miércoles, 27 de mayo de 2015

Mejor solo que mal acompañado

Por Luis Manuel Aguana

Así dirán Leopoldo, Daniel, Raúl Emilio y Alexander a la decisión de la MUD de no acompañar a la marcha del sábado 30 de mayo convocada desde Ramo Verde. Ellos al tomar la dura decisión de realizar una huelga de hambre, de la cual siempre quedan secuelas físicas, no solo endurecen la lucha en contra del régimen sino que ponen al descubierto con quien esta de verdad esa unión electorera al resto de los venezolanos.

Las excusas dadas por la MUD no se sostienen ni siquiera en el papel donde están escritas: La coalición señala, además, que estas observaciones que manifestaron algunas organizaciones, “seguramente hubieran podido ser resueltas si no se hubiera tenido la presión de una fecha fijada también de manera unilateral por los autores de la iniciativa” (ver http://www.noticierodigital.com/2015/05/la-mud-decidio-no-acompanar-marcha-convocada-por-leopoldo-lopez/). En otras palabras, había que pedirles permiso a ellos para protestar, como si no fuera suficiente la situación que ya vive el país, sin incluir la que viven los presos políticos.

Por otro lado la MUD esgrime como excusa que había que expresar explícitamente en la convocatoria que “…esté presente también en forma destacada la lucha contra la espantosa crisis humanitaria que vive nuestro pueblo, azotado por la escasez, la carestía, la inseguridad y el colapso de todas las redes de servicio público”. ¿Es que eso tiene que estar escrito en un papel para protestar? No digo Leopoldo, cualquier venezolano que se sienta atropellado en cualquier forma por el gobierno tiene el legítimo derecho a manifestarlo públicamente, de cualquier manera y sin previo aviso, siempre que su manifestación sea pacífica y no violenta. Eso es constitucional.

Pero la MUD se adjudica el derecho de centralizar cualquier manifestación de protesta y deslegitimarla, porque si no se hace como ellos lo dicen no es válida. Y no necesitaban decirlo explícitamente, solo con indicar “que esa marcha no es de la Unidad” dividen el sentimiento de legítima protesta de todos los venezolanos.

¿Hasta cuando el secuestro de las posiciones opositoras del país? ¿Hasta cuando el chantaje de una supuesta Unidad que solo es electoral? Ya está siendo necesaria una unidad mas allá de eso, una unidad de criterios amplios en cómo lidiar con este cáncer que cada vez más se come a Venezuela. Ya está siendo falta una DIRECCION POLITICA DE LA OPOSICIÓN. Porque si la tuvieran esa marcha no tendría que ser convocada por un video sacado a escondidas de un penal del régimen.

Si el pegamento que une a esos partidos en una supuesta “mesa unitaria” es solo electoral, poco o nada conseguiremos avanzar en esta lucha que al parecer no tiene un plan ni una estrategia mas allá de conseguir unos curules que han demostrado no servir sino para darle empleo a unas personas que no asisten a su trabajo.

Los venezolanos ya han caído en cuenta que la oposición es tan o más mala que el gobierno. Y es por eso que los números que pierde el gobierno en las encuestas no los gana la oposición. ¿Cómo se resuelve ese problema? ¿Seguir en el interminable tira y encoge de los políticos a ver quién representa mejor el rechazo del país en contra del régimen? Difícilmente saldremos así de este grave problema.

Entonces lo primero que debería resolverse es el dilema de la Dirección Política de la Oposición, que pueda llevar adelante una estrategia mas allá de lo electoral y que incluya no solo a los partidos políticos sino a todos los factores organizados de la sociedad venezolana afectados de una u otra manera por esta situación. Lo que hay en la MUD no es ni un amague de eso. Entonces, si no tenemos esa contraparte organizada opositora ¿cómo podremos los venezolanos tener al menos una esperanza de salir de este régimen? Obviamente ninguna.

Sin una Dirección Política entonces pasan cosas como esta división opositora. Cada factor salta al ruedo en su interpretación de cómo enfrentar la situación, y con o sin razón desarrolla su propia estrategia en su desesperación de conseguir algo de éxito. Y de nuevo lo más probable es que siga el fracaso, pero que no es de ese factor en lo particular sino de todos, con la consiguiente frustración continua general que se come la cola en una espiral interminable.

Pero los venezolanos vemos que quienes conducen ahora este supuesto barco opositor no están a la altura de eso, ya sea por colaboracionismo o por ineptitud. ¿Será eso por lo que Leopoldo en la práctica se separa de ellos? Si es así, no solo debería convocar  a los venezolanos a marchar, sino además a acompañarle para conformar en una verdadera unidad política opositora, dejando de lado a los factores que están estorbando para que se resuelva el problema estratégico de la oposición, emprendiendo un camino diferente, y no sigamos dando vueltas en círculos, de fracaso en fracaso.

Si Leopoldo y VP siguen en la MUD y a la vez ignoran a sus asociados, como ellos mismos lo dicen, entonces los venezolanos percibiremos en estas propuestas otro episodio de más de lo mismo, como una pelea inútil de liderazgos que difícilmente alguno ganará, aunque reconozcamos el esfuerzo y la valentía de quien estando preso y muy limitado, hace los esfuerzos que no hacen quienes estando libres se esconden en excusas para no enfrentar lo que a todas luces hay que enfrentar.

Por eso creo que Leopoldo ya debería estar alcanzando el punto de decidir si está con ellos o no está con ellos. Y aquí cabe el dicho que no existe mujer medio preñada. Si de verdad no lo está, entonces tiene que hacer lo que hay que hacer. Esto es, decidir andar solo que mal acompañado. Estoy seguro que si decide hacer eso las cosas pueden cambiar, no solo para convocar a una marcha, sino para llamar “de la manera más resuelta un permanente estado de rebelión civil, una indesmayable ofensiva de oposición popular, que mantenga agresivos y encrespados los ánimos de todos los venezolanos contra la humillación de que somos víctimas para impedir en todo momento que la dictadura… se estabilice sin resistencia...”,  tal y como una vez llamara Alberto Carnevali en 1952 a la rebelión civil en contra de Pérez Jiménez (http://pararescatarelporvenir.blogspot.com/2013/11/a-la-rebelion-civil-llama-accion.html). Tal vez eso ponga a correr a quienes desde la oposición han sostenido esto que ya no se puede llamar gobierno. Es preferible eso que estar mal acompañado…

Caracas, 27 de Mayo de 2015

Twitter:@laguana