Suscribete a TICs & Derechos Humanos

viernes, 29 de abril de 2016

Un liderazgo que valga la pena

Por Luis Manuel Aguana

Sin ánimo de estar en contra de la corriente “revocatoria”, soy el que menos desea aguarle una esperanza al pueblo venezolano de poder solucionar el problema político causado por este régimen delincuente, por la vía de un Referendo Revocatorio. Al contrario, soy de los que piensa que si esa figura está en la constitución, ¿cuál es el problema de usarla? No estoy en desacuerdo con un Referendo Revocatorio. Con lo que estoy en desacuerdo es concurrir a él basados en unas reglas definidas especialmente para hacer fracasar esa iniciativa, escritas precisamente por los mismos delincuentes electorales que desde el 2004 han preservado en el poder a este régimen.

Otra cosa con lo que estoy en desacuerdo es que sin haber cambiado ni una sola letra en la reglamentación de Referendos Revocatorios del CNE, y sin estar en vigencia plena una nueva Ley de Referendos justa y transparente, nuestra dirigencia insista que es “imposible” que perdamos un RR, porque la MUD “ganó” las elecciones del 6D a pesar de ese CNE, sin mirar el papel que jugaron las Fuerzas Armadas en todo ese proceso (ver ¿Ganó la MUD o perdió el gobierno? en http://ticsddhh.blogspot.com/2015/12/gano-la-mud-o-perdio-el-gobierno.html).

A partir de esta semana se ha explotado de nuevo la esperanza de un pueblo. Muchísimas personas haciendo cola para firmar las planillas, para llevárselas al CNE a fin de que los venezolanos “nos retratemos” con huella y todo ante el gobierno para revocar al Ilegítimo. Tal vez aquellos que ya firmamos la Lista de Tascón no nos importe firmar hasta en las paredes para que estos malandros se vayan, pero en lo que si hay que estar claros es que el régimen necesita actualizar esa lista y nosotros se la proporcionaremos sin ningún costo. Esto es lo que objetivamente veo en todo este movimiento “revocador”: insistir que “si podemos revocarlo” porque “pudimos” con este CNE. Y esto podría efectivamente conducirnos a otra frustración semejante o peor que la del 15 de agosto de 2004 que nos lleve a “dejar las cosas así” porque "con estos malandros no se puede hacer nada", desistiendo para siempre de tomar nosotros mismos las riendas de nuestro propio destino. El pueblo cubano ya lleva mas de 50 años esperando que pase algo.

Y esto me obliga a comentar la dimensión ética del liderazgo político. ¿Cuál debería ser la proposición de nuestros dirigentes políticos de oposición ante este cuadro dramático y dantesco que vive la sociedad venezolana? ¿Engañar a la población abriendo una nueva esperanza que ELLOS SABEN que no es solo muy difícil de alcanzar, sino que las condiciones para que se cristalicen juegan marcadamente a favor del régimen, solamente con el fin de justificar su existencia? Es en esta clase de momentos cuando los verdaderos políticos dan cause a las inquietudes de sus pueblos y los DIRIGEN hacia las acciones que enfrenten con la seriedad debida los problemas que les aquejan.

¿Qué hubiera pasado en Inglaterra si Winston Churchill no le hubiera dicho la verdad a su pueblo al marcar el paso en la Cámara de los Comunes en 1940, cuando reemplaza al anterior Primer Ministro Chamberlain, con aquella frase que se hizo luego tan famosa?: "No tengo nada que ofrecer sino sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor.". Los ingleses soportaron todo tipo de barbaridades, matizadas con bombardeos, penurias y sangre, resistiendo los embates de un enemigo poderosísimo solo porque su liderazgo se puso al frente de ese reto y no les mintió, infundiéndoles el coraje para resistir y luchar, y resultaron victoriosos.

Pareciera que le estamos pidiendo demasiado a nuestro liderazgo político de oposición, ya que al parecer prefieren seguir en lo mismo, dándole esperanzas a un pueblo cansado de mentiras. Recordamos con tristeza las ofertas electorales de la campaña de los diputados opositores: “si ganamos esta será la ultima cola”, o la siguiente de un conocido dirigente zuliano que compite para el record Guiness: “si triunfo dolarizaré la economía”. Ni se acabaron las colas, ni el arrojado diputado ha dolarizado la economía, pero si esta montado activamente en el nuevo proceso revocatorio. ¿No creen ustedes que ya es hora de dejar de engañarnos como sociedad, enfrentando de verdad este problema, comenzando por diferenciar la paja del trigo? El pueblo, creen ellos, lo aguanta todo, hasta una nueva decepción....y no es asi.

Como indiqué al inicio, no seré yo quien les enfríe la alegría a los venezolanos con la posibilidad de un Revocatorio exitoso al Ilegitimo. ¿Pero es eso lo que deberían estar haciendo los dirigentes políticos de oposición? ¿No creen ustedes que una vez que los  diputados que fueron electos con esa mayoría tan abrumadora y son ignorados inconstitucionalmente por unos jueces venales, no deberían conducir protestas permanentes en la calle respaldadas por esos electores, a todo lo ancho y largo del país exigiendo que se cumpla la voluntad del Soberano que votó por ellos? Si los vi protestar pero solo “para solicitar planillas ante el CNE”, encadenándose y convocando a marchas, pero no para hacer efectivo el cheque que les endosaron los ciudadanos el 6 de Diciembre para hacer un cambio efectivo en la grave situación del país, sino para un “quítate tu para ponerme yo”.

Y esto me trajo a la memoria la frase de Simon Sinek: La gente no compra lo que uno hace; compra el porqué uno lo hace (ver How great leaders inspire action, en http://www.ted.com/talks/simon_sinek_how_great_leaders_inspire_action). Y la gente cree de verdad que esta comprando con eso la salida del problema de Venezuela y ESO NO ES VERDAD. Y eso tiene que ver mucho con este comportamiento aparentemente extraño del liderazgo opositor de ir a un revocatorio en ropa interior. ¿Por qué creen ustedes verdaderamente que una parte del liderazgo de la oposición busca ese revocatorio SIN CONDICIONES? ¿Para que Venezuela salga de esta crisis o para posicionarse con ventajas frente al resto de las fuerzas políticas? Disculpen lo crudo del planteamiento pero cada “salida” planteada fue patrocinada por una fuerza política opositora diferente, y al irse descartando cada una por parte del régimen, aquella que quedo en el ruedo, el revocatorio, contaría con el respaldo masivo de la población – como en efecto está ocurriendo- pero sin un seguro de protección.

¿Quiénes saldrían efectivamente beneficiados políticamente de un fracaso opositor en ese revocatorio, por supuesto aparte del régimen? Piensen. Simplemente aquella fuerza “que hizo lo posible” para que eso ocurriera pero “que no tuvo éxito porque el régimen actuó como siempre lo ha hecho”, al amedrentar opositores y no se alcanzara la cifra mínima necesaria del 20%, o retrasarlo al punto de no valiera la pena hacerlo porque Maduro nombraria a Cilia como Vicepresidente sucesor, o nos dejaría al negro Aristóbulo, en el mejor de los casos. Una teoría de supervivencia en tierra arrasada que concuerda con aquello de hacer todo lo necesario para sobrevivir aunque ello implique que lo que se haga contribuya a profundizar el dolor y la miseria de muchas personas. Y algunos dirigentes de partidos piensan que eso es hacer política...pero a costillas de la frustración de la gente. Algunos llaman a eso "realpolitik"...

Esperamos de verdad que cualquier cosa que ocurra con ese Referendo Revocatorio le sirva al venezolano como aprendizaje y no como argumento de frustración, aunque resulte muy duro, calibrando de manera definitiva a quienes nos pusieron en esa situación, y buscando para el futuro nuestro propio destino, de la mano de un liderazgo que nos inspire, que nos diga la verdad y que este dispuesto a ponerse al frente del reto que significa sacar a Venezuela de esta desgracia, sin pensar en cálculos políticos de supervivencia futura. En resumen, un liderazgo que valga la pena...

Caracas, 29 de Abril de 2016

Twitter:@laguana

domingo, 24 de abril de 2016

Pacto y Constitución

Por Luis Manuel Aguana

No ha sido una sino varias veces que nos han preguntado si tenemos una propuesta constitucional que hacer en el caso de la discusión del tema de la reestructuración del Estado en una posible y necesaria ANC. Y la respuesta ha sido invariablemente la misma: No, pero si unos lineamientos para la discusión porque ese es un tema que compete a la ANC.

Sin embargo convengo en que si se tuviera un proyecto listo a ser sometido a la consideración de los ciudadanos constituyentistas, la discusión iría definitivamente más rápido en la Asamblea Nacional Constituyente. Pero la idea no es hacer un texto sino construir un Pacto Social de convivencia que haga perdurable cualquier cosa que se escriba como producto de ese Pacto. Lo que hace que las constituciones sean cumplidas es la solidez de ese Pacto institucional, la credibilidad que tengan de el las fuerzas políticas que lo suscriban. Ese es en realidad el secreto de la duración y el cumplimiento de una Constitución.

¿Y qué está mal del pacto actual? Que los venezolanos somos los que llevamos la peor parte como gobernados, teniendo quienes nos gobiernan la mejor parte. ¿Que trato puede ser bueno si se basa en que el 80% lo maneja el que administra y el 20% el dueño de la soberanía? El Presidente con su Poder Ejecutivo administra el 80% de nuestros ingresos por la vía constitucional y el resto del país solo ve hasta un máximo de 20% a través del Situado Constitucional (Art. 167.4).

Y de paso de ese 20% que llega a las regiones solo un 20% llega a las Alcaldías, con lo que los Alcaldes de todo el país se tienen que apañar con hasta un máximo del 4% del Presupuesto Nacional para hacerle frente a las demandas del diario vivir ciudadano. ¿Qué clase de pacto es ese? ¿No debería ser la cosa completamente al revés? ¿No deberían tener las regiones más, y a su vez Alcaldes, aun mas de ese pedazo? Esto es, 20% el Poder Ejecutivo y 80% las regiones y de ese 80, 20% a las gobernaciones (ahora tienen el 80%) y las Alcaldías el 80%, esto es el 64% del Presupuesto Nacional, un 60% más que ahora. Eso sí sería un pacto más justo para todos.

Del  pacto actual está mal que un Presidente decida a su leal saber y entender que hacer con el 80% bajo su completa discrecionalidad, como ha ocurrido en los últimos 17 años, cuando antes, al menos esa administración era sometida al escrutinio de un Congreso que la controlaba. Pero aun así, los administradores, la clase política del país, decidían a quien le daban y a quién no, cuales proyectos de desarrollo regional ejecutaban y cuáles no, de acuerdo a las conveniencias políticas del momento. Ahora simplemente se ha agravado la discrecionalidad porque ahora la chequera está sin control, drenándose para  afuera del país los recursos de la población para comprar apoyos políticos. Simplemente ya el pacto no es aceptable para una parte, nosotros los ciudadanos de este país.

Pero no era solo una cuestión de recursos. El pacto desigual entre gobernantes y gobernados de la constitución pasada y presente aseguraba que el gobierno tuviera el suficiente poder para garantizar estabilidad ante un golpe militar en una naciente democracia. Pero lo que no garantizaba era que esos gobernantes se enriquecieran como efectivamente lo hicieron, arruinando lo que se deseaba garantizar. Eso lo demostró –y lo sigue demostrando- Hugo Chávez en 1992.

Pero, ¿quién construye ese Pacto? ¿Los constitucionalistas? ¡Por Dios, no! ¡Los políticos deben construir ese nuevo Pacto Social! Y eso me recuerda una anécdota con abogados que viví hace poco más de 20 años, en una de mis más interesantes experiencias en los negocios  internacionales. En esa oportunidad conocí a un importante hombre de negocios que me citó a una reunión en uno de los hoteles más exclusivos del mundo en los Estados Unidos.

En la sala de reuniones de la suite presidencial del hotel, el personaje se presenta con un señor que no abrió la boca en toda la reunión de negocios. Al hacer la introducción me indica, “este señor es mi abogado. El oirá todo lo que hablemos y no hablará”. Al escuchar eso le pregunté cual era la razón. Inmediatamente comprendió y me dijo: “Nosotros discutiremos el negocio, definiremos los términos y el alcance de lo que deseamos hacer, luego él pondrá eso en el lenguaje correspondiente y lo constatara con nosotros para ver si eso se corresponde con lo que acordamos. El no define el negocio, ese es nuestro trabajo. El de él es hacerlo legal…”. Eso no se me olvidó más nunca.

La anterior anécdota describe lo que significa llegar a un texto legal, pero con la previsión de acordar antes el pacto que le de estabilidad y durabilidad a ese texto legal. El Pacto lo definen las fuerzas políticas con la presencia de los abogados constitucionalistas. Luego estos lo pondrán en el lenguaje correspondiente en un texto legal llamado Constitución.

¿Y qué cosas, por ejemplo, deberían definirse en ese Pacto? En primer lugar que los venezolanos acerquemos el Poder a los ciudadanos como una premisa base  fundamental, con el fin no solo de controlar lo que hacen los gobernantes, sino de hacer verdaderamente efectiva la democracia. Y no existe mejor manera de hacer eso que balancear el Poder de quien lo tiene ahora (el Poder Ejecutivo) a quienes no lo tienen (el Parlamento, las regiones, los Municipios). Por otro lado, así como se define quien debe tener el Poder, debe definirse de donde salen los recursos para que estos lo ejerzan a favor del ciudadano. De allí debe partir toda la estructura para que se garanticen sus derechos. Deberemos, como principio político fundamental, Federalizar realmente al país. Veamos:

Allan R. Brewer-Carias, citado por la COPRE (1) indicaba en 1982: “Una efectiva descentralización política administrativa del Estado venezolano, sin duda, requiere de una modificación constitucional que reformule el esquema de nuestra forma de Estado y establezca un Estado descentralizado, tomando como base la Federación….La autonomía política tributaria, financiera y administrativa de los entes territoriales, en cualquier sistema de descentralización político territorial, está directamente relacionada con el sistema de distribución de competencias que se establezca. La autonomía será inútil e inocua, como lo es el caso de Venezuela, si no se tiene materia sobre la cual ejercerla: ¿De qué sirve que los Estados tengan autonomía tributaria, si todas las materias imponibles se las ha reservado la Constitución al Poder Nacional o al ámbito local?; ¿De qué sirve que los Estados tengan una autonomía financiera y administrativa, si el crédito público y la inversión del Situado Constitucional, depende de lo que disponga, centralizadamente, el Poder Nacional?; en fin, ¿Para qué sirve la autonomía política, si el órgano ejecutivo de los Estados no puede elegirse por la comunidad regional, y si bien los Diputados a las Asambleas Legislativas son electos, estos, en su actividad, no tienen, realmente,  nada útil que hacer, por la ausencia de competencias estatales en el corto período de sesiones? (Nota: esta cita fue hecha antes de las elecciones de Gobernadores y Alcaldes, pero lo demás permanece válido en la actualidad).

Frente a este panorama desolador, la Constitución debe ser urgentemente modificada, y por supuesto, solo dos vías están abiertas para enmendar la estructura organizativa del Estado: terminar de centralizar el Estado, política y administrativamente, eliminando los ribetes federales del Estado Unitario, haciendo desaparecer las Asambleas Legislativas y los Estados mismos, y previendo simplemente demarcaciones administrativas  al Estado central, para su eventual descentralización funcional y desconcentración, lo que propugnan muchos; o, en la otra vía, establecer un auténtico sistema de descentralización político-administrativo del Estado, aprovechando la estructura federal que nos pertenece por tradición, para construir el Estado por dentro, revitalizando la política, y la administración regional, y establecer un nuevo federalismo.”

Si era urgente la modificación constitucional que nos llevara a ese nuevo federalismo en 1982 y no se hizo, imagínense lo urgente que será ahora en el 2016, después que otra Constitución agravó aún más el problema en 1999. Ese PACTO entonces debe definir de entrada e inmediatamente si escogemos el primer camino o el segundo, de una vez por todas en los más de 200 años de vida republicana que tenemos. Y ya vemos donde el primero nos ha conducido.

Pero eso es una DEFINICION POLITICA de hacer realidad el supuesto federal que todavía gravita en el venezolano. O centralizamos en el Pacto o descentralizamos. No se puede ser una cosa y otra a la vez, como ha ocurrido hasta ahora. Hay que interpretar el sentimiento nacional para poder llegar a eso. Una vez definido, lo demás serán los derechos que la actual constitución nos garantiza y que estarían ahora inmersos en una estructura federal de gobierno, así como la redefinición de la nueva estructura federal para los Poderes Públicos, descentralizándolos a favor de los Municipios, que son las entidades más cercanas al Ciudadano . Ya eso es la labor de los Constitucionalistas, como en el caso del abogado de la anécdota, consecuencia de una decisión política.

Un nuevo Pacto Social que beneficie al Ciudadano frente a los gobiernos será tan perdurable como la constitución que lo contenga. Quedara de nosotros entender la dimensión política que conlleva eso y sus implicaciones. Es por esa razón que a esa Asamblea Nacional Constituyente deberán llegar constructores de país, no simples buscadores de cargos públicos ni políticos electoralistas. De eso dependerá el bienestar de nuestras nuevas generaciones…

 Caracas, 24 de Abril de 2016

Twitter:@laguana

(1)     Constitución y Reforma, Proyecto de Estado Social y democrático de derecho, Comisión para la Reforma del Estado, COPRE, Págs. 91-92, ISBN: 980-6120-26-4, Agosto 1991

domingo, 17 de abril de 2016

La hora del Constituyente

Por Luis Manuel Aguana

Cuando uno sale del infiernito que nos hemos fabricado en Caracas a respirar otro aire en el interior, es como si cambiáramos de planeta. Se piensa diferente, se sintoniza uno con el sentimiento de otros venezolanos que no disfrutan de las “ventajas” de no vivir en la capital, y a la vez se siente en carne propia el derecho que tienen de no solo disfrutar de ellas sino que te haces militante de sus demandas. Sería bueno que todos los caraqueños alguna vez nos quedemos un rato largo en el interior para notar esas diferencias.

Pero de alguna manera ya les había relatado esto de la vida en el interior de Venezuela  por provenir de una familia que se vino a la capital desde principios del siglo pasado al no existir alternativas de estudio ni superación personal en su tierra (ver Entierro de pueblo en http://ticsddhh.blogspot.com/2011/10/entierro-de-pueblo.html y La Rebelión de las Regiones en http://ticsddhh.blogspot.com/2013/08/la-rebelion-de-las-regiones.html).

Pero lo que sí es importante repetir hasta el cansancio es que eso seguirá siendo así si no cambiamos las estructuras institucionales del Estado, repitiendo el ciclo interminable de un Presidente tras otro, de un Gobernador tras otro y un Alcalde tras otro, que NUNCA PODRAN CAMBIAR ESO. Y eso es lo que nos tratan de volver a vender los partidos en cada siguiente elección. Que estaremos mejor simplemente cambiando el ocupante de un puesto público. No sé quién es más ingenuo, o ellos o nosotros que se lo compramos.

Actualizando las cifras del Situado Constitucional de Venezuela en la  presentación que suelo hacer del Proyecto País Venezuela noto que del 2014 al 2015 el gobierno vendió un aumento del 46 por ciento en su entrega anual a las regiones. Esto es, se paso del monto total entregado a las gobernaciones y municipios de BsF. 70.379.2 millones en 2014 a BsF. 102.644.6 millones en 2015. Pero lo que no se ve en esas cifras es que el porcentaje REAL del total del presupuesto nacional entregado a los municipios, que son las entidades que al final deben responder a los ciudadanos por su calidad de vida, es de un pírrico 3,46% y a los gobernadores se les entregó un exiguo 13,83%, totalizando lo que el Poder Ejecutivo le entrego el 2015 a todas las regiones del país en un 17,29%. Y lo más increíble es que esa loquera ESTA ESCRITA EN LA CONSTITUCION en el Art 167.4, “…El Situado es una partida equivalente a un máximo del veinte por ciento del total de los ingresos estimados anualmente por el Fisco Nacional…”.

En otras palabras NOSOTROS (porque somos nosotros quienes votamos ese exabrupto constitucional) le dejamos en el contrato fundamental el restante 80% como mínimo al Ejecutivo para que este disponga del dinero que es de todos como le venga en gana, ¿qué tal? No en vano Chávez repartió esa fortuna sin ningún control, simplemente PORQUE PODIA CONSTITUCIONALMENTE HACERLO. Y así lo sigue haciendo el Ilegítimo.

Esa macrocefalia ha permitido que TODOS los Presidentes que han pasado por Miraflores hayan dilapidado a su discreción el ingreso petrolero, impuestos, etc., etc.,  etc., y todo lo que le entra a la República por cualquier concepto. Y no contentos con eso, si usted vende su casa en el Municipio José Félix Rivas del  Estado Aragua a una persona que vive EN EL MISMO lugar, el impuesto generado por esa transacción NO SE QUEDA ALLI sino que se lo apropia la autoridad impositiva (SENIAT) para la disposición plena del gobierno nacional, quedando los ciudadanos de José Félix Rivas del Estado Aragua a la espera de que algún funcionario de Caracas se apiade de sus necesidades. Entonces, ¿cómo se hace ciudadanía en ese o cualquier otro lugar? ¿Como protesta alguien con cierta probabilidad de éxito por sus necesidades no satisfechas de salud, vialidad, educación, escuelas destruidas por falta de mantenimiento, etc., si los Alcaldes y Gobernadores apenas pueden pagar la nómina de unos funcionarios que tampoco tienen la posibilidad de hacer nada?

Entonces, ¿de que vale que usted elija a alguien, si ese alguien no está en la capacidad de resolver los problemas de su diario vivir, por muy buena disposición que tenga? El único que podría sería el dueño constitucional de la chequera del país, el todopoderoso Presidente de la República. Cualquiera que nos mirara desde afuera diría “que pendejos esos venezolanos que todavía permiten eso”…

Pueden entonces imaginar el porque los partidos se matan entre sí por manejar esa chequera. El sistema de gobierno en Venezuela está construido muy convenientemente para quien gobierna pero no para quienes somos gobernados. Esto nos da también respuesta  a la voracidad como la corrupción ha carcomido las bases del Estado porque es virtualmente imposible que un Ministro, un Presidente de Instituto Autónomo, un Director de Ministerio tenga un poder de manejo de dinero tan descomunal sin que lo primero que haga sea acomodarse el y a los suyos, dejando de último las necesidades de la gente.

Entonces LO PRIMERO que debemos hacer es una reingeniería completa de este sistema que está al revés, distribuyendo constitucionalmente los recursos que son de todos a donde deben estar que es CERCA DE LA GENTE y eso no se puede lograr sin cambiar el contrato que nos damos a través de una Constitución para que los gobiernos no sigan haciendo de las suyas con lo que es de todos.

La lógica nos indica que obviamente lo inmediato que debemos hacer es voltear la relación del Art 167.4, colocando un 80% a las Regiones y un 20% para el Poder Ejecutivo, estableciendo en la Constitución a los Gobernadores y Alcaldes el poder de resolverle los problemas a la gente. Incluso esa relación absurda de darle el 80% al Gobernador y 20% a los Municipios del total del Situado por Estado, como ocurre en la actualidad, es el ejemplo más palpable de cómo NO deben hacerse las cosas.

Los Municipios son el Poder más cercano a las necesidades de la gente, por lo tanto ellos deben tener el 80% de lo que ingrese a la región. ¿Cómo es posible que TODOS los Municipios de Venezuela solo tuvieran acceso a un 3,46% del Presupuesto Nacional? Eso explica el desastre total de la calidad de vida de los ciudadanos de todos los municipios del país.

Todo esto está contemplado en la propuesta que hacemos en el Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/). Una Constitución no sirve para dar mejores servicios públicos o controlar a los corruptos pero si define las reglas para que eso se controle, dándole el poder a quien debe tenerlo que no es otro que el CIUDADANO. La Constitución de 1999 privilegia en un 80% al gobierno, no a los ciudadanos. Y eso URGE cambiarlo.

Para darles una buena idea del porque son importantes las Constituciones para mejorar la calidad de vida de la gente solo vean este video de solo 6 minutos del Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA) (¿Porqué son importantes las Constituciones? en https://youtu.be/Kz0boxZ5co0). Allí verán que ese país imaginario que pintan allí llamado Ruritania es el ejemplo vivo de la Venezuela actual. IDEA indica que en una buena Constitución el Estado es controlado por sus ciudadanos. Y eso es exactamente lo que NO pasa en Venezuela, con lo cual debemos cambiar la Constitución.

Ya es hora que los venezolanos tomemos conciencia que no es cambiando personas en los cargos públicos, comenzando por el Presidente, que saldremos de esta espantosa crisis. No es revocando al Ilegitimo y poniendo otro que maneje nuestra chequera a su leal saber y entender, que se resolverán los problemas, cualquiera sea su color político. Es solo construyendo una nueva estructura para el Estado que privilegie al ciudadano acercándole el Poder  político y económico, haciendo exigir a los gobernantes de turno sus obligaciones para con su pueblo, como comenzaremos a ver la luz al final de este  interminable túnel. Ya es hora de convocar al Constituyente.

Caracas, 17 de Abril de 2016

Twitter:@laguana