Suscribete a TICs & Derechos Humanos

martes, 30 de agosto de 2016

Más allá del 1S

Por Luis Manuel Aguana

Un mes después del asesinato de Bassil Da Costa durante la marcha del Día de la Juventud del 12F-2014, hice referencia que Venezuela a partir del 12F-2014 entró sin darse cuenta en un operativo para recuperar el país de la misma manera como el 11 de abril de 2002 Caracas entró en un operativo para sacar a Chávez (ver El Operativo Libertad http://ticsddhh.blogspot.com/2014/03/el-operativo-libertad.html). Los operativos tienen “varias características estrechamente asociadas a los rasgos del venezolano” como lo sugería la investigación señalada en ese artículo.

Sin embargo, esta forma de organizarnos para enfrentar los problemas y que funciona en Venezuela en casi la totalidad de sus asuntos, en sustitución a una forma estructurada de actuar como ocurre en otras culturas, tiene la desventaja de que su éxito no se puede predecir con certeza dada su naturaleza inmediatista y puede por lo tanto funcionar como fracasar. Nada puede sustituir el trabajo persistente y tesonero, con aciertos y errores, y que por sucesivas progresiones solo da como resultado el éxito, tarde o temprano. Eso pasó con los japoneses después de la Segunda Guerra Mundial, quienes luego de ver destruido su país emprendieron el único camino que su cultura milenaria les indicó: trabajo, trabajo y más trabajo.

Los primeros productos que los japoneses manufacturaban fueron muy malos, en especial los de la electrónica de consumo masivo. Recuerdo que cuando llegaban aquí todos decían que eran desechables. Y efectivamente lo eran. Pero luego mejoraron, y mejoraron muchísimo. Ahora los productos japoneses son sinónimo de calidad mundial. Les ha costado mucho menos de un siglo y un país destruido, levantado literalmente desde sus cenizas.

Pero sería impropio comparar dos culturas tan diferentes. Y más que impropio, imposible.  Solo quiero resaltar aquí que esos niveles de progreso solo pudieron ser posibles con mucho esfuerzo persistente, aunque su particular cultura les ayudara en la consecución de ese estado impresionante de desarrollo.

Quise introducir el tema de nuestra propia forma de ser, entre cuyas múltiples facetas se encuentra esperar resultados exitosos de una sola vez sin tener una base sustentable para eso, en contraposición de trabajarlos de una manera organizada, persistente e ininterrumpida. Desde que se logró, al menos por algunas horas, la salida del régimen chavista en el 2002, continuamos pensando que esa es la única manera de lograr resultados exitosos. Eso está, como ya vimos, asociado estrechamente a los rasgos culturales del venezolano.

En efecto, demostramos en el 2002 que es posible que el régimen caiga en un solo día con una concurrencia masiva a las calles de manera pacífica. Verdaderamente deseo que eso sea así el próximo 1S y que esa demostración efectivamente le muestre al mundo que los venezolanos no queremos un régimen que ha conculcado nuestras libertades civiles y ha reducido al pueblo a una masa sin forma de hambrientos y enfermos.

La torpeza de estos delincuentes les ha conducido a detener opositores sembrando pruebas falsas, arreciar en contra de los dirigentes políticos ya presos, antes de la marcha del 1S, insistiendo en la famosa excusa de la desestabilización. Están aterrorizados y por lo tanto son más peligrosos. Es por eso que el uso de herramientas como la movilización de un país entero son los instrumentos de la Lucha No Violenta que se dejan de último en una estrategia global, no apostando Rosalinda en una única jugada, aunque en la copla de Ernesto Luis Rodríguez el lance haya resultado exitoso. Y esto es precisamente porque existe la posibilidad que el régimen no caiga en un solo día.

Pero bien o mal ya está hecho. Los venezolanos hemos sido convocados para el 1S a hacer presencia en las calles, no solo para exigir un Referendo Revocatorio este año, como es la aspiración de todos, sino que nosotros mismos nos hemos convocado en esa misma fecha para repudiar todo el desastre de 18 años de ruina y atraso. Estos delincuentes nos han arruinado nuestra calidad de vida y debemos expresar ese descontento pacíficamente en las calles en la primera oportunidad que tengamos.

Pero hay que tener algo claro. La marcha del 1S, independientemente de su resultado, bien puede ser la primera de muchas que se realicen. A partir de allí se deben incorporar otros elementos que coadyuven a conseguir ese cambio que buscamos, como la organización nacional para la recolección de las firmas para un proceso Constituyente de carácter Originario, tal y como lo propone la Alianza Nacional Constituyente en su Manifiesto “Tres Días, Dos Firmas para el Cambio” que ya está circulando en las redes (ver http://ancoficial.blogspot.com/2016/08/tres-dias-dos-firmas-para-el-cambio.html).

Algunos se han preguntado qué diferencia habría si el régimen igualmente rechaza estas manifestaciones de voluntad como lo está haciendo con el Referendo Revocatorio. La respuesta es bastante sencilla. Recoger el 20% de las firmas del Registro Civil y Electoral para un Revocatorio, está sujeto a la aprobación del régimen y las reglas de su CNE. Recoger el 15% de ese mismo Registro Civil y Electoral para convocar un Proceso Constituyente de carácter Originario depende solo de los ciudadanos y de las reglas que ellos mismos se den (ver documento “Bases Constituyentes, Propuesta de los Ciudadanos para la Reconciliación y el Cambio” en http://ancoficial.blogspot.com/p/documentos-fundamentales.html).  

Desde la Alianza Nacional Constituyente ofrecemos esta solución a todos los venezolanos, a los partidos políticos, a las Iglesias, a los trabajadores, a la Comunidad Internacional, pero en especial a nuestras las Fuerzas Armadas, garantes últimos de la paz y la seguridad de los venezolanos. La garantía de la recolección del 15% -y más allá- que la Constitución establece para la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario, le daría a nuestras Fuerzas Armadas institucionales la legitimidad necesaria para cambiar el curso de la historia de Venezuela, respaldando a quienes deseamos una solución constitucional, pacífica y electoral pero de las manos de las bases mismas del pueblo venezolano.

Puede ser que esta tragedia vaya más allá del 1S, por lo que no hay que frustrarse sino fortalecerse. Y de algo si estoy seguro: sin un trabajo consistente, permanente y organizado difícilmente veremos luz al final de este túnel. Y la rapidez vendrá en la medida que avancemos en la construcción de ciudadanía. De concientizar a la gente que esto no sale hasta que todos entendamos e internalicemos que el Poder verdadero de la Soberanía esta en todos y cada uno de nosotros, y no en los lideres políticos, ni en los partidos, ni en el régimen. Así que si no comenzamos desde ahora, nunca veremos cambios significativos a favor de una solución permanente. A eso nos hemos convocado, en este andar que ya hemos comenzado por toda Venezuela. Cuídense el 1S, los necesitamos a todos…

Caracas, 30 de Agosto de 2016

Twitter:@laguana

lunes, 22 de agosto de 2016

No marches por mí Venezuela

Por Luis Manuel Aguana

Es difícil no tener sentimientos encontrados en relación a esta nueva marcha convocada por la oposición oficial para el 1ro de Septiembre. ¿Quién puede estar en desacuerdo con protestar en las calles por este desastre de hambre y miseria en un país donde quienes gobiernan se han robado hasta el modo de ser del venezolano? Nadie. ¿Quién puede estar en desacuerdo a que no se ejerza nuestra opción constitucional para revocar al Ilegitimo el 2016? Nadie. ¿Y quién puede estar en desacuerdo con ir a las calles a protestar por el cinismo abyecto de un régimen que afirma que no destruyó lo que a la vista de todos destruyó y les niegue a quienes menos tienen, la posibilidad de la ayuda humanitaria del resto del planeta? ¡Nadie!

Pero que no se malinterprete el título de esta nota. Si Venezuela tiene que ir a las calles a protestar por todo eso, no debe ser para oxigenar a una oposición por la cual todavía esperamos; ni mucho menos para oírles frente a una tarima –en la cual se pelean ahora por aparecer- las mismas promesas por las cuales la gente votó masivamente el 6 de diciembre pasado, y que lamentablemente al parecer todavía estos creen que se dio en esa magnitud por sus lideres y sus partidos.

Y esa no es una posición anti-partido. La marcha de Venezuela el 1ro de Septiembre, sea cual sea su éxito, será por lo mismo por lo cual votaron los venezolanos el 6D, a pesar de un liderazgo que aun no reditúa los votos que les endosaron: que el régimen se vaya, y se vaya ya. ¿Por qué digo eso? Porque todavía esperamos que destituyan a Maduro en la Asamblea Nacional. Tienen todas las herramientas legales y legítimas para hacerlo y no lo han hecho. Y por eso llaman a Venezuela a las calles para que los venezolanos realicemos lo que precisamente el pueblo les ordenó hacer el 6D.

Si yo fuera el convocante de esa marcha, de ninguna manera me atrevería a decir que Venezuela marchará por mí, como ahora se atreven a insinuar de nuevo los partidos, en una suerte de reedición de la fuerza popular que dicen poseer y que los llevó a la Asamblea Nacional en diciembre pasado. Que no se equivoquen de nuevo.

Es por eso que me acordé del musical de “Evita” –y de allí el título de esta nota-, la famosa obra estrenada en Londres en 1978, cuyo tema central fue “No llores por mí Argentina” cantado por una “Evita Perón” que desde el balcón de la Casa Rosada tras convertirse en Primera Dama de Argentina, decía: “No llores por mí, Argentina / Mi alma está contigo / Mi vida entera te la dedico / Mas no te alejes, te necesito /…”. Así están ahora nuestros políticos opositores, necesitando desesperadamente el baño de ese pueblo, pero sin todavía acabar de ponerse a la altura de sus circunstancias.

Y eso me lleva de nuevo a los sentimientos encontrados. Necesitamos salir a demostrar descontento. Pero el problema no es ese, sino cómo se plantea y se canaliza ese descontento. Si se canaliza haciendo lo mismo que se ha hecho hasta ahora, tendremos como dijo Einstein, los mismos resultados. Ya el régimen dijo lo que hará, no lo repetiré aquí. Solo recuerden como terminó la marcha del Día de la Juventud del año 2014 con el asesinato por parte del régimen del joven Bassil Da Costa. Ese fue el comienzo del incendio de Venezuela de ese año y el posterior encarcelamiento de Leopoldo López.

Entonces, en esta nueva oportunidad, con un país más caldeado por la situación económica, la oposición oficial plantea el mismo escenario y estrategia: movilizaciones desde todo el país a Caracas, con sitios de concentración en la capital, y unos líderes políticos hablando desde una tarima, con “foto unitaria” incluida. Después no nos quejemos si tenemos el mismo resultado. Y yo me pregunto: ¿se busca aquí que el régimen cambie su postura en relación al Referendo Revocatorio para que sea el 2016, o exhibirle al país quienes son más presidenciables, montados en la ola del descontento popular desde una tarima?

Se plantea recrear el lejano escenario de la marcha del 11 de abril de 2002, con una situación política y un planteamiento de calle completamente diferente. Quienes recuerdan la situación de esos años saben que esa marcha no salió por generación espontánea. Salió de una sucesión previa de eventos de calle persistentes con la conducción política de una coalición que representaba a todo el mundo, incluida a la sociedad civil. Este no es el caso ahora, y mucho menos con un liderazgo político partidista devaluado que difícilmente convoca a nadie a las calles desde hace tiempo.

Convendría a la oposición oficial leer al periodista Gustavo Azócar (¿Qué hacer para que la marcha de 1S no sea una más del montón? https://www.lapatilla.com/site/2016/08/21/que-hacer-para-que-la-marcha-del-1s-no-sea-una-mas-del-monton-gustavo-azocar-alcala/)  donde veo que la oposición oficial no nos ha dicho nada acerca de cómo impedir los puntos 1, 2, 3 y 4 que plantea Azócar, para que el régimen no se nos venga encima, ni nos ha hecho saber una estrategia, si la tiene, para realizar el punto 5, de convertir ese evento del 1ro de Septiembre en el primero de una larga Lucha Cívica No Violenta que no se detenga hasta que el CNE anuncie formalmente el cronograma del Referendo Revocatorio.

Por otro lado, el estamento político opositor sigue pensando que Venezuela es Caracas y convoca al resto de los venezolanos “para que vengan a Caracas” a realizar una marcha de protesta por la situación, cuando Caracas esta mejor que todos ellos, y olvidando que cada Estado tiene, no solo sus propios problemas -en algunos casos más graves- sino su propia identidad. El Dr. Rafael Grooscors Caballero lo expone mejor que nadie en su carta a Abdón Vivas Terán en relación a esta convocatoria (ver carta completa en http://ticsddhh.blogspot.com/2016/08/carta-de-don-rafael-grooscors-caballero.html) donde da cuenta del desprecio consistente de los dirigentes políticos a la capacidad de acción de los Estados.

Aprovecho agradecer al Dr. Grooscors permitirme la publicación de esta carta personal que considero esencial para entender hasta donde es necesaria una nueva mentalidad en quienes desean dirigir los destinos del país; y la necesidad de un planteamiento y  una estrategia radicalmente diferente a la utilizada hasta ahora que incluya a Venezuela como un todo, para poder sacarnos de encima a este régimen.

De esto precisamente parte nuestra proposición de fondo. ¿Quién es el protagonista de los cambios? ¿Quién es el que finalmente puede forzar a que esos cambios sucedan? ¿Los partidos o el pueblo venezolano? Es el soberano pueblo de Venezuela como un todo, y cuya soberanía está siendo invocada por la MUD para expresar su legítimo derecho de revocar al funcionario que ejerce la Presidencia de la República. Aunque los partidos sean necesarios para que esa ecuación sea efectiva, no es suficiente si el pueblo no es convocado.

Desde la Alianza Nacional Constituyente (http://ancoficial.blogspot.com/) hemos planteado al convocante del Referendo Revocatorio que incluya recoger las firmas para la convocatoria del Poder Constituyente Originario en el mismo acto y en los  mismos días para recoger las firmas del Referendo Revocatorio (ver Tres días, dos firmas http://ticsddhh.blogspot.com/2016/08/tres-dias-dos-firmas.html), como una manera clara de asegurar, no solo que el cambio del poder suceda efectivamente, aun cuando se nos niegue el RR para el 2016, sino para darle una esperanza verdadera al pueblo venezolano que esa lucha que se le vuelve a exigir a partir del 1ro de Septiembre terminará ciertamente en algo concreto, luego de los sacrificios que seguramente habrán para lograr ese 20%, y consecuentemente el 15% de la Constituyente, porque será ese mismo pueblo el que ponga los platos rotos.

No es una concesión la que solicitamos. Pedimos que los partidos entiendan el derecho que tiene el pueblo venezolano de convocarse a la brevedad posible para reconstruir las bases políticas del país, así como discutir una nueva Venezuela y un nuevo Pacto Social en una Asamblea Nacional Constituyente. El estamento político opositor puede negarles a los venezolanos esa posibilidad perdiendo así esta oportunidad de oro, lo cual retrasará pero no impedirá que el pueblo en algún momento de un futuro cercano concrete esa solicitud. Pero si sucediera así, en ese momento nosotros si podremos decir a diferencia de ellos ahora: Venezuela, marcha conmigo…

Caracas, 22 de Agosto de 2016

Twitter:@laguana

Carta de Don Rafael Grooscors Caballero a Abdón VivasTerán – 18-08-2016

Apreciado Abdón,

Hace 57 años, en la AL (Asamblea Legislativa) del Táchira, discrepamos, elegantemente, sobre la interpretación, referida a la política, de la última encíclica papal. Tengo la impresión de que me convenciste. En todo caso, las diferencias militantes, nos distanciaron casi para siempre. Pero aún cuando todavía estoy vivo y resido en Venezuela, nunca he abandonado la lucha y siempre he estado pendiente de sus ocurrencias. Por eso aprovecho la ocasión para observar, en el texto de la proclama y en la intención de sus redactores, algo que, adecos y copeyanos, venezolanos en general, --¿salvo Ezequiel Zamora?--  abrigan en común. Cierto desprecio por la autónoma capacidad de acción de los Estados, singularmente hablando, es decir, los 24 que conforman nuestra geografía política territorial.

Nunca se les atiende como a 24 sociedades distintas, cada cual con sus propias peculiaridades. El Táchira es bien una muestra. Ningún otro se le parece. A cada rato de la historia, lo convalida. Probablemente igual ocurre con Bolívar y con el Zulia. Tienen su definida personalidad diferente, susceptible de responder a reclamos distintos. Pero veo que todos son "convocados" a que "vengan" a Caracas --¡Caracas, Caracas, Caracas!-- a "sumarse" a la marcha del Primero de Septiembre, en favor del Revocatorio.

¿Puede marchar el Cristo de La Grita? ¿Los raudos que hacen posible, en el Amazonas, al Orinoco, pueden venir a la Capital? ¿El grafito y el grafeno, la bauxita y lo que queda del cuadrilátero ferroso de Bolívar, con sus aguas en caída violenta sobre el gran río, pueden hacerse presentes en la populosa manifestación caraqueña? Ignoran o ignoramos a sus pobladores. Primero son los organismos internacionales y la opinión pública del exterior, que la específica sociedad civil de cada uno de los Estados.

Abdón, cuando trabajen por ellos, adentro, se van a conseguir muchas "Venezuelas", en tránsito hacia su autonomía y reivindicación territorial. Es necesario, a mi juicio, antes que nada, crear los climas de indignación ciudadana, propios de cada Estado, in situ, con su amalgama de palabras que identifiquen sus separadas aspiraciones de pequeñas naciones, unidas a la federación supra-nacional. 24 manifiestos; 24 marchas; 24 climas de rebelión; 24 focos de repudio al mal gobierno nacional, son alientos mejores para el cambio que doscientas conversaciones con Ban Ki Moon y con Almagro.

Ando por Barcelona, España, visitando a mis hijas y a mis nietos. Eludo la cualidad de exilado. Ya voy por los 86 y tengo mi tumba preparada en cualquier lugar de Venezuela. De allá no sale mi pensamiento. En ese sentido, soy ultra-nacionalista, aun cuando me importa mucho el "nuevo mundo" y veo a América, "together", como la nueva puerta del futuro para todos. Regresaré en septiembre y uniré mi "cascada" voz a la de los rebeldes con causa. Ojalá dejen hablar a los Estados; los rebelen; los lancen individualmente a la lucha y recojan los frutos del éxito. Ojalá haya revocatorio. Ojalá haya Constituyente. Ojalá haya renuncia presidencial. Ojalá haya sentencia sobre la doble nacionalidad del jefe nacional y lo obliguen a abdicar. Pero, por favor, respeten a las 24 sociedades civiles de los 24 Estados de la unión republicana.

Un abrazo, cariñoso,
Rafael Grooscors Caballero