lunes, 23 de julio de 2012

Un CHIP para los viejitos

Por Luis Manuel Aguana

Hago un paréntesis de la temática electoral, a la cual volveremos posiblemente en horas, para dedicarle unas líneas a este tema que por no ser de cobertura nacional, está pasando peligrosamente por debajo de la mesa dada la importancia de lo que realmente subyace allí, y en especial cuando el candidato Coyote dijo en el Zulia que él era el responsable del CHIP de la discordia, como si el no lo fuera de todo lo que ha pasado aquí en 13 años.

Alguien me dijo una vez que el grado de desarrollo de un país se medía en cómo se trataba a los niños, a los viejos y a la comida. Siguiendo ese criterio si medimos la cantidad de niños de la calle, el tratamiento sanitario de la comida en los mercados populares y el trato inhumano a los ancianos en todo, en especial el pago de las miserables asignaciones de pensión por parte del Estado, no solo seriamos subdesarrollados sino países de la más absoluta miseria moral y humana.

La tecnología es una herramienta para mejorar la calidad de vida, no para controlar ni perseguir a los ciudadanos. Eso es un postulado internacional, de acuerdo con las Naciones Unidas en la Declaración del Milenio “Velar por que todos puedan aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías, en particular de las tecnologías de la información y de las comunicaciones, conforme a las recomendaciones formuladas en la Declaración Ministerial 2000 del Consejo Económico y Social” (ONU, A/RES/55/2, 13 de Septiembre de 2000). Pero eso todavía no lo ha entendido el gobierno del candidato Coyote.

El uso de la más avanzada tecnología, solo encuentra salida en este gobierno en las aplicaciones más aberrantes y atentatorias contra los Derechos Humanos. Utilizando los recursos de todos los venezolanos, PDVSA y su Presidente encontraron en la tecnología del CHIP una aplicación para llevarle la cuenta a los ciudadanos del Zulia y del Táchira de cuanto combustible usan, haciendo realidad por primera vez en nuestro país la tarjeta de racionamiento cubana, pero con la más alta sofisticación tecnológica. De allí a que nos pongan un brazalete con un CHIP para indicarnos cuantos litros de leche o cuantos kilos de arroz podemos comprar por mes en un supermercado, no hay sino un paso.

Y precisamente de esto es lo que se trata este laboratorio que usa la gasolina como su primer objeto de racionamiento. ¡Claro que saben que la gasolina se escapa de las fronteras por los camiones y transportes que ellos mismos fletan! Incluso el racionamiento les sirve para poder disponer de mayores cantidades de combustible para sacar por las mismísimas fronteras, a las narices de la Guardia Nacional Bolivariana, aumentando así el negocio de Rafael Ramirez. ¿Ustedes creen que ese negocio es de pendejos? ¡Pendejos son los maracuchos y los gochos a los ojos de los chavistas!

Mas sin embargo no son capaces de poner esa tecnología al servicio de la gente que dicen proteger. ¿Han notado las colas infernales que se tienen que calar nuestros viejitos para que les paguen una miserable pensión? ¿Por qué no entregarles a ellos unas tarjetas con CHIP asociadas a cuentas que puedan ser recargadas con dinero en lugar de usar esa tecnología para violar los derechos humanos de los tachirenses y zulianos? ¿Por qué no realizar un acuerdo con la banca que sabe muchísimo de eso para evitar que esos viejitos hagan esas colas inhumanas? ¿Cuál es la razón de que una persona en una silla de ruedas tenga que estar horas fuera de una institución bancaria cogiendo sol para dar fe que está viva cuando existen mecanismos tecnológicos como el mismo CHIP del gobierno para hacer exactamente lo mismo?

Los bancos saben perfectamente cómo asociar una persona a una tarjeta con mínimo riesgo. Incluso hasta el mismísimo Banco de Venezuela, el banco bandera del gobierno rojo rojito. Para un banco es imposible que una persona tenga un plástico con CHIP y que este sea utilizado fraudulentamente. Por eso implementaron el sistema de tarjeta de debito/crédito con CHIP para aumentar la seguridad de los sistemas a fraude cero. Eso ya existe en Venezuela. Pero eso no le da en la cabeza a Rafael Ramirez. ¿Usar la tecnología para otra cosa que no sea favorecer los negocios del gobierno a expensas de la población? ¡Impensable!

Pero como sabemos que la agenda técnica del gobierno va por otro lado, dudamos que esa tecnología se aplique constructivamente a favor de los viejitos o de cualquier otro grupo desfavorecido y el experimento de dominar la logística del racionamiento tecnológico está cobrando cuerpo. Si el gobierno logra imponer exitosamente esa tecnología y afina los procedimientos de su aplicación logística, estaremos en el “fast track” del racionamiento alimentario.

De darse los planes del gobierno y conseguir que Chávez continúe en el poder, no habrá manera de que ese racionamiento de combustible no llegue a todo el país. Todo el mundo especializado en petróleo sabe que el gobierno está importando gasolina para satisfacer la demanda local. Eso, aunado con el contrabando de extracción que viene de la misma corrupción del gobierno en la frontera, hace que la persecución la paguen los más pendejos.

Luego, al avance de la política de destrucción de la propiedad privada, la oferta de productos de consumo llegara a un punto crítico de no retorno, como en cualquier país comunista. Esto requerirá que nos racionen. Pero como el venezolano es sumamente desordenado, será bien difícil que aquí funcione una tarjeta de racionamiento, a lápiz y manual. Para ello tienen probando la tecnología al servicio del totalitarismo: el CHIP de racionamiento.

¿Cómo combatir eso? No permitiendo que funcione y logren tener experiencia logística en el uso de ese sistema, haciendo resistencia civil. Ya los zulianos están solicitando un referéndum para el uso de ese CHIP en su estado. Los tachirenses deberán hacer otro tanto. El gobierno reculó, al menos temporalmente, como en todo donde consigue una resistencia férrea de la población. Maracuchos y tachirenses: ¡No se dejen! Aquí el problema en sí no es la tecnología sino su mecanismo de implementación y la adquisición de la experiencia técnica necesaria para poner esos resultados a funcionar en todo el país.

Este es el ejemplo más claro, luego de la Lista de Tascón, de las razones que tuve de abrir este blog. La tecnología a favor de la violación de derechos y su uso cada vez más acentuado por parte de gobiernos con inclinaciones totalitarias. Ya se ve en todo: la Declaración de Impuesto Sobre La Renta En Línea, CADIVI, el CNE y su SAI con captahuellas; los trámites públicos poco a poco están siendo cada vez mas automatizados. Y eso no es que este mal en sí. Es el cómo se utiliza lo técnico para someter al ciudadano. No nos equivoquemos. Si el gobierno va aplicar la tecnología a los venezolanos, que sea para favorecernos, no para controlarnos. Exijamos al gobierno que esos CHIPs se los entregue a los viejitos para que le faciliten la vida, no para que se gasten lo que les queda de ella cruelmente en la cola de un banco. Votemos masivamente el 7 de Octubre para que esto no siga pasando…

Caracas, 23 de Julio de 2012

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana