lunes, 16 de octubre de 2017

Dura lección

Por Luis Manuel Aguana

Los resultados electorales del pasado domingo 15 de Octubre vienen a corroborar que quien juega en una ruleta arreglada siempre pierde. Lo doloroso de esto no es que la oposición oficial haya alimentado la esperanza de los venezolanos indicando que si “con este CNE” ganamos el 6D-2015, porqué no íbamos ganar ahora, sino que luego de la barbaridad del fraude del 30 de Julio donde aparecieron 8,1 millones de votos que nadie vio en los centros electorales, reconocido por toda la comunidad internacional y por la misma Smartmatic, quien en su sano juicio no iba a pensar que la ruleta arreglada del CNE colocara el resultado como le dio la gana el 15-O.

No voy a entrar aquí a analizar como lo hicieron. Ya lo he hecho innumerables veces, pero si lo desean pueden revisar mi ponencia en la Cátedra Pío Tamayo de la UCV del 21 de Octubre de 2013, ¡hace 4 años!, “La perversión del sistema electoral automatizado y sus consecuencias políticas” en http://ticsddhh.blogspot.com/2015/08/la-perversion-del-sistema-electoral.html. Tal vez pueda darles algunas luces acerca de lo que pasó el 15-O, donde el régimen cambia los resultados a voluntad porque tiene las maquinitas para hacerlo.

Lo que deseo hacer ahora no es una declaración de “se los dijimos”, sería irrespetuoso con las millones de personas que confiando en su dirigencia política creyeron que contarían con un resultado acorde con lo que en realidad está pasando en el país: que los rechazamos mayoritariamente. Pero lo que terminó haciendo Venezuela fue corroborar que si existen esos 8,1 millones que votaron por esa inconstitucional constituyente del régimen, porque ahora si aparecen juntos la gente y los votos con un resultado oficialista. Mi “frustrachera” (frustración con arrechera) ahora no tiene límites y eso que no voté. No me imagino la del que si lo hizo con mucho sacrificio al ver las trampas aviesas y demostradas del CNE en esta elección…

Decía mi abuela que la gente no aprende en cabeza ajena. Nunca he hecho campaña por la abstención. Solo he dicho que la abstención en dictadura es protesta cívica. Y estoy en protesta cívica en lo electoral desde el 2013 (ver Porque no les daré mi voto, en http://ticsddhh.blogspot.com/2013/11/porque-no-les-dare-mi-voto.html) donde declaré públicamente que no seguiría cohonestando ese sistema hasta que haya un cambio del sistema electoral en Venezuela y nuestro voto realmente refleje la voluntad de los electores. Y aun no lo refleja, como efectivamente se demostró el 15-O y los venezolanos deben reconocer eso ahora.

Terminaba esa nota indicando que el abstencionismo solo existe en democracia. En dictadura lo que debe existir es protesta cívica expresada en Lucha No Violenta. Y aún lo sigo pensando, y ahora más que nunca desde que caracterizamos lo que pasa en Venezuela como una dictadura, declarando asumir el Artículo 350 constitucional desde la misma Asamblea Nacional. Lo que me extraña es que habiendo hecho eso los venezolanos saliéramos todos a corroborar y legitimar ese Poder Electoral completamente ilegal. Ya es hora que empecemos a ser coherentes con lo que decimos y luego hacemos.

Alguno de ustedes tal vez esté pensando “bueno, este tipo dice esto porque perdimos y está contento por eso”. Mi respuesta a eso sería que no perdimos, ni estoy contento por esos resultados. No perdimos porque aun existe en nuestra población la creencia pacífica de que podemos resolver nuestras diferencias con el acto más importante de la democracia que es el voto. Pero ese voto debe y tiene que ser en unas condiciones donde se garantice que lo que votamos cuenta y eso no está ocurriendo, por más que la oposición oficial nos eche el cuento de vaqueros de que como “tenemos testigos” podemos ganar, o porque la teoría de la “avalancha de votos” funciona. Bájense de esa nube con estos comunistas que tienen un sistema infalible para ganar siempre.

Tampoco me encuentro contento con lo que pasa, todo lo contrario. Siento que tengo años diciendo lo mismo a una pared que no oye. El problema no es que votemos o no. El problema es que primero debemos resolver el problema fundamental que es la sustitución del régimen para luego abocarnos a resolver lo demás, incluyendo lo electoral que está completamente viciado, desde el Registro Electoral hasta el sistema de contar votos. Y es un completo contrasentido –por no decir una estupidez- intentar resolver lo primero cuando lo segundo sigue trampeado.

Ustedes me dirán, pero ¿y cómo sacamos a esta gente sin votos? Ahhhh, buena pregunta. Si has declarado que estamos en una dictadura, entonces tenemos que actuar seriamente en consecuencia y revisar las formulas internacionales para lidiar con eso. Comencemos por Gene Sharp o cualquier otro autor de la Lucha No Violenta. Encausemos una lucha que tenga coherencia con el discurso. No acompañemos al régimen por más que el liderazgo opositor insista en que ellos tienen los tanques y los fusiles y nosotros no. Realicemos una lucha en cada Estado, cada Municipio, cada Parroquia pero asumiendo la actitud correcta y coherente.

En la Alianza Nacional Constituyente planteamos antes de la Constituyente de Maduro, que convocáramos a una Asamblea Nacional Constituyente por iniciativa popular recogiendo nosotros mismos ese 15% establecido en el Artículo 348, fuera de todo Poder Constituido, en especial el electoral, asumiendo como lo hicimos la desobediencia constitucional. No se nos oyó porque siempre nos pusieron por delante “la vía electoral”. Pues bien, ahora estamos cambiando la estrategia y pronto ofreceremos una ruta semejante, pero que implica que usemos lo que hasta ahora se ha obtenido en la institucionalidad opositora, pero eso necesitará mucho valor y conciencia de parte de quienes elegimos como Diputados el 2015, que no sabremos si existirá hasta que se presente la circunstancia, y si de verdad están en el juego de sacar al régimen, y no de convivir con él.

Creo que de aquí en adelante el país ha ganado mucho de conciencia de la que se tenía antes del 15-O. Es una dura lección que todos tenemos que asimilar. El liderazgo político opositor debe y tiene que cambiar después de esta “derrota”. Y la coloco entre comillas porque el régimen ganó de nuevo con trampa, no derrotó a la Venezuela opositora. Pero bien pendejos seremos si seguimos jugando con ese casino manejado por las madamas del CNE sin arreglar las cosas antes de otra elección. En consecuencia el planteamiento de la lucha debe cambiar y los conductores también…

Caracas, 16 de Octubre de 2017

Twitter:@laguana