sábado, 18 de octubre de 2014

Constituyente, sociedad civil y partidos políticos


Por Luis Manuel Aguana

Intervención en el Foro Constituyente promovido por el partido Seguimos Hacia Carabobo, Auditorio del Colegio Médico del Estado Carabobo, Valencia, 18 de Octubre de 2014

Luego del lanzamiento de un proceso de recolección de firmas para la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, promovida por un partido político, muchos se han preguntado, y nos lo han hecho saber, cual es el rol que jugaremos de ahora en adelante aquellos que formamos parte de la sociedad civil y que igualmente hemos pero desde muchos años antes, intentado convencer a los venezolanos que ese es el camino civil correcto para enfrentar el estado de cosas generado por un régimen que ha desconocido la Constitución.

Lo primero que debemos considerar aquí antes de entrar a discutir el fondo del problema es el rol que juegan la sociedad civil y los partidos en este complejo marco situacional que hace que la opinión pública se confunda cuando ambas capas de la sociedad tienen un mismo objetivo pero aparentemente con diferente fin.

Eduardo Colmenares Finol, en su ensayo “La Sociedad Civil y el Liderazgo Político Moderno” hace una composición de lugar del rol de ambos en la sociedad: “El principal objetivo de un partido político moderno debe ser lograr un nivel de sintonía o un vinculo adecuado con la sociedad civil, con el fin de interpretar el concepto de bienestar que esa sociedad desea y de esta manera ayudarla en su proceso de maduración, en especial, en su etapa inicial de despegue desde la inmadurez política. En otras palabras, la definición moderna de los partidos políticos sería “instituciones éticas” que sirven en la intermediación entre la sociedad civil y el estado, hasta lograr un nivel de conducta política de modo que sea la propia sociedad civil la que determine el liderazgo que la conduzca a su bienestar. (1) (Subrayado nuestro)

En otras palabras, los partidos y su liderazgo no les queda otra que ser intérpretes cabales de la sociedad civil, siendo ésta la que al final determinará cuál es el liderazgo correcto de esos partidos que la conducirá a mejores estadios de bienestar. Lamentablemente eso no es lo que sucede en Venezuela. Los partidos se han convertido en imponedores de los lineamientos que al final se concretan en realidades que definen el destino del país.

Colmenares Finol incluye un ejemplo de esa afirmación cuando los partidos desvían su objetivo principal: Los partidos “también se pervierten cuando su principal objetivo es obtener el poder del estado, desvinculado de la sociedad, fragmentando de esta forma, las bases morales de la política en sí. En este caso los partidos, a través de sus lideres electos democráticamente, rompen el equilibrio que debe existir entre la sociedad civil, el proyecto político y los líderes”. Y más allá señala una consecuencia que ya hemos escuchado muchas veces: “este tipo de partidos considera a la sociedad civil organizada como una amenaza en lugar de un aliado, carecen de sensibilidad o no saben cómo percibir su presencia…”.

James Madison (1751-1836), considerado el Padre de la Constitución norteamericana, indicaba en el Federalista No 10 que las causas del espíritu de facción (que en el fondo no es otra cosa que la obtención del poder por los partidos en una democracia) “no pueden suprimirse y que el mal solo puede evitarse teniendo a raya sus efectos” (ver El Federalista en http://goo.gl/LsgP8x). Y la manera de contener esos efectos- que no es otra cosa que el abuso del poder-, es desarrollar una sociedad civil fuerte e independiente. ¿Y quien debe desarrollar esa sociedad civil fuerte e independiente? Aparentemente en Venezuela nos la tenemos que agenciar nosotros mismos, peleando por espacios que lamentablemente los partidos políticos están lejos de entender que deben darle a los ciudadanos.

Habiendo establecido esto, debemos indicar una vez más que no somos una amenaza para ningún partido político. La sociedad civil es la que debe inspirar el orden de prioridad de los partidos. La cosa es al revés, no son ellos los que imponen adonde va la sociedad, son ellos los que deben ser los intérpretes de nuestra voluntad. Somos nosotros los que indicamos que es lo que queremos y ellos establecer las estrategias para hacer realidad nuestros reclamos y solicitudes, porque si no, tal como lo indica Colmenares Finol en su obra, están incurriendo en una desviación.

El Proyecto País Venezuela es un producto de la sociedad civil venezolana. Su objetivo principal es la transformación del Estado a través de una discusión que solo puede darse a través de una Asamblea Nacional Constituyente. No es el objetivo principal del Proyecto, aunque esto resulte como una consecuencia del proceso, el cambio de los poderes públicos que en la actualidad están secuestrados en Venezuela por los representantes de un país comunista.

El objetivo principal del Proyecto es asignarle a los Estados de toda Venezuela competencias constitucionales y legislativas, amplias e integrales en materia política, judicial, electoral, tributaria, administrativa y educativa, con el fin de hacer llegar el poder a los ciudadanos y sean estos los protagonistas de su propio desarrollo, estableciendo una verdadera Constitución Federal para la República de Venezuela. A esto lo hemos llamado La Rebelión de las Regiones.

La diferencia de hacer esto de esta forma y no de la otra manera planteada, es que se evitaría volver al modelo de país de poder centralizado y desbalanceado que hizo crisis en 1998, originando todo este desastre que amenaza con llevarnos aceleradamente al comunismo. La idea es volver la cara hacia un nuevo modelo de desarrollo, quitándonos a la vez el yugo de una tiranía. Es darle una esperanza al país de que si puede haber crecimiento económico, y desarrollo social y político cuando se le dan a las fuerzas sociales en todo el país el poder económico y político para desarrollarse. ES UNA ALTERNATIVA que plantearle al país frente a un Plan de la Patria comunista, no una simple promesa que los partidos lo harán mejor después de salir de esto, solamente porque ellos lo dicen.

Todos al final buscamos lo mismo, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Si ponemos la carreta detrás de los caballos, como debe ser, de manera natural, comprendiendo el rol de cada uno, nos aseguraremos que ambos, sociedad civil y partidos políticos, llegaremos más rápido a ese objetivo. Es por eso que Venezuela nos necesita a todos…

Valencia, 18 de Octubre de 2014

Twitter:@laguana

(1)     Eduardo Colmenares Finol, La Sociedad Civil y el Liderazgo Político Moderno, Agosto 2008, ISBN 980-12-1974-2, San Cristóbal, Estado Táchira, Venezuela.

lunes, 13 de octubre de 2014

Cadenas de libertad


Por Luis Manuel Aguana

Decía Rosa de Luxemburgo que “El que no se mueve no nota sus cadenas”. Interpreto esta frase así: no te darás cuenta que estas sometido y sin libertad hasta que no haces algo que te haga consciente de ello, como mover tus cadenas... El acto de moverte para arrastrar cadenas exige un trabajo, exige un esfuerzo y posiblemente mucho sacrificio. Si no lo haces, te quedaras derrotado para siempre-y peor aún, sin darte cuenta-, por no decir la palabra que cabe, por lo que el primer paso es manifestarlo....

Uno nunca sabe que tan cerca está de la libertad cuando el trabajo es consistente y sin pausa. "Tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe" reza el dicho popular. Pero los venezolanos no estamos acostumbrados culturalmente a eso.... Y es posible que éste sea uno de los aprendizajes más importantes de este periodo de nuestra historia. Nada que perdure se consigue sin un esfuerzo duro y consistente.

Y tal vez esa sea la razón por la cual Dios nos puso en este brete tan difícil. Para que aprendamos de una buena vez que todo lo que es valioso en la vida requiere de un arduo y constante trabajo, en algunos casos con sacrificio incluido.

Algunos en la desesperación quieren resolverlo de una vez, y eso es válido, pero más difícil...Y ojala pudieran lograrlo. Pero otros somos de la corriente realista de la gota china. Andy Dufresne, el personaje que encarnó magistralmente Tim Robbins en la película Shawshank Redemption, basada en una novela de Stephen King, se tardo 20 años para abrir un hoyo hacia su libertad solo con un martillito de geología. Si intentaba escapar por la calle del medio lo matarían sin piedad. Sin embargo el tenía la paciencia, un martillito de geólogo y todo el tiempo del mundo...

Eso no quiere decir que el cántaro no se rompa antes de tiempo y tengamos que pasarnos 15 años más en esta penuria. Eso dependerá del cántaro. Si es débil y de mala calidad, se romperá más fácil y más rápido. Pero si es más duro, igual se romperá pero más tarde, si dejamos la constancia. Si es así, la buena noticia es que se romperá. Pero hay que ser muy consistentes y focalizados.

Siempre he creído que ese cántaro socialista está mal hecho y es de mala calidad. Nació mal y su imposición a los venezolanos es y será muy difícil, cuando no imposible. Solo se sostiene con los reales de la renta petrolera, no del trabajo productivo de la gente. Con menos renta, menos posibilidades de subsistencia.

No está basado en que se construya un sistema sustentable. Sino en el "dame" hoy para para defender tu "revolución" mañana. Pero ¡ojo! Ese esquema clientelar no solo es del régimen. Lo aprendieron muy bien de aquellos que tanto odian, que para desgracia de ellos es lo que al final les pondrá la lápida encima. Y no deseamos volver a ese esquema, aunque estos se vayan.

Ahora bien, algunos me dirán ¿y cuál es el punto? Porque pudiera decirse que son conocidas todas estas verdades pero que nunca ponemos en práctica porque simplemente nosotros "no somos así". ¿Qué hay de malo en querer salir de "esto" ya? Pues que el momento y las condiciones exigen un cambio en nuestra manera estructural de afrontar los problemas. De hecho, esa es una condición necesaria para poder cambiar el sistema. Pasar el interruptor de pueblo a ciudadanos requiere de ese cambio.

Muchísima gente desea salir del régimen, muchas más de la que ellos creen. Sin embargo eso no se logrará sin una labor sistemática a favor de la democracia. El mismo Chávez confesó que se paso 20 años en los cuarteles conspirando, y hasta que no se dieron las condiciones no insurgió. Si bien es cierto fracasó en 1992, ya el daño estaba lo suficientemente hecho que logra luego desarticular completamente a nuestras Fuerzas Armadas. Ese trabajo detallado que hizo en esos 20 años no lo perdió.

Pues bien, les invito a realizar lo mismo. A trabajar de manera sistemática detallada y consistente, pero no para insurgir con las armas como hizo Chávez en 1992, sino para convencer cívicamente, a cada venezolano que nos quiera oír, acerca de un Proyecto que creemos posible para cambiar las estructuras políticas de nuestro país. Y eso es largo y  toma tiempo, como el hueco que abrió Andy Dufresne.

En lo poco que hemos recorrido Venezuela la gente queda convencida después de transmitirles el mensaje del mundo de posibilidades que se abren. No tenemos todas las respuestas pero es un planteamiento novedoso que empodera a los ciudadanos de su propio destino. No vendemos las soluciones mágicas de un Mesías o de un nuevo caudillo, simplemente de las posibilidades económicas, políticas y sociales que se abren si reestructuramos en la Constitución la manera en que se han hecho las cosas por 200 años.

En las presentaciones que realizamos, sintetizamos el objetivo fundamental del Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) como el logro de un deslizamiento del poder del centro a las regiones, empoderándolas por la vía de un CAMBIO CONSTITUCIONAL, y estableciendo un mecanismo diferente, que ya no de DISTRIBUCION DE RIQUEZA, sino de CREACION DE RIQUEZA. Crear las estructuras necesarias para que el sistema político no administre el “botín” de la Renta Petrolera de la República sino que coordine un sistema federal de responsabilidades compartidas controlado por un Parlamento fuerte, que entregue a los ciudadanos en todo el país el poder y la creatividad para generar riqueza en sus propias regiones. En otras palaras, LA REBELION DE LAS REGIONES.

Esto hay que repetirlo, repetirlo y repetirlo; y explicarlo, explicarlo y volverlo a explicar hasta el cansancio. De cambiar simplemente un gobierno por otro, no se cambiarán las condiciones de vida de los venezolanos, porque el tema no es solo cambiar el planteamiento “socialista-comunista” del régimen, sino de no volver a un sistema agotado donde el Presidente de la Republica es un Rey, administrador de todo y de todos, y de cuyas decisiones dependen la vida o la muerte de los venezolanos.

Eso ameritará quizás pasarse mucho tiempo como un apóstol peregrino por toda Venezuela, y catequizar a muchísima gente. Pero tal vez tampoco sea mucho el tiempo. Esa frase de Rosa de Luxemburgo es la clave: desde el Proyecto País Venezuela estamos abriéndoles los ojos de los venezolanos que han vivido encadenados sin notarlo. El régimen lo que ha hecho es apretar unas cadenas que ya existían. Y allí continúan. No es suficiente con aflojarlas saliendo de quienes las aprietan para continuar encadenados a quienes luego les sucedan. Hay que quitarlas definitivamente, y eso, estimados amigos, es la esencia que nos convertirá poco a poco en ciudadanos…

Caracas, 13 de Octubre de 2014

Twitter:@laguana

sábado, 4 de octubre de 2014

Voto transparente o Violencia

Por Luis Manuel Aguana

Dicen en oriente que "cuando el perro muerde a su amo, así será de bravo el bicho!". Así me sonó el Padre Ugalde en su clamor por un CNE justo y una oposición que lo reclame, como lo hemos gritado muchos desde el año 2004 (ver Constitución, movilización y votación, contra viento y marea http://elrepublicanoliberal.blogspot.com/2014/10/luis-ugalde-constitucion-movilizacion-y.html). Ojalá que los amigos del Grupo La Colina lo escuchen y, de seguir siendo los representantes técnicos de la oposición bonita ante el CNE, dejen de permitir que nos metan más "strikes" como las captahuellas en las mesas de votación, o los cambios de circuitos ilegales.

Cuantas veces aquellos que nos tildan de radicales hemos pedido eso de un "CNE justo" y condiciones electorales transparentes, más aún, que aquellos que se dicen opositores dejen de aceptar lo inaceptable. Esas lluvias trajeron estos lodos. Y es por eso que tienen auditorio quienes afirman que "esto no sale con votos".....

Las recientes elecciones del Colegio de Ingenieros de Venezuela son una prueba de lo contrario. Es posible que esto se resuelva con votos si el proceso es abierto, sin máquinas, con escrutinios manuales de la voluntad popular y con toda la observación del mundo posible. Pero ¿cómo conseguimos eso en una dictadura que no jura sobre la Constitución, sino sobre un Plan de la Patria comunista?

Por esa razón debemos ahora hilar más fino en relación a nuestra propuesta constituyente porque como ya se está diciendo, el diablo anda suelto aprovechando indulgencias con escapulario ajeno.

Desde el Proyecto País Venezuela nunca hemos propuesto utilizar ninguno de los poderes constituidos para este llamado Constituyente. Nadie sino el pueblo mismo organizado debe validar la existencia de los convocantes, ya bien sea a través de una organización de la sociedad civil ad-hoc creada para esos efectos; o bien a través de un sistema organizado basado en Asambleas de Ciudadanos donde esas firmas se recojan en planillas diseñadas para ello y queden Actas estableciendo esa voluntad del pueblo. Ya hemos circulado el modelo de planilla que proponemos para eso (ver Planilla de Recolección de Firmas - MID en http://goo.gl/Kb8pgB).

Un sistema basado en Asambleas de Ciudadanos sería interesante ya que cada comunidad sabe quien vive y quien no vive en sus predios, lo que hace indubitable para nadie que ese llamado verdaderamente se corresponda a una decisión del Soberano. Una Asamblea de Ciudadanos es un mecanismo igualmente constitucional que esta por sobre cualquier invento que pueda realizar el régimen, y es sobre todo abierto. De allí podrían incluso salir los candidatos a representantes en esa Constituyente en todo el país.

En cualquiera de los casos, esas voluntades deben ser organizadas y conservadas con las suficientes garantías para ser presentadas al país y al mundo en el momento político más conveniente. Y si aun demostrando que se tienen las suficientes voluntades para realizar una Asamblea Nacional Constituyente el régimen se niega a hacerlo, tendrá necesariamente que ceder a la presión de la voluntad popular y a la convocatoria que el mismo pueblo se de cómo Poder Originario.

Entonces, para que una solución civil sea posible sin que lleguemos a la violencia es necesario que nos contemos de una manera pacífica. Y la lógica indica que eso es parte de nuestra lucha cívica en dictadura. Lo que podemos hacer los ciudadanos es resistir civilmente, insistiendo en las calles por un proceso que nos reunifique para reconstruir el país poniendo como condición indispensable que el voto sea transparente.

Nuestra propuesta insistente es la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente como mecanismo de reencuentro real pero requiere que los votos sean contados de una manera tal que todos los venezolanos tengamos el convencimiento que el proceso fue limpio y transparente. ¿Y cómo lograr un voto transparente? ¿Cómo lograr que un régimen de esta naturaleza se cuente?

La respuesta sigue estando en las calles. Pero con una diferencia: una cosa es protestar en las calles para que el régimen se vaya y otra muy diferente es exigir que se cuente democráticamente. Y no solo es diferente ante los ojos de los venezolanos sino ante al mundo entero. Una cosa es que nos vean en el mundo pidiendo por la renuncia de un régimen al que perciben en todas partes como electo con votos en democracia; y otra muy diferente es exigir, como lo indica la Constitución, la convocatoria a una Constituyente con unas firmas que demuestren la validez de esa convocatoria y que esos delegados Constituyentes sean electos sin las maquinitas del régimen, con votos abiertos a los ojos de observadores nacionales e internacionales. Voto Transparente debe ser la consigna.

Nadie puede negarnos la democracia. Ese es el estandarte del mundo civilizado. Si el Poder Originario del pueblo venezolano no se impone ahora debido a la fuerza de unos poderes constituidos corruptos, a la larga terminará imponiéndose en la misma medida que ese pueblo entienda bien quien es el verdadero dueño de la soberanía.

No vemos otra salida a la potencial violencia que la situación actual somete al país. Al régimen no le está quedando otro expediente sino el de la provocación violenta para desviar la atención de un pueblo al que no le puede materialmente cumplir. Al sistema comunista no le queda otra alternativa que llamar a la violencia para imponerse. Y si pisamos ese peine estaremos luchando con desventaja en su terreno. Nuestra ventaja sigue estando en la paz y en el voto transparente como solución a la violencia, siendo esta la vía más idónea para recuperar la democracia en Venezuela.

Caracas, 4 de Octubre de 2014

Twitter:@laguana

viernes, 26 de septiembre de 2014

Réquiem para unas Bases Comiciales



Por Luis Manuel Aguana

Dicen que del apuro solo queda el cansancio y de la improvisación lo único que se puede esperar es el fracaso. Cuando en mi nota anterior (ver Por una Constituyente de todos en http://ticsddhh.blogspot.com/2014/09/por-una-constituyente-de-todos.html) esperaba un proceso decantado de discusión pública de la propuesta de las Bases Comiciales que el partido Voluntad Popular nos ofrecería a los venezolanos luego del anuncio de un proceso constituyente, lo que en realidad ocurrió fue lo mismo a lo que nos tiene acostumbrado el régimen.

En efecto, haciendo el anuncio público el día martes 23 de septiembre, inmediatamente el día miércoles 24 circuló la primera versión de las Bases Comiciales (verla en http://goo.gl/CjWHpR) y el jueves 25 otra versión diferente (verla en http://goo.gl/n29AvB) para un proceso de recolección de firmas que se ha anunciado comienza el sábado 27 de septiembre. Sin anestesia. ¿Y las interrogantes y preocupaciones de los venezolanos en relación a eso? ¿Dónde está la discusión pública de algo tan delicado como un proceso Constituyente? Es posible que el mismo día sábado aparezcan las planillas con unas Bases diferentes a la última versión conocida del documento.

Creo que nos estamos jugando mucho más que Rosalinda con el régimen. Han sido múltiples las preguntas y preocupaciones expresadas en muchas Asambleas de Ciudadanos a las que hemos asistido tratando de explicar cómo se resolverían los inconvenientes y los temores que la gente tiene y que deben seriamente ser debatidos y respondidos por el convocante. Y eso es precisamente porque no es fácil iniciar un proceso como ese. El MID Táchira lleva más de 10 años tratando de explicar a los venezolanos el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) con unas Bases Comiciales que han sido maceradas y decantadas en ese tiempo y todavía el pueblo venezolano le tiene temor a ese bejuco después de haber sido picado por una culebra en 1999.

No fue para nosotros una sorpresa la propuesta de bases comiciales realizada por Voluntad Popular porque ya se nos había informado extraoficialmente que usarían como marco las Bases Comiciales de 1999, propuesta que nuestra organización rechazó de plano por ser estas las causantes de uno de los mayores engaños hechos al pueblo venezolano en su historia republicana. No solo porque son éticamente incorrectas sino porque estructuralmente están diseñadas para excluir un sector de la población de la discusión de un país en donde todos tenemos el derecho de vivir en paz.

Tenía la esperanza que no echaran mano de ese expediente, y si no estaban de acuerdo con las bases propuestas por el Proyecto País Venezuela expuestas en nuestros documentos, al menos se hiciera discusión pública de ello, habida cuenta que el país NO le pertenece a ningún partido sino a todos los venezolanos. No será solo Voluntad Popular quienes sufrirán las consecuencias de un proceso mal iniciado sino todos nosotros. De allí que indiquemos que TODOS los venezolanos tenemos y debemos discutir el proceso constituyente NO SOLO UNA PARCIALIDAD POLITICA.

La Constituyente es un asunto tan serio que no puede ser la bandera de NADIE. Eso es lo que no ha querido aceptar la joven dirigencia de Voluntad Popular. Y podemos entender el ímpetu propio de esos años de la vida y la particular situación política de ese partido, con su principal dirigencia presa o exiliada. De hecho hemos sido los primeros en respetar e incluso admirar su posición frontal y valiente ante un régimen dictatorial que nos lleva a los venezolanos al abismo del comunismo; y que ha sido la UNICA en medio de tanta cobardía y colaboracionismo político en enfrentar eso como partido.

Pero estamos en una situación donde se deben utilizar las mejores experiencias, las mejores voluntades, lo mejor de lo mejor de todos los venezolanos para no hacer que se agrave aun más, no actuando de manera apresurada, sino actuando inteligentemente, organizándose los partidos políticos y la sociedad civil verdadera-no una construida- para enfrentar una amenaza común.

No entraré aquí en un análisis técnico profundo de la propuesta de Bases Comiciales que ha hecho VP, pero hay algunos aspectos que deben ser destacados y que no fueron modificados de las bases de 1999 (vean y comparen con las Bases de 1999 http://pdba.georgetown.edu/Elecdata/Venezuela/bases.html). La Base Tercera, Aparte No. 1, donde indican que serán 104 Constituyentes por voto uninominal, sin tomar en cuenta que esta Base fue modificada por sentencia de la antigua Corte Suprema de Justicia de fecha 18-03-1999, modificando el número en algunas entidades federales y lo que es más importante, que creció la base poblacional del país significativamente desde 1999. Pero lo más grave es que se dejó el puñal que nos metió Chávez en esa ocasión y que pasó desapercibido: “El elector dispondrá de tantos votos como constituyentes a escoger tenga la circunscripción.”

Esta coletilla destruyó el principio de representación proporcional, que ahora VP intenta remendar en el Aparte No. 2 con 58 Constituyentes en la circunscripción nacional (fueron 24 nominales en 1999, uno por Estado) electos por lista y a través del método de D’Hondt, pero dando a los partidos la supremacía del proceso. ¿Cual fue la trampa de Chávez aquí? Que como había ganado recientemente la elección presidencial, sus mayorías estaban intactas en cada Estado lo que hacía que se quedaran con todos los Constituyentes por voto uninominal. Si cada elector solo hubiese tenido la posibilidad de un voto por cada Estado era imposible que se cogiera la Asamblea, como en efecto hizo al tener 125 Constituyentes del total de 131. La gente cree que fue el Kino lo que le dio esa ventaja.

Al clonar esa posibilidad de nuevo en las Bases Comiciales, VP juega a ser Chávez otra vez, teniendo la presuntuosidad de pensar que el régimen dejará pasar ese strike al saberse en minoría en este momento. La jugada es electoral, no la de incluir a la verdadera expresión del pueblo de ser representantes en una Asamblea que debe ser en esencia la realidad política más ajustada de todos los factores del país, precisamente porque una ANC es PARA CONSTRUIR UN PACTO SOCIAL nuevo y el marco de referencia político por excelencia para vivir todos juntos en paz. Es por eso que en el Proyecto País decimos que si verdaderamente vamos a reconciliarnos mediante este mecanismo, lo ético y lo correcto es abrir el juego plural a todas las corrientes, no a la que sea mayoritaria.

Por otro lado en la Base Cuarta, Aparte No. 3 se discrimina la participación de la sociedad civil al pretender que las organizaciones políticas postulen sin requerir apoyo popular y se obliga a los de iniciativa propia presentar 20.000 firmas para su postulación, privilegiando a las organizaciones políticas por encima del resto del país. Esta observación muy acertada provino de nuestra gente de la Colmena del Guárico del Proyecto País quienes ya hicieron un estudio pormenorizado de las Bases en las pocas horas que nos dio VP para estudiarlas. Al menos en las bases de Chávez en 1999 se aplicaba a todos los postulantes, siendo en eso al menos más democráticas.

La propuesta de Bases Comiciales que se nos presentó el día 24 de septiembre planteó en la Base Décima, Aparte C, la eliminación de las captahuellas del proceso de votación y la apertura del “100% de las cajas en el proceso de auditoría y verificación ciudadana”. Esto ciertamente ha sido una petición electoral permanente que hemos hecho desde la sociedad civil. Sin embargo, alguna mano peluda en VP eliminó la apertura del 100% de las cajas en la versión del jueves 25, supongo que en un intento de no presentarle al régimen algo tan indigesto para ellos. Pero con delincuentes no se puede negociar…

Y eso nos lleva a la esencia del planteamiento de unas Bases Comiciales para la elección de una ANC en la Venezuela de un régimen dictatorial y que tiene preso ilegalmente al principal dirigente de VP. Uno no le pide a un delincuente que respete la ley. Son las fuerzas del orden las que someten en una sociedad a quienes desconocen la ley y estas dejaron de existir en Venezuela, con lo cual solo nos queda llamar al dueño. Hoy por hoy en Venezuela no es posible someter a referendo absolutamente nada. Hay que CONVOCAR a los dueños de la Soberanía, a su sustrato primigenio, que es el pueblo venezolano, para que NOSOTROS MISMOS nos contemos y se imponga en la calle esa mayoría. Nadie más que VP debería saberlo.

Como indica nuestra gente del Guárico, desde el principio se equivoca la intención de estas bases comiciales ya que se pretende invocar la realización de un proceso de consulta nacional vía referendo para la aprobación de las mismas. Aparte de ser un “autosuicidio”, expone a nuestra juventud más inocente y joven-que nunca ha firmado nada- a una persecución por la actualización de las tristemente famosas Listas de Táscon y Maisanta, al indicar que esas firmas se llevarán al CNE en la Base Undécima. Todo esto sin contar con que el proceso que se intenta convocar es para hacer otra Constituyente como la de 1999 para imponer una parte de la sociedad sobre la otra, y eso es inaceptable porque nunca saldríamos de la exclusión y el odio. Por mi parte no aconsejo a nadie firmar esa convocatoria si no está ya en la Lista de Tascón.

No mis estimados amigos de VP, reflexionen. No es así que saldremos del problema. Si de verdad creen que una Asamblea Nacional Constituyente es la vía para imponer la voluntad del pueblo, como en efecto lo creemos firmemente nosotros desde el Proyecto País Venezuela, entonces entiendan su verdadera esencia y su concepto fundamental: solo el pueblo en la calle se puede imponer a una tiranía pero convocado con un propósito que solo puede dar la convocatoria del Soberano a constituirse en Asamblea Nacional Constituyente originaria por encima de los poderes constituidos del comunismo para reconstruir a Venezuela. Es por eso que esas bases que han propuesto han nacido muertas antes de la primera firma porque murieron en 1999…

Caracas, 26 de Septiembre de 2014

Twitter:@laguana