Suscribete a TICs & Derechos Humanos

miércoles, 30 de abril de 2014

Guerreros del Teclado



Por Luis Manuel Aguana

Dicen por allí que “el que se pica es porque ají come”. Y como yo me considero un guerrero, no solo del teclado, sino de la prensa, de la radio cuando me invitan y la televisión cuando la teníamos-y ahora también de los videos de EUTV o YouTube-, obviamente me siento picado y absolutamente aludido.

Hay una cosa terrible que se ha manifestado en nuestros dirigentes políticos opositores, en especial los de la nueva generación, y que precisamente lo son porque su existencia es producto de esos medios que critican, que nosotros-porque me incluyo-, somos los responsables de esa “matriz de opinión” según la cual la oposición tiene una alta responsabilidad en esto que nos está pasando.

Y yo me pregunto, ¿y es que esa manifestación antes de la existencia del “teclado” no se daba en los artículos en la prensa, o en los programas de radio y televisión? En su caso no recuerdo que los llamaran, por ejemplo, “los guerreros de la prensa” o “guerreros de tal o cual programa”. ¿Por qué nosotros sí, los llamados “guerreros del teclado”, tenemos ahora más responsabilidad que otros en épocas pasadas porque “criticamos a los partidos” sin “hacer nada”, a estos abnegados lideres que “lo han puesto todo para luchar por la democracia”, y no antes cuando los medios eran menos bidireccionales?

Es tan interesante esto que merece una reflexión acerca de esa crítica, porque revela un fondo muy profundo de cómo se hace la política en Venezuela y porque debe cambiar.

Desde la aparición de las redes sociales las comunicaciones entre las personas se dispararon exponencialmente. Un nuevo paradigma comunicacional entro a funcionar en el mundo al punto que ahora está cambiando la manera en que los seres humanos se relacionan y se toman decisiones en sociedad. ¡Se mueven y se convocan personas a través de las redes sociales!

Cualquiera en el mundo que tenga un teléfono celular le puede mandar un mensaje por twitter al mismísimo Presidente de los Estados Unidos. Ni hablar de mandárselo a cualquiera, independientemente de su posición o grupo social en cualquier parte del mundo. Basta que se tenga una cuenta en las redes sociales. Tal cual. Y lo mejor de todo es que, ¡llega instantáneamente!

Y si por la importancia del tema tratado los mensajes se hacen masivos, se pueden crear tendencias de opinión pública. Pero lo más importante, a mi modo de ver, es que ahora CUALQUIER persona puede provocar eso. Nada puede ser más democrático ni más terrible para aquellos que dicen representar algo-en especial los políticos-, porque las redes lo descubren. Una percepción acerca de un suceso puede cambiar completamente la realidad por ese solo hecho.

Por otro lado, y lo que hace más interesante el fenómeno, es la BIDIRECCIONALIDAD. Usted dice algo y alguien le contesta. Usted discute y si no tiene con qué responder pierde credibilidad. Y eso es muy malo para quienes viven de engañar gente. ¿Ustedes no se han dado cuenta que hay muy pocos políticos que contestan un mensaje de twitter? Incluso hay quienes creen que es buena idea desentenderse de eso poniendo a otros a contestarlos por ellos. No hay nada peor porque se descubre más rápido que no tienen nada en la bola que ofrecer y eso se evidencia muy concretamente a la vista de todos.

Por supuesto que también deben existir las reglas de urbanidad que rigen en las relaciones humanas. Nadie tiene que soportar insultos u ofensas electrónicas tanto como si fueran cara a cara, aunque en el lenguaje de las redes es lo mismo. Se debe discutir y argumentar con la altura debida, como en la vida misma. Hay gente que todavía no entiende eso.

Entonces, cuando escucho decir a alguien que por culpa de los “guerreros del teclado” se establece públicamente tal o cual opinión me sonrío de la ignorancia de fondo que conlleva esa crítica. Que si los partidos opositores son el blanco permanente de esos guerreros que critican “sin hacer nada”, no refleja más que la angustia de alguien que no entiende que esa crítica feroz no tiene nada que ver con la tecnología sino con el efecto que ésta tiene de demostrar a la velocidad de la luz lo que realmente piensa la gente y que anteriormente no se podía manifestar a través de ningún otro medio.

Y además ese “sin hacer nada” es cuestionable. El hecho de que la gente opine acerca de un tema del interés de todos es ALGO muy valioso y muy útil para todos. La gente está haciendo algo, opinando, ejerciendo su derecho humano democrático a expresar su pensamiento, como nunca antes había pasado. Y si esa opinión es tonta, estúpida, o inválida a los ojos de alguien eso será aceptado o rechazado por los demás de la manera correspondiente. Es exactamente el mismo efecto de alguien que se para en una asamblea y da su opinión acerca de un asunto. La gente lo toma o no lo toma. ¡De eso precisamente se trata la democracia! Y me llama mucho la atención que sea desestimado precisamente por quienes deben respetar eso.

En el pasado los políticos se preocupaban por la “línea editorial” de tal o cual medio, que no reflejaba más que lo que pensaban un puñado de analistas y/o periodistas que publicaban cosas de manera UNIDIRECCIONAL (prensa, radio o televisión). Ahora cualquier cristiano puede opinar y también ser rebatido “en línea” y en tiempo muy real. Y eso es peligroso para mucha gente. De hecho la naturaleza del medio actual es profundamente subversiva…para todo el mundo.

Con la aparición de este fenómeno tecnológico en Venezuela los dirigentes políticos deberían cambiar su modo de concebir y respetar a sus electores. Ya no es suficiente con pararse en un mitin y gritar bonito. Ahora hay que razonar con gente que contesta. Y eso es lo extraordinario de este fenómeno democratizador y es lo que no les gusta a nuestra dirigencia calificando de una forma que creen peyorativa a ese ser humano que se para en una red y dice cosas que no les agradan.

Lamento que no todo el mundo en Venezuela tenga acceso a estas herramientas por aquello de la penetración digital (de eso hablaremos en algún momento). Pero aquellas que participan en la creación de la opinión pública si tienen acceso, así como quienes toman las decisiones. Es responsabilidad entonces de quienes en algún momento están en el poder hacer que estas herramientas lleguen a todos en un futuro cercano, democratizando no solo la opinión sino la contraloría de lo que se hace bien y se hace mal en un gobierno y su oposición.

Y si aquellos que no entienden que ese es el mundo en donde vivimos ahora, mala suerte para ellos. Esos guerreros no son más que las personas empoderadas de un medio democrático y extremadamente eficiente y rápido para mover opinión pública y crear política. En otras palabras, estamos ante la verdadera presencia del ciudadano consciente de su poder frente a sus representantes. Ojalá que algún día todos los habitantes del país seamos “guerreros del teclado” porque cuando ese momento llegue tengan la seguridad que tendremos una mejor democracia.

Caracas, 30 de Abril de 2014

Twitter:@laguana


domingo, 27 de abril de 2014

Doce Ejes y un Destino: 12) Desarrollo Social Sostenible

Por Luis Manuel Aguana

No se puede hablar de Desarrollo Social Sostenible sin introducir el concepto de Desarrollo Sustentable. La confluencia de las teorías del desarrollo con la conservación de los recursos naturales y el ambientalismo, dieron lugar a este paradigma de desarrollo que ha sido ignorado en Venezuela desde que por primera vez apareció en el escenario mundial, aunque paradójicamente este contenido en nuestra Constitución de 1999 (Art. 128, 310 y 326) y en la actual Ley Orgánica del Ambiente (Gaceta Oficial Nº 5.833,  22-12- 2006).

De la misma manera no se puede hablar de Desarrollo Sustentable en Venezuela sin mencionar la obra del Dr. Arnoldo José Gabaldón quien ha sido uno de los más importantes pioneros acerca de este tema en nuestro país. La obra de Gabaldón ha sido extensa pero resalta  “Desarrollo Sustentable, la salida de América Latina” (1) su obra fundamental acerca de esta materia. En ella se describe su participación en la formulación de este paradigma de desarrollo en el Informe presentado a la Asamblea General de las Naciones Unidas con el título Nuestro Futuro Común (1987, ver informe completo en http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/42/427), en donde se utiliza por primera vez el término Desarrollo Sustentable y que es definido como:

“…un curso de progreso humano capaz de satisfacer las necesidades y aspiraciones de la generación presente, sin comprometer la habilidad de las generaciones futuras de satisfacer sus necesidades” (The World Commission of Environment and Development, 1987:40). Sin embargo, como bien indica Gabaldón en su libro, el Informe Brundtland como también se le conoce al informe de la ONU, precisa mejor el alcance:

“El Desarrollo Sustentable implica límites que impone a los recursos del medio ambiente el estado actual de la tecnología y de la organización social y la capacidad de la biosfera de absorber los efectos de las actividades humanas, pero tanto la tecnología como la organización social pueden ser ordenadas y mejoradas de manera que abran el camino a una nueva era de crecimiento económico” (The World Commission of Environment and Development, 1987).

Y en Venezuela estamos completamente fuera de ese curso de progreso ya que es notorio y comprobable para todos los venezolanos que no se han satisfecho las aspiraciones ni de ésta ni de ninguna generación, en especial la de los jóvenes quienes se han lanzado a las calles para exigir ese mejor futuro que les niega este régimen.

Por otro lado, ¿es posible conseguir desarrollo sustentable siguiendo las pautas de las políticas contenidas en el Plan de la Patria Socialista? El modelo de desarrollo esbozado allí está reñido con el concepto de Desarrollo Sustentable y es por eso que nunca se alcanzará en tanto y en cuanto se insista en la imposición de un modelo fracasado mundialmente.

La propuesta mundial acerca del Desarrollo Sustentable fue un compromiso suscrito por los Estados en la Conferencia de las Naciones Unidas Sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, llamada Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro en 1992, y firmada por los Jefes de Estado que asistieron a esa Cumbre. No asistió el entonces Presidente de la Republica, Carlos Andres Perez por las circunstancias derivadas del Golpe de Estado del 4F encabezado por Hugo Chávez. En su lugar presidió la delegación venezolana el entonces Ministro del Ambiente y actual Coordinador del Proyecto País Venezuela, el Dr. Enrique Colmenares Finol.

De acuerdo al Proyecto País Venezuela, el Desarrollo Social Sostenible se alcanza cuando el país se puede sustentar, 1) Económicamente: crecer, generar empleo y producir riqueza en forma integral; 2) Socialmente: calidad de vida, dignidad, responsabilidad, derechos y desarrollo humano; 3) Políticamente: Estado de Derecho, inclusión, justicia social y respeto a la Constitución e Instituciones; 4) Culturalmente: cultura y Educación para el Desarrollo. Capital Humano, Capital Ético y Capital Social; 5) Ecológicamente: sostenibilidad en los procesos productivos, en las ciudades humanizadas y respeto a la naturaleza, para garantizar a la presente y las futuras generaciones un país dignamente habitable; y 6) Éticamente: promoción y práctica de valores para consolidar la sociedad venezolana reconciliada y democrática, desarrollada y moderna. Y eso es, en pocas palabras, Desarrollo Sustentable (ver Proyecto País Venezuela – Reconstrucción y Reconciliación Nacional - MID Táchira/AVERU en https://docs.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDUmhEbXFZMGR0bEU/edit?usp=sharing).

Una concepción de desarrollo como la que se plantea con el Desarrollo Social Sostenible no es viable en un ambiente castrador de libertades. Es más, no es ni siquiera viable en una sociedad altamente dependiente de un Estado repartidor de riqueza. Ese esquema de sustentación solo es posible en una sociedad emprendedora y consciente de su rol de creadora de riquezas y bienestar. Ese equilibrio entre lo económico, político y ecológico en Venezuela implica de entrada un cambio en nuestro paradigma histórico de gobernabilidad. Algo así es impensable en este orden de cosas, es por esa razón que el Proyecto País Venezuela en sus 12 Ejes no habla sino de ese cambio estructural por el que debe pasar nuestro país para que ese desarrollo sea posible.

Lamentablemente nuestra generación, ni la anterior no fue capaz de verlo. Estamos retrasados tres generaciones en nuestro desarrollo como nación. Es por eso que nuestra actual juventud lo percibe necesario, lo siente en sus huesos, pero es incapaz de darle forma porque sabe que hay algo que cambiar pero no sabe exactamente qué es. De allí la expresión natural en la protesta de calle pidiendo un cambio en el sistema político, y en general, un cambio sustancial en la manera de hacer las cosas en Venezuela para que podamos estar a la par del resto del planeta.

Las vueltas que da el mundo colocaron de nuevo al Dr. Enrique Colmenares Finol en esta encrucijada de encontrar el Desarrollo Social Sostenible para Venezuela a través del Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente. Él y aquellos que lo acompañamos en esa cruzada queremos ofrecerle a la juventud esta salida, que no es otra cosa que la de entregarles el testigo para lograr ese desarrollo a través de un Proyecto País que signifique una esperanza para todos: que el sueño de una mejor Venezuela es posible de alcanzar, está aquí y es realizable en paz.

Caracas, 27 de Abril de 2014

Twitter:@laguana

(1)  Desarrollo Sustentable: La Salida de América Latina – Arnoldo José Gabaldón, Ed. Grijalbo, Caracas 2006

jueves, 24 de abril de 2014

Oposición o Resistencia

Por Luis Manuel Aguana

¿Cómo se come eso de unos estudiantes que están dispuestos al “dialogo con el gobierno si se cumplen unas condiciones” y otros que permanecen en la calle, que han puesto muertos y que no exigen otra cosa que un cambio en el sistema político -esto es hasta que el régimen castro-comunista se vaya? De la respuesta a esa pregunta se puede derivar el éxito o fracaso de esta gesta estudiantil que ha puesto en jaque a este régimen en las calles de Venezuela.

¿Qué diferencia existe entre ambas posiciones? Hasta donde he podido entender de los comunicados de la Junta Patriótica Estudiantil y Popular-JPEP, quienes se han identificado como los genuinos representantes y voceros autorizados del Movimiento Estudiantil, aquí NO EXISTE DIALOGO POSIBLE CON ESTE REGIMEN. No es que si se dan tales o cuales condiciones ellos dejarán las calles: La Democracia que nosotros queremos es en Libertad. Es una donde se respeta la dignidad de los individuos, en la que no se aplastan con las mayorías a los que son contrarios, sino que se respeta e involucra en el proyecto de Nación que nos unirá como país. Creemos en una Democracia donde se respeten las instituciones y que estas sean las que garanticen la justicia, pues sin justicia no puede existir la paz” (ver La JPEP se dirige a la Nación “Una Nueva Democracia en Libertad” en http://www.forolibertad.com/2014/04/la-jpep-se-dirige-la-nacion-una-nueva-democracia-en-libertad/).

Si damos como buenas estas palabras -y yo las doy por buenas-, aunque se suelten a los presos políticos y a los estudiantes detenidos, aunque nos dejen marchar por el Municipio Libertador e incluso si desarman a los paramilitares, el régimen no dejará de implantar el Plan de la Patria comunista, ni arrasar con la propiedad privada, ni poner preso al que le de la gana sin el debido proceso, ni ideologizar a nuestros niños con su reforma educativa, ni dejar de implantar un modelo socialista que NO ESTA EN NUESTRA CONSTITUCION. De hecho han dicho que “En la Mesa de Dialogo no está en discusión el rumbo socialista” (ver entrevista Diputado PSUV Eduardo Piñate en http://www.asambleanacional.gob.ve/noticia/show/id/7345).

Entonces, pregunto yo, ¿¿¿¡¡¡Qué c…. está en discusión entonces, SI ESE ES precisamente el problema!!!??? A mi modo de ver, ese es el fondo de seguir o no en las calles. Si la cosa era “presionar” al régimen hasta que soltara a los presos o hasta que deje de hacer tal o cual cosa entonces esa protesta no tiene el sentido que creímos los venezolanos, siendo entonces mejor dejar las “cosas” de ese tamaño después que hayan hecho esta o aquella “concesión”, regresar a las casas y permitir luego que el régimen haga lo que le de la gana con el pueblo venezolano.

¿Por qué creen ustedes que el gobierno accede a ese fulano “dialogo”? Sabe que el modelo comunista hace aguas por todos lados y creen que poniéndose de acuerdo con la franquicia opositora de la MUD darán la impresión al mundo y a los venezolanos que le creen ese cuento, que se comporta de una manera democrática cuando lo que menos hay en este país es democracia, dando tiempo como lo está haciendo de pasar la aplanadora comunista por todo el país. Y es por eso que yo entiendo-y el país entiende-, que los jóvenes están en las calles, ¡¡¡PORQUE SE NOS ESTA TRATANDO DE CAMBIAR EL SISTEMA DE VIDA!!! Y precisamente por esa razón nunca tendrán futuro en este país si eso se sigue consumando como en efecto se está haciendo.

Y aquellos estudiantes que por alguna razón hayan entendido otra cosa y creen que negociando algunas posiciones a favor de un “dialogo” inexistente con unos delincuentes les podrá brindar beneficios al país, están siendo engañados, o por el régimen, o por la oposición dialoguera y conchupante. No hay otra explicación.

El Movimiento Estudiantil ha realizado una gesta que ha ido mucho más allá de la realizada por otras generaciones de estudiantes en el pasado. Han despertado las conciencias de los venezolanos. La JPEP no le está haciendo OPOSICIÓN al régimen, le está haciendo, conjuntamente con el resto de los venezolanos, una RESISTENCIA activa a la implantación de un modo de vida extraño a nosotros y a nuestra manera de concebir al mundo.

En democracia se hace OPOSICION, en dictadura los verdaderos opositores hacen RESISTENCIA. Ese es el fondo de la lucha que se libra aquí, no otro. La oposición oficial ha apuntalado al régimen por razones de supervivencia. Y es por eso que siempre hemos afirmado que hay que salir de esta “oposición” primero para salir del régimen después. De allí el odio violento que nos tienen desde el régimen…y desde la “oposición”, buscando a toda costa desacreditar a los estudiantes, llegando incluso a intentar fracturar al Movimiento Estudiantil. Y hay que abortar esa jugada.

Esto lamentablemente no ha permeado debidamente en el cuerpo social del país. Incluso la supuesta oposición ha tenido el descaro de minimizar y satanizar esta noble lucha que ya lleva 42 muertos y cientos de detenidos y torturados, todos ellos jóvenes venezolanos. Quizá por eso algunos dirigentes estudiantiles han caído en el error de creer que esta lucha es para una cosa diferente que no sea el rescate de la libertad y la democracia en Venezuela, y no solo para unos pocos casos en esta coyuntura. Por eso es que es y seguirá siendo duro para todos nosotros.

Es por esa razón que UN DIALOGO CON ESTOS DELINCUENTES NO ES POSIBLE. Lo único que tal vez se pueda negociar con ellos cuando esto acabe es a qué cárcel les corresponderá ir, si a la de La Haya por crímenes de lesa humanidad o a las mazmorras locales donde mandan los PRANES de Iris Varela. Y eso porque en un mundo civilizado se le da un trato humano a gente que ha cometido los delitos más atroces, como los que ellos han cometido en contra del activo más preciado de todos los venezolanos: la sangre de nuestra juventud.

Libertad o nada…

Caracas, 24 de Abril de 2014

Twitter:@laguana