martes, 8 de octubre de 2013

Campaña Presidencial Constituyente



Por Luis Manuel Aguana

No se asusten. No estoy con ese título pretendiendo meternos en otra campaña presidencial después de la caída del Ilegitimo. No señor. El titulo viene a dar respuesta a aquellos que me han preguntado cómo vamos a llevar a cabo esa Constituyente de la cual tanto escribo y a la que no se le ve todavía “el queso a la tostada” en términos reales. Y tienen razón. La Constituyente no tiene “sponsors”, solo simpatizantes. Y como saben, la diferencia es abismal.

¿Quién en este país quiere hacerle reingeniería al Estado, al punto de arriesgarse por eso? No son muchos, se los aseguro. Muchos, hasta lo que hemos podido percibir, lo que han visto es a un grupo de ciudadanos que insisten en cambiar la Constitución, a juicio de ellos sin decir para qué. Espero haber respondido eso en El País que queremos primero, Constituyente después (http://ticsddhh.blogspot.com/2013/09/el-pais-que-queremos-primero.html).

Sin embargo todavía hay personas bien intencionadas que todavía insisten en que somos unos locos que estamos poniendo en peligro la República, sin darse cuenta que lo que en el fondo hacen es proteger lo que hasta ahora hemos tenido como modelo de Poder cuyas consecuencias perversas aun sufrimos los venezolanos, y en los últimos 14 años de manera exponencial.

La REFUNDACION de la Republica es lo que en realidad se está proponiendo, nada más ni nada menos. Es una idea especial y muy grande. Es por eso que la cosa es complicada de explicar y mucho más difícil de llevar a cabo.

Cuando una persona tiene un proyecto de negocios, con solo las ideas en la cabeza de cómo llevarlo a cabo y sin dinero en el bolsillo, concurre a un inversionista de riesgo buscando financiamiento, exponiendo los diferentes análisis: análisis de producto, industria y competencias, estrategias de mercado, planes de operación, personal, ventas y manufactura, flujos de caja proyectados, valor presente neto, análisis de riesgos y contingencias, y todo lo que le permita convencer al inversionista que su inversión va a retornarse satisfactoriamente.

Sin embargo, esto no es un negocio que ofrecerle a alguien para que ponga su dinero, esperando retornarlo. Ni siquiera es un partido político acercándose a un grupo de financistas ofreciéndole los negocios del gobierno una vez que se encuentren en Miraflores. En ese sentido no atraemos ni la mirada más lamentable de nadie. Solo somos un grupo de venezolanos, que si bien atraemos las simpatías de muchas personas en el país, lo único que tenemos es un Proyecto en el cual creemos profundamente.

Creemos que Venezuela puede ser miles de veces un mejor país si se organiza de una manera distinta, inclusive para aquellos que no creen en eso. Creemos que cada región del país puede ser un polo de desarrollo si se le da la oportunidad de serlo, estableciéndoles constitucionalmente las facultades para ello. Creo que si los hombres de negocio de todo el país lo vieran un poco más allá de sus áreas de influencia, serían los primeros en impulsar esta iniciativa.

Ahora bien, el Proyecto Constituyente, como lo hemos llamado, tiene las mismas características de una campaña presidencial. Necesita seguidores, militantes, voceros, estructura, programas, mensajes, slogan de campaña, pero sobre todo recursos, no solo para hacer llegar ese mensaje a la población, sino para recoger las firmas necesarias para concretar el llamado Constituyente. Y la única diferencia con una campaña presidencial es que el candidato no es una persona, es la idea de cambiar el modelo de país que tenemos. De REFUNDAR la República.

Por supuesto el mensaje es diferente. Hay que decirles a muchas personas cual es el mensaje correcto. Y el mensaje comienza con Reconstrucción y Reconciliación. Luego explicar en qué consiste el país que tenemos y por cual modelo deseamos cambiarlo. Ir hasta la última parroquia de este país a decirle a la gente que es posible un modelo nuevo de país y que eso se puede tener porque está escrito en la Constitución a través de una Constituyente, organizando lo que haya que organizar para lograrlo. Pero antes hay que explicarles porque aun cambiando este gobierno, las estructuras actuales que se encuentran en la Constitución volverían a meternos en este mismo atolladero en un futuro próximo pero con diferentes personas.

Ojalá fuera tan sencillo como explicarle a un inversionista cual es el Proyecto que tenemos y vendérselo. Es que hay que vendérselo a todo el mundo en este país. Es por eso que estamos en la Campaña Presidencial Constituyente. Aun no contamos con todos los recursos que se necesitan para tan mayúscula campaña pero hemos colocado la idea en la mente de los venezolanos, lo que ya es un paso fundamental.

Algunos creen que la Constituyente debería ocurrir después de terminado este gobierno nefasto. Otros pensamos que no podemos esperar, que debemos comenzar, como ya algunos lo hemos hecho, independientemente de lo que pueda suceder. Por eso es que para nosotros el tema del 8D NO ES RELEVANTE porque no apunta a resolver nada más que una disputa política de quien en realidad gano las elecciones del 14A, disputa que no se resolverá, entre otras cosas, porque los venezolanos sabemos quien ganó y porqué no cobró.

Como esta no es una “campaña electoral”, no estamos sujetos a ninguna regulación. Nos asisten los artículos constitucionales 347, 348 y 349. Podemos realizar nuestro esfuerzo a partir de ahora mismo. Como no tenemos más recursos que las redes sociales y nuestro poder de convencimiento persona a persona, iremos avanzando hasta hacer de esta campaña un sentimiento nacional que en su momento determinado tendrá los resultados concretos que se esperan, a pesar del gobierno y muchos de la oposición formal interesados en que las cosas sigan como están.

Dentro de nuestras posibilidades trataremos de explicarles a los venezolanos en nuestra campaña lo que la dirigencia política no desea discutir porque olvidaron la esencia del porque están allí: que es lo que hay que hacer para lograr convertir a este país en un lugar próspero y con calidad de vida, en paz y en democracia.

Caracas, 8 de Octubre de 2013

Twitter:@laguana