domingo, 5 de julio de 2015

Nace la Segunda República Civil de Venezuela - Prólogo





 
PRÓLOGO
(Reivindicando la CUENCA DEL ORINOCO)
          
Recuerdo el momento cuando estreché, por primera vez, la mano del autor de este libro. Incursionaba en el mundo de la creatividad publicitaria y ambos solíamos hablar, por horas, de las características del mercado, de la oferta y la demanda y de cómo formar criterio en el consumidor, para alentarle a tener éxito en su decisión final para la selección de un producto acorde con sus necesidades. Desde el primer contacto, me impresionó, muy favorablemente, la visión adelantada del amigo “Tuto” Calvo sobre la relación de la política y la economía, dentro del contexto cultural. Para él, hace más de cuarenta años, ya el mundo andaba asumiendo, sin vacilaciones, el hondo alcance de transformaciones en sus valoraciones humanísticas, como para desterrar de su cuerpo histórico todo lo que no le fuese realmente conveniente. Por eso no me sorprendí cuando lo escuché hablando un lenguaje que me era familiar. “Por el camino que vamos, inevitablemente, caeremos en el abismo”. Y sin desconocer que vivíamos en una sociedad con una democracia bien formada, al menos en cuanto a su perfil político, me habló, insistentemente, de que estábamos presenciando los últimos avatares de la Primera República Civil de Venezuela, insistiendo en cuanto a que todo el pasado, todo lo anteriormente vivido por los venezolanos, desde la Independencia, había sido una desorganizada prolongación de la cultura colonial, eminentemente episódica, repitiendo, una y otra vez, la aparición casi fantasmal del monarca absoluto y de una corte de interesados, graduados en las artes de la adulancia y la inmoralidad.  Decía “Tuto” que esa Primera República Civil –implantada en 1945, tras la llamada “Revolución de Octubre” y consolidada luego del 23 de Enero de 1958, a la caída del Dictador--  tenía la obligación de evolucionar en relación con las nuevas tendencias federativas del mundo y de no hacerlo, caería en una debacle decadente,  lo que exigiría su suplantación histórica por un proceso más acorde con la realidad mundial. Son los prolegómenos de su propuesta, formalizada en este libro, para la fundación de la Segunda República Civil de Venezuela, como escenario capaz de admitir la conveniencia de incorporar al país al nuevo idioma de los nuevos tiempos: la sociedad de los productos; la sociedad cliente; la sociedad de la eficiencia y el rasgo federativo fundamental de la organización territorial, abriendo desde ya las puertas al futuro.
          
¿Conocemos los  venezolanos el potencial verdadero de la Cuenca del Orinoco? Mucho más allá de la Faja Bituminosa o Faja Petrolera, de costosa explotación, ¿sabemos cómo establecer al Gran Río, el segundo en caudal de aguas en el mundo, como sustento esencial para un desarrollo macro-industrial que nos permita generar una Renta Externa sustitutiva a la esclavizante del Petróleo?  Hay que leer las reflexiones contenidas en este libro-propuesta, para entender hasta qué punto nos hemos olvidado, despreciándolo, de nuestro propio país. Hasta qué punto una cultura imitativa nos ha obligado a permanecer como una colonia, casi miserable, del mundo desarrollado y sumirnos, por contrario imperio, en el más lamentable subdesarrollo funcional. Calvo retrata a Venezuela desde su óptica reflexiva y nos invita a preguntarnos cómo es que hemos dejado a nuestra Nación perecer en manos de un decadente centralismo colonial, esencialmente militarista y no civil. Nos habla de lo que fue, en su momento, el anhelo de la Guerra Federal del Siglo XIX, la Autonomía de los Estados, su cualidad productiva y auto-gestionaria  y, a propósito, la necesidad imperiosa de establecer en Venezuela un  nuevo régimen, con una  Democracia Parlamentaria que haga vibrar de entusiasmo a todo el país, convirtiéndolo en una gran unidad económica, participativa del Primer Mundo desarrollado. De cómo es que tenemos que enseriarnos en la producción de “Constituciones”, hasta ahora surgidas, casi siempre, del capricho personal de los autollamados “revolucionarios” en función de poder,  más que de un propósito de cambio histórico en un país que nació para ser faro de luz y no rincón de tinieblas en el nuevo Continente. Todo ello para convencernos de que no es posible que aceptemos, sin rebelarnos, el inconveniente mandato de una pésima Constitución Monopólica, que nos obliga a depender de factores extraños a nuestra realidad nacional. El autor se pregunta, ¿Venezuela tiene marcas y patentes de inventos y productos propios? ¿Podemos hablar de que tenemos acceso a los mercados del mundo? ¿O es que estamos destinados a ser simples ensambladores de bienes finales fabricados en el exterior y consumidores de sus desperdicios? ¿Tenemos que seguir esclavizados a una política distraccionista, sin objetivos económicos liberadores, heroicista y ambigua, ocupada continuamente en repetir fracasos enterrados por la historia? ¿Qué es el Socialismo? ¿Qué es el Capitalismo? ¿Qué es ser de derecha o de izquierda? ¿Qué son tantos slogans inútiles utilizados para defender e identificar falsamente la insurgencia de movimientos y gobiernos primitivos? Un verdadero compendio de ideas que “Tuto” Calvo pone a disposición de nuestra capacidad reflexiva, como una contribución de primer orden para la generación de una nueva cultura que inspire al venezolano a buscar vías inéditas para encontrar a la Venezuela históricamente legítima, hoy perdida y minimizada y que nació para ser grande.
         
 Cuando retrata al país político, Calvo denuncia lo que no son pocos los que lo ignoran. En Venezuela no hay democracia, al menos en  cuanto al ejercicio de las libertades esenciales que la caracterizan. Los operadores políticos, los clásicos Partidos, intérpretes de ideologías importadas, prácticamente coinciden en un pacto tácito para engañar al país. De hecho, no hay pluralismo y a través de una opinión abiertamente manipulada, se hace ver una contienda que sólo existe en los juegos de palabras, más o menos elegantes. Nadie propone nada. Se auto-acusan de promover “modelos” cuyos protocolos son inexistentes. Unos y otros, al supuestamente enfrentarse, se suman, en un todo de ignorancia y de incongruencia que a todos perjudica. Las elecciones, casi anuales, son, todas, una farsa, con un mega-registro de votantes imposible de convalidar. Una maquinaria sofisticada, precisamente concebida para esconder el fraude y un código de normas abiertamente favorables al régimen, para su perpetuación indefinida. La “Oposición” brilla por su ausencia y la libre opinión está limitada por unos medios de expresión que aceptaron la auto-censura para ganar indulgencias con el “dueño del país”. ¿Se puede avanzar sin libertad? ¿Sin debate de ideas? ¿Sin opinión pública democrática? ¿Qué es Venezuela sino otra Cuba, con distinto disfraz? Calvo llama la atención sobre lo que podría suceder, en breve, en otros países de Iberoamérica, si no se descubre con firmeza lo que está ocurriendo en Venezuela. Mucho más, en tanto que el verdadero soporte de esta realidad criminal, el petróleo, sigue y seguirá encandilando los ojos de los principales líderes de los grupos con opción de poder en los países vecinos al nuestro. ¡Tremenda advertencia cuando todos aplaudimos la caída del prestigio de la OEA y los bolivarianos asoman, en su lugar, un peligroso CELAC que puede resultarnos un verdadero “Caballo de Troya” para atosigarnos de imposiciones atrasadas!
          
En su parte final, “Tuto” Calvo desarrolla sus puntos de vista concernientes a una educación y a una política de salud y sanidad públicas, concordantes con las nuevas tendencias del mundo desarrollado. Nos habla de la Universidad Corporativa, concepto que involucra una asociación del Estado y la sociedad, para promover una educación promotora del avance hacia nuevas tecnologías, hacia la innovación en el conocimiento y hacia la expansión de las ciencias para cambiar radicalmente la cultura del venezolano, sobre todo, el de las nuevas generaciones. Una Universidad pragmática y productiva, sin dejar de ser científica y capaz de generar renta pública, a través de su inmersión en el mundo del desarrollo. La otra idea que Calvo nos coloca en la parte final del libro que prologamos, es la relativa a un cambio sustantivo de la salud, vinculada a la investigación científica a partir de la atención de los pacientes. Las mismas Universidades aún en funcionamiento, las públicas principalmente, concibieron Hospitales Clínicos dentro de sus “campus”, como obligada herramienta para sus Escuelas de medicina. Pero “Tuto” sugiere la promoción de los Hospitales Científicos, centros de primer orden para revolucionar el mundo de la investigación y dar nuevas e importantes revelaciones para el oficio de la medicina moderna. ¡Todo un programa que justificaría cualquier pretensión de acceso al control completo de una Nación!.
          
Restituto Calvo Fuentes, “Tuto” para todo el mundo, escribió otros trabajos que parecen anticiparse al presente. Los recuerdo: “Generadores de Opinión en una Campaña Electoral”; “Lanzamiento de Productos al Mercado”; “El Marketing y el Cuento”; “Las Clases Dominantes” y, el más impactante ensayo de su autoría: “La Psicología Social y la Sociología, ¿para qué sirven?”. Cuando se adentren en los Nueve Capítulos de esta obra que prologo con orgullo y adhesión, los lectores serán a cada rato sorprendidos por verdades que no les costará comprobar, al pasear su mirada por el medio ambiente, físico y humano, en el cual se mueven. Por eso, concluyo afirmando que, sin duda alguna, este es un libro sorpresa, orientador para quienes quisieran organizar un nivel, una instancia hasta ahora ignorada o desconocida, para las tomas de aquellas decisiones impostergables que la política, la mala política, ha dejado afuera. Por lo menos, en el caso específico de Venezuela.

Rafael Grooscors Caballero
Caracas, febrero del 2015