miércoles, 2 de abril de 2014

¿Y dónde está el piloto?


Por Luis Manuel Aguana

Tomo prestado el título de esta nota de la excelente película de principios de los años 80’s (¡Airplane! en idioma original) protagonizada por Leslie Nielsen y Peter Graves, donde se parodiaba la tragedia de un avión, que sin control de nadie, llega al final a aterrizar por casualidad, luego de las mil peripecias de pasajeros y tripulantes.

Me vino a la memoria esta comedia luego de contemplar la tragedia de lo que nos está pasando, que como en la película de Nielsen, nadie al parecer controla la insurrección que ha comenzado, ni quien la dirige ni mucho menos que alguien pueda aterrizar este avión donde todos los venezolanos somos los aterrorizados pasajeros. Esto es algo tan serio que merece una reflexión, aunque lo acompañemos con una parodia.

Es de suponer que el régimen es el primer interesado en saber quién controla lo que sucede. De hecho todo este gorilismo militar demostrado en contra de los estudiantes, Leopoldo Lopez, los Alcaldes opositores, María Corina Machado y todo aquel que luzca dirigir esta insurrección, está condenado sin juicio alguno dictatoriamente. Justamente están en la búsqueda de esa inteligencia, de esa sala de control que no aparece por ninguna parte. Y una cosa es que no la encuentren y otra muy diferente es que no exista.

Lo que sabemos los ciudadanos comunes es que hay un gravísimo problema que lo representa la permanencia en el poder de este régimen, al que hay que a todas luces desalojar de una manera No Violenta y constitucionalmente. Pero de allí a que alguien controle lo que debe hacerse para que eso pase, qué aplicar en cada caso y cuando, qué pasará después y quiénes serán los pilotos que aterricen el avión, hay muchísimo trecho. Entonces tiene que existir esa inteligencia. Y si no la hay, alguien debe crearla así la busque el régimen después debajo de las piedras…

De acuerdo a Gene Sharp (referenciado en los Apuntes para una Lucha No Violenta  http://ticsddhh.blogspot.com/2013/01/apuntes-para-una-lucha-no-violenta-ii.html), hay 4 tareas fundamentales que realizar para poder salir con éxito de este régimen: a) Fortalecer a la población en su determinación de luchar, en la confianza en sí misma y en sus aptitudes para resistir; b) Fortalecer grupos sociales e instituciones independientes; c) Crear una fuerza poderosa de resistencia interna; y d) Desarrollar un amplio y concienzudo Plan Estratégico global para la liberación y ejecutarlo con destreza.

De allí subrayo en especial la última, a mi parecer la más importante: UN PLAN ESTRATEGICO. Obviamente ese Plan debe ser ejecutado por personas en Resistencia Civil. No indicaré aquí que debería contener ese Plan pero es claro que debería contestar preguntas como las formuladas anteriormente. No es posible mantener la Resistencia Civil sin ese Plan y ALGUIEN lo debe formular y ejecutar con la destreza que indica Sharp.

Una oposición entregada y colaboracionista obviamente no es quien lo hará. Tampoco deberían hacerlo solamente los estudiantes sino conjuntamente con otros factores de la sociedad consustanciados con esa Resistencia Civil interna. Las personas inspiradas en las ideas de Sharp que iniciaron el movimiento de resistencia que terminó en la Plaza Tahrir seis años más tarde, con la salida de Mubarak en Egipto, tuvieron un Plan y mucha pero muchísima paciencia para ejecutarlo. Eso es lo que tenemos que hacer aquí.

Cuando observo que los gochos están planteando una valiente y heroica insurrección civil en el Táchira pero esta no es seguida por el resto del país de la misma manera, esto es un claro indicativo que no hay un movimiento organizado de Resistencia Civil con un Plan en la mano. ¡Y así somos los venezolanos!

El 11A-2002 una poderosa manifestación hizo caer al dictador de Miraflores pero quienes estaban allí no tenían un Plan de qué hacer, con las consiguientes nefastas consecuencias. De hecho creo que nunca pensaron que el dictador caería y la improvisación se adueño de la situación dejando al azar los acontecimientos que siguieron después. Esto es lo que nadie en un movimiento de Resistencia Civil con un mínimo de organización debe permitirse. La Junta Patriótica Estudiantil y Popular podría ser el germen de esa organización pero requiere de la fuerza que solo puede darle la sociedad civil organizada, gremios, y otros factores consustanciados con la idea de resistir de una manera No Violenta al régimen.

Cuando indiqué en mi ponencia en la Cátedra Pio Tamayo del 31-3-2014 (ver http://ticsddhh.blogspot.com/2014/03/el-largo-camino-de-las-guarimbarricadas.html) que no desestimaba ningún método de protesta sino evaluar la efectividad de ellos en relación con otros métodos internacionalmente conocidos de Lucha No-Violenta, implicaba igualmente que todo método que se aplique debe enmarcarse en un Plan con una estrategia. Trancazos, barricadas, marchas, o cualquier acción deben estar dentro de un PLAN que controle alguien. Y ese alguien debe establecer riesgos y aplicabilidad, evaluando la posible violencia que vendrá del régimen, e incluso si hay que hacer una retirada estratégica a favor de un mejor posicionamiento futuro, siempre dentro de un marco de Lucha No Violenta. Si no es así el avión se estrella sin piloto y con todos nosotros adentro…

Don Rafael Grooscors me indicaba que esta situación se origina por lo que él llama la falta de una "estrategia insurreccional contra un orden histórico" en Venezuela. Y en efecto eso es en resumen lo que hace falta, una ESTRATEGIA INSURRECCIONAL. Y como en la física, en la política tampoco existen los vacíos. Algo los llena. Esta forma de lograr a bandazos algo que naturalmente debe tener un control, hace que la solución tarde en llegar, origine más víctimas de las que debiera y cuando llega es la peor de todas. Es como la parodia que me cuenta Don Rafael, semejante a la de la película de Nielsen, que bien podría pasar en Venezuela si los factores que están en la calle hacen caso omiso de estas tareas fundamentales que enumera Sharp.

Un avión se estrella en la selva y solo sobrevive un mono que iba en el aparato. Al buscar al sobreviviente los rescatistas tuvieron que buscar a un traductor de señas para que el mono dijera lo que pasó. Y esto fue lo que contó: el piloto y el copiloto se unieron a una pequeña fiesta con las aeromozas y se emborracharon con ellas hasta desmayarse. Y a la pregunta obvia de los asombrados rescatistas, ¡¡¡¿¿¿Y quién piloteaba el avión???!!! Su respuesta con señas no se hizo esperar, ¡Pues yo!...

Caracas, 2 de Abril de 2014

Twitter:@laguana