miércoles, 30 de octubre de 2013

Estado Mayor de Oposición “Oscar Yanes”

Por Luis Manuel Aguana

A la memoria de Oscar Yanes

Ver de nuevo el video grabado de la entrevista que le hiciera Orlando Urdaneta a Oscar Yanes en el año 2003 realmente causa indignación con la dirigencia de la oposición formal (verlo en http://www.youtube.com/watch?v=zSOpcn8lND8). No hay palabras para describir un TE LO DIJE tan grande como el que hiciera quien despidiéramos hace algunos días como uno de los periodistas más experimentados y certeros de la historia contemporánea de Venezuela.

Y tomen nota del año: 2003. No había pasado el Referéndum Revocatorio del 2004, no habían pasado todas las elecciones fraudulentas hasta el 14 de abril del año 2013. Hace 10 años Oscar Yanes le dijo a la dirigencia política venezolana que era lo que había que hacer con Hugo Chávez y este régimen en 10 minutos y 45 segundos.

Solo por hacer honor a quien en vida fuera un luchador incansable por la democracia y la libertad de expresión, la dirigencia de la oposición formal de este país debería ver este video mil veces y cuando terminen de entenderlo HACER EXACTAMENTE LO QUE DIJO OSCAR YANES.

¿Y qué dijo? Lo que muchos le hemos repetido y repetido hasta el cansancio a la oposición en estos últimos años: caracterizar al régimen como una dictadura con base constitucional y actuar en consecuencia. Al decir de Oscar Yanes: “hay que establecer que este es un gobierno muy peculiar porque es un desgobierno de malandros con un trastornado mental como jefe de esa pandilla” y realizar “una estrategia de destrucción de un régimen fascista que si no nos adelantamos nos peina”. Pues bien Don Oscar, lamentablemente no pudimos adelantarnos y efectivamente nos peinó, y nos sigue peinando después de muerto Chávez.

¿Y qué hacer? Ya lo dijo Yanes hace 10 años: reunir a toda la oposición, aquellos que están y no están de acuerdo con la oposición formal-en aquel entonces llamada Coordinadora Democrática- y “ponerse de acuerdo como hicieron los aliados en la Segunda Guerra Mundial para decir que le vamos a hacer al señor Hitler y su pandilla, y entonces inmediatamente nombrar un Estado Mayor de Oposición, con un jefe a quien no se le va a discutir porque su misión es destruir a Chávez…asimismo, destruir a Chávez y su pandilla”.

Si hace 10 años se hubieran tomado esas medidas otro gallo le hubiera cantado a Venezuela. Eso que yo llamo caracterización y que Oscar Yanes comparó con la confusión que tiene la oposición de un toro con un Ñu, jamás fue entendida a cabalidad. O si fue perfectamente entendida porque ya para ese momento mucha gente de este bando jugaba para el contrario, situación que a esta fecha se ha agravado de manera considerable.

¿Es posible retomar a estas alturas ese consejo de Oscar Yanes? No lo sé. Lo que sí sé es que urge una estrategia cerrada tomada por ese Estado Mayor opositor. Urge una consolidación de los esfuerzos opositores. Urge sincerar a quienes en la acera opositora realmente les duele el país. Obviamente eso tiene una premisa fundamental: debe existir UNA UNICA ESTRATEGIA DE UNA UNICA OPOSICION que sea capaz de caracterizar este régimen adecuadamente y asumir la misión de la que hablaba Yanes.

En estos momentos, cuando todas las instituciones ya se encuentran tomadas y atrapadas en esa tela de la araña mona de la que hablo Oscar Yanes, es mucho más difícil realizar esa tarea, y en consecuencia más doloroso para la oposición real tomar las decisiones que tenga que tomar.

El país se cae a pedazos y muchos contemplamos lo que al parecer es una “Crónica de una Muerte Anunciada”. Todo el mundo espera la caída de un gobierno que no tiene sustentabilidad. El país ya es ingobernable. El barco hace agua por todos lados y la tripulación baila y canta en el salón principal mientras algunos buscan desde ya los botes salvavidas.

Pero lo peor es que el país opositor, aquel que podría conducir el barco en medio de las aguas turbulentas, o le hace el juego electoral al régimen esperando el 8D y que el país se vaya al diablo, o se encuentra en una tercera acera intentando sin éxito explicarle al país las ventajas de una salida Constituyente. El panorama no puede ser más desolador.

Ese Estado Mayor que proponía Oscar Yanes necesariamente parte de una unidad más allá de toda consideración. Y no precisamente una unidad electorera. Pero eso pasa por que todos reconozcan que no estamos en una corrida de toros con un toro sino con un Ñu, y que todos debemos acordar una estrategia básica para enfrentarlo.

Todos los venezolanos debemos empezar a exigirles a aquellos que se llaman a sí mismos dirigentes de la oposición, a la convocatoria de la sociedad civil militante, a las ONG’s, personalidades, representantes de la oposición en el exterior, exilados, partidos políticos, instituciones, gremios, estudiantes, profesores, a todo el mundo que pueda contribuir y lograr ese Estado Mayor Opositor, al que desde ya bautizaría con el nombre de Oscar Yanes, en homenaje a quien hace 10 años lo propusiera por primera vez.

¿Es posible esa gran convocatoria opositora? Será posible en la medida que desaparezca el colaboracionismo y vayan ganando terreno las manifestaciones autenticas de la oposición. Eso ya se está dando poco a poco y de una manera natural porque el régimen está mostrando su verdadera cara fascista. En la medida que todo se deshaga aparecerán los conectores vitales para lograr eso.

De lo contrario el régimen podrá caerse solo como se vaticina, pero producto de su propia incompetencia, no porque hayamos influido en algo para que eso pase, con la consecuente anarquía generalizada y caos posterior. Una oposición que caracterice al régimen correctamente y se una en lo político será siempre una mejor opción.

De esa manera se eliminaría de inmediato ese pobre discurso opositor que indica que este es un régimen “democrático con tendencias autoritarias”. Estableceríamos si convocamos una Asamblea Nacional Constituyente, si nos planteamos la Lucha No Violenta o simplemente salimos a las calles con una estrategia común en protesta cívica generalizada, pero TODOS, no una parte de la oposición. Y parafraseando a Oscar Yanes, haríamos como los Aliados en la Segunda Guerra Mundial, decidimos “que le vamos a hacer al Sr. Maduro y su pandilla”.

Ese sería, además de un homenaje al insigne venezolano que fue Oscar Yanes, un paso fundamental para salir de esta tragedia que ha enlutado al pueblo venezolano. Y si con eso todavía no salimos de ella, estoy seguro que el solo hecho de haber acordado todos que estamos lidiando con un Ñu, nos pone en la dirección correcta. ¿Qué eso tiene un precio? Lo tiene. Lo decía Oscar Yanes: “necesitamos que cada venezolano diga que para salir de Chávez (el régimen) vamos a prometer sangre, sudor y lágrimas”. Yo creo que en 10 años los venezolanos no han necesitado prometerlo. Han pagado ese precio por adelantado y sin ver todavía los resultados…

Caracas, 30 de Octubre de 2013

Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana