Suscribete a TICs & Derechos Humanos

jueves, 29 de octubre de 2015

Racionalidad rojo-rojita

Por Luis Manuel Aguana

“Nunca he podido concebir cómo un ser racional podría perseguir la felicidad
ejerciendo el poder sobre otros”. Thomas Jefferson

En oportunidad de la decisión de Leopoldo López de entregarse a la justicia rojo-rojita el 18 de febrero de 2014, publiqué una nota indicando que si tomaba esa decisión el régimen lo trataría peor que a Iván Simonovis, sin contar con que en eso también estaría metiendo a su familia (ver Entrega o Resistencia en http://ticsddhh.blogspot.com/2014/02/entrega-o-resistencia.html).

No estuve de acuerdo en que se entregara y lamenté luego haber tenido la razón en relación al trato inhumano y cruel que han recibido él y su familia en los casi dos años de reclusión y sentencia ilegal. Independientemente de si ese vía crucis lo haya llevado a ser el primer líder en las encuestas o si la decisión de Leopoldo fue acertada o no, se pudiera concluir a estas alturas que el costo para el, su familia y el partido que fundó ha sido y sigue siendo muy elevado. El régimen necesita a Leopoldo preso para culparlo de sus propias masacres del 2014, así como necesita a Iván Simonovis preso para culparlo de las del 2002.

Existe cierta racionalidad en el régimen cuando persigue y encierra a aquellos liderazgos que consideran una amenaza a su supervivencia. De allí los encierros de López, Ceballos, Ledezma y todo aquel que medio se asome con posibilidad cierta de conducir los destinos opositores no colaboracionistas.

Asimismo el régimen se monta en una de favorecer aquellos liderazgos de oposición “convenientes” a sus intereses, como el caso de Manuel Rosales, que a las 7pm en aquella elección presidencial del 2006 ya estaba aceptando su “derrota” antes de terminar de contar los votos de las mesas cerradas, con gente todavía en las colas de los centros. Desde ya le auguro una rápida “justicia” en su caso para salir a hacerle “oposición” conveniente al régimen…

En toda esta historia quienes no hemos sido muy racionales somos nosotros. Los liderazgos políticos que más se han acercado a una lucha no-colaboracionista en contra del régimen se han inmolado a la justicia rojo-rojita, jugando el juego de la democracia cuando lo que hay es una dictadura. Y el régimen muerto de la risa ha ido acabándolos uno por uno. Aun insisten en hacer la faena del toro con un Ñu (ver La faena del Ñu en http://ticsddhh.blogspot.com/2015/09/la-faena-del-nu.html).

Ahora se está presentando el mismo caso con Lorenzo Mendoza. Este líder empresarial ha sido señalado por el régimen, desde mucho antes de su acusación derivada de las grabaciones ilegales realizadas a él y al economista Ricardo Hausmann, como el principal responsable de la “guerra económica” que se inventó el régimen por la pavorosa inflación que llegará a 300% en alimentos este año. Vuelve el régimen así a las andadas de culpar a alguien de sus propias actuaciones.

Mendoza ha respondido lo mismo que antes respondieron nuestros líderes opositores: “no me voy del país” (http://www.eluniversal.com/economia/151027/lorenzo-mendoza-no-me-voy-del-pais-y-respondemos-con-mas-trabajo). Pues bien, el régimen montará su expediente fraudulento, como lo hizo antes con López el Fiscal que está cantando en los Estados Unidos, y lo encerrará botando la llave. Y el país, de nuevo, perderá otro líder, esta vez empresarial, responsable por la producción de la mitad de la comida que se consume en Venezuela.

Dos importantes empresarios me refirieron que el régimen difícilmente encerraría a Mendoza, pues le es más útil produciendo comida, y más aun en esta época donde arrecia la falta de alimentos y dólares con que comprarla afuera. Que Mendoza hacía bien diciendo que se queda, dándoles así confianza a sus empleados y clientes. Y de nuevo, esa es NUESTRA RACIONALIDAD, no la rojo-rojita. Eso sería lo correcto en la faena del toro, no cuando se lidia con un Ñu.

El régimen desde hace muchísimo tiempo no se rige por la Constitución de 1999. Se rige por el Plan de la Patria comunista. Juran cargos para cumplir ese Plan, no la Constitución. Y en ese Plan está el control de los medios de producción privados. Tal vez los Castro no le han ordenado todavía a Maduro hacerse con el control de Empresas Polar porque conocen de la ineficacia y ineptitud del gobierno venezolano para manejar un emporio como ese, pero la desesperación es mala consejera. Ya está rodando la especie según la cual tienen preparado un “Polarazo” –operación semejante al Dakazo pero de comida- para antes de las elecciones, donde allanarían a Empresas Polar -como antes lo hicieron con Daka-, luego de la detención de su Presidente con la excusa de la famosa llamada telefónica, para regalar la comida que supuestamente tendría “acaparada” el “responsable” de la “guerra económica”.

En un universo racional, nadie en su sano juicio pondría preso a Lorenzo Mendoza. Estamos hablando del responsable de que al menos podamos medio comer en Venezuela, y eso no es ninguna pendejada. Pero aquí no estamos hablando de gente que obedezca esa o ninguna racionalidad. Han reventado todas las leyes de la racionalidad económica en función de eternizarse en el PODER.

No es mi intención aquí darle consejos a Mendoza, que de acuerdo a lo que dijo ya tomó su decisión, ni mucho menos orientar su acción. Solo quiero llamar la atención a que muchos pensaron, incluyendo a Leopoldo López en febrero de 2014, que esta tragedia se combate siguiendo las reglas del librito. Ya López tiene preso casi dos años y las cosas han empeorado sustantivamente. Y pueden ser aun peores si a eso le añadimos otro sufrimiento más con nuestra mejor gente presa. Como bien escribe Gustavo Azocar en su carta a Mendoza: “No es bueno darle a Maduro otro trofeo” (http://www.lapatilla.com/site/2015/10/24/gustavo-azocar-alcala-carta-a-lorenzo-mendoza/).

Muchos dicen que el régimen al seguir ese camino de represión poco a poco se extinguirá, y ocurrirá “algo” que lo implosione o colapse. Estoy de acuerdo con eso. Sin embargo, salvo que tengamos las habilidades de Reinaldo Dos Santos, nadie puede predecir cuándo ocurrirá eso. Aquí puede haber una hiperinflación de 3 o 4 dígitos el año que viene y el régimen podrá aguantarlo porque todavía cuenta con muchísimos recursos que no necesariamente se contabilizan en dinero.

Pero quienes creen que la racionalidad rojo-rojita del régimen cambiará porque aquí se pase hambre como consecuencia de acabar con Empresas Polar, mejor que se vayan bajando de esa nube. Recuerden a Giordani, nos necesitan pobres y ahora también hambrientos. Los Castro tienen más de 55 años mandando a un pueblo hambriento porque tienen las habilidades para eso, y le han transferido esa “tecnología” al régimen de Maduro, o la están poniendo en práctica ellos mismos en Venezuela. Lamentablemente eso no se ha acabado de comprender cabalmente, incluso por nuestros mejores exponentes. Ya es hora de cambiar la estrategia y ensayar otros caminos, comenzando por no sacrificarnos, en especial si eso no contribuye a salir de esta tragedia.

Caracas, 29 de Octubre de 2015

Twitter:@laguana

lunes, 26 de octubre de 2015

Ganando también se pierde

Por Luis Manuel Aguana

Pareciera haber tomado cuerpo la hipótesis según la cual el régimen cedería la mayoría de curules en la nueva Asamblea, en el caso que existan elecciones el 6D. La nota de Rafael Poleo (El Nuevo País, Rafael Poleo, El Dilema, Corto y Profundo 20-10-2015 https://pbs.twimg.com/media/CR2HWFYXAAAdKH8.jpg:large) reseñada por el tocayo Luis José Semprum (ver La terrible revelación de Poleo en http://www.noticierodigital.com/2015/10/la-terrible-revelacion-de-poleo/), ya da por sentado como un hecho que la “oposición democrática” (término que siempre me ha parecido un contrasentido hablando de la MUD) terminará negociando ser “mayoría relativa insuficiente para hacer cambios profundos”, dejando a la consideración de esa oposición “lo que bien le parezca”, que para buenos entendedores sabemos lo que es.

Y considerando lo que Poleo dice, esa “concesión” a la MUD no lo sería tanto si tomamos en cuenta que a ambos -régimen y su oposición- le es altamente conveniente bajar la presión nacional e internacional de una matriz que los hace inviables: que en Venezuela existe una dictadura castrocomunista que no cede espacios, que las elecciones son un fraude, y que se puede “derrotar al régimen” usando elecciones.

De esa manera nosotros, todos aquellos quienes hemos indicado que en Venezuela todas las elecciones son arregladas por el CNE a favor del régimen, quedaríamos ante la población y la comunidad internacional como una partida de "frauduleros" (ver significado en “Frauduleros” somos todos en http://ticsddhh.blogspot.com/2012/12/frauduleros-somos-todos.html) y “antidemocráticos” que lo que buscamos es un golpe de Estado para salir de este pobre gobierno que es un dechado de virtudes democráticas.

Lamentablemente la matriz manejada por la MUD, que aun prevalece en la población y que le ha servido al régimen para perpetuarse, es que la ruta electoral es LA UNICA para combatir el comunismo cubano en donde nos han metido. Eso se afianza al permanecer inalteradas las mismas condiciones electorales, con auditorías que no son más que paseos guiados con esa “oposición democrática”.

Y si a esto le añadimos que esa “oposición democrática” ahora está negociando inversiones en Cuba (ver Opositores venezolanos auspician evento para invertir en Cuba en http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article38478414.html), ustedes me dirán si es del interés de la MUD cambiar el estado de cosas en el país mas allá de medrar debajo de la sombra del régimen de los Castro.

Entonces, con estos antecedentes, la “oposición democrática” efectivamente ganará la Asamblea Nacional, pero perderá Venezuela. La población será una vez más engañada y convencida que eso del fraude electoral era una bolsería de unos técnicos radicales y que “si nos mantendremos firmes” entonces ganaremos las siguientes elecciones, cualesquiera que estas sean- con el CNE de Tiby.

Lamentablemente, las cosas en el país no cambiarán significativamente “En el supuesto negado por imposible de que los colaboracionistas dejen de serlo…” y resuelvan hacer las cosas que están prometiendo ahora hacer si ganan, como lo mencionaba Jesús Petit Da Costa en junio de 2015 (Jesús Petit Da Costa, Salirse de la encerrona parlamentaria en http://jesuspetitdacosta.blogspot.com/2015/06/salirse-de-la-encerrona-parlamentaria.html) donde analizaba que pasaría si la oposición ganaba la Asamblea Nacional. Lo que en ese entonces el Dr. Petit Da Costa veía como imposible, que era que el PSUV perdiera las elecciones, ahora por aquellas vueltas de la política no luce tan imposible, no porque en realidad no las pierda sino que lo acepte y la franquicia opositora convenga “solo una mayoría relativa insuficiente para hacer cambios profundos”, como indica Poleo.

Entonces, ¿cuál será entonces el neto de todo este esfuerzo parlamentario? Unas victorias pírricas del régimen y de su oposición, alargando una vez más el inevitable fin, ya que ni el régimen cambiará su manera de conducir al país, ni la franquicia MUD podrá o querrá hacer nada para impedirlo.

Poco les durará la alegría de “haber cambiado” por un rato la percepción del fraude electoral por el hecho de haber negociado con el régimen una “mayoría relativa insuficiente” porque a los venezolanos los podrán engañar por un tiempo pero no todo el tiempo. Muy pronto verán que la efectividad parlamentaria seguirá siendo la misma que la actual, que la calidad de vida de los venezolanos no cambiará (espero en Dios que no empeore, si es esto posible) porque ellos hayan “ganado” la Asamblea, y al ver la población que todo resultó en una nueva estafa,  empezarán de nuevo las excusas, indicando que la Asamblea solo fue el “primer paso” y que ahora como “vencimos”, lo siguiente será ganar un “revocatorio” o la Presidencia el 2019 (por supuesto, eso si para ese momento no nos han matado de hambre) para, en ese momento, si comenzar a resolver los problemas de los venezolanos. Y así nos llevaran ad infinitum…hasta que tomemos conciencia que es una pared que debemos derribar de otra manera y con herramientas diferentes.

La “oposición democrática” no acaba de entender que la solución no pasa por revocar a nadie, sino del cambio completo de la institucionalidad del país. Nos hemos cansado de repetir eso en el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) pero quizás si lo puedan entender si se lo leen a un Premio Nobel. En efecto, el ex Presidente de Costa Rica, Oscar Arias, en una carta en rechazo a Maduro indica: La prioridad no debe ser remover a una persona específica. Eso es un error que otros países han cometido, derrocando líderes cuya salida no tuvo efecto sobre la situación real. La prioridad debe ser la institucionalidad democrática.La legitimidad de la oposición debe derivarse de su adhesión a ciertos principios, no de su ataque a ciertas personas. … Por eso, hoy quiero realizar un llamado a la oposición para que ejerza un liderazgo responsable.” (ver Expresidente de Costa Rica envía fulminante carta de rechazo a Maduro en http://www.maduradas.com/contra-el-dictador-expresidente-de-costa-rica-envia-fulminante-carta-en-rechazo-a-maduro/). (Subrayado nuestro)

Mientras tanto nosotros seguiremos insistiendo en el mensaje: que hace falta una nueva referencia de oposición auténtica y responsable en el país, como lo indica Arias, porque lo que tenemos está muy lejos de ser eso; que no es posible una salida electoral en dictadura porque es el régimen quien cuenta los votos, sin dejarse “observar”; que no existe oposición en dictadura sino resistencia; y que lo primero es el rescate de la soberanía con la reconciliación de todos los venezolanos.

Ese es el camino más largo pero no hay otro. Poco a poco los múltiples enfoques propuestos para llegar a ese rescate deberán converger en uno solo, generando la sinergia suficiente para sostener una solución que unifique verdaderamente a todos los venezolanos. Solo así podremos decir que ganaremos sin perder, que es la única forma de sostener un triunfo en el largo plazo.

Caracas, 26 de Octubre de 2015

Twitter:@laguana

viernes, 23 de octubre de 2015

De la Constituyente a la “justicia transicional”

Por Luis Manuel Aguana

Pareciera que ha pasado un siglo desde que Leopoldo López decidió caracterizar al gobierno de Nicolás Maduro como autoritario y dictatorial. En efecto, días antes del anuncio de "La Salida", el 23 de enero de 2014, la línea del partido de Leopoldo era frontal y su estrategia, luego de la caracterización del régimen, se centraba en la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente para - de acuerdo a su entonces  razonamiento y el de sus copartidarios- sustituir los poderes públicos.

Cuando Leopoldo López y María Corina Machado anunciaron "La Salida" (ver http://diariodecaracas.com/politica/leopoldo-lopez-maria-corina-machado-haran-anuncios-importantes-hoy-lasalida), que no era otra cosa que someter las diferentes soluciones constitucionales a la decisión del pueblo, convocado en Asambleas de Ciudadanos en todo el país, cada uno de esos lideres tenían en su mente una “salida” constitucional: Leopoldo, la Constituyente y María Corina, la renuncia del Presidente. A mi juicio, luego de más de un año de los sucesos del 2014, este experimento fracasó por una sola razón: se salió a la calle sin haber decidido previamente cual era la solución, creyendo que esa discusión se daría de manera transparente en la calle. Ya ese liderazgo estaba dividido en relación a cuál era la solución antes de anunciar esa propuesta. Pudiera decirse que solo por eso "La Salida" murió al nacer.

Una de las razones por las cuales la gente sigue a un liderazgo es la coherencia y la focalización de los objetivos. La gente siente cuando un líder sabe dónde va y lo que quiere. Cada uno de ellos tenía agendas diferentes, y aunque ambos hicieron un planteamiento para la discusión, el país estaba para ser conducido, y pedía a gritos a sus líderes el camino a seguir. Para eso son los liderazgos, para mostrar con su luz el camino a seguir en la obscuridad. De haberse puesto Leopoldo y María Corina de acuerdo previamente en cual era la solución única a plantearle al país y convocar esas Asambleas para explicarle a la población el alcance de lo decidido -y como se haría- y no para “discutir” cual camino, el país se habría ahorrado mucha energía y se habría también llegado muy, pero muy lejos en la solución. Pero eso ya es historia…

Muchos de quienes hemos venido estudiando el tema Constituyente desde mucho antes del planteamiento de López, le sugerimos a él y a su gente en su oportunidad que una Constituyente no debía ser convocada para “salir del gobierno” sino para reorganizar el sistema político del país, que hace aguas desde mucho antes de 1998. La cosa no solo va más allá de salir del comunismo sino de plantearnos la reconstrucción misma de la arquitectura del poder. Eso es lo que está escrito en el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/). López y su gente conocen nuestro planteamiento y la manera de hacerlo efectivo es a través de la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente.

Si el planteamiento del 23 de enero de 2014 hubiera sido la Convocatoria al país de un Proceso Constituyente Originario de las manos del mismo depositario de la soberanía, la lucha en las calles se hubiera planteado en otros términos. ¿Cuáles? Un pueblo que se quiere convocar para resolver sus diferencias en paz y democracia porque es el dueño de su destino y depositario de su soberanía, por encima de los poderes constituidos, y un régimen que no lo se lo permite. Lo que terminó sucediendo fue que el pueblo ni siquiera supo cual de las opciones constitucionales podía usar, y en el medio dos lideres tratando de convencerlo de dos soluciones diferentes, Renuncia y Constituyente. Resultado: un fracaso estruendoso.

La participación de Antonio Ledezma en la Asamblea convocada en la Plaza Brión de Chacaíto el 2 de Febrero de 2014 fue el puente entre la “Unidad” de la MUD y estos muchachos “díscolos” que se atrevieron a remover el espíritu libertario del pueblo venezolano, cosa que jamás los MUDos pudieron ni podrán lograr. En esa tarima  Antonio compró las banderas de “La Salida” y entendió que el camino era convocar al pueblo a las calles. No creo que haya tenido una posición definida para ese entonces, pero como buen dirigente político sabía desde hacía mucho tiempo -incluso desde el Comando de la Resistencia que dirigió- que ese era el único camino.

Lamentablemente sin objetivos definidos desde el comienzo y sin tareas concretas que realizar dentro del marco constitucional cualquier cosa podía pasar. Y pasó lo que nadie deseaba. El régimen salió sediento de sangre a cobrar vidas humanas, endilgándole a los convocantes una responsabilidad que solo le correspondía al mismo régimen, que eran las vidas que se perdieron en las calles.

Luego del fracaso de “La Salida”, no se pudo discutir lo que se pretendió el 23 de enero de 2014 ni se entendieron a cabalidad las soluciones constitucionales propuestas. VP insistió en el tema constituyente, pero con una planilla y unas bases comiciales semejantes a las de Chávez-1999 que difícilmente pudieron convencer a la población de algo que ni ellos mismos habían entendido a fondo, entre otras cosas, el para qué de una convocatoria a un asunto de esa relevancia, con lo cual el tema se diluyó entre la persecución y el encarcelamiento de Leopoldo por parte del régimen.

Creo que esa fue la razón principal del desvio de la idea Constituyente y el cambio de estrategia de VP, una vez preso Leopoldo, a una salida electoralista a la MUD. No creo que si Leopoldo estuviera libre se pensara en un concepto como el de “justicia transicional”, explicado en detalle por Freddy Guevara a Newsweek (ver http://nwnoticias.com/venezuela/#!/noticias/guevara-habra-que-generar-algunos-acuerdos-con-sectores-del-regimen).

Creo que no estaba en la mente de Leopoldo negociar con ladrones, torturadores  y asesinos cuando nos explicó personalmente a un grupo de especialistas lo que perseguía con una constituyente (no fue que me lo contaron) que su partido impulsaría. Le interesaba tanto salir de la crápula que gobierna que se saltaba lo obvio: que no se podía salir de lo actual sin evitar que se repitiera la tragedia en el futuro con los mismos factores que la causaron inicialmente, si no se cambiaban las estructuras del sistema político. Bien dice una máxima de la administración: mal pueden arreglar un problema aquellos que lo causaron.

Lamento mucho que las ideas originales que propulsaron una solución constituyente en un partido como VP hayan terminado en un pensamiento que sugiera una negociación que permita una “justicia transicional” con el régimen. Eso no solo es bajo sino inaceptable. Ojalá que la MUD no le haya cambiado tanto el partido a Leopoldo mientras ha estado preso, por una maquinaria de conseguir cargos públicos, al punto que usen su sacrificio para colocar candidatos que sean solo una caricatura de su pensamiento original. No solo sería triste y lamentable, sino la repetición de la horrenda  historia del pasado...

Caracas, 23 de Octubre de 2015

Twitter:@laguana