Suscribete a TICs & Derechos Humanos

lunes, 23 de mayo de 2016

Fundamentos para una Asamblea Nacional Constituyente Originaria

Por Luis Manuel Aguana

Así como en 1998, Venezuela está a las puertas de un cambio político de profundas consecuencias. El cuándo y el cómo se realizará ese cambio dependerá de muchos factores que en este momento corren como agua subterránea, y más temprano que tarde, sabremos cual dirección llevará. Lo cierto es que los protagonistas saldrán a la luz y los conoceremos en ese momento, si es que no están ya a la vista de todos.

En 1998, a las cercanías de un siguiente proceso electoral, Venezuela se encontraba en una gran desesperanza. No como la de ahora, que esta matizada con la carestía y los niveles de pobreza en grado superlativo, pero ciertamente en desesperanza. El llamado puntofijismo había hecho aguas y los venezolanos corrieron hacia un salvador que resultó nuestra peor pesadilla. ¿Qué íbamos a pensar en 1998 que extrañaríamos las cosas más elementales como el jabón para bañarnos, la harina pan o el papel higiénico? Y lo peor es que los personajes que en la actualidad se dicen nuestros salvadores no planean nada mejor que regresar a esa desesperanza de 1998, sin plan y sin propuestas mas allá de decir que son mejores que el chavismo, cuando ellos son los padres de la criatura.

Chávez se dedicó en 1998 a vender la constituyente como el remedio para todos nuestros males y el venezolano lo compró sin saber de qué se trataba en realidad. Un tema del cual nadie de esas generaciones había oído hablar sino en los textos de historia. Habían pasado 40 años desde 1958 y casi el mismo tiempo de la Constitución de 1961.

Sin embargo, lo que estaba en realidad intentando era introducir un cambio que tenía que pasar Venezuela para su reconstrucción, no solo institucional sino política y moral dado lo “bajo” que se había caído en la conducción política y administrativa de la República. Y en eso tenía razón. Un país que ya había perdido toda esperanza, con partidos políticos en su nivel más bajo de credibilidad, le dio a este golpista la oportunidad de la conducción de su destino ¡Quien se hubiera imaginado que después de 17 años estaríamos peor!

Pero así son las cosas de la historia. La promesa electoral se cumplió a cabalidad a pesar que constitucionalmente “la moribunda” –como así llamara Chávez a la Constitución de 1961-, no contemplara la figura de convocatoria  al Constituyente para redactar una nueva Constitución, que de acuerdo al golpista, era la madre de todos los males del país.

Sin embargo, lo logró. El Presidente cambió el curso de la historia constitucional de Venezuela como ya había sucedido en el pasado con otros gobiernos, que también cambiaron la constitución a su antojo. Solo que en este caso el gobierno del nuevo Presidente utilizó el expediente de manipular las bases comiciales ignorando la representación proporcional establecida históricamente en nuestro ordenamiento jurídico, haciéndose con 125 constituyentes de 131 con solo el 52% de los votos. El 48% restante fue representado solo por 6 constituyentes. Así se trató en Venezuela el cambio de la Constitución. Sin Pacto Social, y la imposición de una mayoría sobre una minoría. Y eso no puede durar porque las constituciones son la resultante del Pacto Social que se formula en el seno de una Constituyente.

Por eso ultimo es que siempre he afirmado que la Constitución de 1999, “la mejor del mundo”, nació con un pecado original. Más allá de eso y del hecho de haberse construido una nueva Carta Magna en 1999, Chávez perfeccionó el Golpe de Estado que no triunfó en 1992, imponiendo el Poder Originario sobre el Poder Constituido que se encontraba fundamentado en la Constitución de 1961. Pasó por encima de todos los poderes, torciendo el brazo de la Corte Suprema de Justicia, que en una sentencia histórica le dio paso al Poder Originario. Los Magistrados de entonces, que efectivamente le justificaron a Chávez su Constituyente, nos la están fundamentando ahora a nosotros.

Algunos piensan que la Constitución de 1961 aun sigue vigente. Pero de que la Constitución de 1999 se impuso porque se le dio paso al Poder Originario por encima del Poder Constituido es un hecho real, legal e histórico en este país. Y Chávez es el responsable de eso.

Ahora bien, la Constitución de 1999 dejó la puerta abierta a la convocatoria del Poder Originario (Art. 347, 348 y 349). Ningún Poder Constituido, desde 1999, puede, de acuerdo a la lógica que impuso la actual Constitución, estar por encima de ese Poder Originario que invocó Chávez para realizarla. Ningún chavista podría estar en desacuerdo con eso.

¿A dónde nos lleva esta discusión? Al punto fundamental, que en el fondo es el mismo que estableció el difunto Presidente Chávez: en un país donde la lógica que se impuso desde 1999 estableció que el Poder Originario estaba sobre el Poder Constituido, mal podría un CNE, o Poder Electoral Constituido, decirnos como contar los votos para elegir a los representantes del Poder Originario y menos aún establecer las bases para su elección. El Poder Originario se impone.

Una convocatoria del pueblo venezolano, constituida constitucionalmente por al menos 15% de los electores del Registro Electoral, y que indique cómo se deben contar los votos de quienes habrán de elegirse como sus representantes, no puede, basado siempre en la lógica del Poder Originario, ser rebatido por un CNE o Poder Electoral Constituido. Este no podría decirle, por ejemplo a 3 millones de electores o pueblo convocante, que sus firmas son planas o que no valen, o que se contarán los votos de una manera diferente a la dispuesta por la convocatoria del mismo SOBERANO. En 1999 ese soberano le dio la autorización al Presidente mediante un Referendo Consultivo para imponer las reglas de convocatoria. En esta oportunidad el Soberano se reservará esa potestad.

Y si el Poder Constituido ignora o desobedece, no solo estará ignorando al pueblo que justifica su propia existencia, sino que estará dejando la puerta abierta a que cualquiera intente-justificadamente, a mi modo de ver-, restituir por la fuerza el derecho que les asistiría a esos millones de venezolanos a pedir democráticamente la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente para reconstruir, no solo institucional sino política y moralmente al país, por las mismas razones por las cuales Chávez justificó su Golpe de Estado en 1992, ganó las elecciones en 1998 y cambió la Constitución en 1999.

Estaríamos utilizando exactamente los mismos argumentos que usó Chávez para convencer a Zelaya para que cambiara la Constitución de Honduras –cosa que no logró-, pasando por encima del Poder Constituido, y los mismos razonamientos que él mismo usó para pasar por encima de ese Poder Constituido en la Venezuela de 1999, haciendo letra muerta la Constitución de 1961, convocando al Poder Originario. Sin dudas creo que ese fue su mejor invento y que nuestra oposición oficial no ha querido ver ni aprovechar.

A través de un Movimiento de Movimientos designado como Alianza Nacional Constituyente, cuyo lanzamiento oficial se realizó el pasado 17 de Marzo, un grupo de venezolanos nos hemos constituido en promotores de una Asamblea Nacional Constituyente, en esos mismos términos que Chávez utilizó, para hacer lo que no se hizo en 1999 y organizarnos como ciudadanos para convocarla. ¿Y por qué? Porque los civiles no sabemos hacer otra cosa, en el entendido que la soberanía reside en el pueblo.

¿Y qué no se hizo en 1999? Respetar el derecho de las minorías a ser representadas para realizar una Constitución basada en un Proyecto País viable e incluyente, y que nos garantizara la calidad de vida que los venezolanos esperábamos en ese entonces. Este Proyecto lo hemos publicado y está disponible para todo el que lo desee discutir, con el nombre Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente (ver http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/). Hemos propuesto asimismo unas Bases Constituyentes que evitarán la aberración del Kino de Chávez de 1999 e impedirán que un CNE corrupto nos robe unas elecciones constituyentes. Esta propuesta esta publicada en el blog de la Alianza Nacional Constituyente con el nombre de “Bases Constituyentes, Propuesta de los Ciudadanos para la Reconciliación y el Cambio” (ver http://ancoficial.blogspot.com/p/documentos-fundamentales.html).

Lo que definirá esta solución como una opción real será el entendimiento preciso que el tema constituyente no es un problema jurídico, sino político. Chávez lo entendió así y con la inercia de su mayoría de diciembre de 1998 le torció el brazo a todo el mundo en 1999, convocando al Poder Originario a pesar del Poder Constituido. Y si los venezolanos, como lo han demostrado, no le temen a la democracia, podremos mejorar significativamente ese resultado. De lo contrario, Chávez nos ganó la partida después de muerto.

Caracas, 23 de Mayo de 2016

Twitter:@laguana

Nota: Este artículo es una revisión actualizada de la nota titulada “Del Poder Originario, Constituciones y Constituyentes” publicado el 30 de Junio de 2013 en http://ticsddhh.blogspot.com/2013/06/del-poder-originario-constituciones-y.html

viernes, 20 de mayo de 2016

La Asamblea en su laberinto

Por Luis Manuel Aguana

“Ningún congreso salvo jamás una república”, le dijo Manuela Sáenz a Bolívar, luego que una delegación oficial le informara al Libertador de la decisión unánime del Congreso de Colombia de nombrar a Don Joaquín Mosquera, Presidente de Colombia en mayo de 1830. Así nos relata Gabriel García Márquez ese momento de la vida del Libertador en una de sus obras más insignes (1).

Y parece que Manuelita va a tener la razón de nuevo. Esta Asamblea Nacional como que parece no tener tampoco ganas de salvarla. Han recibido múltiples comunicaciones de importantes personajes de la vida nacional solicitándole destituir al Ilegitimo, por razones que van desde abandono del cargo, al hecho no cumplir con los requisitos constitucionales mínimos para desempeñarse como Presidente de la República. Y no pasa nada…

Los venezolanos nos preguntamos el porqué de tal actitud de los jefes políticos de la oposición en la Asamblea Nacional, que optaron por restearse con la carta del Referendo Revocatorio, con todo el camino empedrado y tramposo del régimen que ello implica, que ir de frente hacia una solución frontal y final.

Y la razón no es otra que la que hemos señalado muchas veces en este blog y que al parecer el común de las personas no quiere o se niega a ver: supervivencia política, al más crudo estilo del “realpolitik”. De tomar una decisión que pare frontalmente al régimen en sus desafueros en contra de la población, obligarían al Poder Ejecutivo a cerrar la Asamblea Nacional, y a perfeccionar un “fujimorazo” en contra del Poder Legislativo y sus dirigentes principales.

Con ello se irían por el caño las aspiraciones de todos esos partidos de participar con éxito en las elecciones de Gobernadores de diciembre. Y mientras tanto el pueblo venezolano pasando hambre y muriéndose en los hospitales y en sus casas por falta de medicamentos. Simplemente no les importa. Si les importara, reventarían el país hasta sus cimientos dejándose poner presos por el régimen “pa’que se acabe la vaina”, como rezaba la famosa canción del duelo colombiano de Carlos Vives. Pero no lo hacen…

Es por eso que recordé a García Márquez y la razón de tomar prestado de su libro el titulo de esta nota para la Asamblea Nacional. Un Bolívar en sus cavilaciones finales, y prácticamente fuera de sus cabales, tal vez por la enfermedad o la derrota política a manos de sus detractores (al punto de decir de sí mismo “ya no soy yo”) espera íntimamente que el Congreso de Colombia desestime su renuncia y lo ratifique como Presidente. Sus propios le dan la espalda en el Congreso y dan voto unánime para nombrar a alguien propuesto por él mismo y que creía que no aceptaría, pero aceptó.

En esta derrota política, la última de su vida, el Libertador esperaba algo que no iba a ocurrir nunca. Sentía en los huesos el odio de todos a pesar del infinito respeto a su obra libertadora. ¿Mal cálculo político? ¿O la última esperanza de alguien que se sabe de salida?

Así se encuentran nuestros políticos de la oposición oficial. Saben que todo el sistema que han sostenido, incluso sus sueños de retorno al “puntofijismo”, esta indefectiblemente atado al régimen, que no es más que la expresión más degenerada de lo que ellos mismos fueron en el gobierno y la razón fundamental de todo esto que nos pasa. Si el régimen cae, ellos también.

Es por esa razón que lo sostendrán a toda costa porque en ello les va la supervivencia como sistema. ¿Les parece duro? Estamos a las puertas de un cambio muy importante que implicará un reordenamiento de todo el tablero político del país pero que pasa por el derrumbe del presente y del pasado, juntos… ¿Y porque me atrevo a decir esto?

Porque la oposición oficial, cuya única respuesta a los problemas del país es electorera, apuesta por llevar a los venezolanos a diciembre, intentando, sin lograrlo, un revocatorio que el régimen llevará hasta el año que viene, pero que la situación del país, cual espada apuntándoles al pecho- tanto a ellos como al régimen-, no dejará que ocurra. La gravedad del país es tal que nadie apuesta un bolívar devaluado a que esto pase de este mes sin una explosión social que se lleve por delante al régimen y a su oposición.

A pesar de la censura en los medios de comunicación masivos, no pasa un día sin que se conozca en todo el país de un saqueo a un centro de expendio de alimentos, o a un camión de víveres, o disturbios en las colas porque no llega la comida. Ya el régimen no tiene manera de sostener la falta de alimentos a la población. La hiperinflación ha llegado a unos niveles tan exorbitantes que así el gobierno suba los sueldos un 100%, no alcanza para comprar comida. Eso es el presagio de un terremoto político inmediato de amplias proporciones. No hace falta tener las habilidades de Reinaldo Dos Santos para saber eso.

Así pues, si la oposición oficial pretende sobrevivir a ese sismo que vendrá en cualquier momento, más les vale trancar el juego ahora, y aparecer forzando una situación de la cual el régimen difícilmente sobrevivirá. ¡Déjense poner presos, carajo! ¡Destituyan a Maduro desde la Asamblea Nacional! ¡Provoquen el fujimorazo! Tienen la legitimidad y las razones jurídicas y políticas para hacerlo. Pero no lo harán… Están a la espera de algo que no ocurrirá nunca: llegar a diciembre y revocar a Maduro, todo al mismo tiempo. De esos errores está llena la historia política de Venezuela. Manuelita Sáenz y García Márquez tenían razón, jamás salvarán a la república, están en su laberinto…

Caracas, 20 de Mayo de 2016

Twitter:@laguana

(1)     Gabriel García Márquez, El General en su laberinto, pág. 36, Ed. Oveja Negra, 1989, ISBN 958-06-0006-6

lunes, 16 de mayo de 2016

No cualquier Constituyente

Por Luis Manuel Aguana

Poco a poco todos los venezolanos se están convenciendo que Venezuela tendrá que terminar más temprano que tarde en un proceso Constituyente. Y no porque sea, como dice la MUD, el último reducto que esgrimió si las demás “salidas” no funcionaban, sino como la solución racional al caos que nos está arrollando, producto de una cadena de errores que lleva muchísimo más que los 17 años del castro-chavismo-madurismo.

Como bien indicaba Jacques Donnedieu de Vabres, en su obra L'Etat  (París, 1971, p. 20), estamos en un momento en el que requerimos de un nuevo proceso Constituyente: “…Una Constitución aparece así progresivamente como una barrera al abuso del poder y como una manera organizada de excluir ciertas formas o ciertos temas de cuestionamiento al Poder. La elaboración de una Constitución es un rito pacificador que acaba con las revoluciones y pacifica los tumultos para los pueblos que se someten a ella. Es también símbolo de independencia”.

De acuerdo a esto último, los venezolanos debemos entrar a ese rito pacificador con urgencia. Reconciliarnos mediante un proceso constituyente, discutir un nuevo país, una nueva forma de Estado y de hacer política, que deberá traducirse en un nuevo texto constitucional. No volver a las prácticas del pasado que dieron lugar a esta degeneración en el estado de cosas.

De allí que los venezolanos debamos tener mucho cuidado con cual Constituyente vamos terminar, habida cuenta que desde ya los factores políticos están comenzando a hablar de constituyente como la última carta, visto que el régimen ha trancado todas las posibles salidas constitucionales.

Nuestro planteamiento se basa en un Proyecto para la reconstrucción del país (ver http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) que no se hace coyunturalmente porque haya una situación que amerite un cambio de gobierno ahora, sino porque si no discutimos y creamos un nuevo Pacto Social volveremos a caer en la misma situación que produjo al fenómeno de Hugo Chávez y el chavismo.

Y hay factores de la oposición oficial venezolana que no están interesados en generar ese nuevo Pacto, algunos por interés de volver a las andadas previas a 1998, y otros que por ingenuidad o inexperiencia política creen que con simplemente salir del castro-chavismo-madurismo, sin generar los seguros constitucionales necesarios, la experiencia fatídica de estos años no se repetirá. Que se miren en el espejo de Nicaragua.

Los partidos, al ver de cerca que no hay otra opción que llamar al Constituyente, se abocarán a recoger el 15% del Registro Civil y Electoral, y efectivamente recogerán las firmas necesarias, tal y como ya lo hicieron para la reciente convocatoria al Revocatorio. ¿Y qué harán luego? ¿Llevarlas al CNE? ¿O le pedirán a ese Poder Constituido que les reglamente el llamado al Poder Constituyente Originario? Tremendo dilema…Caerán en lo mismo que cayó Voluntad Popular en el llamado a recoger firmas para una Constituyente en el año 2014 (ver Réquiem para unas Bases Comiciales, en http://ticsddhh.blogspot.com/2014/09/requiem-para-unas-bases-comiciales.html) cuando el CNE les trancó la puerta.  

Desde la Alianza Nacional Constituyente (ver http://ancoficial.blogspot.com/) le hemos planteado al país una ruta de convocatoria al Poder Constituyente Originario. Se la hemos planteado también a los partidos, pero fundamentalmente a la sociedad civil de Venezuela. No es una vía fácil porque amerita la inclusión de los sectores no partidistas para que se incorporen a un planteamiento inédito y defiendan las banderas de la descentralización y autonomía federal de los Estados y Municipios frente al poder central.

Que sean los mismos representantes auténticos de las comunidades quienes las representen como constituyentistas y sus propios intereses locales, frente a los que usualmente colocan los partidos políticos, impuestos por una línea nacional. Hay que evitar que los partidos políticos  hagan lo mismo con los constituyentistas a una posible Asamblea Nacional Constituyente, que lo que hicieron con los Diputados el 6D en la Asamblea Nacional. Sería una tragedia que en esa nueva Constituyente que se logre después de tanto esfuerzo, los constituyentistas no sean autónomos ni representen el sentir real de sus comunidades, respondiendo a “líneas de partido” como usualmente ha ocurrido en Venezuela.

Una Constitución no se puede ni se debe hacer solo con los partidos. Quiero compartir con ustedes un párrafo del discurso del Estadista peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, como Presidente del Congreso Constituyente del Perú en 1978: “Una Constituyente no legisla para un partido, ni para un sector, sino para todo el pueblo y debe procurar la concordancia constructiva de aspiraciones fundamentales. Debe estar guiada, además, por un sentido y una proyección de futuro. No legislamos para hoy ni para el inmediato mañana. La Constitución, si tenemos la sabiduría de concebirla realistamente, apropiadamente, debe tener vigencia para varias generaciones” (ver Discurso inaugural de la Asamblea Constituyente en Perú, 1978 / Víctor Raúl Haya de la Torre

Es por eso que si la Constituyente es rehén de los partidos, sin la participación ciudadana, no tendremos nunca los cambios que requiere el país para que esa nueva Constitución sea el verdadero reflejo de las aspiraciones del pueblo venezolano, porque quedaría en manos de los jefes políticos de los partidos y no en las manos de los representantes legítimos del pueblo. Entonces necesitamos una Constituyente distinta a la que hemos tenido en el pasado, no cualquier Constituyente.

Por eso la Alianza Nacional Constituyente hace grandes esfuerzos en sensibilizar a la población que no solo los partidos deben participar, sino también vastos sectores de la sociedad civil en igual proporción, para construir entre todos el nuevo país, como se propone en las “Bases Constituyentes, Propuesta de los Ciudadanos para la Reconciliación y el Cambio” (ver http://ancoficial.blogspot.com/p/documentos-fundamentales.html), poniéndose al frente de cualquier pretensión que impida que se logre la representatividad real de los Estados en esa Asamblea Nacional Constituyente, a la que llegaremos más temprano que tarde.

Una Constituyente manejada por los jefes políticos no cambiara la forma de Estado de Venezuela, sino que reproducirá el modelo unitario que hemos tenido hasta ahora, donde los Estados seguirán siendo el coto cerrado de un centralismo avasallante del que se han aprovechado durante tantos años. Los venezolanos tenemos aquí un verdadero reto: participar en el cambio político que reclaman todas las regiones del país.

La Alianza Nacional Constituyente viene entonces como una respuesta para lograr una Constituyente que rompa el paradigma de las múltiples constituciones que ha tenido el país, que solo ha reproducido un modelo que hasta ahora nos ha traído pobreza y división. No queremos cualquier Constituyente del pasado, queremos una Constituyente que nos ponga en el camino del futuro, una que tenga vigencia para varias generaciones, como decía Haya de la Torre. Ese es el reto que hemos asumido…

Caracas, 16 de Mayo de 2016

Twitter:@laguana