Suscribete a TICs & Derechos Humanos

jueves, 31 de marzo de 2016

Ley Orgánica de Referendos: extraños compañeros de cama

Por Luis Manuel Aguana

“Politics makes strange bedfellows” (La política hace extraños compañeros de cama). Esa frase la aprendí de uno de los mejores analistas políticos que he conocido, Eric Ekvall (ver Farewell Eric en http://ticsddhh.blogspot.com/2013/11/farewell-eric.html). Y recordé hoy la frase de ese gringo extraordinario al visitar la Asamblea Nacional como parte del grupo encabezado por Enrique Colmenares Finol, Coordinador Nacional de la Alianza Nacional Constituyente (http://ancoficial.blogspot.com)  para hacer un justo reclamo a los Diputados que se disponen a aprobar en segunda discusión el Proyecto de Ley Orgánica de Referendos (http://www.asambleanacional.gob.ve/uploads/botones/bot_e1e24955f3d466bee7c5b4b27a039d061dea8462.pdf).

En efecto, nos encontrábamos en la Asamblea Nacional explicándoles a nuestros Diputados las razones por las cuales creemos que se pusieron ellos mismos una soga al cuello al tratar de regular al Poder Constituyente Originario, con la aprobación en primera discusión de esa Ley, que somete a regulación los referendos relativos al llamado a un proceso constituyente por la iniciativa popular, coartando de esta forma el derecho humano a la participación política de los venezolanos establecido en la Constitución (ver comunicación dirigida a la Asamblea Nacional, tanto a su Presidente como a los ciudadanos Diputados encargados del tema en la Comisión Permanente de Política Interior http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/2016/03/carta-la-asamblea-nacional-ley-organica.html).

¿Y porque cabe la frase de Eric? Porque fue paradójicamente el chavismo quien introdujo el tema del Poder Originario en la Constitución, como consecuencia de haber sustentado ese poderoso argumento para imponer el llamado a un proceso constituyente en 1999, matando definitivamente a la “moribunda” Constitución de 1961. Resulta que ahora nosotros nos encontramos defendiendo ante nuestra propia oposición la argumentación del chavismo de 1999, de que NO SE PUEDE CODIFICAR AL PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO por parte de ninguna legislación, inclusive de la misma Constitución.

Elias Jaua Milano, diputado oficialista y constituyentista de la Asamblea Nacional Constituyente de 1999, expone, como proponente del Artículo 350, la  historia de la redacción definitiva del Artículo 347 indicando “la necesidad de modificar el capítulo denominado De la Asamblea Constituyente, capítulo III del título IX, del proyecto constitucional discutido en plenaria”:

“(.....) Dicha solicitud, la hago tomando en consideración que el poder constituyente originario es y será siempre anterior y superior a cualquier Constitución, incluso a la que estamos aprobando, y por tanto no debe ésta codificarlo, sino simplemente reconocerlo e indicar algunas referencias para la convocatoria a una Asamblea Constituyente. En tal sentido, propongo reducir este capítulo a un solo enunciado, que quedaría redactado de la siguiente manera: ARTICULO. El Pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder puede convocar una Asamblea Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una Constitución…” (subrayado nuestro)
 (ver Elias Jaua Milano, La historia y el espíritu del Articulo 350  http://www.aporrea.org/actualidad/a874.html).

Visto así, nos encontramos entonces en la misma acera del chavismo de 1999, defendiendo el principio constitucional del Poder Originario, pero esta vez EN DEFENSA DEL PROPIO PUEBLO OPOSITOR, como extraños compañeros de cama en este tortuoso camino que lleva ya 17 años. ¿Y porque en defensa? Porque solo convocando al depositario de la soberanía a través de un proceso constituyente de carácter originario, es como el pueblo de Venezuela puede imponerse a todos los desafueros de un Poder Constituido castro-chavista-madurista que desconoce arbitrariamente a una Asamblea Nacional electa por el mismo pueblo de Venezuela. Parece una vaina de locos pero no lo es.

Chávez sabía muy bien de la naturaleza del Poder Constituyente Originario (tal vez era el único que lo sabía en su momento) y siempre le temió, al punto de que en su propuesta de modificación constitucional del 2007 elevaba de 15% a 30% la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente por la vía de la iniciativa popular. Y es solo a través de esta iniciativa que se podría llegar a una solución pacífica, constitucional y electoral al grave problema que enfrentamos los venezolanos: la convocatoria a un Proceso Constituyente de carácter Originario.

¿Y porque digo que solo a través de esta vía? Porque las demás están envenenadas de los intereses políticos particulares de sus proponentes. Si ustedes se detienen a analizar cada “salida” propuesta por la oposición oficial, en las cabezas de quienes las propusieron, existe el claro interés de cada uno de arrimar la brasa para su sardina. Sin embargo, todas ellas aterrizarán invariablemente en la red de las arañas peludas de los magistrados de la Sala Constitucional del TSJ. Pensar que alguna de esas opciones materialice este año el fin constitucional del régimen es el sueño de una noche de verano.

Mientras tanto corren los días y la oposición se apresta a unas elecciones de Gobernadores a finales de año, y en el 2017 veremos. Mientras tanto el pueblo venezolano, que votó el 6D por una solución INMEDIATA a la hiperinflación, la inseguridad, las colas, la crisis medico-hospitalaria, y pare usted de contar las plagas, ese que se espere al año que viene cuando los gobernadores “sean de la oposición”, porque a ese punto nadie en su sano juicio votaría por el régimen ¡Santo Cristo! Y peor aún, que al “salir de Maduro” el año 2017 por cualquier vía que termine imponiéndose, se habrá pasado el tiempo constitucional para sustituir a Maduro, terminando el negro Aristóbulo el período constitucional en el 2019 ¿qué tal?

Y así, la oposición estará contenta y el gobierno también, saliéndose ambos con la suya a costillas de este pobre pueblo pendejo, ¿hasta cuándo? Entonces, eso es lo que precisamente están previniendo al regular al Poder Originario. Que la gente harta no pueda decidir su propio destino, ENTREGÁNDOLE ¿MANSAMENTE? AL CNE DEL REGIMEN LAS LLAVES PARA LA CONVOCATORIA DEL DEPOSITARIO DE LA SOBERANIA… ¿A qué mente retorcida se le habrá ocurrido semejante vaina?

Y en el medio de todo eso, los presos políticos continuarán encerrados porque el régimen ignorará, como ayer lo hizo saber Maduro, la Ley de Amnistía a la que afanosamente se dedicó la Asamblea Nacional en estos tres primeros meses de su gestión, dejando de paso encerrado en el camino al liderazgo político que con justo derecho también pudiera optar para la sustitución del Ilegítimo. ¡Jugada de banda múltiple! Tremendo panorama para este pueblo sufrido.

Al escribir mi primera nota en relación a la Ley de Referendos (ver “Autosuicidio” en Primavera http://ticsddhh.blogspot.com/2016/03/autosuicidio-en-primavera.html), nunca me imaginé que la oposición oficial hubiera aprobado en primera discusión ese proyecto de ley de mala fe. Lo sentí más bien como una falta de malicia o incluso ignorancia de lo que estaban haciendo, al aprobar una versión corregida y aumentada de los Reglamentos fatídicos del CNE para la convocatoria de Referendos. Les hice un llamado a los Diputados, no a sus partidos, para que pensaran en el país y no cometieran un “autosuicidio”.

Pero como dicen los abogados, la buena fe se presume, la mala hay que probarla. Y al ver que además de generar esa versión corregida y aumentada de los Reglamentos del CNE en la materia, además le añaden la regulación del Poder Originario que ni siquiera estaba en la Reglamentación del régimen; y además, al ir conociendo los detalles, como por ejemplo el escasísimo tiempo dado al país por la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional para hacerle observaciones al Proyecto de Ley aprobado en primera discusión, empiezo a dudar que haya falta de malicia o ignorancia. Saben exactamente lo que están haciendo, al menos quienes la propusieron. Pero la aprobaron TODOS la primera vez, y TODOS serán responsables si la aprueban la segunda vez.

Al cumplir con advertirlo a los ciudadanos Diputados, y ahora de forma abierta a los venezolanos en general, dejamos este asunto a la discusión pública antes de la aprobación definitiva de esta ley –la cual consideramos dañina a los intereses del país-, que según nos informaron, será la semana que viene. Ojala que al involucrarse inmediatamente el Soberano a esta discusión a través de la magia de la inmediatez de las redes sociales, se pueda hacer entrar en razón a la oposición en la Asamblea Nacional y dejemos de ser los incómodos “compañeros de cama” de un chavismo que si bien incorporó la figura del Poder Originario en la Constitución, a la vez nos dio sin darse cuenta la clave para solucionar la tragedia que él mismo creó…

Caracas, 31 de Marzo de 2016

Twitter:@laguana

martes, 22 de marzo de 2016

Tan cerca como el limonero

Por Luis Manuel Aguana

Difícilmente exista en el pueblo venezolano y en especial en el caraqueño, una tradición tan hondamente respetada y querida como aquella que dio origen a la leyenda de “El Limonero del Señor”. En efecto, así tituló el poeta del pueblo, Andrés Eloy Blanco, al poema dedicado al Nazareno de San Pablo en conmemoración perenne del milagro que se le atribuye por haber curado de la peste a los caraqueños, al enredarse los gajos del limonero de la esquina de Miracielos a su corona de oro, en aquel año del Señor de 1597:

…En la esquina de Miracielos / hubo una breve oscilación; / los portadores de las andas / se detuvieron; Monseñor /el Arzobispo, alzó los ojos / hacia la Cruz; la Cruz de Dios, / al pasar bajo el limonero, / entre sus gajos se enredó. / Sobre la frente del Mesías / hubo un rebote de verdor / y entre sus rizos tembló el oro / amarillo de la sazón.

De lo profundo del cortejo / partió la flecha de una voz: / ¡Milagro…! ¡Es bálsamo, cristianos, / el limonero del Señor…! / Y veinte manos arrancaban / la cosecha de curación / que en la esquina de Miracielos / de los cielos enviaba Dios. /Y se curaron los pestosos / bebiendo el ácido licor / con agua clara de Catuche, / entre oración y oración….

Traigo al recuerdo el poema de Andrés Eloy esta Semana Santa de 2016, porque lo que sufrimos, no solo los caraqueños, sino todos los venezolanos, es una peste tal vez de igual o mayor magnitud de la que sufrieron nuestros antepasados en 1597.

Con el milagro del Nazareno de San Pablo al pasar su procesión por la esquina de Miracielos, lo que hizo fue mostrarle a sus fieles que la solución estaba tan cerca como esa famosa mata de limón que ahora recordamos todos los años en estas fechas al haber curado a un pueblo que se moría en las calles.

Y así de cerca para el que la quiera ver está la solución de Venezuela, como el limonero de la Esquina de Miracielos. La gente moría en las calles con una peste y la solución estaba allí. Haría falta un milagro para que vieran lo obvio. Hacía falta que el propio Nazareno mostrara la curación para que la gente dejara de morir.

No en vano los venezolanos somos así. Tal vez se hubieran reído si alguien hubiera ofrecido limones para aplacar la crisis, ¿quién sabe? Pero lo cierto es que la solución estaba allí y nadie la había visto.

Pero algo bien importante: al final, Andrés Eloy denuncia la desaparición del limonero:

…Miracielos: casuchas nuevas; / la tapia desapareció. / ¿Qué mano avara cortaría
el limonero del Señor…? / ¿Golpe de sordo mercachifle o competencia de Doctor /
o despecho de boticario / u ornamento de la población…?

El Nazareno de San Pablo / tuvo una casa y la perdió / y tuvo un patio y una tapia / y un limonero y un portón. / ¡Malhaya el golpe que cortara / el limonero del Señor…! / ¡Mal haya el sino de esa mano / que desgajó la tradición…!

Aun a sabiendas del poder curador del limonero para el pueblo, alguien lo desapareció. Alguien pensó que no era conveniente que el mismo pueblo al que Dios a través de su Nazareno le obsequió la curación, administrara eso. Alguien pensó que no era posible que el pueblo se diera su propia solución. Todo lo que había tenido el Nazareno lo había perdido, hasta su limonero, razón por la cual no era extraño pues que hasta eso lo perdiera también.

Cuando algunos venezolanos decimos porque creemos que es del mismo pueblo que debe salir la solución al grave problema que confrontamos, y que se originó de las entrañas mismas de lo que somos, no falta ese alguien, a quien acusa de una manera indirecta y precisa Andrés Eloy en su poema, para decir que eso debe “ser administrado”. Que el pueblo debe ser conducido por algunos iluminados que “saben”, porque tienen la “experiencia”,  para donde deben ir los destinos de este pueblo que se muere por la nueva peste del Siglo XXI.

Pero creo que se equivocan esta vez. Ya Venezuela los reconoce y no les cree porque ellos cortaron El Limonero del Señor. ¡Mal haya el sino de esa mano que desgajó la tradición…! como maldijera Andrés Eloy a quienes cortaron el limonero. De las tierras de toda Venezuela cosecharemos limones para combatir esta nueva peste del Siglo XXI. Del mismo pueblo de Venezuela saldrán los liderazgos que conduzcan esa cosecha para curar la peste que nos agobia. Ya están saliendo los primeros frutos y el pueblo ávido ya reconoce la cura en una solución que sale de la propia gente.

Los poetas son unas almas tan sensibles que vibran con el pueblo que les acoge. Aquiles Nazoa decía en su Credo que creía en los poderes creadores del pueblo; y Andrés Eloy Blanco, con su extraordinaria agudeza desafiaba la imaginación señalando sutilmente a los enemigos del pueblo venezolano.

La Constituyente está tan cerca de este pueblo y del Juan Bimba de Andrés Eloy Blanco como estuvieron los limones de El Limonero del Señor en 1597. Esa cura está allí, de las manos de la propia gente de todo el país. Solo deben comprenderla para aplicarla, como el jugo de limón con agua clara de Catuche. No permitamos que manos interesadas en desviar los poderes creadores del pueblo, esta vez la corten como lo hicieron antes con el limonero. Nos queda ahora a nosotros salvarla para convertirla en realidad, invocando la ayuda del Todopoderoso y el milagro del Nazareno de San Pablo en esta Semana Santa del Señor del año 2016…

Caracas, 22 de Marzo de 2016

Twitter:@laguana


jueves, 17 de marzo de 2016

Alianza Nacional Constituyente

Por Luis Manuel Aguana

Arrancamos. Y como toda iniciativa que comienza, con muchísimo entusiasmo. De ese que se come al mundo porque de verdad cree. Cree, como en ese Credo de Aquiles Nazoa, en las verdades más simples de la vida: “Creo en los poderes creadores del pueblo...”. Porque los que decidimos construir esta iniciativa creemos de verdad y soñamos que podemos tener el mejor país del mundo. Y que ese país lo podemos construir los ciudadanos, sin esperar que otros lo hagan por nosotros.

La Alianza Nacional Constituyente nace en el medio de la crisis más espantosa, pero esa no es la crisis económica como muy bien pudiera pensarse, sino es la crisis de los valores y de las personas. Esa es la crisis que hace que los venezolanos que nos encontramos esperando una respuesta de nuestros dirigentes, desconfiemos de todo y de todos, porque todo se lo han llevado y en nadie se puede confiar. Aterrados, vemos desde afuera que no se lucha por resolver una pavorosa crisis que ya es humanitaria, sino por ver “cómo me acomodo” en lo que nos está pasando, y el “que venga delante que arree”, todo con tal de tener la oportunidad de ponerle las manos al poder.

Esa es la crisis que hace que alguna dirigencia política que se dice opositora prefiera hacer llegar al régimen hasta el 2019 para consolidar su plataforma presidencial y de búsqueda del poder, a expensas de los presos políticos, ya que algunos consideran inconveniente, como el régimen, que Leopoldo López salga en libertad. Tamaña irresponsabilidad política, y más que política, humana, se ha llevado por delante la vida de muchísimos venezolanos. ¿Cómo podemos construir un país así, con tales referentes morales? ¿Cómo podemos confiarles la calidad de nuestra vida y la de nuestros hijos y nietos a tales personas? El país se nos ha salido de las manos.

Pero hagamos un alto allí. Lamentablemente eso es lo que tenemos. Lo hemos evaluado y sentenciado. Y así nunca saldremos de la crisis. Debemos entonces los ciudadanos discutir si eso es lo que queremos para nosotros y las futuras generaciones. Soñamos con un país diferente y creemos que se puede lograr. Hoy, luego de años de profundo análisis, le presentamos al país la solución constitucional, pacífica y electoral por la vía de la iniciativa popular establecida en nuestra Constitución en el Articulo 348, desarrollándola con los mejores constitucionalistas del país, contenida en la propuesta “Bases Constituyentes – Propuesta de los Ciudadanos para la Reconciliación y el Cambio” (ver https://drive.google.com/file/d/0BxhihA5EBbX2U2lMV2czM0lkT00/view?usp=sharing).

¿Cómo se desarrolla nuestra propuesta? La discusión interdisciplinaria aterrizó la solución entregándoles a los representantes de ese mismo pueblo la responsabilidad de conducir el proceso constituyente, siguiendo las reglas que ellos mismos se den. ¿Y cómo se instrumenta (o como se come eso)? De la siguiente manera: se constituyen en todos los Estados de Venezuela, y con venezolanos residentes en el exterior, una entidad llamada Junta Activadora del Poder Constituyente Originario, compuesta por cualquier ciudadano inscrito en el Registro Civil y Electoral dispuesto a participar en el cambio de este país. Estas personas deberán suscribir el documento “Bases Constituyentes – Propuesta de los Ciudadanos para la Reconciliación y el Cambio”, en otras palabras FIRMARLO y responsabilizarse por hacerlo realidad. La Coordinación General de la ANC en cada Estado tendrá a su control ese documento para ser suscrito.

El documento lo puede suscribir cualquiera que esté dispuesto a trabajar por el cambio de la situación del país, pertenezca o no a una organización con fines políticos. El documento contiene el espécimen de la Planilla de Recolección de Firmas que puede imprimirse para comenzar el proceso.

Sin embargo ese proceso debe ser organizado. La idea NO es irse a una plaza pública a ser pasto de los malandros del régimen. NO. Se le explicará EN DETALLE a cada organización de la Alianza cual será el procedimiento y los pasos establecidos para la recolección de firmas. Como verán, aquí no estamos pidiéndole a ningún organismo del Poder Constituido ningún permiso para ejercer nuestra soberanía. Si alguna persona en particular desea hacerlo por su cuenta y con su familia PUEDE HACERLO. La ANC tiene elaborado un procedimiento para que cualquiera pueda participar sin pertenecer a ninguna organización, incluso a través de las redes sociales.

¿Cuál es el papel de las organizaciones de la Alianza, ya sean organizaciones políticas o no? Hacer llegar el mensaje del para qué deseamos un proceso constituyente de carácter originario, MAS ALLÁ de las sustitución de los poderes públicos. Nuestro “para que” está explicado y contenido en el Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente (ver http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com). Que el proceso constituyente de cuenta del cambio de los poderes públicos una vez instalada la Asamblea Nacional Constituyente, formará parte de todo el proceso constituyente.

Una vez constituidas las Juntas Activadoras en todos los Estados del país y venezolanos activados fuera de Venezuela, estas comenzarán a trabajar activamente para recoger sus cuotas partes correspondientes de ese mínimo necesario del 15% que la Constitución exige. Sin embargo deseamos que sea mucho más que eso para sumar legitimidad de convocatoria al proceso. Se tendrá un sistema de monitoreo y señalización de la contribución de cada organización de la Alianza al esfuerzo conjunto de recolección de firmas, para un control de ellas mismas y se resguardarán en sitio seguro las Planillas llenas con las voluntades de los electores de toda Venezuela.

UNA VEZ ALCANZADA la cifra de 3 millones de firmas, constatadas en el Registro Civil y Electoral por la Alianza Nacional Constituyente, las Bases Constituyentes establecen que los ciudadanos que suscribieron LAS JUNTAS ACTIVADORAS DEL PODER CONSTUYENTE ORIGINARIO se reúnan y elijan un CONSEJO NACIONAL CONSTITUYENTE, de acuerdo a las reglas establecidas claramente en el documento. Ese CNC designará un órgano técnico denominado TRIBUNAL ELECTORAL CONSTITUYENTE quien se encargará, de acuerdo a las Bases Constituyentes, de organizar el proceso de elección de los constituyentistas de acuerdo a las BASES COMICIALES contenidas en el documento y juramentar a la nueva ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE. Ese proceso no debe pasar de 120 días luego de alcanzada la cifra mínima de firmas requeridas por el Artículo 348 constitucional.

Y ustedes se preguntarán, como ya me han preguntado, ¿y a quien se le entregan las firmas? Pues la Alianza le entregara las planillas y documentos al Consejo Nacional Constituyente ya electo, para que este constate con el Registro Civil y Electoral si en efecto se alcanzo o no la cifra requerida para activar el proceso. Ese CNC es el representante de todo el proceso constituyente de carácter originario de los venezolanos. Si por ejemplo todas la Juntas Activadoras suman unas 2.000 personas, se deberán reunir esas 2.000 personas para decidir quién estará en ese Consejo Nacional Constituyente, de acuerdo a lo establecido en el documento Bases Constituyentes, y que a su vez fue suscrito por ellos.

Es claro que la Alianza deberá contar con recursos y control abierto, responsable y transparente de eso. Eso lo garantizarán dos instancias igualmente descritas en el documento denominadas Fondo Financiero del Proceso Constituyente (FFPC) y Contraloría del Proceso Constituyente (CPC). Ambas instancias serán decididas por el CNC al momento de su constitución. Estimamos que TODOS los venezolanos colaboraremos para eso porque en ello se nos va la democracia.

Es importante destacar que todas estas entidades supraconstitucionales nacen porque así lo autorizar y aprueban las 3 millones o más de personas cuando firmen y pongan su huella en la Planilla de Recolección de Firmas, y su legitimidad ES INCUESTIONABLE COMO PODER ORIGINARIO por encima de los poderes constituidos. Es por eso que las Bases Constituyentes y la Planilla SON UNO.

Y algo MUUUUYYY IMPORTANTE: el sistema electoral que se plantea en las Bases Constituyentes para elegir a los constituyentistas será MANUAL, como se hace en todos los países civilizados del mundo. Ya tendremos oportunidad de profundizar acerca de eso pero la idea es que en el TEC se encuentren los mejores expertos electorales del país. Los venezolanos no nos merecemos menos y de eso se encargará el CNC.

Todo este entramado organizativo, técnico, legal y constitucional no fue fácil antes de diseñar, ni será fácil ahora de implementar, pero constituye la primera piedra del edificio que deseamos construir que no es otra cosa que nuestro país, renacido desde sus cenizas. Pueden meter el hombro todos los venezolanos, sin distinción de color político, bienvenidos son.

Comenzaremos a recorrer al país buscando en todos los rincones a esos Activadores por parte de la Alianza Nacional Constituyente. No empezaremos de cero. Ya existen Activadores en Táchira, Zulia, Mérida, Cojedes, Anzoátegui, Bolívar, Guárico, Carabobo, Aragua, Monagas, Nueva Esparta, y estableciendo los contactos formales con las principales parroquias de Caracas y organizaciones en el exterior que ya se han activado. Ya existen organizaciones políticas que desean participar, bienvenidas todas.  Este proceso generará de todas partes muchas preguntas de las cuales ya tenemos respuestas para algunas de ellas, y las que no tengamos las responderemos juntos.

Finalmente, quiero hacer mías las palabras del Dr. Paúl Escovar coordinador de la Alianza Nacional Constituyente del Estado Carabobo en el evento de lanzamiento el día de hoy: “...yo quisiera que mis hijos, que mis nietos, me recordaran como una generación distinta, no como la generación de aquel país que fue un país de fuga, yo quiero dar paso a ese recuerdo y que nos recuerden como esta generación que decidió quedarse en el país, que decidió con pasión luchar por su reconstrucción. Quiero que se sientan orgullosos de nuestra decisión; quiero al igual que nosotros que tuvimos aquel país maravilloso donde los sueños y las realidades parecían convivir, quiero que ellos sientan lo mismo, y que mañana puedan decir con orgullo, mis abuelos, mis antepasados, tomaron la decisión acertada y por eso vivimos en este país maravilloso de hoy...”. Y yo les digo, comencemos desde hoy a construirlo sin perder más tiempo. Hay que seguir creyendo en los poderes creadores del pueblo venezolano...

Caracas, 17 de Marzo de 2016

Twitter:@laguana