domingo, 12 de mayo de 2013

Business as usual


Por Luis Manuel Aguana

Mis disculpas por no encontrar la frase adecuada en español que defina nuestra circunstancia. A veces el inglés viene en auxilio cuando resume mejor lo que se quiere decir. El titulo la nota refiere a un estado de conducta normal de los negocios, que se asume sin importar las circunstancias o eventos especialmente difíciles, y que tienen un impacto potencialmente negativo. La frase también puede significar mantener el “status quo” (ver original en inglés en http://www.businessdictionary.com/definition/business-as-usual.html).

Volver al “business as usual”, en la actual circunstancia política entre el gobierno y la oposición formal, está empezando a desesperar a ciertos liderazgos de ambos lados, lo cuales están comenzando a dar muestras concretas de que “esto del fraude de Capriles” empieza a ser incomodo para “los negocios”.

El país se encuentra en una calma chicha. Una calma que por pesada nos arropa a todos. Una calma que mantiene a la población a la espera de algo que no llega. No termina de morir lo viejo y lo nuevo no acaba de nacer. Estamos en esa calma del medio donde hay factores que aun insisten en que lo viejo no muera, porque en ello se les va la vida. Necesitan volver al “business as usual”.

Lo viejo, por un lado, representado por un gobierno buscando afuera la legitimidad que no encuentra adentro, y que se desmorona en cámara lenta, continúa boqueando buscando ese oxigeno necesario para sobrevivir. Y por el otro lado, representado por las rémoras opositoras que aun sobreviven del pasado que produjo a Hugo Chávez, se niegan a aceptar que una nueva realidad política es necesaria para el país, tratándonos a los venezolanos como imbéciles, incapaces de entender la dinámica de los tiempos.

Y en el medio de la calma que producen esas fuerzas, estamos todos. No es posible la gobernabilidad sin ese oxigeno vital. Y este siempre había aparecido. Chávez antes de cada elección se aseguraba de tener varias bombonas de ese oxigeno que, paradójicamente, solo podía proveerle la oposición. Tenía la fórmula para conservar el poder a pesar de la trampa. El la inventó.

Un sistema electrónico de votaciones le aseguraba los votos, pero eso no era suficiente. Se necesitaba que la oposición aceptara los resultados. Y eso era un asunto muy diferente. Ese era el secreto del verdadero triunfo, porque sellaba con legitimidad los fraudes continuados cometidos en contra de los venezolanos. Mucha gente de “nuestro lado” operando en complicidad para continuar un “status quo” conveniente para todo el mundo, menos para todos nosotros, que permitiera continuar “business as usual”.

Una oposición formal, que ahora “dialoga” con el gobierno y que más temprano que tarde aceptará a Maduro como legítimo, porque ya los mecanismos están en marcha, le proveerá al gobierno de ese oxígeno que necesita para su sobrevivencia. Si no se negoció antes como lo hacía Chávez, lo están negociando ahora. Hay que entender que Maduro no es Chávez…

Todos los indicios públicos están a la orden del día. Ya los partidos de la oposición comenzaron con la rutina pre-electoral para las elecciones Municipales. Ya líderes de la oposición formal están empezando a deslizar que esta pelea de “fraude” ya comienza a ser cansona y hay que volver al “business as usual” con el gobierno.

Pero, ¿estaremos condenados, generación tras generación, a esta trampa  macabra, que nos condena a ser esclavos de una claque política que no se quiere morir? ¿Es que no han sido suficientes 54 años (40+14) para acabar de madurar y entender lo que han aprendido a fuerza de golpes otros países del continente? ¿Sera que los muertos que pusieron Chile, Argentina, El Salvador y Colombia no sirvieron de nada? Quienes no han entendido, no somos nosotros. Quienes no han entendido son quienes han visto el poder en Venezuela como el botín de asalto de una guerra en la que los muertos los ponemos nosotros.

Ya es hora que esta relación cambie. Pero no que cambie para que vengan "los vencedores" como en 1999 a “conquistar” e imponer el país como ellos lo deseen. Llegó la hora en que la sociedad canalice su deseo de cambio de una manera civilizada y democrática. Que se piense al país más allá de sus gobiernos y de sus liderazgos.

¿Caerá la oposición en la contradicción de haber cantado fraude y aceptar de nuevo  al CNE como institución legitima para contar los votos de los venezolanos en unas elecciones Municipales previamente negociadas? Estamos a un paso de que eso suceda. Estamos a un paso que volvamos al "business as usual" entre el gobierno y la oposición formal, quedando Capriles fuera del juego como un “fraudulero” fastidioso y paria de su propio partido.

Se robaron los votos y sentenciarán que no pasó nada porque las Rectoras hicieron una auto-auditoria que tomará el mismo TSJ gobiernero y corrupto como excusa para que no le quede dudas a nadie que ellos son los que definen qué es la verdad y qué es la mentira.

¿Desconocerá Capriles el fallo del TSJ? ¿Habrá sido su causa juzgada por un tribunal imparcial? Después de que quede firme una sentencia en el máximo Tribunal de la República, no le quedará al mundo sino aceptar lo inaceptable para todos nosotros. Y la comunidad internacional lo aceptará en la medida de que nosotros lo aceptemos.

Algunos tienen la peregrina idea que este gobierno se cae solo. ¿Por qué creen que el gobiernito de Maduro ha sido frágil hasta ahora, tanto nacional como internacionalmente? Pues porque su legitimidad está en entredicho hasta que las vías institucionales lo bendigan. Al ocurrir eso, la oposición formal de la MUD lo bendecirá y sanseacabó. Después de eso olvídense de cambios o que el gobierno implosionará. Volverán al “business as usual”. Ya deberíamos saber eso después de 14 años del peor gobierno de la historia de Venezuela.

¿Hasta cuándo negociarán los sueños de un país mejor? ¿Hasta cuando ese juego perverso de la oposición dándole oxigeno al gobierno? Parece mentira, pero la llave para que este gobierno malo se acabe y pensemos de nuevo al país, la tenemos nosotros mismos. Si la oposición formal legitima a Maduro, nosotros, la mayoría de los venezolanos que votamos por un cambio, no la acompañaremos. Y para evitar que ambos puedan continuar “business as usual” no solo hay que desenchufarlos sino cortarles el cable. Tenemos las vías constitucionales y legitimas para aplicar ese alicate.

Caracas, 12 de Mayo de 2013

Twitter: @laguana