viernes, 20 de febrero de 2015

La hora de las definiciones


Por Luis Manuel Aguana

“¿Lo llamamos ya dictadura o todavía no?” rezaba un cartel en una foto de un enmascarado anonymous del twitter (https://pbs.twimg.com/media/B-PfyISIEAIck9v.jpg:large), pidiendo definiciones. La oposición llevaba años en ese manguareo hasta que el 23 de Enero de 2014, Leopoldo López y María Corina Machado caracterizaron al régimen como una dictadura y llamaron a una “salida” constitucional de este régimen. A este acto se sumó Antonio Ledezma en la Asamblea de la Plaza Brión de Chacaíto el 2 de Febrero de 2014. Muchos dijeron-y todavía dicen- que eso fue un error que alborotó las calles y produjo 43 muertes de jóvenes venezolanos. Ya se cumplió un año que el régimen encerró a Leopoldo López en Ramo Verde responsabilizándolo por eso.

Pero ninguno de esos líderes fueron responsables de lo que pasó en las calles, ni aunque lo hubieran querido. La situación de violencia generada por el régimen producto de unos sucesos ocurridos con unos estudiantes en el Táchira, y cuya responsabilidad corresponde a esa Gobernación, como bien se supo posteriormente, desbordaron la ira incontenible de una población que no encuentra respuestas, ni en el gobierno ni en la oposición. Ya los venezolanos conocemos bien lo sucedido con “La Salida”. Posteriormente la historia juzgará si ese llamado estuvo o no justificado.

Pero lo que sí es cierto es que una oposición que no hace más que perder elecciones desde el año 2004, con un árbitro parcializado y con unas maquinitas que amenazan al elector, cuando a todas luces el CNE se negó a revisar Acta por Acta con los Cuadernos Electorales en una elección presidencial a todas luces dudosa, hace que los venezolanos no podamos sino poner en tela de juicio aquellos que nos representan en el campo opositor. ¿Será que de verdad creen que las cosas cambiaran pero sin hacer nada para que cambien? O peor aún, ¿será que no les interesa que cambien? Sería el colmo de la aberración.

Esto es como el típico caso de la mujer a quien le pega el marido y ésta se niega insistentemente a denunciarlo por aquello de que “me quiere pero a su manera”. Todo el mundo ve que el tipo es un desquiciado pero menos su mujer. Hasta que el marido hace algo verdaderamente horrible que a la mujer no le queda otra que reconocer que es un bicho al que hay que encerrar y botar la llave.

Pues bien, parece ser que a eso estamos llegando con la persecución desatada ayer en contra de líderes de la oposición. Luego del secuestro a tiros hecho al Alcalde Metropolitano Antonio Ledezma, agrediéndolo y sacándolo de su oficina sin ninguna orden judicial por funcionarios del SEBIN, en una muestra abierta de autoritarismo dictatorial; y la persecución abierta desatada en contra opositores oficiales como Julio Borges, y las amenazas reforzadas en contra de María Corina Machado, al parecer la mujer está empezando a entender la clase de bicho que resulto ser el marido.

No era suficiente para la oposición oficial considerar una dictadura al gobierno por las torturas hechas en la nueva Rotunda que llaman “La Tumba” de la Plaza Venezuela ni las violaciones a los Derechos Humanos en contra de Leopoldo López, Daniel Ceballos y Raúl Isaías Baduel en Ramo Verde; ni las decenas de estudiantes y manifestantes en régimen de presentación a los Tribunales a quienes permanentemente les están violando sus Derechos Humanos. No. Era necesario que el régimen los persiguiera a todos, los de “La Salida” y a los conchupantes también.

Y voy a decirles algo que les parecerá chocante: esa es la verdadera UNIDAD. Nos comienzan a perseguir a todos, comenzando por las cabezas más visibles. Y allí no hay colaboracionismo que valga. El régimen arrebata porque se siente arrinconado. No resuelven ni el más mínimo problema de la gente, simplemente porque no pueden, se lo comieron o se lo robaron todo. Ya no necesitan de ningún colaboracionista al que sobornar para convencer a nadie, entre otras cosas porque ese presupuesto también se acabó. Están jodidos y punto. Y para sostenerse en el poder necesitan arrebatar y atropellar a quien consideren peligroso, encasquetándole el remoquete de “golpista”, lo que en el fondo son ellos mismos. Toda una macabra ironía.

Llegó entonces la hora de las definiciones. “O eres molusco o eres marisco” como decía el cómico Joselo. Ahora sí, o “Todos somos Leopoldo”, o estamos con el régimen. No hay nada en medio. Lo que está pasando obliga a la oposición a definirse. Hasta ahora la habíamos llamado “oficial”, “colaboracionista”, “vendida” y pare usted de contar. Ahora o corre o se encarama. “¿Lo llamamos ya dictadura o todavía no?” como decía el cartel mencionado. ¿Optará por convertirse en resistencia o simplemente callarán y bajarán la cabeza, aceptando el próximo fraude electoral del régimen en las Parlamentarias? Si hacen eso morirán con él cuando le toque.

En caso que decidan convertirse en una oposición verdadera o resistencia, eso conlleva a una serie de posturas nunca antes vistas en la oposición que hemos conocido hasta ahora. Aquí no mencionaré cuales podrían ser pero imagino que ya se dan una idea. Nos une ahora el hecho cierto que todos estamos en el mismo barco. Todos somos candidatos a los calabozos de los sótanos de “La Tumba” o de Ramo Verde, a todos nos pueden allanar y llevarnos a rastras como a Ledezma cuando al régimen le de la gana, utilizando un Patriota Cooperante tarifado, a todos nos necesitan callados en una cola de Mercal o Bicentenario. Si arrastraron al Alcalde Mayor, ¿qué puede esperar cualquiera?

¿Estarán los líderes de esa oposición oficial, aquellos que en su oportunidad dijeron que Leopoldo se había “metido preso solo”, en disposición de tomarse una fotografía con un cartel al frente que diga “Todos somos Leopoldo”? Pues más les vale, porque ahora el régimen obliga a una unidad forzada por la persecución. En ello tal vez se nos vaya la vida democrática de Venezuela.

Caracas, 20 de Febrero de 2015

Twitter:@laguana