller en Humanidades. El tiempo me ha enseñado que era una diferenciación atroz. Nadie puede ser completamente científico ni tampoco completamente humanista. Como siempre me encantó la lógica y la pureza técnica, del saber que objetivamente dos y dos son cuatro, sin que nadie lo pudiera objetar, siempre preferí el estudio de las ciencias, de lo científico. Las humanidades me sonaron a algo que no se podía medir, relacionado con los estudios de lo humano y lo discursivo y, como siempre me gusto llamar al pan, pan y al vino, vino, siempre me aleje de las discusiones estériles de los humanistas a los que siempre de alguna manera la cuenta de dos más dos nunca les daba cuatro sino el numero más conveniente. ¡Por eso precisamente eran los estudios de lo humano!

Con el tiempo, y como todos, cambié mi percepción del mundo. Y aún siendo técnico me fui dando cuenta que de alguna manera lo humanista influía en lo técnico al punto de dominarlo. Los técnicos éramos relegados a un papel instrumental -técnico-, sin ningún poder de decisión más allá de su esfera de influencia, de nuevo, técnica. Si deseaba tener acceso a decisiones fuera de ese ámbito debía, no solo profundizar en lo humanista, sino hacerme entender por ellos. Hay como una cierta barrera que nos separa, que hace que a veces ambas formas de ver al mundo, aun hablando el mismo idioma, no nos entendamos. Por eso me interesé en hablar también el idioma humanista, sin dejar mi pasión por lo técnico.

He tratado de poner simple el dilema casi universal entre lo científico y lo humanista para tratar de explicar en términos sencillos la diatriba pública que se ha montado en relación al sistema técnico que gira alrededor de una cosa que debería ser tan simple como contar unos votos. He notado que los técnicos que hemos opinado en relación al proceso electoral nos hemos enfrascado en una discusión de lo técnico que de alguna manera nos ha hecho salir de nuestra esfera de influencia y tocar las fronteras de uno de los aspectos más sensibles de lo humanista: lo político.

En algunos casos los políticos se han metido a técnicos, opinando acerca de la complejidad tecnológica del sistema del CNE y los técnicos se han metido a políticos tratando de explicar que el mismo sistema da o no da las garantías para que la cuenta de esos votos salga como debe ser. Se han cruzado los límites y ahora nadie sabe si cuando un técnico habla, lo hace como técnico o como político. O peor aún, si cuando un político habla del sistema lo hace tratando de ocultar o minimizar alguna trampa que este montando el gobierno, a expensas de lo técnico, terreno el cual desconoce. Es por eso que he leído a sociólogos hablando de que son “tonterías el cable submarino o el satélite Simon Bolivar” abordando desde lo político aspectos técnicos. ¿A cuenta de qué alguien puede asegurar, más allá de su palabra, que un proceso técnico funcionará sin problemas? Solo los técnicos pueden asegurar eso.

Ahora bien, ¿cuál es la responsabilidad última de los equipos técnicos de la oposición frente al CNE, agravada por la circunstancia de considerar que este organismo se halla abiertamente parcializado a favor del gobierno? La respuesta es simple: garantizarnos que la cuenta de los votos que nos entregue el CNE a la finalización del proceso electoral se corresponda con la verdad. Para ello requerirán de auditorías técnicas y controles de todo tipo, para asegurarnos que el sistema tecnológico que nos impuso el CNE no burlará la voluntad de los electores. Cualquier energía que se desvíe de ese objetivo se estará desperdiciando a favor del gobierno.

Menuda responsabilidad tienen esos equipos técnicos frente a todos los venezolanos. Es una carga demasiado pesada e injusta a mi modo de ver, porque si desde afuera desconfiamos de su honestidad y de su calificación técnica, ya el gobierno tiene la partida ganada y entonces cerremos la santamaria de Venezuela y el último que apague la luz. En mi caso particular, parto del principio humanista de que la buena fe se presume y la mala fe hay que probarla.

Partiendo de ese principio de buena fe (lo otro sería tema de denuncias que van más allá del alcance de esta nota) y en vista de que se ha insistido por parte de voces técnicas calificadas, fuera del circulo de quienes trabajan para el Comando Venezuela, y que también hacen observaciones de buena fe acerca de que hay irregularidades que considerar, es necesario que ambas posiciones se discutan y se deliberen a fin de buscar la verdad técnica mas allá de posiciones personalistas y de sesgos políticos. Hay dos aspectos puestos en tela de juicio: uno de ellos que tiene que ver con los datos del sistema, el Registro Electoral, y otro con la viabilidad nuevo sistema propuesto por el CNE, el SAI. Ambos aspectos han sido tan controversiales que han generado temor y conflicto entre muchos de nosotros que asumimos una posición técnica, no política, acerca de su utilización segura en este proceso.

Dos posiciones técnicas encontradas pueden ser debatidas si se aparta el fondo político. Recuérdese que los técnicos pueden llegar a acuerdos más fácilmente que los políticos por aquello de la objetividad del conocimiento científico. Y aquí deseo sugerir un caso de negociación entre partes en disputa para aquellos técnicos que realmente deseen poner por encima los intereses del país a sus propias argumentaciones, por mas ciertas que les parezcan. Para ello propongo un proceso rápido de negociación. Hice la consulta con un experto del tema de negociación y este acuerda conmigo que este podría ser un caso de esa naturaleza, sugiriendo un mecanismo simple basado en lo que ellos conocen como el método del Texto Único de Negociación:

“Cada parte escribe con lo que estaría de acuerdo (puntos específicos que pide o espera de la otra parte). Cada parte entrega su documento y el facilitador mediador compila los puntos de acuerdo encontrados en ambos documentos. Y así se va avanzando hasta terminar con todos los puntos controversiales. Eso permitiría lograr un documento de puntos mínimos de acuerdo.

El mediador va asentando los puntos acordados y siguen con la misma técnica hasta agotar todos los puntos en disputa. Claro, ambas partes presentan los puntos de discusión y lo que es su objetivo. Ninguno ve el documento del otro, ni siquiera están en la misma sala. El mediador recoge, analiza, compila y presenta los puntos donde están de acuerdo como un primer avance. Luego sigue avanzando en los puntos donde no hubo acuerdo buscando posiciones más cercanas hasta lograr consensos o acuerdos”.

De acuerdo a la consulta, los mejores mediadores del país son: Elsa Cardoso, Eva Josko, Gabrielle Gueron y Sadio Garavini, hasta donde conozco, todos opositores. Estas personas, de acordar participar, conformarían todos o parte de ellos, una Comisión Negociadora para llegar a un acuerdo entre todos los técnicos opositores, léase Grupo La Colina, actual responsable técnico de la oposición ante el CNE, ESDATA, SUMATE, Voto Limpio y académicos de la talla del Dr. Genaro Mosquera y los responsables del Informe de Consistencia Demográfica del RE, de la UCAB, así como distintas personalidades que puedan ser llamadas para discutir este problema técnicamente. En este proceso se debatiría el problema fundamental: ¿es seguro y viable usar técnica y objetivamente el sistema SAI y el actual RE para ir al proceso electoral el 7 de Octubre?

¿Es descabellado este planteamiento? ¿Es “comeflor”? Algunos de ustedes probablemente digan que si lo es y se estén muriendo de la risa con esta nota, si han llegado tan lejos en su lectura. Podrían incluso considerarla como extemporánea. ¿Cómo gente que se ha dicho cualquier cosa y ha puesto en duda honorabilidades durante esta discusión se va a sentar siquiera hablar de esto a estas alturas? Sin embargo, hasta países que están en guerra se sientan en la misma mesa para conversar de paz. De lo que se trata aquí es lograr una unidad técnica de criterios en la oposición y UNA SOLA POSICION UNIFICADA frente al país, dándoles a los políticos una opinión precisa y sin sesgos acerca de este controversial asunto. La decisión que se tome luego ya no sería técnica ni de los técnicos, sino política y de los políticos. Nos estamos jugando algo tan fundamental como el cambio del sistema político de Venezuela, aunque para algunos técnicos esto no les suene grave.

Estas reflexiones de un técnico que se metió a humanista indican que un sistema para contar votos, por muy complejo que este pueda ser, no puede estar por encima del futuro de un país. Y menos que los políticos nos lleven al despeñadero sin una evaluación técnica que los mejores especialistas puedan acordar. ¿Ustedes no creen que bien vale la pena al menos sentarse a pensarlo? Si ocurriera ese milagro de la Unidad Técnica y se llegara a la conclusión de que es seguro un proceso como el propuesto en los actuales términos, nadie en este país objetaría los resultados electorales. Pero si ocurre lo contrario, tampoco nadie en su sano juicio iría a unas elecciones con un sistema de sumar votos técnicamente inseguro, con todas las consecuencias que esto pueda tener. Nunca es tarde para discutir el país. Aprovecho la ocasión del Foro del Grupo La Colina el sábado 21 de julio, y adonde probablemente asistirán todos los protagonistas de esta controversia técnica, para preguntarlo…

Caracas, 19 de Julio de 2012

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana