martes, 27 de mayo de 2014

Los verdaderos ganadores del 25M



Por Luis Manuel Aguana

Algunos amigos, algunos de ellos de Táchira, me han llamado para decirme que "le dimos una paliza" al régimen del domingo 25 al ganar las alcaldías de San Cristóbal y San Diego. A veces nos perdemos en estos análisis superficiales que hacen que no veamos el bosque completo, que es lo que precisamente el régimen desea que hagamos.

Además de las nuevas Alcaldesas, ¿quién mas ganó este domingo? a) Ganó la MUD, quien reafirmó su versión electorera de salir del régimen con votos; b) Ganó el régimen al pasarse un trapo democrático por la cara, sucia después de haber reventado los derechos humanos de los Alcaldes de esos municipios y del resto de los venezolanos que han protestado en esos municipios de forma pacífica. ¿Quien se atreverá ahora a afirmar después de estas elecciones, de poco más de 260 mil electores inscritos, que el régimen es dictatorial si les devuelve el control de esas Alcaldías a "la oposición"?

Estamos ante uno de los primeros frutos del "dialogo" MUD-Gobierno. ¡Derrotamos al radicalismo! estarán diciendo en la MUD. Y mientras tanto los presos siguen presos y los perseguidos siguen perseguidos.

Muchos de nosotros pensamos, equivocadamente, que el régimen no permitiría que la oposición ganara en esos municipios. ¿Y por qué? Porque ¿qué sentido tendría encerrar a los alcaldes de esos municipios porque no reprimieron las manifestaciones pacíficas, para luego colocar a las esposas que no harían otra cosa sino seguir, aún con más ahínco, esa conducta? Y luego con más razón por tener a sus maridos presos. Pero equivocamos el cálculo. La cosa es más tenebrosa y pasa por el pacto que están cocinado el régimen y su “oposición” en la Mesa de Dialogo.

Ya los partidos de la MUD tienen sus candidatos para las elecciones parlamentarias del año entrante. Y nada más alejado de sus cálculos que permitir que la gente desconfíe del sistema electoral del régimen, que jamás les daría el poder pero que les permite conservar “espacios” en una jugada perversa de continuismo, donde la “oposición” les permite destruir al país a cambio de mantener la franquicia. El gobierno cede dos Alcaldías que podrían perfectamente arrebatar, a cambio de credibilidad perdida.

¿Qué gana el régimen? Legitimidad democrática internacional a un muy bajo costo. ¿Por qué antes no pensábamos así? Porque las negociaciones no habían comenzado y no creímos que el régimen soltara esas plazas, pero lo hizo a favor de algo mucho mayor ofrecido por la franquicia opositora pervertida. Lo peor que podría pasar para ellos- pensarán-, es que se vuelvan a endurecer las cosas en esos municipios y en lugar de dos alcaldes presos habría cuatro, ¿y cuál es el problema?

Las negociaciones fueron tan buenas-de acuerdo a fuentes dignas de todo crédito-, que el control de los cuadernos de votación en las mesas de los centros fue entregado a la oposición por órdenes directas del PSUV, cosa que NUNCA habían permitido los famosos Coordinadores de Centros del CNE, todos en su gran mayoría del partido oficial.  ¡Acabazón de mundo! Aquel que no vea eso raro le parecerá normal ver un rinoceronte pastar en la Plaza Bolívar de San Cristóbal.

La votación en los municipios fue muy importante, no se movilizaron los colectivos a favor del régimen y a diferencia de anteriores procesos dejaron tranquilos a los testigos de la oposición. Resultado: si la gente sale a votar, los comicios son normales y pacíficos, y el régimen no aplica fraude en las máquinas (porque previamente fue negociado), y la gente puede expresar lo que verdaderamente siente, los resultados reflejan la voluntad popular. La votación fue abrumadora a favor de las nuevas Alcaldesas. Pero ¿es eso normal? Obviamente que no. Y aunque el resultado haya reflejado la voluntad del pueblo de esos municipios, este está sumamente alejado de la verdadera realidad política del país.

Hemos tenido diferencias fundamentales en relación al hecho de votar con un régimen que consideramos autoritario y dictatorial. Llamamos a una abstención firme y militante en una Carta Abierta antes del 25 de Mayo (ver  http://declaraciondecaracas.blogspot.com/2014/05/carta-abierta-en-ocasion-las-elecciones.html). Y aunque no pensáramos que fuese seguida por muchos opositores que aun creen de buena fe que el régimen sale con elecciones, era un mensaje para cerrar filas y unificar criterios opositores en relación a la correcta caracterización del régimen y la “oposición” que colabora con él para que permanezca.

Si creemos de verdad que el sistema electoral del régimen está bien porque permitió ganar a las distinguidas esposas de estos mártires opositores, deberemos ser enterrados todos en urnas blancas y procedamos entonces a sentarnos a esperar en una acera al 2019 a que el Ilegitimo se vaya con votos como quiere la MUD. Para ese momento el castro-comunismo nos habrá llevado a la edad de piedra. La situación en esos municipios no cambiará, así como tampoco cambiara el talante autoritario del régimen para con ellos y para con el resto del país.

Lo que lograron la MUD y el régimen con los resultados electorales del domingo 25 de Mayo fue lo mismo que ganaron al sentarse a negociar en esa Mesa de Diálogo: comprar tiempo. La MUD ganó tiempo para llegar a diciembre de 2015 en un intento de engañar al pueblo venezolano apuntalando el sistema del CNE; y el régimen se dio un baño de legitimidad democrática temporal, a las puertas de un fallo desfavorable en el Congreso norteamericano, resultando ambos en los verdaderos ganadores de esa contienda electoral. Lo demás salió por añadidura ¡juego de doble banda!

La necesidad de contar con representantes legítimos de la oposición en Venezuela se hace cada vez más patente y más urgente ahora, lo que se traduciría en una verdadera RESISTENCIA CIVIL organizada frente a este régimen. Recuerden, en democracia se hace oposición, en dictadura lo que queda es resistencia, y votar en democracia es diferente de votar en dictadura, siendo el abstencionismo una mas forma más de lucha No Violenta (ver http://ticsddhh.blogspot.com/2012/12/abstencionismo-en-tiempos-de-dictadura.html).

Es prioritario definir claramente y de manera definitiva para todo el mundo que lo que tenemos por delante es una dictadura autoritaria de corte castro-comunista, que lo que hace es afianzarse con nuestros votos y actuar en consecuencia, no haciéndole el juego nunca más. Pero si continuamos titubeando y creyendo que “ganamos” dos Alcaldías con un régimen que controla hasta el más mínimo resquicio del sistema electoral, entonces nunca encontraremos el escape de este laberinto, permitiendo que el régimen y su oposición comprada destruyan lo que queda de Venezuela.

Caracas, 27 de Mayo de 2014

Twitter:@laguana