lunes, 31 de marzo de 2014

El largo camino de las Guarimbarricadas



Por Luis Manuel Aguana
Intervención en la Cátedra Pío Tamayo de la UCV el 31-03-2014

Una vez más agradezco a la Cátedra Pio Tamayo y al Prof. Blanco Muñoz su gentil invitación para reflexionar sobre el país.

El llamado Guarimbero Mayor, Robert Alonso, ha indicado en reiteradas oportunidades que, y cito“una de las tres Reglas Doradas de la Guarimba es NO CONFRONTAR con el enemigo”. Fin de la cita. Sin embargo, paradójicamente hablando, aquellas Guarimbas que han resultado con muertos, es decir las que no han cumplido con las Reglas Doradas-y en consecuencia ya no son Guarimbas en el correcto sentido del término-, son las que han mantenido al régimen en jaque porque ya no se trata de unas simples Guarimbas sino de una insurrección civil en su sentido más objetivo. Y en el terreno de la violencia el régimen siempre GANA.

Entonces, un término que en su concepto original aludía a una actividad No Violenta, termina derivando en uno violento que es donde el régimen tiene ventaja. Incluso ya han dejado de ser Guarimbas o refugios, sea que confronten o no, porque la GNB no ha respetado ni siquiera  las viviendas de las personas, en clara violación de sus Derechos Humanos.

Ahora bien, la Guarimbarricadas, como las bautizó el Prof. Agustín Blanco Muñoz, SON UNA FORMA DE PROTESTA pero de ninguna manera No-Violentas como se quiere hacer ver. Son violentas en su esencia. Y aunque “no confronten con el enemigo”, como lo indican las Reglas Doradas del Guarimbero Mayor, son una suerte de paralización forzada de actividades. En otras palabras es un Paro Cívico forzado por aquellos que llevan la iniciativa. No permiten la movilidad de quienes no están de acuerdo. Y si toda la comunidad las apoya entonces esa comunidad está en Paro Cívico forzado. Y si todo el país las apoya entonces es a todas luces un Paro Cívico Nacional, con exactamente los mismos efectos de los ya conocidos.

A la luz de ese razonamiento, lo que tal vez debíamos entonces analizar es si un Paro Cívico no llevado a cabo por entes organizados sino por la sociedad civil en su conjunto podría llevar al objetivo de dar al traste con el régimen, como otros que se han hecho en el pasado.

Pero creo que no debe confundirse fines con medios. Las Guarimbarricadas son medios de protesta y de eso es de lo debemos hablar aquí, de la protesta. Y si esa protesta llevada a cabo por medios Violentos y No Violentos nos lleva al final a conseguir el objetivo de dar con el término de este régimen. No de “sacar a Maduro” sino de acabar con la injerencia cubana en Venezuela y el mal llamado Socialismo del Siglo XXI. No creo en los medios violentos porque allí estamos en el terreno del régimen. Deploro el resultado de las Guarimbarricadas con saldo de muertos y heridos producto de los ataques de los paramilitares tarifados así como las violaciones reiteradas a los Derechos Humanos por parte de la GNB del régimen.

El hecho que se haya escogido un mecanismo de protesta civil que a la postre nos puede conducir a la violencia no excusa al régimen de violar los Derechos Humanos de las personas que las realizan. En mi opinión creo más efectiva otra forma de lucha diferente enmarcada en una estrategia que pudiera no excluir a las Guarimbarricadas pero que no se base exclusivamente en ellas y/o que las coloque en un lugar efectivo de acuerdo al desarrollo de los acontecimientos.

Quiero dejar bien claro que no estoy desestimando este método de protesta sino su efectividad en relación con los métodos internacionalmente conocidos de Lucha No-Violenta y que según las investigaciones no tienen la misma probabilidad de ser exitosos, como lo veremos más adelante. Si se escoge ese método de lucha como el principal, el camino entonces es de otras características y requiere de un tipo de estrategia diferente que está fuera de este análisis.

He estado escribiendo acerca del tema de No Violencia desde enero de 2013 con mis Apuntes sobre la Lucha No Violenta. El pasado 27 de marzo publique una nota en mi blog que ha tenido mucha acogida (más de 19.000 visitas la última vez que revisé) donde reseñaba el resultado de la investigación de la Dra. Erica Chenoweth de la Universidad de Colorado, en Boulder (ver http://youtu.be/y4xcimkAFNc), que arrojó que durante el período de 1900-2006 las insurgencias No Violentas de todo el mundo tuvieron dos veces más probabilidades de triunfar completamente que aquellas donde hubo violencia. De hecho, esta tendencia se ha venido incrementando en el tiempo; y durante los últimos 50 años las insurgencias No Violentas se han vuelto cada vez más exitosas, mientras que las violentas se han hecho cada vez menos frecuentes y menos exitosas. La investigación indicó que esto sigue siendo cierto y cito, “aun en condiciones extremadamente brutales y autoritarias”.

La investigación reveló que NINGUNA insurrección fracasó durante ese período (1900-2006) después que se llegara a una participación activa y constante de solo el 3,5% de la población, e históricamente se contabilizaron insurrecciones exitosas con mucho menos que ese porcentaje.

Se preguntaba la Dra. Chenoweth ¿porqué la resistencia civil No Violenta es mucho más efectiva? Y la respuesta parece residir en el poder de la gente en sí misma. Esto es, en una campaña NO-Violenta participan todas las personas, con diferentes niveles y de capacidades físicas, de edad y de género, e incluso niños. Todo el que quiera y pueda. Y todo reside en la visibilidad de las acciones de la resistencia civil, que permiten atraer la participación activa y diversa de todo el mundo. Mientras más gente SE VE en las calles, más gente sale a las calles. Es una dinámica estudiada. Lo contrario, como las Guarimbarricadas, NO ATRAE GENTE.

Y de acuerdo a esa investigación, una vez que toda esa gente se involucra ESTA CASI GARANTIZADO que el movimiento conseguirá conectarse con las fuerzas de seguridad, los burócratas, las elites financieras y de negocios, los medios de comunicación, las iglesias y autoridades religiosas. Y es entonces, y solo entonces, cuando todas las personas empiezan a reevaluar sus propias convicciones.

Concuerdo con esta investigadora que NINGUN LEAL AL REGIMEN en ningún país vive completamente aislado de la población en sí misma. Tienen amigos, familia, relaciones que van a mantener así sea que la claque gobernante se vaya o se quede. Eso es lo que causa al final la caída.

Entonces si definimos, de acuerdo a esta investigación, la Resistencia Civil No Violenta como una forma activa de conflicto en la que civiles desarmados-y esto último es MUY IMPORTANTE-, utilizan tácticas como protestas, boicots, manifestaciones y otros tipos y formas de no cooperación de masas en la búsqueda de un cambio político, y esto se hace de una manera ACTIVA Y CONSISTENTE, no hay ninguna duda de que se sale de un régimen como este más temprano que tarde.

Entonces, a la luz de este análisis, las Guarimbarricadas son lo más lejos que podamos encontrar de un ejército para la liberación de Venezuela del castrochavismo-comunismo, incluso pudiera decirse que sería el camino más largo si se basa la estrategia únicamente en ese medio. Lo que tenemos que hacer es poner a la mayor cantidad de personas activa y consistentemente en las calles de manera pacífica. Marchas, cadenas humanas, concentraciones y cualquier actividad que concentre personas manifestando pacíficamente, que se deben ir incrementando en el tiempo. Y si existe violencia esta saldrá inevitablemente del régimen con la consiguiente aceleración del proceso.

En relación a “las oposiciones”, estas ya no existen. No hay un “grupo” que encarne el sentimiento “opositor” salvo tal vez los estudiantes. Quien conduce esto es Fuenteovejuna como lo exprese en una oportunidad. Lo que hay en la calle es un pueblo muy molesto, por no decir la palabra apropiada, con lo que sucede. De acuerdo a la encuesta de Keller del 1er. Trimestre, el 57% de los venezolanos desean que el gobierno de Maduro termine constitucionalmente lo antes posible con un 43% duro, versus el 35% en desacuerdo con un 27% duro. Un 58% desea que se suelten a los presos políticos con un 46% duro, versus un 33% en desacuerdo con un 34% duro. Esto es, la gente desea reconciliación. Y un 57% desea un gobierno democrático versus un 35% revolucionario. Esto es, la gente desea un cambio YA y este viene en camino.

Muchas gracias…

Caracas, 31 de Marzo de 2014

Twitter:@laguana