Suscribete a TICs & Derechos Humanos

sábado, 25 de abril de 2015

Un Proyecto en aproximaciones sucesivas

Por Luis Manuel Aguana

No sé si por razones de los humores fluctuantes que tenemos todos los seres humanos, a veces me despierto con la sensación que esto que nos pasa ha avanzado tanto que parece irreversible.

Cuando veo en el Metro a un montón de gente leyendo ese periódico propaganda que el régimen reparte gratis a las entradas de las estaciones me digo, ¿cómo es posible esto? ¿Cómo es posible que a la gente la jodan y la jodan de todas las maneras posibles y todavía lean la basura propagandística que el régimen desea que se lea? Es entonces cuando me invade esa sensación de desesperanza al presentir lo lejos que podría estar la solución de esta pesadilla.

Gracias a Dios que son pocos los días en que me levanto así. La mayor parte del tiempo apuesto por lo positivo. Que la mayoría de los venezolanos no somos masoquistas, que lo que hay que ser es más inteligentes y elaborar con trabajo arduo y persistente una salida a este laberinto que ya trae locos a algunos, que tratan de salir de él rompiéndose la cabeza en contra de sus paredes. Funesto error…

Eso me levanta el ánimo para ser cada vez más creativo. Y eso comporta trabajar con ahínco para encontrarle una buena solución a este problema tan complejo, en una suerte de composición semejante a la de hallar respuestas en lo que el cálculo numérico denomina las aproximaciones sucesivas.

El sistema de aproximaciones sucesivas plantea que podemos llegar a la solución final de un problema muy complejo a través de una cadena de resultados intermedios que convergen a esa solución definitiva. Pero hay que dar bastantes vueltas, donde partiendo del resultado intermedio vuelves a comenzar, y el siguiente resultado es a su vez es producto del primero usado como insumo.

Y así sucesivamente. En la medida que nos acercamos a la solución del problema vamos determinando si el resultado intermedio se “parece” a la solución esperada. Y paramos el proceso después de muchas vueltas cuando observamos que el siguiente resultado intermedio es igual al anterior, o diferente con un error pequeño tolerable, es decir que seguir dando vueltas no refina más el resultado, lo que indica que llegaste a tu solución final. Lo malo de este método es que no sabes cuantas vueltas terminarás dando, pero lo bueno es que invariablemente llegarás a una solución.

Algo así es lo que estamos haciendo con el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/). Como su nombre lo indica, este es un planteamiento que hacemos al país para cambiar la manera de organización del Estado para producir bienestar y la mejor calidad de vida para la población. No es un programa de gobierno. Es un planteamiento estructural.  En la medida que lo hemos ido presentando la gente se enamora de un país posible, que si bien no existe ahora, existirá  si nosotros queremos. Cada vez que echamos el cuento me convenzo más que lo podemos hacer, pero hay que trabajar mucho para convencer a mucha gente. Esto es, ir en aproximaciones sucesivas.

A estas alturas creo que no importa quién lo plantee. Es necesario hacerlo porque el venezolano perdió, en términos generales, la esperanza que se puede ser mejor como sociedad, como país, y está prácticamente huyendo de su tierra. Lo que hasta ahora hemos oído de la clase política electoral es que a través de un cambio de la administración se resuelven los problemas estructurales de Venezuela. Es como si las columnas del edificio donde vives están agrietadas, y el edificio en riesgo de desplomarse, la solución sea cambiar a la administradora del condominio, ¡por Dios!.

La solución es que todos los propietarios tomen en serio el problema, reuniéndose en Asamblea de Propietarios y decidan qué hacer para reparar el grave daño estructural del edificio donde viven. Y después que reparen las columnas, que venga la administradora que quieran todos, pero a administrar un edificio en buenas condiciones.  

Pues bien, eso es lo que está ocurriendo en Venezuela. Algunos propietarios decidieron que irse del edificio es una solución para ellos. Nadie los critica aquí. Si pueden hacerlo que lo hagan. Pero existimos algunos que preferimos ir de apartamento en apartamento intentando convencer a todo el mundo que es mejor reunirse para ver qué hacer, no solo porque no nos da la gana de vivir en otra parte sino porque nos asiste el derecho de vivir mejor en nuestros propias casas, a pesar del gobierno. Y lo más asombroso es que en cada apartamento viven personas prodigiosas que no solo están en condiciones de aportar soluciones, sino que están en la posibilidad de conseguir hacer de ese edificio el mejor sitio del planeta para vivir.

Y eso es el Proyecto País Venezuela, la esperanza de convertir y mejorar lo que tenemos, reparando estructuralmente el edificio. Pero eso amerita que los propietarios se reúnan para estudiar los cambios en la estructura del país y echarlos a andar. Por supuesto que habrá que pasar por un período de ajustes e incomodidades mientras se hacen las reparaciones correspondientes.

El tiempo de ese ajuste lo determinará que tan claros estemos todos en cuáles son los cambios estructurales necesarios. Por ello es imprescindible tener un mapa, un planteamiento serio previo, ¡y eso es precisamente nuestro Proyecto! Se ha ido llegando a él por aproximaciones sucesivas. La seriedad del planteamiento a los propietarios del país y depositarios de la Soberanía hace que cada vez más personas indiquen que ese es el camino correcto, sin importar cual sea el desenlace de la situación del país que pueda derivar en el cambio de la administradora pero no en la reparación de la estructura.

Pero para aceptar que se puede resolver cualquier problema es necesario una condición previa: una disposición mental positiva. No amanecer cada día pensando que “nos ganaron” porque entonces ya perdimos. Puedo entender que algunos piensen que la única “salida” al problema de Venezuela es Maiquetía, pero también me gusta pensar que hay otros que creemos, sin llegar a ser suicidas, que podemos recuperar a nuestro país. Y que más temprano que tarde todos los propietarios comenzarán a moverse en la dirección correcta.

Sin embargo, todos los días nos encontramos con un bombardeo de opiniones que van en la dirección de abandonar el edificio. Que esto es irreversible, que el edificio se terminará cayendo y lo que hay que hacer es huir de él sin mirar atrás. Pero hasta donde yo sé en política nadie tiene una bola de cristal y lo cierto es que el resultado final de todo lo que pase lo determinaremos nosotros de acuerdo a lo que hagamos hoy. Nadie vendrá de afuera a administrar el condominio ni mucho menos a reparar las columnas; y por más ayuda que ofrezcan los vecinos, esta no se concretará sino hasta cuando nos vean a nosotros cargando el cemento para repararlas. Sigo convencido en que pronto nos verán, como resultado del proceso de aproximaciones sucesivas, y cuando eso pase  tal vez ésa sea la última vuelta para llegar a la solución final del problema…

Caracas, 25 de Abril de 2015

Twitter:@laguana

sábado, 18 de abril de 2015

La contradicción de una amenaza

Por Luis Manuel Aguana

Señores que amenazan a los abogados de Derechos Humanos: ¿qué creen ustedes que están haciendo? ¿Saben lo que significa amenazar de muerte a defensores de los Derechos Humanos como José Vicente Haro? (ver http://www.josevicenteharogarcia.blogspot.com/2015/04/sobre-las-amenazas-de-muerte-en-mi.html). Si por pura casualidad forman parte de algún cuerpo de seguridad del régimen, les doy una recomendación gratis: háganse un gran favor, dejen de hacerlo.  Y como creo que de verdad se les dificulta entender este tipo de cosas, no por falta de entendederas sino porque creen por alguna razón estar protegidos por quienes les ordenan esos desafueros, les explico por qué.

Invariablemente todos los regímenes como el que tenemos en la actualidad irremediablemente caen. Eso ya lo traté en una oportunidad el año pasado (ver Caída inevitable en http://ticsddhh.blogspot.com/2014/03/caida-inevitable.html).Y caen precisamente por el atropello persistente a los Derechos Humanos de los ciudadanos realizados por órdenes de personajes que serán invariablemente identificados, así como a sus ejecutores materiales cuando llegue la civilidad a nuestro país. Y tengan la seguridad que llegará.

El comportamiento de regímenes como este ya no es tolerado por la civilización. El manual de cómo proceder desde afuera y desde adentro con quienes atropellan Derechos Humanos ya está siendo seguido por todas las naciones porque el mundo ya cambió. Y para muestra un botón: todavía existen causas abiertas en contra de personajes autores las persecuciones, amenazas y crímenes a los Derechos Humanos de las dictaduras que han caído y vemos que sus protagonistas son enjuiciados nacional e internacionalmente.

¿Y quienes creen ustedes que asumen GRATUITAMENTE la defensa de aquellos a los que NADIE quiere defender? La respuesta es obvia: esos abogados de Derechos Humanos que precisamente están siendo amedrentados y amenazados...POR USTEDES. En otras palabras, no solo es una canallada hacerlo sino que es una soberana estupidez. Disculpen lo directo…

Eso es como si en una guerra se persiguiera como objetivo bélico a los médicos y enfermeras. ¡Por eso nació la Cruz Roja! Previo a su creación, los bandos en conflicto mataban en las guerras a quienes precisamente les ayudaban a sobrevivir. Su fundador Henry Dunant “vio cómo morían los heridos sin asistencia y, ayudado por gente de los pueblos cercanos, se dedicó a socorrerlos: convenció a la población local para que atendiese a los heridos, sin fijarse en qué bando del conflicto estaban, usando el lema "Tutti fratelli" (Todos hermanos) acuñado por las mujeres de la cercana ciudad de Castiglione dello Stiviere (Provincia de Mantua)” (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Cruz_Roja) (subrayado nuestro)

Lo que ustedes están haciendo, si alguna vez llegaran a hacer efectivas esas amenazas, es estar matando sin saberlo a la única posibilidad de alguien que vele por sus propios derechos y su propia vida cuando esta pesadilla acabe, como en efecto ha acabado en todas partes del mundo, porque-aunque ustedes no lo crean- la civilización tarda pero llega.

¿Qué creen ustedes que están haciendo los Dres. José Vicente Haro, Pierina Camposeo y el resto de los abogados de Derechos Humanos que son amenazados y perseguidos por defender a las víctimas de los atropellos de la neo-dictadura comunista de los hermanos Castro en Venezuela? ¿Qué hizo Marcelo Crovato? Velar por que se proteja la integridad humana de las personas perseguidas, haciendo que se respete el debido proceso y se les de un trato y un juicio justo a las víctimas. Ellos son como una suerte de médicos y enfermeras, de aquellos que originaron la Cruz Roja que existieron en el siglo antepasado, socorriendo sin tomar partido a las víctimas de esa nueva guerra que se ha desatado en contra de una sociedad civil indefensa que protesta ante los atropellos de un régimen totalitario.

Si por alguna razón se voltea completamente la tortilla y la situación cambia, lamentablemente ocurrirá una condición de perseguidos a la inversa. Y habrá necesidad que los derechos de todos sean debidamente respetados, incluyendo los de quienes persiguieron, amenazaron e incluso asesinaron, que serán objeto de odios y venganzas por parte de una población harta de desafueros. Y habrá la necesidad humana de velar por la vida y la integridad de aquellos que fueron una vez los perseguidores, aunque a muchos les desagrade eso.

Y serán solo esos adalides de los Derechos Humanos como el Dr. Haro y la Dra. Camposeo, así como todos aquellos que están prestando su concurso profesional para defender a quienes no tienen para defenderse solos, los que velarán porque no los maten o los atropellen, por mas asesinos que creamos que son. Y no les servirá de defensa decir que se les ordenó amenazar, atropellar o incluso asesinar. Esa no existe más desde los juicios de Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial.

Así pues, de nuevo, si ustedes forman parte de los cuerpos de seguridad del Estado que han torcido su misión persiguiendo a personas inocentes, empiecen a pensar mejor lo que están haciendo al seguir las órdenes de unos jefes que al final serán objeto de procesos en contra de los Derechos Humanos; y que no dudarán ni un segundo en venderlos para salirse de esa responsabilidad. Y la justicia llegará, tal vez tarde pero segura, y los únicos que pueden hacer la diferencia en salvarles de la contradicción de querer matar a quienes los pueden salvar, son precisamente esos a quienes amenazan ahora. Sean al menos más inteligentes que sus jefes y más bien protéjanlos, tal vez eso les salve la vida…

Caracas, 18 de Abril de 2015

Twitter:@laguana

lunes, 13 de abril de 2015

Lo que igual no es trampa

Por Luis Manuel Aguana

Había decidido no escribir nada acerca de la MUD y sus primarias con el CNE. Me parecía que era inútil comentar de algo que considero un "hueco negro", donde todo lo que entra se pierde, y que además de ser parte de un mismo todo colaboracionista, por acción u omisión, no nos llevaría a nada constructivo o positivo, mas allá del conocido señalamiento que las acciones de esa oposición siempre tienden a perpetuar al régimen. Pero dados los últimos acontecimientos (ver CNE impuso nuevas condiciones a la MUD en http://elmonjedecamoruco.blogspot.com/2015/04/cne-impuso-nuevas-condiciones-la-mud.html) ahora lo creo necesario porque nos está perjudicando a todos. Se ha convertido casi que en un problema de "salud pública democrática".

Como era de esperarse, las cabras siempre tiran "pa'l monte". El CNE volvió por sus fueros y le informo a la MUD que si querían primarias tenían que seguir sus reglas: captahuellas obligatorias, porque ellos no permitirían "mutilar el sistema", sin cuadernos de votación, decidiendo ellos el numero y el lugar de los centros de votación.

¡Carajo! De los casi 40 años que tengo trabajando en tecnología, nunca había escuchado la expresión “mutilar el sistema” en relación a un sistema automatizado! Es como si se tratara de una obra de arte que no puede ser tocada. Pero tenía que oírsela al "experto" Ameliach, y cuyo significado real se entiende como: "no me da la gana de modificar el sistema" porque necesitamos saber quiénes son los opositores que votaran en ese proceso.

Y con tantas ganas que tenían esos angelitos de la MUD de ir a esas primarias, pero como el muchacho es llorón y de paso lo pellizcan, decidieron no ir al proceso, ¿qué tal? El régimen y su oposición hallaron un punto de coincidencia estratégico donde las exigencias de ambos son convenientes para los dos lados. Y por supuesto con la población como perdedores en cualquier caso.

Por un lado, el CNE  (ministerio de elecciones del régimen) no permitirá que la oposición use en ningún caso la plataforma tecnológica del organismo sin ninguna contraprestación (o sea, sin salir con una nueva Lista opositora que no logró la última vez en 2012), y menos aun trabajar para ellos, ajustando el sistema técnico-electoral a sus requerimientos.

Y por otro lado, la MUD, que no desea que se mida la militancia de base opositora para escoger a sus representantes, decidiendo ellos a dedo a los mismos de siempre, en un "consenso" arreglado en todos los puestos (¡que manguangua!) ahora tiene la excusa perfecta para cancelar esas primarias, echándole la culpa justificadamente al régimen. ¡Juego de doble banda entre caimanes expertos!

Pero “esto es clavo pasao”, como bien lo reseña recientemente mi estimada amiga Carlota Salazar (ver ¡Esto es clavo pasao! en http://www.leanoticias.com/2015/03/09/esto-es-clavo-pasao-por-carlotasalazar/) al destacar la tozudez de esa dirigencia “opositora” de trancarle consistentemente a la sociedad civil las vías de participación democrática. Esa gente no tiene remedio. Es por eso que si le pides mangos a una mata de aguacates, quien tiene la culpa que no te de los mangos no puede ser la mata de aguacates, ¡es tuya!

Y ahora más cuando le pretenden pedir máquinas y asistencia técnica a un organismo electoral cuya Presidente “certificó” en horas -no días ni semanas-, 10.408.083 firmas “con una consistencia en un 98.8% de las ciudadanas y ciudadanos firmantes (…) con un porcentaje de error del 1%” para llevárselas a Obama (ver Reaparece Tibisay para certificar las firmas contra Obama… http://www.lapatilla.com/site/2015/04/09/reaparece-tibisay-para-certificar-firmas-contra-obama-y-las-parlamentarias/).

Semejante barbaridad no puede ser cuantificada. ¿Quién puede creer mundialmente en la seriedad técnica de ese organismo después de esa “certificación” de Tiby? ¿Cómo validaron las firmas de los escolares menores de edad que obligaron a firmar y que no están inscritos en el CNE, la de los presos que no votan, la de los venezolanos y extranjeros que viven en el país, que les pidieron su firma indistintamente a cambio de un pollo? Y aun así la oposición oficial fue al CNE a meterlo en las primarias opositoras ¿por qué será?

Pero como ya dejé de hacerme preguntas complicadas a cuestiones que son obvias, no puedo menos que sentenciar de nuevo, como ya lo hice hace varios años y he gritado persistentemente en esta modesta tribuna, que ambas partes trabajan conjuntamente, con lo cual, como ya lo comenté en una oportunidad pasada, los venezolanos estamos solos en esto y la solución no puede ser otra que convocar al Constituyente Originario para que se reúna una Asamblea Nacional Constituyente, contando y certificando nosotros mismos la voluntad del pueblo venezolano, no solo para salir de esta pesadilla-que sería una consecuencia-, sino para refundar el país. Es imposible arreglar esta estructura sin derribarla y volverla a construir.

Si el régimen se dedicó a solicitar una firma a cuanto ser humano de este país se encontró por delante para que derogaran una vaina fuera de Venezuela y sin ningún fundamento legal que lo justificara, ¿por qué entonces nosotros no podemos hacer lo mismo pero para convocar con fundamento constitucional al Depositario de la Soberanía para acabar con esta locura que ha puesto a los venezolanos a pelear hasta dentro de nuestras propias familias, y que nos ha quitado el derecho de dirimir nuestras diferencias de manera pacífica, corrompiendo el organismo que debe garantizarlo?  “Lo que es igual no es trampa", reza el dicho popular…

Algunos dirán que me volví loco. Posiblemente. Pero recuerden, y no lo digo por mi locura, que así llamaron a quienes llevaron al mundo a un siguiente nivel. Ya están apareciendo más locos en toda Venezuela. Quien quita que de ese manicomio que estamos logrando poco a poco, rescatemos de la insania verdadera a este atribulado país, y mi locura no sea otra que creer que podemos hacerlo…

Caracas, 13 de Abril de 2015

Twitter:@laguana

lunes, 6 de abril de 2015

Venezuela, República Federal (II)

Por Luis Manuel Aguana

No solo en las grandes obras de arte, como en el caso de El Greco, el fondo constituye no solo un factor importante en lo que el artista quiso expresar al pintarlo (ver extraordinario documental “Fondo para un Caballero” en https://vimeo.com/15425059) sino en la verdad histórica misma de la obra, que es lo que al final queda para la posteridad.

En efecto, en las diferentes restauraciones hechas de la obra de El Greco, El Caballero de la Mano en el Pecho, se ha desdibujado, de acuerdo a las investigaciones realizadas, lo que el autor realmente pintó en el lienzo, cambiándose así lo que originalmente fuera su obra. En otras palabras lo que un artista siglos antes quiso mostrar, se distorsiona con los años, de la mano de quienes paradójicamente la pretenden salvar de la destrucción del paso del tiempo. Pareciera un juego de palabras pero desafortunadamente no lo es…

Pues bien, de tantas Constituciones que hemos tenido, pareciera que de la mano invisible de muchos restauradores se ha ido perdiendo el fondo mismo que pintaron quienes hicieron la primera, los autores de la obra original. Y cada “artista” restaurador le ha puesto su propia “pintura”, dando como resultado que lo que ha llegado hasta aquí no es más que una vaga réplica de la obra original.

Porque lo que al final se desea es que esa obra no solo refleje el espíritu y razón de quienes fundaron la República, sino el sentido del porqué lo hicieron, aunque quienes vinieran posteriormente le imprimieran una orientación completamente diferente, al punto que ha llegado distorsionada hasta nuestros días, agravándola cada vez más y en modo superlativo. Veamos por qué.

La Constitución Federal de los Estados de Venezuela de 1811 es la primera del mundo hispánico y la primera que adopta la forma Federal del Estado. “En la Constitución de 1811, además de las influencias del liberalismo político de la revolución francesa, recibió la directa influencia de la Constitución estadounidense en la configuración del estado como un estado federal, fomentaba dicha recepción por la situación de autonomía local que tenían los cabildos y ayuntamientos de las provincias que luego conformaron Venezuela” (ver Constitución Federal de los Estados de Venezuela de 1811 http://goo.gl/RTsMoz).

¿De dónde salió toda esta fundamentación filosófica? De acuerdo al relato de mi estimado profesor, el Dr. Asdrúbal Aguiar (oír la intervención del Dr. Aguiar en el Foro de El Nacional del 21-07-2014 en https://soundcloud.com/laguana-1/intervencion-del-dr-asdrubal-aguiar-foro-el-nacional-21-07-2014) sus autores que eran en su mayoría los intelectuales de la época, la gente más ilustrada de su tiempo en Venezuela: “No debemos olvidar que el Congreso de 1811 cuando se construye, se integra, el 78% de sus miembros eran egresados de la Universidad Santa Rosa de Lima y Tomas de Aquino, que era como se llamaba, y todos ellos en conjunto Doctores en Letras, Doctores en Canon, Doctores en Derecho Civil, y una vez como cae la Primera República uno advierte el gran dilema, inclusive de corte escolástico, para sofisticar el comentario, en el momento en que Bolívar hace preso a Miranda en La Guaira, y Miranda dice “Bochinche, bochinche, bochinche, este país es todo bochinche”, Bolívar tiene un pasaporte con el que viaja a Curazao y luego a Cartagena. ¿Qué dice en Cartagena Bolívar? Refiriéndose a los señores de 1811, que en su mayoría determinante eran civiles ilustrados, decía “estos señores creen que están en Grecia, que construyen Repúblicas aéreas que no se condicen con la situación y realidad del pueblo venezolano, no preparado para el bien supremo de la libertad”

Es posible que el Libertador tuviera razón al criticar a los autores de 1811, que no estábamos preparados para disfrutar “el bien supremo de la libertad”. Eso lo podía decir una persona de la ilustración de Simón Bolívar frente a un pueblo que difícilmente sabía leer y escribir, y estaba en el oscurantismo como nación. Que debíamos ser conducidos como niños por quienes eran los más esclarecidos y estudiados. ¿Pero creen ustedes que luego de más 200 años todavía estamos en esa situación? Hay algunos que todavía lo piensan así y nos tienen atados a ese oscurantismo del pasado.

El pensamiento mas ilustrado de la época redactó una Constitución Federal para Venezuela que incluso incorporó la figura de las Constituciones Provinciales donde “…cada región tenía la potestad de administrarse y regirse de forma autónoma mientras no se contrariasen los principios de la nación. Una vez efectuada la elección de diputados provinciales para el Congreso de las Provincias de Venezuela, las Legislaturas Provinciales recibieron la exhortación para que dictasen sus propias Constituciones, aunque no todas las provincias tuvieron la oportunidad de redactar una antes de la caída de la Primera República”(ver de nuevo  http://goo.gl/RTsMoz).

El Libertador, como ya hemos descrito en notas anteriores, hizo duras críticas a la forma Federal del Estado de la Constitución de 1811 en el Manifiesto de Cartagena del 15 de Diciembre de 1812, y a la cual atribuye la caída de la Primera República, entre otras razones por la discusión en torno a la subdivisión del país, en especial la Provincia de Caracas, que generó rivalidades y ambiciones de poder (ver Federalismo del Siglo XXI en http://ticsddhh.blogspot.com/2014/05/federalismo-del-siglo-xxi.html) y principalmente porque no se podía manejar una guerra sin el control centralizado del Estado. Y esa fue la constante histórica de nuestro devenir constitucional.

Pero lo más importante de esta discusión y que hay que resaltar en mayúsculas en toda esta historia es que ese debate se distorsiona, no ya en cómo debe ser la forma ideal del Estado en la Constitución- porque el Libertador acepta que la forma Federal es la mejor (“El sistema federal, bien sea el más perfecto y más capaz de proporcionar la felicidad humana en sociedad, es, no obstante, el más opuesto a los intereses de nuestros recientes estados” Simón Bolívar en el Manifiesto de Cartagena de 1812)- sino en quien administra el poder y porque.

El Dr. Aguiar indica en la extraordinaria cátedra que nos dispensó en el Foro de El Nacional del 21 de julio de 2014 que cuando la Constitución de 1999 nos amarra al pensamiento doctrinario de El Libertador “…los venezolanos nos compramos una Constitución en donde el individuo se subordina al Estado (Art. 1, 3, y 102) y en donde el individuo no tiene la posibilidad de rezarle a Francisco de Miranda o Andrés Bello, sino a Simón Bolívar…Cuando en el Artículo primero se condiciona todo el devenir venezolano a la doctrina y el pensamiento de Simón Bolívar, esto tiene mucho significado desde el punto de vista constitucional, y un significado trágico.”. Todavía se sigue considerando que los venezolanos somos aquellos ignorantes de pantalones cortos donde el Estado debe todavía tutelar el crecimiento de la gente, amén de ser el pasto fundamental de donde se sostienen los sistemas autoritarios y dictatoriales. Ya es hora de romper esas cadenas…

Para nosotros en el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) no existe ninguna duda, así como tampoco la tienen intelectuales de la talla del Dr. Asdrúbal Aguiar, de que hay que discutir de nuevo la Constitución porque está mal hecha y porque descansa sobre unos principios que contrarían la esencia misma descentralizadora del Constituyente de 1811: “Por eso es que cuando hacía la síntesis final de la Constitución decía, esto es una suerte de matrimonio morganático, vista en su parte relacionada con los Derechos Humanos podría decir uno que allí está la Revolución Francesa pero en términos inflacionarios. Hay mucho nominalismo libertario, pero la segunda parte es la configuración del antiguo régimen….Se crea un Estado centralizado, se elimina la autonomía municipal…se condicionan las competencias municipales y estadales a las leyes nacionales, se le entrega al Presidente de la República mediante lo que originalmente se llamó en los debates constituyentes las leyes de base, copia del modelo constitucional cubano, pero para evitar el escándalo volvieron a la figura que se trata de leyes habilitantes, pero habilitantes que en defecto de la tradición constitucional nuestra permite habilitar al Presidente para que pueda hacer todo lo que le de la gana en materia legislativa sin ningún tipo de limitación, y por si fuese poco se incorpora un capítulo de Seguridad Nacional en donde el concepto estratégico de la Nación lo define el propio Presidente de la República, bajo una perspectiva en donde la Seguridad Nacional incluye todo, hasta la forma de caminar de los ciudadanos en Venezuela. Conclusión: ¿Para qué sirve la Constitución del 99? En perspectiva democrática, para nada. Dentro de la perspectiva de lo que ha vivido el país en los últimos 15 años, ha servido para todo…”.

Ya solamente con esto deberíamos ahora mismo estar convocando al Constituyente para cambiar la Constitución de 1999. Como indicaba al principio de esta nota, nuestra intención ha sido preservar el espíritu de los autores originales, pero esta vez haciendo las pinceladas correctas para adecuar ese espíritu a nuestros tiempos, restaurando una obra magistral, convencidos como estamos que la obra original es lo más adecuado para nuestro futuro. De eso se trata el Proyecto País Venezuela.

El Dr. Aguiar decía acertadamente en su exposición que “…el gran drama debería ser o podría ser la posibilidad de que Venezuela para reconstituir su urdimbre social vuelva su mirada hacia la historia, no para congelarse dentro de ella, sino para visualizar…con la posibilidad de escoger una suerte de proyecto hacia el porvenir. O seguimos mirando en la fatalidad del gendarme necesario, o es llegado el momento de que nuestra gente logre emanciparse social y culturalmente para asumir a plenitud justamente aquello que (de acuerdo a) Simón Bolívar no nos había llegado, la posibilidad de disfrutar del bien supremo de la libertad.” . Miramos en la historia para escudriñar quienes somos, y no nos congelamos en ella. Se hizo ese Proyecto de una República Federal para un pueblo que dejó de ser ignorante en su gran mayoría y que creemos que ya tiene los pantalones largos para disfrutar “del bien supremo de la libertad”. El resto será pelear por ella civilmente para alcanzarla.

Caracas, 6 de Abril de 2015

Twitter:@laguana