Suscribete a TICs & Derechos Humanos

viernes, 28 de febrero de 2014

El Efecto Vivas


Por Luis Manuel Aguana

La fotografía de un oficial retirado cuidando la puerta de su casa con un fusil de asalto le dio la vuelta al mundo gracias a CNN. El Gral. (R) Ejercito Angel Vivas protagonizó uno de los eventos más significativos de estos días aciagos donde el régimen ha arremetido con inusitada violencia a la población civil. Pero más allá de una demostración adicional de todos atropellos a los que nos tiene acostumbrado este régimen militarista, el caso del General Vivas reviste en mi modesta manera de ver los eventos actuales, una significación trascendental y que no he visto reflejada en las redes sociales y medios digitales que pudieron cubrir el evento.

Y es el llamado Efecto Mariposa. El concepto lo encontramos en la denominada Teoría del Caos: “La idea es que, dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema caótico, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en ciertas formas completamente diferentes. Sucediendo así que, una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande a mediano o corto plazo de tiempo. Su nombre proviene de las frases: "el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo" (proverbio chino) o "el aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un Tsunami al otro lado del mundo" así como también "El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo" (ver Efecto Mariposa, Wikipedia en http://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_mariposa).

¿Y porque relaciono al General Vivas con esta interesante teoría? Veamos más allá de lo obvio. Aquí nos encontramos con un oficial de nuestras Fuerzas Armadas, retirado por este régimen y afectado por una decisión del extinto Comandante Eterno al no aceptar su famoso “Patria, Socialismo o Muerte” dentro de los cuarteles. En otras palabras, una víctima directa del régimen, inmolada por defender la Constitución.

Esta víctima, en atención a su formación para la defensa de los ciudadanos, alerta como defenderse de los motorizados asesinos del régimen para neutralizarlos durante las manifestaciones pacificas que se están llevando a cabo. Consecuencia inmediata, se convierte en un perseguido político. A la brevedad se traslada un comando de la policía política militar para hacerlo preso, sin mediar ningún proceso, típica manera de actuar de las dictaduras. A eso se le añade que el régimen previendo que el piquete fuera a quebrarse al poner preso a un oficial venezolano con dignidad, envía esbirros cubanos.

El General, en legítima defensa, se apertrecha en su domicilio e impide la entrada, fusil en mano, de cualquier piquete, poniéndose al frente para defenderse él y la integridad de su familia.

Este cuadro se configura en el ejemplo que más representa lo que está sucediendo en Venezuela, pero con una pequeña y a la vez significativa diferencia. Veamos: los venezolanos todos hemos sido víctimas de una u otra manera de este régimen, como el General Vivas. Nos están enviando cubanos para aplacar a la población que de alguna manera ha buscado actuar en legítima defensa de los ataques de los colectivos y la GNB, como hicieron con el General Vivas. La diferencia es que a la casa del General Vivas no entraron porque se encontraron con un individuo armado y entrenado para repeler ese ataque en legítima defensa de su familia.

Muchas veces nos hemos preguntado qué es lo que hace falta para que quienes nos deben proteger de las bandas armadas del régimen y de hacer cumplir la Constitución, defendiéndonos con las armas que la República les entregó, actúen y restituyan el imperio de la Constitución.

Ver en vivo y en directo a un integrante de esas Fuerzas Armadas hacer exactamente eso mismo que necesitamos que sus compañeros de armas hagan para defender a la familia venezolana y volver a colocar las cosas en su sitio, es tal vez "el aleteo de las alas de una mariposa” que “puede provocar un Tsunami al otro lado del mundo" que requieren esas Fuerzas Armadas para reaccionar. Un soldado que tiene las armas que el país le entrego y las sabe usar en defensa de su familia, no de ataque a la población civil, es quizá ese “aleteo” que se necesita para levantar el Tsunami.

Y no es un asunto de “bolas”, aunque si hacen falta, sino de entender a carta cabal, como así lo entendió el General Vivas cuando le entregaron su sable en la Academia Militar, el juramento ante la bandera de Venezuela. Es simplemente una cuestión de honor y seguir las enseñanzas y el compromiso adquirido con una sociedad de defender con la vida la soberanía y los ciudadanos de su país, nada más.

El ejemplo del General Vivas puede perfectamente ser ese Efecto necesario para que en este sistema caótico se muevan los resortes que hagan que el sistema se mueva a otro estado, constituyéndose en esa “pequeña perturbación inicial” que “mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande a mediano o corto plazo de tiempo”. Y en este caso puede ser a corto plazo.

Por otro lado, también podríamos entender el gesto del General Vivas en el sentido que todos los venezolanos tenemos el derecho a defendernos de un régimen que atropella nuestras libertades, dando como respuesta una cita atribuida al Libertador Simón Bolívar, “Cuando la Tiranía se hace Ley, la Rebelión es un Derecho”. Algunos indican que El Libertador no la escribió, pero si no lo hizo se parece mucho a su pensamiento libertario. Con lo cual estaría plenamente justificado la rebelión en cualquiera de sus formas para responder en legítima defensa.

Es por eso que atendiendo a una razón de estricta lógica, las Fuerzas Armadas deben intervenir antes que esta violencia que el régimen nos está aplicando con el ánimo bajarle la cabeza a un pueblo que lleva en su ADN la libertad, consiga a miles de Generales Vivas dispuestos a empuñar un arma para responder a una agresión en contra de nuestras familias y nuestra soberanía.

Y aquellos que si pueden contener esa agresión, deberían hacerlo a la brevedad del caso, restituyendo la Constitución y cumpliendo con su juramento de defender al país de un ejército extranjero. El efecto de no hacerlo ya lo están viendo en las calles del Táchira y muchos Estados del país. Y así como al intentar entrar a la fuerza al hogar del General Vivas se encontraron con un venezolano dispuesto a dejar la vida para defender su casa, se estarán encontrando cada vez con más venezolanos dispuestos a dejar la suya para defender a Venezuela. O lo hacen ellos o el pueblo de Venezuela, ¿qué resulta más sangriento? La decisión para una TRANSICION es de ustedes…

Caracas, 28 de Febrero de 2014

Twitter:@laguana

martes, 25 de febrero de 2014

¡Maduro Vete YA!


Por Luis Manuel Aguana

Sí, “¡Maduro Vete YA!”. No alcanzo a entender cuál es la picazón de Henrique Capriles a que los venezolanos todos al unísono gritemos esa consigna. Tal vez él no se acuerde- pero yo si-, que con una consigna semejante, “Chávez Vete YA”, el pueblo se fue a las calles el 11 de Abril de 2002 y ECHAMOS DE MIRAFLORES a Hugo Chávez Frías, con un estado de crisis política y económica muchísimo menor del que ahora estamos sufriendo todos los venezolanos. La historia posterior no tuvo nada que ver con la consigna, pero Chávez renuncia por la sangre de los muertos derramada por sus asesinos de Puente Llaguno.

Sin embargo al parecer la sangre de las víctimas desde el 12F no tiene el mismo valor para los militares de ahora que los de aquel entonces cuando el Gral. Lucas Rincón le presentó la renuncia “la cual aceptó” ¿Cuánta sangre necesitará el Ilegitimo para que él, todo su tren ejecutivo y el Alto Mando Militar renuncien para que este país pueda lograr la estabilidad política necesaria y hacer frente a esta explosiva crisis que ellos mismos han provocado? ¿Cuántos Estados como el Táchira deberán hacer resistencia sin dar cuartel para que deponga su actitud y entregue su gobierno para darle paso a una solución democrática? ¿Cuántos muertos más necesitará Venezuela para expulsar a los cubanos de esta tierra?

A estas horas las protestas en las calles de Ucrania provocaron la caída del régimen de Víktor Yanukóvich después de más de 80 muertos en enfrentamientos. Y no es que la lucha en Ucrania sea diferente que la nuestra, sino que hubo un pueblo que se lanzó a las calles con la idea de no regresar hasta producir los cambios que la sociedad demandaba y lo lograron. Yanukóvich se dio a la fuga y su sucesor destituyó a los altos cargos del antiguo régimen y tiene la misión de formar un gobierno de unidad nacional y preparar elecciones. Eso lo logró un pueblo decidido.

El Ilegitimo se equivoca al pensar que puede más que la decisión del pueblo venezolano de no seguir la senda “socialista”-o mejor dicho COMUNISTA-, de la cual está empeñada el régimen y de sus políticas de destrucción del aparato productivo nacional y la propiedad privada. Al parecer no acaba de entender que el pueblo le dice NO a su Plan de la Patria, que muestran como SU Constitución, no es más que la receta cubana para llevarnos al Mar de la Felicidad del Comandante Galáctico.

Y lo más impresionante de todo es que el régimen y más aún los voceros de la oposición oficial todavía creen que la gente esta arrecha en las calles acompañando a los estudiantes porque Leopoldo Lopez está preso o porque no consiguen un paquete de harina pan. Si eso fuera así no habría crisis. La crisis es estructural y ya ha llegado a unos niveles de no retorno. Estos delincuentes han desplumado a nuestra gallina de los huevos de oro y ahora van por el resto de nosotros. Y para ello nos necesitan domados o muertos. Así de simple está planteado el problema de lo que acontece hoy en Venezuela.

Entonces, ¿en qué cabeza cabe “negociar” con quien te tiene puesta una pistola en el pecho para que le entregues la vida o la cartera? Y lo voy a enunciar en los términos más claros: en Venezuela está planteada la supervivencia de una manera de vivir y de concebir el desarrollo futuro de los venezolanos. Esta planteado si vale la pena que la juventud se quede o se vaya del país, está planteado si hay posibilidades o no de subir en la escalera social con tu trabajo, si un pobre puede o no puede salir de su pobreza sin depender de un funcionario vestido de rojo. Esta planteado si es viable la Venezuela que tenemos ahora sin libertad, bajándole la cabeza a un esbirro que te mata si te atreves a protestar. Y lo peor es que ese esbirro ni siquiera es venezolano.

No acaba de entender el régimen que si ya la gente se hartó de este gobierno y de sus nefastas políticas, saliendo a protestar todos los días, no regresará hasta que no vea que haya una posibilidad de cambiar el rumbo de la nación. Si mañana bajara el mismo Arcángel Gabriel en un coro de trompetas y le ordenara a toda la gente en pie de lucha en todos los Estados de Venezuela que se marche a sus casas, no se resolvería la situación porque el pacto social que existe ahora entre los venezolanos NO ES VIABLE. Y aunque lo pisen por un lado, el “cuero seco” se levantará por el otro…

Unos tipos que se han robado todas las elecciones, tratándose de imponer como una falsa mayoría a una verdadera mayoría no entienden que ES IMPOSIBLE gobernar imponiendo un modelo a la fuerza. O se declaran en abierta dictadura echándole plomo a todo el que levante la cabeza-lo que no les duraría mucho-, o simplemente se van. No hay otra.

Y eso es lo que está planteado, QUE SE VAYAN. Pero no que se vayan para llamar a una nueva elección en 30 días y que de nuevo realicen las trampas acostumbradas para que alguien intente quedarse electoralmente usando la magia de las máquinas del CNE. NO. Un estado de cosas como el que padece el país amerita UNA TRANSICIÓN (ver detalles en http://venezuelasoberana.com/urge-una-transicion-para-rescatar-la-democracia-en-venezuela/). Eso es lo UNICO que devolvería la gente a su casa.

Un periodo de reacomodo y reconstrucción que se debe dar antes de volver a llamar a una nueva elección. Muchas cosas hay que reconstruir en Venezuela para que de nuevo sea viable la democracia, comenzando con la recomposición de los poderes públicos, las Fuerzas Armadas, la Asamblea Nacional, el TSJ y por supuesto, el CNE. Hay que rehacer el Registro de Venezolanos y el Registro Electoral y hacerle reingeniería a todo el sistema para garantizar Elecciones Auténticas. Volver a colocar en su sitio las bases institucionales de Venezuela, destruidas por estos vándalos.

Luego de ese reacomodo básico, ese gobierno de TRANSICION entonces debería convocar al Constituyente para redefinir un nuevo Pacto entre los venezolanos, uno que pueda hacer sustentable la paz en la Venezuela de las próximas décadas. Una Constituyente convocada y contada de acuerdo a verdaderos principios de transparencia con toda la Observación Internacional correspondiente, si garantizaría un texto constitucional que redistribuya el Poder y establezca instituciones sólidas donde todos nos veamos representados. Ese período de reacomodo y reconstrucción sería tan largo como lo que se requiera para darle paso a un país sano institucionalmente para llamar a elecciones.

“Maduro Vete YA” no significa “Diosdado Vente YA” como lo sugiere Capriles. Eso es miope y propio de quienes piensan en las próximas elecciones cuando deberían estar pensando en las próximas generaciones, como los verdaderos políticos. Significa el primer paso, el principio de una Venezuela VIABLE, democrática e inclusiva. Entonces Maduro, no sigas derramando la sangre de los venezolanos y destruyendo al país, Vete YA!

Caracas, 25 de Febrero de 2014

Twitter:@laguana

sábado, 22 de febrero de 2014

No más Mesas para quedar en lo mismo



Por Luis Manuel Aguana

Y nos encontramos de nuevo, ya no en el mismo nivel de conflictividad del año 2002 sino en uno mucho mayor. El régimen con auxilio de militares cubanos están matando a la gente en todas las calles de Venezuela. La diferencia es que quienes nos representaron de una manera legítima como oposición en el 2002 perdieron todas las credenciales para hacerlo en el 2014. Doce largos años han pasado desde que estando este país reventado por los cuatro costados llegamos a la marcha histórica del 11 de Abril de 2002 y logramos en las calles la salida del Hugo Chávez del poder.

Una larga sucesión de errores han mantenido a este régimen por doce años cuando este debió haber terminado aquel 11A trágico para la historia de Venezuela. Primero, el esfuerzo realizado por los venezolanos en las calles que dio al traste con el régimen fue mal manejado y enturbiado por quienes accedieron por horas al poder. Y luego por aquella turbia negociación política que significó el establecimiento de una Mesa de Negociación y Acuerdos en noviembre de 2002 que concluyo en el FRAUDE del Referéndum Revocatorio del 2004.

Es muy fácil olvidar para los viejos pero para los jóvenes la cosa es diferente. No lo saben por su edad y hay que enterarlos. Por eso quiero dedicar esta nota a aquellos muchachos que tendrían solo 10 o 12 años en aquel entonces y que ahora están arriesgando sus vidas en las calles de Venezuela por el asedio de las bandas asesinas de este régimen Ilegitimo.

Los venezolanos habíamos ganado esta pelea en el 2002 en las calles, en protesta por una desviación muchísimo menor hacia el comunismo por parte del gobierno de la que existe ahora. Nunca antes se había reunido tal multitud de personas para decirle a un gobierno QUE RENUNCIARA. Y lo logramos. Al retorno de Chávez al poder por una serie de errores civiles y militares, éste con un crucifijo en la mano y llorando ante las cámaras de televisión, imploró a los venezolanos que le diéramos una oportunidad para cambiar. Y este noble pueblo se la dio.

Sin embargo, el ambiente de confrontación política que ya se había iniciado desde el año 2001 y que nos mantenía enfrentados con el régimen ya había disparado los mecanismos internacionales por lo que la “OEA, a través de su secretario general, el colombiano César Gaviria (y con el decidido respaldo de Washington), inició de inmediato diversas labores dirigidas a gestionar una solución al conflicto en Venezuela. De este modo, por primera vez el sistema hemisférico puso en práctica la Carta Democrática, condenando la interrupción del orden constitucional en Venezuela” (ver La Mesa de Negociación y Acuerdos (2002-2003) y el proceso de facilitación de la OEA y el Centro Carter en http://www2.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0303-97572010000100003&lng=es&nrm=i).

La oposición política del régimen crea en junio de 2002 la Coordinadora Democrática en un intento de organización para representar esa gran masa de opositores que con justa razón exigíamos la salida inmediata del régimen. Allí confluyeron los partidos políticos, nuevos y viejos, las organizaciones de la sociedad civil, gremios de trabajadores y empresarios, así como todos aquellos que de una manera u otra habíamos marchado a favor de un cambio pacífico en el país.

La mediación de instancias como la OEA y el Centro Carter llevó a la creación de una Mesa de Negociación y Acuerdos con participación de ambas partes en conflicto- la Coordinadora Democrática y el Gobierno-, y mediadores, comenzando por el Ex Presidente de Colombia y Secretario General de la OEA Cesar Gaviria y el Ex Presidente de Estados Unidos Jimmy Carter. La misma no excluyo la participación de representantes de un Grupo de Países Amigos, entre los que se encontraban Brasil, Chile, México, España, Portugal y Estados Unidos.

Hasta allí todo muy bien porque ¿quién en su sano juicio querría que nos matáramos en una guerra civil? Sin embargo el verdadero fondo, que era el asomo de unas políticas autoritarias de un comunismo disfrazado que Chávez estaba llevando adelante, era lo que estaba en real discusión. Y la solución de la Mesa apuntaba a solucionar la crisis por la vía electoral, con la intención de reducir los niveles de conflictividad. Y esto se hubiera logrado si el régimen no hubiera hecho fraude y el Centro Carter y la OEA no hubieran volteado para el otro lado cuando lo denunciamos (ver EU no valida triunfo; la OEA y Carter sí en http://www.cronica.com.mx/notas/2004/139464.html).

Pero no fueron esas instancias internacionales “las culpables” de este descalabro, fuimos nosotros mismos al haberlo permitido (ver ¿A qué viene el Centro Carter? de Antonio Sanchez García en  http://www.analitica.com/va/politica/opinion/2108213.asp). Con un CNE, unas maquinas de votar y captahuellas, y unas condiciones imposibles de aceptar, fuimos a un matadero el 15 de Agosto de 2004. Y continuamos yendo, elección tras elección, hasta que ocurrió lo que era previsible. El pueblo, de la mano de sus estudiantes SE HARTÓ de tanta basura de su propia dirigencia política, ahora congregada en una MUD, que esta buscando una nueva Mesa de Negociación y Acuerdos para enfriar la protesta justa en las calles, como lo lograron en el 2002 y volver a meternos por “el carril” electoral que bien sabemos cómo terminará.

Como indique antes, una cadena de errores: El mal manejo de la crisis del 11A-2002 que permitiera a los militares traer a Chávez de regreso, el haber permitido que una solución electoral se convirtiera en fraude en el 2004 y no hubiéramos hecho en ese entonces lo que están haciendo hoy los estudiantes, y ahora ¡sorpresa! buscar a Oscar Arias de la mano de una supuesta representación estudiantil que va a Costa Rica a pedir la mediación del Premio Nobel de la Paz. ¿Quién está detrás de eso? ¿Han aparecido los legítimos representantes del Movimiento Estudiantil solicitando esa intervención?

No señores, no más Mesas, ni más acuerdos con el régimen para quedar en lo mismo. “Con el Diablo no se negocia, se le somete” ha sido la enseñanza de la Iglesia Católica por siglos, y ellos lo saben. Los venezolanos no pueden seguir siendo engañados una y otra vez y los estudiantes deben ser los primeros en entender eso. Aquí la lucha es hasta que se vayan. Si al pueblo venezolano no lo hubieran anestesiado el 2002 con un espejismo de paz nos hubiéramos ahorrado doce largos años de sangre y destrucción. No cometamos de nuevo ese mismo error…

Caracas, 22 de Febrero de 2014

Twitter:@laguana