Suscribete a TICs & Derechos Humanos

domingo, 30 de octubre de 2016

Bienvenidos a la transición

Por Luis Manuel Aguana

Tomo prestado el sugestivo título de un artículo mi estimado amigo Diego Arria, publicado en la prensa nacional, donde invitaba a los venezolanos, a avalar su propuesta de cambio estructural del sistema político de Venezuela, a una semana de producirse las elecciones primarias de comienzos de 2012, para elegir al candidato presidencial de la oposición que enfrentaría a Hugo Chávez en diciembre de ese año (ver Bienvenidos a la transición, en https://twitter.com/laguana/status/792533503787368448). Luego de más de 4 años de ese llamado los venezolanos deberíamos, en su conjunto, al menos convenir que la escogencia realizada ese año no fue la más afortunada.

Ciertamente Diego, como bien indicaba en su nota, era –y sigue siendo- la opción de mayor “experiencia acumulada y capacidad demostrada en acciones reales en los ámbitos público y privado, nacional e internacional” en el manejo de conflictos de las magnitudes que presentaba y presenta todavía Venezuela. Si usted se va a someter a una operación quirúrgica de corazón abierto, no busca a un cirujano recién graduado, busca el que mayor experiencia tiene. No busca al más simpático o al más juvenil, busca al más experimentado, que haya hecho lo mismo muchas veces y con éxito. ¡Es su vida la que está en riesgo! Y si la República en el año 2012 estaba en condiciones precarias, cualquiera puede constatar el estado de coma en el que está ahora, a más de 4 años de esa desafortunada escogencia.

Pero los partidos metieron al país en el tubo de la escogencia electoralista, sin tomar en cuenta que el grave estado en que se encontraba el país requería algo más allá que “un candidato” que derrotara a Chávez. Venezuela necesitaba a un cirujano de muchísima experiencia en conflictos. Como bien decía Diego en su nota, era un serio riesgo: “nos estamos jugando el país, no una candidatura”. Y realmente resultó así. Nos jugamos el país con una candidatura y lo perdimos. Y lo más grave de todo es que todavía los partidos de la MUD no aprenden esa lección, e insisten en el error. Todavía piensan que el problema es de candidaturas, del “quítate tú para ponerme yo”, de la próxima elección.

De allí que su próxima negociación, después que el régimen les quitara el Referendo Revocatorio como un caramelo a un niño, se basará exactamente en lo mismo que en el 2012: otra elección. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuando los venezolanos serán conducidos al matadero cual rebaño sin raciocinio por una dirigencia irresponsable? Difiero en el Diego Arria del 2012 que decía en ese artículo que “el país maduró”. Obviamente no lo había hecho al escoger un candidato que posteriormente no supo defender los votos que le dimos los venezolanos. Pero tal vez pueda ser que luego del agravamiento de la situación humanitaria, del hambre, las muertes, la violencia criminal del régimen y el resto de las penurias que estamos pasando ahora, mucha gente este despertando. Tal vez ahora si estemos madurando. Madurando a golpes y con carburo, como decían los viejos de antes.

La improvisación demostrada en la tarima opositora de Caracas el 26 de Octubre no pasó desapercibida por la gente que pedía a gritos ir a Miraflores, mientras su dirigencia le anunciaba esa marcha con una semana de anticipación al régimen. Tengo el íntimo convencimiento de que lo anunciaron así adrede precisamente para no ir a Miraflores, sino para negociar con el régimen. ¿Y por qué harían eso? Porque se les acabó la política. Se les acabaron las excusas. Ya no hay Referendo Revocatorio. Y necesitan embarcarse de nuevo –ellos y el régimen- en otra vorágine electoral para llegar ambos, unidos, al 2019.

Entonces le dirán a la masa el chantaje de siempre: “¡tenemos que ganar espacios!”. Por alguna oscura razón olvidaron la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario, como lo habían anunciado al publicar la ruta que seguirían cuando anunciaron la vía del Referendo Revocatorio. Y mientras tanto los venezolanos sin medicinas y sin comida, con una moneda que se devalúa 30 a 50% todos los meses, con un Plan comunista en plena ejecución. Eso es una estrategia suicida y criminal por no perder “espacios” políticos a costillas del hambre y la muerte de los venezolanos.

Diego Arria decía en su nota del 2012: “No he querido contribuir en el montaje de una comedia que podría devenir en drama si no relegitiman los poderes, que solo podrá ser posible con una Asamblea Constituyente. El país amerita seriedad y firmeza. También esperanza…”.  Pues más allá de eso, premonitoriamente devino en tragedia. Recuerdo que en esa campaña Arria indicaba que su gobierno, de ganar las primarias y la elección de diciembre, sería de una transición de tres años, dejándoles a los jóvenes, luego de reordenar el país con una Asamblea Constituyente, una Venezuela institucionalizada y libre para las nuevas generaciones políticas. ¡Menuda promesa electoral! Eso no lo entendió el país en ese entonces. Pero creo que ahora si está en capacidad de entenderlo.

Da lástima contemplar que el país se debate entre el mensaje de un individuo que tiene secuestrado su propio partido, ignorando su democracia interna, y un muchacho que no acaba de entender que no puede seguir siendo candidato presidencial. Pareciera que hemos perdido la brújula. Y ahora esos mismos líderes con sus respectivos partidos nos están conduciendo a una negociación con el régimen para seguir en la parranda electorera para llevarnos, no al 2019 sino al dos mil siempre. Pues entonces tenemos que poner las cosas en estos términos: o es esa dirigencia política con su agenda electorera particular o es Venezuela. ¿Qué será al final? Eso lo decidimos nosotros, los venezolanos.

Un grupo de venezolanos apostamos por Venezuela. La Alianza Nacional Constituyente acaba de publicar un mensaje a esa dirigencia y a los venezolanos (ver LA ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE  A LA MESA DE LA UNIDAD DEMOCRATICA MUD Y A LOS VENEZOLANOS, en http://ancoficial.blogspot.com/2016/10/la-alianza-nacional-constituyente-la.html) donde se indica “Diálogo Si, pero entre los venezolanos”. Más claro imposible. El dialogo debe y tiene que ser entre los venezolanos reunidos en una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario. Entre más personas nos sumemos a la idea, será menos posible que el régimen ejecute su plan de supervivencia a costillas de una población que respalda ciegas los planes electoralistas de una oposición extraviada. Hay que exigirle a la dirigencia de la MUD que respete su propia ruta y se sume a la convocatoria del Poder Constituyente Originario.

Cuando Diego Arria escribió su artículo y lo tituló tan sugestivamente dándole la bienvenida a los venezolanos a una transición evidentemente necesaria, lo hizo bajo la premisa equivocada de una supuesta maduración del país a una idea que no había sido realmente entendida en su profundidad en la Venezuela del 2012. Pues bien Diego, ahora sí creo que puedes dar esa bienvenida, pero ya no a una transición de gobierno sino de modo de pensar el país después de más de 4 años de duro aprendizaje. Estuviste, como generalmente le ocurre a la gente fuera de su tiempo, haciendo anuncios adelantados. Y espero que así como está ocurriendo esa transición de pensamiento, los venezolanos también corrijan contigo en un futuro cercano, el error de esa desafortunada escogencia de las primarias del 2012. Y a propósito de bienvenidas, bienvenido a la Alianza Nacional Constituyente, donde al parecer siempre estuviste…

Caracas, 30 de Octubre de 2016

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana

viernes, 28 de octubre de 2016

Diálogo ensangrentado

Por Luis Manuel Aguana

Como lo reseñe en mi nota anterior los acontecimientos van rápido. En efecto, ocurrió lo que esperaba sin ser el profeta Dos Santos. Se derramó sangre de los venezolanos, siendo la represión más violenta en el interior del país. Noticias provenientes del Zulia dan cuenta de la paliza casi mortal que le propinaron los colectivos violentos del régimen al Padre Palmar en el Zulia. Los casos de Zulia, Barinas, Apure, Mérida, Sucre, Táchira, Nueva Esparta y Aragua confirman la violencia sin límites con la cual el régimen a través de la Guardia Nacional, no desperdició la oportunidad para ofrecer “gas del bueno” y perdigones a las manifestaciones pacíficas de la “Toma de Venezuela” a contravía de las disposiciones legales que lo prohíben de manera expresa.

Pero, ¿cuál fue el balance de ese primer día de manifestaciones en la calle de la oposición, más allá de la violencia esperada del régimen? A mi juicio sumamente deficiente, y no precisamente por la cantidad de personas en la calle. De acuerdo a una nota periodística de Tal Cual, la dirigencia de la MUD no estaba clara en cual era el siguiente paso a seguir (ver Los secretos de la tarima de la MUD en la Toma de Venezuela, en http://www.talcualdigital.com/Nota/134077/los-secretos-de-la-tarima-de-la-mud-en-la-toma-de-venezuela).

Por un lado María Corina Machado decía que había que continuar la marcha hacia Miraflores, mientras Henry Ramos Allup indicaba “juicio político” y marcha a Miraflores la semana entrante. Por otro lado Lilian Tintori, Diana D’Agostino y Maria Corina Machado discutían de la conveniencia de marchar al Palacio Federal Legislativo, mientras Juan Guaidó de Voluntad Popular, intervenía diciendo que esa marcha a Miraflores  “no estaba dentro del acuerdo”. Todo eso ocurría montados en una tarima frente a la multitud.

Esa política, al mero estilo de Chávez de decidir cosas trascendentales frente a las cámaras, sin estudio ni discusión previa, porque “se me acaba de ocurrir”, es lo que nos ha llevado de fracaso en fracaso en 18 años. El solo hecho de haber dicho que se “iría a Miraflores” el 3 de Noviembre, aparte de ser de una ingenuidad criminal, por decir lo menos, traduce una improvisación intolerable de aquellos que dicen conducir la oposición de Venezuela. Pero si es de otro modo, sería la mayor traición hecha a los venezolanos en lo que va del presente siglo.

¿Qué esperaban que hiciera el gobierno ante semejante anuncio? ¿Quedarse de brazos cruzados? Posiblemente tengamos una suspensión de las garantías constitucionales o un estado de excepción en Caracas ese día o antes. Pareciera que tenemos al frente de la conducción política opositora a un atajo de novatos justo en el momento político más crucial de nuestra historia contemporánea, donde el país pide a gritos dirección, firmeza y seriedad en las actuaciones de los dirigentes políticos. Que falta nos hacen un Betancourt, un Villalba o un Caldera.

Pero seguimos entrampados en el problema. Debo insistir en la conclusión de mi nota anterior (ver De un Revocatorio muerto a un Acuerdo incompleto, en http://ticsddhh.blogspot.com/2016/10/de-un-revocatorio-muerto-un-acuerdo.html). Si lo que busca la oposición oficial reunida en la MUD es negociar con el régimen, utilizando a la población como carne de cañón, están partiendo del supuesto equivocado de que el régimen le importa derramar sangre. Lo han demostrado más de una vez, en especial el 2014. Incendiaron y pusieron en estado de sitio al Estado Táchira, mataron gente, hirieron y encarcelaron a cientos de manifestantes en todo el país. ¿Por qué cree la MUD que ahora será diferente?

Se me hace muy sospechoso que esa “marcha a Miraflores” sea lo último que esgrima nuestra oposición luego del fracaso del Referendo Revocatorio. Razón tienen quienes aseveran que el nivel de improvisación del 26 de octubre se asemeja al que hubo el 11 de abril de 2002, con la diferencia que en esa oportunidad la gente no esperó por ningún dirigente opositor y se fue sola al Palacio de Misia Jacinta, sin saber que los esperaba un pelotón de fusilamiento.

Y digo muy sospechoso porque estoy convencido que ese dialogo está siendo buscado con la misma desesperación tanto por el régimen como por la oposición oficial y se le monta un teatro a la multitud para justificar que si se quiere marchar pero el régimen se opondrá violentamente, por lo que hay que negociar con ellos una “salida” conveniente para ambas partes. La oposición intenta, como ya se rumorea insistentemente, una mega-elección a mediados del año 2017, con la amenaza de continuar en las calles. Esa estrategia opositora de presión de diálogo tiene la grave desventaja de que en el ínterin se muere gente a manos del régimen, sin contar con el hecho de que dialogar con delincuentes es rechazado abiertamente por los venezolanos. El único dialogo posible debe ser entre los mismos venezolanos a través de sus representantes legítimos. Hay que rechazar entonces ese diálogo ensangrentado.

¿Qué hacer? Al régimen le importa un pito seguir matando gente en las calles. Nuestra propuesta es convocar al Poder Constituyente Originario. ¿Y cómo se hace eso? Organizándonos para recoger muchísimo más del 15% de manifestaciones de voluntad establecido en el Artículo 348 constitucional para la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario. Y al tenerlas, exigir de quienes tienen la responsabilidad constitucional de acatar las decisiones del Depositario de la Soberanía, las Fuerzas Armadas, dispongan de lo conducente para que esa convocatoria se haga efectiva de acuerdo con las reglas que ese mismo Soberano haya ordenado en su convocatoria, sin la intervención de los Poderes Constituidos.

De nuevo, convocar primero al Depositario de la Soberanía y exigir después pacíficamente su cumplimiento y por encima de los Poderes Constituidos, a quienes constitucionalmente les corresponde obedecer. Hay que esgrimir, no una convocatoria multitudinaria de un día, sino 7 millones de firmas como mínimo -que fue la votación del 6D- para luego manifestar pacíficamente el acatamiento de esa voluntad popular por parte de la Fuerzas Armadas.

En este punto –si han llegado tan lejos leyendo- habrá muchos de ustedes que dirán, “este tipo si es ingenuo creyendo que los militares harán caso a eso”. Se sorprenderían. Las Fuerzas Armadas no son solo su Alto Mando corrupto. Ya se demostró el 6D-2015 cuando los militares torcieron el curso de los acontecimientos aceptando la voluntad de la mayoría en las elecciones parlamentarias (ver ¿Ganó la MUD o perdió el Gobierno?, en http://ticsddhh.blogspot.com/2015/12/gano-la-mud-o-perdio-el-gobierno.html).

De ese modo no seríamos nosotros quienes pongamos el pecho para que nos disparen los colectivos armados del régimen en una marcha a Miraflores, sino los militares poniéndole orden al caos, que estoy seguro harían si se demuestra con firmas fuera de cualquier duda, que existe la voluntad mayoritaria de los venezolanos de un cambio en paz, dándole un curso constitucional a un llamado Constituyente.

En la Alianza Nacional Constituyente (http://ancoficial.blogspot.com/) ya tenemos las Bases Constituyentes de ese llamado, la Planilla de Recolección de Firmas y los procedimientos para la convocatoria. Y aunque falta la voluntad de quienes aún persisten en dialogar con delincuentes, insistiendo que el RR fue el último recurso, no así la de aquellos que si creemos que el Pueblo de Venezuela es capaz de resolver sus diferencias en paz, utilizando el verdadero último recurso: la decisión final del Depositario de la Soberanía de convocarse para una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario. Ese es el único y verdadero diálogo, cualquier otro es un engaño a la población y viene completamente manchado de sangre.

Caracas, 28 de Octubre de 2016

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana

miércoles, 26 de octubre de 2016

De un Revocatorio muerto a un Acuerdo incompleto

Por Luis Manuel Aguana

Muchas cosas moviéndose al mismo tiempo en el estanque no deja ver el fondo. La velocidad de los acontecimientos todos los días, desde que el régimen decidió suspender la recolección de firmas para el RR, ha sido tal que no ha permitido pensar esto con la calma debida. Y es necesario hacerlo. Inicialmente pensé escribir algo en reacción a ese tema pero en realidad ya lo había escrito mes y días antes (Crónica de un CNE anunciado, en http://ticsddhh.blogspot.com/2016/09/cronica-de-un-cne-anunciado.html). La oposición necesitaba que el CNE les dijera en su cara que no se iban a recoger firmas para sacar a Maduro y ya. En otras palabras, que les extendieran el acta de defunción para un muerto que ya olía por descompuesto.

Luego la reacción no se hizo esperar. La MUD convocó de inmediato a una rueda de prensa para el correspondiente pataleo donde anunciaron una sesión urgente de la AN para decirle al país que harían, en una clara demostración de que no lo habían pensado,  pero ya el mal estaba hecho. Se pasaron 10 meses en el merequetén, calentaron las calles el 1S y vino el régimen, entre gallos y medianoche a aludir un supuesto fraude en la recolección de las firmas del 1%, ya de por sí inconstitucional, para que el CNE decidiera que “le haría caso” a unos jueces venales en algunos Estados y suspendiera la recolección del 20% de las firmas del RR. Y san se acabó. Hasta allí llegó en RR.

Y en una sesión de la Asamblea Nacional que deberemos recordar siempre, el domingo 23 de Octubre, la oposición oficial dijo de todo, desde amenazar a salir a las calles “sin retorno” hasta “determinar la situación” del Ilegitimo en relación a su doble nacionalidad (ver Acuerdo aprobado en la AN, en  http://www.lapatilla.com/site/2016/10/23/este-es-el-acuerdo-aprobado-en-la-an-que-declara-la-ruptura-del-orden-constitucional/) pasando por el abandono del cargo, amenazas que por cierto tuvieron 10 meses ignorando, sacándole el cuerpo a todas las personalidades que desfilaron una y otra vez por la Asamblea, rogándoles a nuestros ilustres diputados que tomaran un decisión en relación a eso.

Por favor seamos serios, no existe nada en ese Acuerdo aprobado por la mayoría opositora en la Asamblea Nacional del 23 de Octubre, que no se pudiera haber hecho el mismo día del famoso discurso del Henry Ramos Allup, el 5 de Enero, salvo la denuncia en la Corte Penal Internacional “en contra de los jueces y rectoras del Consejo Nacional Electoral”, cosa que tal vez por ignorancia o premura de quienes redactaron ese Acuerdo, no se puede hacer porque la CPI no recibe “denuncias” sino acusaciones penales sustentadas y documentadas, que se encuadren dentro del articulado del Estatuto de Roma (ver https://es.wikipedia.org/wiki/Estatuto_de_Roma). Asimismo, de que vale la Carta Democrática Interamericana cuando una oposición deja al Secretario General de la OEA con la brocha, al salir corriendo a negociar con el régimen en la República Dominicana.

De allí hasta hoy, donde se espera una “Toma de Venezuela” para presionar en las calles algo que debió hacerse casi que de oficio en el seno mismo de la Asamblea Nacional hace no menos de 10 meses, destituyendo a Maduro, a los Magistrados Express del TSJ y a las “Reptoras” del CNE, atendiendo el mandato claro de una población que votó mayoritariamente por ellos el 6 de Diciembre de 2015.

Ustedes dirán que me excedo, que soy duro con una oposición que prácticamente no sabía que decir luego de horas de deliberación, cuando el CNE anunció que no habría recolección de firmas el 26, 27 y 28 de Octubre, aun a sabiendas que eso estaba cantado. Pues creo que los estoy tratando muy bien porque lo duro viene ahora.

La oposición oficial venezolana ha ignorado deliberadamente la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Simplemente la borraron de su vocabulario. Ninguna mención de los políticos, ni siquiera para considerarla como una remota posibilidad como solución a los graves problemas a los que ellos mismos se enfrentarían en un supuesto gobierno de la oposición después del reinado de Maduro. No toman en cuenta, deliberadamente o no, que el nivel de destrucción al que han llevado a este país no acepta un regreso a la forma vieja de gobernarnos de 1998, y que hay que construir una nueva plataforma sobre la cual sustentar las instituciones que deberán crearse en un proceso de reconstrucción nacional luego de esta pesadilla. Y la única manera es discutirla entre todos en un proceso Constituyente. A eso se le llama Pacto Social.

Ni una mención, en ese Acuerdo incompleto, que al menos dijera “estudiaremos la posibilidad del convocar al pueblo de Venezuela a una Asamblea Nacional Constituyente”, cosa que está claramente establecida en la Constitución de 1999 en el Titulo IX, Capítulo III, De la Asamblea Nacional Constituyente, que por cierto incluye el Articulo 350, que es interpretado de manera maniquea por quienes quieren asumir una patente de corso para quemar al país por los 4 costados. Al 350 se llega después de haber pasado por el 347, 348 y 349 (ver El verdadero desconocimiento del Artículo 350, en http://ticsddhh.blogspot.com/2016/10/el-verdadero-desconocimiento-del.html).

Debemos concluir entonces en la existencia un saboteo, una fuerte conspiración por parte de la oposición oficial reunida en la MUD (tal vez no toda pero si la que genera y decide opinión política) para impedir que el pueblo se manifieste convocándose de acuerdo a la norma constitucional establecida en el Artículo 348 de la Constitución. Y esta conspiración se extiende a toda la red de medios que siguen la línea comunicacional de la MUD, para poner fuera de la discusión política nacional la conveniencia o no de un proceso Constituyente de carácter Originario. Queremos que se discuta abiertamente el tema Constituyente.

No se puede concluir de otra manera al haber informado a la MUD y sus principales voceros de todo el trabajo que llevan a cabo desde hace años los integrantes de la Alianza Nacional Constituyente (http://ancoficial.blogspot.com/) para activar de manera autónoma al Poder Constituyente Originario, y así sortear las instituciones secuestradas por el régimen y convocar al Constituyente de manera inmediata, como lo requiere y lo exige la necesidad de un pueblo que se muere en los hospitales y está pasando hambre en las calles. Pareciera no haber conciencia del sentido de urgencia que manifiesta el pueblo de Venezuela y si mucho de los intereses de quienes desean desesperadamente hacerse con la administración de lo poco que nos queda a los venezolanos.

Hay que ser responsables en esto: no es suficiente llamar a las calles sin un plan que nos lleve a puerto seguro. Y desconfío que lo haya, al ver la reacción de desconcierto opositor ante algo a lo que no había que ser Reinaldo Dos Santos (1) para saber que sucedería, seguido por un Acuerdo simplón que pudieron haber aplicado antes. Lo que hay de verdad es el llamado a las calles como se hizo el 2014, a lo que seguramente el régimen reaccionará con violencia armada y la oposición negociará luego que se haya derramado la sangre.

¿Ese es el plan? ¿Negociar unos muertos? ¿Por qué no legitimar antes esa posible calle, con 7 millones de firmas recogidas pacíficamente para convocar al Constituyente Originario, y luego de la segura negativa, entonces si invocar el desconocimiento constitucional (Artículo 350)? Esto es, convocar primero al Depositario de la Soberanía y reclamar después. La sangre derramada en las calles nunca se podrá justificar, pero cuando se ha derramado antes en Venezuela por la defensa de la Soberanía y el derecho del pueblo para darse el gobierno que desea, la consecuencia inmediata ha sido la libertad.

Caracas, 26 de Octubre de 2016

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana

(1)   Fe de Erratas: En la versión inicial de la publicación de esta nota coloque por error “Fernando Dos Santos” cuando realmente el nombre del profeta es Reinaldo Dos Santos. Gracias a mis amigos que se dieron cuenta. Mis disculpas por el error involuntario…