jueves, 18 de enero de 2018

Oscar Pérez, las implicaciones de un asesinato

Por Luis Manuel Aguana

El asesinato del Oscar Pérez por parte de una fuerza combinada de efectivos del régimen y un grupo paramilitar que opera en la parroquia “23 de Enero”, le dibuja a todo el mundo el cuadro real de la situación de violencia a la que está sometido el pueblo venezolano. Las declaraciones de los principales voceros del régimen confirman algo que ya sabíamos: sin importar los derechos humanos, sin importar cualquier condición, ya bien sea que te rindas o no, cualquier acto que la dictadura considere como una agresión a su estabilidad tendrá por respuesta la muerte. Oscar Pérez y su grupo se convirtieron el pasado lunes 15 en la prueba fehaciente de ello.

El caso de Oscar Pérez no ha sido todavía evaluado en su justa dimensión, no solo por sus implicaciones para el régimen por la violación de los derechos humanos de venezolanos que fueron masacrados en presencia prácticamente todo el mundo a través de las redes sociales, sino de su trascendencia en la política actual, las reacciones militares, así como en la reafirmación del carácter forajido del Estado que conduce Nicolás Maduro. Creo que el régimen ha desestimado las implicaciones de este vil asesinato, despachándolo como cualquiera de los que ha cometido desde el año 2002, siendo este muy diferente.

Al ya largo rosario de denuncias por delitos de Lesa Humanidad que se han realizado en la Corte Penal Internacional, ahora se añadirá otra de gravedad extrema: Crímenes de Guerra en contra de los principales responsables del régimen quienes ordenaron y ejecutaron esta operación. De acuerdo al Estatuto de Roma Articulo 8, Crímenes de Guerra, "2b-vi) Causar la muerte o lesiones a un enemigo que haya depuesto las armas o que, al no tener medios para defenderse, se haya rendido a discreción." .

Fue evidente para todo el mundo que el lunes 15 de Enero de 2018, Oscar Pérez y su grupo depusieron sus armas y se encontraban a la espera de los periodistas y Fiscales del Ministerio Público, cuando irrumpieron a la escena un grupo de irregulares posteriormente identificados como paramilitares de un colectivo armado del 23 de Enero identificado con el régimen, dando como resultado la muerte de Oscar Pérez y sus acompañantes, en circunstancias que todavía no han sido aclaradas por las autoridades.

Esta incursión es inexplicable. No se entiende cual es la razón por la cual un operativo llevado a cabo por un comando especial de la GNB, el FAES, es sobrepasado por un colectivo armado con claras intenciones de exterminio en el sitio de los acontecimientos, dando al traste con el procedimiento de entrega de quienes se habían rendido, confirmando las propias palabras de Pérez en su video de que el régimen supuestamente había dado órdenes para su muerte. Esto es gravísimo.

Para terminar de agravar el asunto, Freddy Bernal, Ministro de Agricultura Urbana, confirma la presencia de estos irregulares en el sitio del operativo en contra de Oscar Pérez (http://www.elimpulso.com/noticias/nacionales/freddy-bernal-confirma-intervencion-colectivos-operativo-oscar-perez).

El Ministro de la Defensa tiene que explicar mucho a los venezolanos porque fueron sus funcionarios quieres estaban a cargo de esa operación donde resultaron muertos no solo Pérez y su grupo, sino civiles armados de un colectivo que no tenia porque estar allí, y explicar el paradero de otros que fueron mencionados por Oscar Pérez en su video -mujeres y niños- y fueron la razón por la que decidieron entregarse sin enfrentar al contingente de la GNB que los sitiaba en el Junquito.

¿Qué paso con esa gente que no ha sido mencionada? ¿Porque fue derrumbada la casa donde ocurrieron los hechos, impidiendo futuras investigaciones? ¿Porque el Ministro de Agricultura Urbana -que funcionalmente nada tiene que ver con eso- justifica la presencia de colectivos armados en ese operativo?  ¿Por qué el gobierno pretende cremar el cuerpo de Pérez a menos de 24 horas de su muerte, según fue informado, y no le entrega el cuerpo a su familia como corresponde? (http://www.el-nacional.com/noticias/sucesos/esposa-oscar-perez-exige-que-cremen-cadaver_219075). Por dolorosa experiencia se que las mismas autoridades impiden la cremación de una persona si su muerte se ha producido por accidente, homicidio o cualquier otra circunstancia no natural, aun cuando se le haya practicado una autopsia.

Muchas preguntas que apuntan a un escandaloso mensaje abierto y amenazante del régimen a la sociedad en su conjunto, que comprueba todo lo que hemos visto en las calles cuando lanzan los colectivos a agredir a las marchas, pero que a la vez demuestra su sorprendente debilidad y propias contradicciones.

¿Irán los militares a permitir ahora y en el futuro la superioridad de elementos irregulares armados y delincuentes en sus operativos? ¿Quién manda realmente en el Ministerio de la Defensa? Si realmente Maduro ordenó que se le preservara la vida a Oscar Pérez, ¿quien dio la contraorden por encima del Presidente? Y si eso ocurrió, ¿quién realmente tiene ese poder para disponer oficialmente de la vida de alguien por encima de la autoridad presidencial, sin ser esta una pena establecida en Venezuela?

Por otro lado, será muy interesante observar la reacción de los colectivos a este hecho. ¿A manos de quien murió  el jefe del colectivo Tres Raíces? ¿En el intercambio con el grupo de Pérez, o este ya había muerto cuando ocurrió y esa muerte fue entonces a manos de la GNB? Sería muy importante conocer la verdad, pero ahora será poco menos que imposible porque a todas luces las autoridades están muy interesadas en desaparecer las pruebas.

¿Estarán esos colectivos, luego de ver este resultado, interesados en apoyar al régimen en el futuro o buscaran venganza por una posible traición? Ambos protagonistas si saben verdaderamente lo que pasó allí y de eso se originaran más hechos que afectarán negativamente al régimen, cualesquiera que estos sean.

Pero existe un aspecto de toda esta tragedia que es preciso resaltar. Oscar Pérez intentó un camino que consideró correcto como ciudadano investido de autoridad, para restituir el orden constitucional conculcado por el régimen de Maduro en Venezuela, de acuerdo al Artículo 333 constitucional. Fue un oficial entrenado de la policía científica y utilizó su conocimiento para hacer cumplir la Constitución. Cada uno de nosotros tiene ese deber de acuerdo al Artículo 333 constitucional y el lo hizo, como pocos funcionarios lo han hecho. Se tomó muy en serio la Constitución y murió por eso.

Sin embargo hemos visto que quienes controlan las armas de la República -militares y policías- no han hecho hasta ahora lo mismo que Oscar Pérez hizo, por lo cual no es difícil suponer que hasta que eso no ocurra de una manera determinante, muy difícilmente veremos resultados positivos de recuperación de la democracia y la libertad por el camino de las armas. Tal vez Pérez con ese ejemplo intentó sumar esas voluntades armadas sin éxito, dejando un sabor amargo de desesperanza en muchos venezolanos que genuinamente creen que esa vía puede ser posible todavía.

Sin desestimar que en algún momento esos oficiales que Pérez intentó sumar con su ejemplo a la causa de la democracia, den ese paso extraordinario de valor y amor por Venezuela, hasta el punto de dar la vida por ese sueño de un país en libertad, a la sociedad civil desarmada no nos queda otra alternativa que continuar trabajando por una solución no violenta, pacífica, constitucional, democrática y electoral de esta crisis.

Y así como nosotros respetamos y no desestimamos que otros tomen el camino escogido por Oscar Pérez y sus oficiales, el pueblo venezolano debería respetar y no desestimar una solución que implique la participación directa y  soberana del pueblo de Venezuela para resolver la crisis, sin matarnos entre todos en el proceso. Estamos seguros de que eso es posible, así como que Oscar Pérez y su grupo, al defender con su vida a las mujeres y los niños que les acompañaban en el sitio de El Junquito, estarían de acuerdo con una solución que proteja a la población, porque ese es el espíritu de los héroes que como ellos, han escrito con su sangre la historia de Venezuela...

Caracas, 18 de Enero de 2018

Twitter:@laguana