jueves, 27 de agosto de 2015

Un ticket del Metro para los viejitos

Por Luis Manuel Aguana

Definitivamente el hundimiento final del régimen no vendrá de quienes le hacemos oposición legítima sino de los bárbaros que trabajan con él. ¿A qué ejecutivo del Metro de Caracas se le ocurriría la “brillante” idea de no dejar pasar más a los viejitos por la puerta de servicio y obligarlos a hacer una cola adicional de ida y otra de vuelta para poder trasladarse en el Sistema?

El problema no es que les regalen el ticket a los viejitos, sino de hacerles la vida más humana a quienes ya son vejados por colas para cobrar  pensiones, colas para comprar comida, o por cualquier otra que se le ocurra a este régimen indecente (ver Metro emitirá boleto gratuito para adultos mayores,

Lo que viene realmente a cuento de este nuevo atropello es que ya el Metro de Caracas disponía desde hacía más de 12 años de la facilidad de viajes gratuitos para los adultos mayores y personas con discapacidad, cosa que se ejecutaba de una manera informal a través de las puertas de servicio de las estaciones, con solo presentar la cédula de identidad al operador de turno. Así el Metro cumplía una labor social y se agilizaba el tránsito de personas dentro de las estaciones.

Esta facilidad se implementó muchísimos años antes de que fuera decretada la Ley de Servicios Sociales del 12 de septiembre de 2005 (GO 38.270) que establece en su Artículo 59 que “El Estado, a través del ministerio con competencia en transporte, los estados y municipios, establecerá el pasaje gratuito de transporte urbano….” para las personas adultas mayores y personas con discapacidad (http://www.justicia.net/gacetas/GO38270.pdf).

El régimen encontró entonces una manera chapucera de apropiarse de ese escapulario ajeno, buscando desesperadamente votos para el 6D, diciendo “que emitirán boletos gratuitos” para algo que ya se hacía en el Metro desde hacía más de una década, pero aplicando la norma de la manera más brutal, poniendo a hacer más colas a las personas de la tercera edad. Si ya las cosas estaban mal, los “socialistas-comunistas” se las ingenian siempre para hacerlas peor.

Y el tema no viene porque a los adultos mayores les dejen usar gratis el sistema del Metro de Caracas y Los Teques, cosa que ya tiene una previsión legal, sino la manera “inteligente” que encontraron para la  implementación de la medida. Al llegar a cualquier estación el viejito deberá hacer una cola que antes no había, en la misma taquilla de todos los usuarios del sistema pero aumentada, para demostrar que son mayores de 60 años y les puedan expender UN TICKET. Luego, para el regreso, deberá hacer otra cola de las mismas proporciones para exactamente lo mismo. ¡Qué increíble! Imagino que al que se le ocurrió semejante estupidez no tiene papá ni mamá mayor de 60 años.

Este procedimiento, además de inhumano, afecta sensiblemente el flujo de los usuarios regulares en las estaciones, aumentando las colas inusitadamente y causando desazón entre aquellas personas que por su edad no pueden permanecer de pie el tiempo en que los operadores verifican si les pueden o no dar un ticket gratuito.

Siempre estuve de acuerdo en que todas las personas que usen el sistema Metro deben pasar por los torniquetes. Esto le permite a CAMETRO contabilizar técnicamente la cantidad de usuarios y el número de personas dentro del sistema en un momento determinado; y por motivos de seguridad de las personas dentro del sistema (sismos o accidentes mayores).

Sin embargo, en este momento el Metro NO TIENE manera de saber esa información. No saben cuanta gente existe en los túneles rodando en los trenes, ni en las estaciones, ni cuantas han entrado y salido. La administración rojo-rojita desde el 2003 desarticuló todos los sistemas automatizados de control de flujo de pasajeros, razón por la cual no se sabe a ciencia cierta cuantas personas pasan por el sistema.

El sistema automatizado que se ocupaba de esta función (SACED) adquiría información de los torniquetes de todas las estaciones y la enviaba a una computadora central en el Centro de Control de Operaciones (CCO), conociéndose de ese modo, segundo a segundo, cuantas personas se encontraban en el sistema, así como el numero de aquellas que entraban y salían del mismo.

Pero como eso ya no funciona, Metro dejó de publicar las cifras de Pasajeros Transportados en su página web. Es claro que esto requería de un mantenimiento permanente de los torniquetes y un sistema tecnológico en plena operación para garantizar el buen estado de esta función. Como sabemos quienes usamos el Metro todos los días, los torniquetes, escaleras y otros equipos importantes, difícilmente se encuentran en perfecto estado de funcionamiento.

En este sentido si se desea controlar los boletos que se les entreguen de manera gratuita a los usuarios de la tercera edad en el Metro de Caracas y Los Teques, en lugar de hacerle pasar trabajo a los adultos mayores, Metro deberá implementar urgente e inmediatamente, un sistema semejante al del Medio Pasaje Estudiantil (boleto azul), sistema que ellos administran desde hace muchos años para entregar a los estudiantes boletos múltiples para el medio pasaje.

En este caso lo tendrán que aplicar a los viejitos pero con una duración mucho mayor o indefinida, que bien podría depender de una Fe de Vida anual, habilitando taquillas especiales para la entrega de estos boletos de tercera edad en todas las estaciones, y no solamente dos como ocurre con las de los estudiantes. Solo así se evitará el congestionamiento en las taquillas de las estaciones y el malestar de las personas de la tercera edad, haciendo pasar por los torniquetes a estas personas.

Ojalá que en esta oportunidad el Metro me fusile la idea como ya lo hizo antes el gobierno con una sugerencia anterior que publiqué en julio de 2012, cuando solicité un chip para los viejitos (ver mi nota Un CHIP para los viejitos http://ticsddhh.blogspot.com/2012/07/un-chip-para-los-viejitos.html). Ahora les pido un Ticket de Metro permanente para los viejitos.

Estoy consciente que el sectarismo ha crecido exponencialmente desde el 2012 producto de la exacerbación polarizante del régimen, pero también se de buena fuente que en el Metro de Caracas todavía existe calidad técnica, aunque las gerencias se hayan empecinado en convertirse en políticas, colocándose al servicio de una dictadura comunista. Sin embargo, creo que allí todavía queda conciencia de servicio público. Si no, se habrá perdido todo, que no es otra cosa que el respeto que le debemos a nuestros padres y abuelos. Y si eso también ya se perdió, le hará falta al régimen mucho más que regalarle tickets de Metro a la gente de la tercera edad con el objeto de sacar votos de donde no los tiene, para levantar cabeza. Tendrán que convertirse en venezolanos…

Caracas, 27 de Agosto de 2015

Twitter:@laguana