domingo, 22 de marzo de 2015

Las firmas de Obama


Por Luis Manuel Aguana

El régimen inició la semana pasada una campaña de recolección de firmas para que el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, “deroge” la Orden Ejecutiva en contra de delincuentes que han violado los Derechos Humanos en Venezuela (ver Oficialismo recolecta firmas contra medidas de Obama en http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/150319/oficialismo-recolecta-firmas-contra-medidas-de-obama). Imagínense el tamaño de los expedientes que los norteamericanos deben tener de cada uno para que el gobierno de los Estados Unidos se ocupe de ellos en lo personal y a la vez declarar a Venezuela como un peligro para su seguridad nacional.

Me recuerda mi estimado amigo el Dr. Rafael Grooscors que los militares argentinos se metieron en las Malvinas ante un descrédito semejante al que ahora sufre el régimen militar-civil venezolano, tratando con eso de levantar una ola de nacionalismo que llevo a ese pueblo a pasar el trago amargo de una guerra que no podían ganar; y que incluso algo semejante podría presentarse en Venezuela con el Esequibo. Estos delincuentes no tienen límite para quedarse en el poder. Pero la historia ya sabe lo que le pasó a Galtieri y espero que ellos también lo recuerden.

La ola nacionalista que está tratando de levantar el régimen con ese bodrio “Obama deroga el decreto ya”, lo que hace es confirmar el nivel tan bajo nacional e internacional al que han caído, suponiendo que hasta con la firma obligada de los estudiantes de primaria (ver La Protesta Militar: Mira como aspiran lograr las firmas
http://goo.gl/wdvJPb) lograrán cambiar una política internacional que ya comenzó a surtir sus efectos. Entonces ya dejó de ser un tema de “Obama deroga el decreto ya”. Todos los países del mundo ya conocen del problema venezolano.

En este momento la comunidad internacional está en alerta roja-aludiendo paradójicamente el color- que los terroristas se están moviendo con pasaportes venezolanos emitidos válidamente por el gobierno (ver el excelente trabajo, Venezuela: Pasaportes del terror
http://goo.gl/m2jNqC de Adriana Rivera) haciendo de Venezuela un país delincuente.

Pero lo más interesante de todo es el mecanismo para convencer al mundo, en especial a Obama, que los venezolanos “repudiamos” la injerencia norteamericana en nuestros asuntos: ¡¡¡¡Están recogiendo firmas!!! Así, sin más, en las calles, en las Plazas Bolívar, a los niños en las escuelas, a los empleados públicos. Cuando lo vi no lo podía creer…

Quiero que se detengan en lo importante de esto: un régimen que ha despreciado olímpicamente cualquier manifestación cívica de la población, no solo para remover a sus funcionarios-caso Chávez en 2004- y cuyo basamento fundamental es la recolección de la manifestación de las voluntades expresadas en firmas, pretende ahora convencer a los Estados Unidos que para el caso de sus propios delincuentes esas firmas si son válidas cuando aquí, en nuestro propio suelo, ellos las consideran despreciables. ¿Cómo se entiende eso? ¿Cómo le explicas a Obama o a cualquiera fuera del país que esa salsa no sirve para sacar a los gobernantes en Venezuela pero si sirve para derogar una Orden Ejecutiva en los Estados Unidos?

Pues bien, a riesgo que digan que me volví loco, ¡qué bueno que lo hagan! porque de alguna manera están validando nacional e internacionalmente que NO SE NECESITA EL PAPEL SELLADO DEL CNE para recoger voluntades para manifestar la expresión del pueblo venezolano.

Y que si ellos están extorsionando funcionarios, estudiantes de primaria, y en general a todo el que depende de los reales del gobierno para sobrevivir, para que firmen por algo que no tiene ninguna vinculación legal en Venezuela, entonces tendrán que aceptar en un futuro no muy lejano, las voluntades de quienes si firmaremos SIN EL PAPEL SELLADO DEL CNE, pero esta vez con una vinculación más que legal, LEGITIMA, para la convocatoria a una elección con Bases transparentes a una Asamblea Nacional Constituyente. Veremos entonces si esa salsa que ahora dicen que va a funcionar con la Casa Blanca, funciona con Miraflores.

Sin embargo, he leído que esta iniciativa del régimen funcionaría como una suerte de Lista de Tascón al revés, que quien no haya firmado en contra de Obama automáticamente se convierte en un excluido del régimen. En un país tan polarizado como este es muy difícil no estar identificado. Pero para cómo se vienen las cosas-para peor- eso no hace ninguna diferencia.

En la actualidad no hay para nadie por igual, salvo para aquellos que estén en la órbita de quienes nos desgobiernan. Así que el régimen podrá construirse sus nuevas listas y no-listas de Tascon para identificar a quienes no “estén con ellos”. Sueños ilusos, porque de acuerdo con los últimos análisis de popularidad interna del régimen, difícilmente lleguen a un 15%. Pero eso a estas alturas en realidad no importa, lo que es verdad está a la vista de todos. El nacionalismo como método de los regímenes autoritarios para salir de abajo, históricamente para lo que ha servido es para indicar el preludio de su caída definitiva. Es por eso que cuando Obama reciba las “firmas” para derogar la Orden Ejecutiva, les dirá que no son válidas porque son “planas”, no están en papel sellado, ni vienen con el visto bueno del CNE norteamericano.

Caracas, 22 de Marzo de 2015

Twitter:@laguana

viernes, 20 de marzo de 2015

Ventana abierta



Por Luis Manuel Aguana

He pensado mucho para escribir esta nota porque cualquier cosa que uno diga se la traga el hueco negro de la confusión que ahora existe en el país. Es como si uno intentara aclarar el agua de un estanque enturbiado por el movimiento del fondo, metiéndose en él. Obviamente se enturbiará aún más…Trataré de moverme en el agua sin alborotar el fondo.

Muchas cosas mueven el fondo de las aguas de la política venezolana actual: la nueva política de los Estados Unidos hacia Venezuela, la reacción de los múltiples factores del país, especialmente los del régimen ante ese hecho; las elecciones parlamentarias; el grave deterioro permanente de la situación económica del país; los presos políticos y la muerte de personas inocentes, como “El aviador” Rodolfo González, en las mazmorras del régimen; y la lamentable pelea interna de la oposición oficial por unas primarias, cual  borrachos por una botella vacía...

No se había visto desde hacía tiempo un panorama tan difícil de interpretar. Y en el medio surgen preguntas ¿qué hay detrás de todo este escándalo internacional? ¿Porque ahora y no antes los norteamericanos se ven tan interesados en exponer a la luz pública las satrapías de un régimen que conocen mejor que nosotros? ¿O es que nosotros no sabíamos que el régimen estaba robándose los reales de PDVSA y que había cuentas millonarias de personeros del régimen en el exterior? Desde hace añales que sabemos eso. La novedad es que ahora, por alguna razón, los norteamericanos están interesados en que esos viejos ladrones y violadores de los DDHH sean sometidos al escrutinio público.

Sin embargo a mi juicio, la gente está confundiendo las razones por las cuales pasa eso. No creo que la Orden Ejecutiva norteamericana del Presidente Obama sea por ayudarnos a salir de este problema que tenemos. Tal vez lo que dice Marianella Salazar  en su artículo (ver Un patio trasero con uranio en http://www.el-nacional.com/marianella_salazar/patio-trasero-uranio_0_593340841.html) sea la razón de fondo, que Obama se interesó por los informes de la inteligencia israelí en relación al uranio venezolano hacia Irán, decretando así una Orden Ejecutiva colocando a Venezuela como peligro para su Seguridad Nacional. Tal vez, pero hasta ahora no son más que especulaciones ya que los norteamericanos no han dicho nada más de lo que dice esa Orden Ejecutiva, acerca del porqué somos un peligro para la seguridad de los Estados Unidos mas allá de lo que ya sabíamos. Sin embargo podemos inferir que la protección a terroristas y/o guerrilla internacional del régimen, incluyendo su apoyo en la documentación de esos delincuentes, de por sí ya es motivo suficiente de Seguridad Nacional para los norteamericanos.

O bien puede ser que el FINCEN (Financial Crime Enforcement Network) y la Office of Foreign Assets Control (OFAC-Oficina de Control de Activos Extranjeros) del Departamento del Tesoro norteamericano, ya hayan reunido suficientes evidencias del latrocinio a nuestras riquezas de parte de estos delincuentes que nos desgobiernan y están tratando de "ayudarnos" a salir de nuestra pesadilla. Difícil de creer…

Pero, ¿no creen ustedes que en esta discusión nos hemos metido en un mar de especulaciones? Lo digo porque no es de ahorita el latrocinio. Entonces, ¿por cuál razón iban a hacer eso ahora y no antes que no habían robado tanto? O tal vez sea como indica mi estimado amigo Thaelman Urgelles en su artículo, que los norteamericanos se aprestan a negociar con eso para forzar al régimen a mejorar nuestras condiciones, incluyendo la electoral (ver Obama en su hora de la verdad con Venezuela http://runrun.es/opinion/193624/obama-en-su-hora-de-la-verdad-con-venezuela-por-thaelman-urgelles.html). Conociendo la historia contemporánea de nuestro continente, eso es lo más posible y serio que he leído hasta ahora más allá de las fuertes reservas que algunos tenemos en relación al tema electoral. No duden ni un segundo que eso lo puedan hacer los norteamericanos sin que les agüe el ojo. ¿No se acostaron con los Castro y el régimen de Maduro cual marido cornudo se enteró de último? Deberíamos haber aprendido hace bastante rato la lección de la convivencia Norte-Sur.

Pero hay algo que ninguna discusión ha abordado todavía porque nos encanta vivir de la ilusión que nuestra solución va a venir de afuera. Y es que los venezolanos tenemos que terminar de entender que este problema donde nos metimos en 1998 solo lo podemos resolver NOSOTROS, así tengamos media docena de Órdenes Ejecutivas, todas firmadas por la Casa Blanca, dos docenas de Marco Rubio y una docena de Ileana Ros-Lehtinen a nuestro favor en el Congreso de los Estados Unidos. Eso, por más que luzca acorralar al régimen, no sirve para nada si nosotros no hacemos nuestra parte. ¿Y cuál es nuestra parte?

Que si, por ejemplo, aquellos que piensan que las declaraciones de Russ Dallen, ex Daily Journal y Diario de Caracas, en el Congreso norteamericano respecto al fraude electoral en el CNE van a servir de algo, que empiecen a exigir condiciones electorales para esas elecciones Parlamentarias y LUCHEN POR ELLAS. Porque todavía no cabe en mi entendimiento como pretenden ganar esas elecciones sin haber cambiado en absolutamente NADA la manera en que nos han robado las elecciones desde el año 2004. ¡Es que ni siquiera lo exigen!

La oposición oficial todavía cree que porque estos delincuentes nos han llevado a la bancarrota de país ganaremos esa elección. ¿Y eso no pasó en el 2012 y el 2013? ¿Ganamos esas elecciones? ¡¿Hasta cuando esta ingenuidad pendeja o pervertidamente colaboracionista?! Pero bueno, eso es como estar enamorado por estar alegre, o sea que aunque la mujer te mande los mensajes de las mil maneras posibles o te insinúe lo que sea, si no haces nunca nada, nunca tendrás el chance... Permanecerás enamorado para siempre mientras otro se lleva a la mujer. No seré yo quien les estropee la fiesta diciéndoles que las cosas, de no cambiar, einstenianamente (si esa palabra existe) seguirán igual....o peor. Ya los norteamericanos, cual mujer bonita, mandaron sus mensajes, queda ahora de nosotros hacer nuestra parte.

Por eso es que hay que aprovechar que las cosas marchan exitosamente hacia el desastre para los señalados por esa Orden Ejecutiva y cualquiera del régimen a quienes los norteamericanos señalen. Y lo cierto es lo siguiente: si una persona o empresa (por ejemplo PDVSA y sus filiales) está en la lista OFAC o FINCEN, no solo no podrá abrir una pequeña cuenta en ningún banco internacional sino tampoco podrá realizar alguna operación si ya la tenía, ni en el más remoto país del mundo, si este está conectado con los centros financieros del mundo civilizado de hoy.

Ya los bancos dejaron de ser lo que solían después el 11S/2001 y la Ley Patriota. El negocio bancario y de seguros ahora es un entramado altamente regulado y controlado por los Oficiales de Cumplimiento (Compliance Officers) quienes son los que en realidad le dan el visto bueno a cualquier operación (para aquellos que quieran profundizar el tema lean http://www.controlcapital.net/noticia/1629/FIRMAS/El-oficial-de-cumplimiento-y-sus-funciones-operativas-por-Danilo-Lugo-C..html). Si ellos dejan pasar alguna irregularidad, también son responsables. Antes de abrir una cuenta a usted lo pasan por esa suerte de Lista de Tascón que son las listas OFAC/FINCEN, pero de narcos, terroristas y lavadores de dinero sucio, que tienen los bancos internacionales conectadas con el Departamento del Tesoro norteamericano.

Si usted está en esa lista es un paria financiero internacional. Todos los que estén allí puede que tengan dinero pero no podrán hacer nada con él. ¿Se dan cuenta del porque andan estos delincuentes como las chiripas después del Baygon? Vueltas locas y aturdidas porque ahora son-paradójicamente- víctimas de otra Lista pero de delincuentes reales, como ellos. No sin razón andan como locos buscando firmas de niños en las escuelas públicas para que los saquen de allí…

Si los venezolanos de cualquier condición no entendemos que se nos está dando ahora la oportunidad de pararnos y decir basta a estos delincuentes ampliamente descubiertos, nacional e internacionalmente, poco será lo que se logre en cualquier terreno. Es la hora de organizarnos para eso, cada quien en su propia tesis opositora, porque la ventana está abierta, no esperemos que se cierre.

Caracas, 20 de Marzo de 2015

Twitter:@laguana

sábado, 14 de marzo de 2015

Resistencia: el camino hacia la Unidad



Por Luis Manuel Aguana

El año pasado, en medio de la tragedia que se escenificaba en las calles por la violencia del régimen en contra de los estudiantes, la Junta Patriótica Estudiantil y Popular (JPEP) se dibujaba como el único frente que le hacía verdadera oposición o resistencia civil al régimen en las calles. Un grupo de estudiantes, en su mayoría del interior del país, se había conformado como un bastión de resistencia al régimen. Demasiada responsabilidad para ser tomada solo por un grupo de jóvenes, pero aún así esa resistencia arrodillo al régimen con toda su represión, colectivos armados y GNB.

Lo que ocurrió en las calles el año pasado no puede ni debe ser olvidado, y menos aún si hubo sangre derramada de jóvenes venezolanos. Pero como ven, todavía se cumple aquello de la memoria corta de los venezolanos. Pero no nos apuremos al generalizar, no todos la tenemos tan corta. Por eso es que debemos sacar algunas lecciones aprendidas de esa experiencia.

Luego del “Dialogo” emprendido por la MUD con el régimen para levantarse ante la opinión pública y lavarse la cara con la sangre de los estudiantes caídos en las calles, el país “se tranquilizó”, como en efecto lo esperaban los “dialogantes” que se sentaron en esa mesa. No hubo ni un solo preso político suelto por esas negociaciones, al contrario se arreciaron las persecuciones y detenciones sin el debido proceso. Y lo más importante, en esa mesa de negociación no se discutió el rumbo comunista del país, que en el fondo era- y sigue siendo- la piedra angular de esa protesta.

Esa resistencia embrionaria que comenzaron los estudiantes con la JPEP no evolucionó a un frente unificado de los distintos factores de la oposición. Y la respuesta al porqué eso ocurrió, es la misma que resuelve el enigma de la unidad de la oposición: ningún factor político tradicional quiere retratarse con lo que se ha dado en llamar RESISTENCIA al régimen, entendida esta como aquella que ya definió a qué y a quien realmente nos enfrentamos y que sabe que para combatir a una dictadura no se utilizan los mismos métodos que se utilizan en las democracias.

En una nota publicada en esa época señalaba “En democracia se hace OPOSICION, en dictadura los verdaderos opositores hacen RESISTENCIA. Ese es el fondo de la lucha que se libra aquí, no otro. La oposición oficial ha apuntalado al régimen por razones de supervivencia. Y es por eso que siempre hemos afirmado que hay que salir de esta “oposición” primero para salir del régimen después. De allí el odio violento que nos tienen desde el régimen…y desde la “oposición”, buscando a toda costa desacreditar a los estudiantes, llegando incluso a intentar fracturar al Movimiento Estudiantil. Y hay que abortar esa jugada” (ver Oposición o Resistencia en http://ticsddhh.blogspot.com/2014/04/oposicion-o-resistencia.html).

Nos ha sido más difícil que en otras épocas de nuestra historia republicana salir de esta dictadura porque existen factores que la apuntalan que se encuentran de nuestro lado, o más bien engañan a los venezolanos diciendo que lo están. Y cuando se salga de la dictadura es porque también se habrá salido de aquellos que llamándose oposición conforman las raíces de alimentación de ese sistema perverso régimen-“oposición oficial”.

Los estudiantes fueron los primeros que políticamente advirtieron esa situación, y si ustedes prestaron atención a la conformación de los grupos de resistencia que le hicieron un duro frente de batalla al régimen el año pasado, ninguno de sus integrantes actuaban en nombre de parcialidades partidistas y eran mayoritariamente del interior del país.

Lo hicieron en nombre propio, proviniendo de las universidades, ONGs, sociedad civil en todo el país. ¿y cuál fue la bandera principal? El rescate de la institucionalidad y el regreso de la democracia. Y como decían ellos mismos, no estaban en las calles peleando por un paquete de Harina Pan. Pero el resto de esa “oposición” no acompañó al reclamo en las calles de los estudiantes y la sociedad civil en general agrupados en la JPEP. Así le fue más sencillo al régimen acabar con esa “insurrección”, estando su mayor bastión en el Estado Táchira. Al final el gobierno terminó imponiéndose sobre un solo grupo en resistencia. Ganó un episodio y está muy atemorizado que se presente otro.

Entonces, ¿cuál fue la razón por la cual no se logró conformar ese frente de resistencia unido? En primer lugar porque no ha habido un criterio unificado de lucha en contra del régimen. Los partidos que hacen vida en la MUD creen que aunque este régimen sea autoritario y dictatorial, les ha permitido “espacios” electorales de convivencia donde los partidos opositores sobreviven de la teta del Estado, ya sea regional o municipal, y ahora Parlamentaria.

Saben que no podrán en los actuales momentos disputar el poder central, pero pueden ir de elección en elección y “en el camino se verá qué sucede”. A nuestro juicio esa es una tesis interesada y la vez suicida que está teniendo cada vez menos aceptación por parte de la población, ya que el régimen cada día que pasa nos atenaza aún más el cuello, ahogando poco a poco lo que nos queda de respiro democrático. Quedará de esos partidos decidir, cuando ya estén en sus últimos estertores, unirse a la resistencia como única forma de evitar morir de las manos de un Estado comunista. Y si no los vemos muertos o perseguidos después de eso, es porque siempre fueron parte del régimen.

Pero con todo y que los están ahorcando, los partidos no se han quedado tranquilos. Saben que han perdido la credibilidad de la gente y han permitido que alguna parte de su militancia se integre a los grupos de resistencia para luego neutralizarlos, absorbiendo a los líderes de esos movimientos y “comprándolos” con cargos en sus partidos o puestos salidores para las “siguientes elecciones”. Aquellos que leen esto saben quienes han pasado por eso y en qué condiciones se han dado esos procesos.

Por eso es que los venezolanos debemos tener conciencia que esto también es una carrera por el rescate de la ética en la política, que no ganaremos en tanto, o el liderazgo de la sociedad civil ignore éticamente esa nefasta práctica y trabaje en función del adecentamiento de la actividad política, o los partidos de una vez entiendan que su función no es traficar con las necesidades de la gente y se unan en un frente unificado con la sociedad civil en contra del régimen.

Por eso es que decía en mi nota del año pasado que había que abortar la fractura del Movimiento Estudiantil por parte de los partidos y que estos no convirtieran esos Movimientos en los cuidadores de sus intereses porque iban a malograr la genuina y propia interpretación de la juventud acerca de los problemas del país, matando la cantera de donde salen los nuevos lideres que vienen destinados a salvar a su propia generación.

Y por eso hay que pedirles encarecidamente a los grupos de resistencia juvenil que no claudiquen a esas tentaciones partidistas, en especial en el interior del país, que fue de donde nació originalmente la resistencia el año pasado. Ellos son los que mantienen viva la llama de la Rebelión de las Regiones y que están muchísimo más conscientes que en la capital de la importancia de mantener un genuino interés por el cambio político e institucional como el que impulsamos en el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) porque en ello les va el futuro de sus regiones. La contaminación partidista de la juventud no puede ser tolerada so pena de enterrar el sueño de una Venezuela descentralizada y desarrollada.

La unidad de todos los venezolanos es necesaria. Si hemos de luchar unidos debe ser porque cada uno entendió su rol en este complejo cuadro de factores donde se debate Venezuela. Y a eso es difícil de llegar, en particular por la manera en que los partidos han entendido el concepto Unidad. La unidad debe ser de propósito y objetivos comunes, no de unidad electoral ni por hacer que el otro se convierta a tu partido. La unidad debe ser de criterios, de si estamos todos de acuerdo o no en cual es el adversario común y acordar una estrategia para enfrentarlo.

Sin embargo al parecer la militancia de esos partidos-no su dirigencia todavía-, están comenzando a dar señales de haber entendido el significado de ese concepto de unidad que al final se traduce en Resistencia. Es un proceso que decanta lentamente de abajo hacia arriba. En la medida que el régimen ha arreciado en su represión en aras de conservar el poder, la violenta carestía, la hiperinflación, el deterioro acelerado de la calidad de vida, la gente ha comenzado a entender el significado de la palabra RESISTENCIA, que en corto significa “no me la calo”. El camino para que todos estemos juntos en contra de esto que nos está destruyendo como sociedad lo está señalando el mismo régimen. Ya está llegando el momento en que se alcanzará el nivel suficiente para que todos lo podamos seguir, haciendo que esa Unidad no solo sea creíble sino alcanzable.

Caracas, 14 de Marzo de 2015

Twitter:@laguana