miércoles, 24 de mayo de 2017

Calle con propósito

Por Luis Manuel Aguana

En la novela fabulada de Francisco Herrera Luque, “En la Casa del Pez que escupe agua”, cuando los integrantes de la familia Machado tenían la muerte cerca, veían aterrorizados “…caminado hacia atrás como la Sayona… la mujer del manto, la que predice a los de su familia la muerte que se aproxima…” (1). Me acordé de Herrera Luque al pensar lo debieron haber visto los honorables Diputados de nuestra Asamblea Nacional al ver llegar las Bases Comiciales del fraude constitucional del régimen, como preludio a una posible Constitución castrocomunista de Maduro, asomándose como la mujer del manto de la novela. La muerte va en serio, dirían. ¿Se tenía que llegar a ese punto para actuar?

La decisión de la Asamblea Nacional de ayer de convocar a un Referendo Consultivo amparándose en el Artículo 71 de la Constitución, es la primera decisión seria de la oposición oficial para enfrentar el despropósito del régimen de imponer el castrocomunismo en Venezuela con una pseudo constituyente, y le da piso político a la calle como mecanismo de protesta pacífica y constitucional. ¡Parece que al menos por eso ya no incurrirán en Responsabilidad política en el futuro! (ver Responsabilidad política, en http://ticsddhh.blogspot.com/2017/05/responsabilidad-politica.html).

Utilizaron exactamente la misma línea de argumentación que hemos esgrimido insistentemente desde la Alianza Nacional Constituyente para que se convoque a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario. Lamentablemente la Asamblea Nacional no convocó al Constituyente, lo cual hubiera sido lo procedente porque nos hubiera ahorrado la pregunta si el pueblo desea un nuevo Presidente este año –o el resto de los Poderes Públicos-, habiéndose resuelto de una vez los entuertos constitucionales de la Constitución de 1999. Sin embargo el sustento popular que le antepone al régimen es del mismo calibre, magnitud y fuerza:

“Este referendo busca en primer lugar, demostrar que somos una mayoría, plantear un proceso en el que quede claramente cuantos son los venezolanos que rechazan esa propuesta de Maduro, y cuántos son los venezolanos  que respaldan la propuesta de la Asamblea Nacional de que este año el pueblo de Venezuela tenga un nuevo Presidente. En segundo lugar, levantar conciencias. La gran pregunta que le haremos a las Fuerzas Armadas, a los Magistrados y a las Rectoras del CNE es que van a hacer cuando vean a millones de venezolanos diciendo que no. ¿Le van a pasar por encima? ¡Échenle pichón! Lo cual me lleva al tercer objetivo: este Referendo que estamos planteando para el pueblo, además de permitirnos organizarnos y expresar la mayoría, además de permitirnos aglutinar y sumar la mayor cantidad de venezolanos en contra de la dictadura de Maduro, también nos debe permitir organizarnos y prepararnos para que cuando la dictadura desconozca la voluntad del pueblo expresada en ese Referendo se active de manera definitiva, irreversible y determinante la activación del Artículo 350 de nuestra Constitución y nuestro pueblo tome las calles de Venezuela indefinidamente hasta que aquí se haga respetar la voluntad del pueblo venezolano…” (resaltado nuestro) (ver Intervención del Diputado Freddy Guevara en la sesión de la Asamblea Nacional del 23-05-2017, en https://youtu.be/rE8_zcw6ncc).

Quiero resaltar la importancia de esta decisión trascendental de la Asamblea Nacional para quienes puedan pensar –justificadamente a mi juicio- que la oposición oficial está equivocando de nuevo el camino, o le está haciendo el juego al régimen, como ya se ha asomado en las redes sociales .Pienso que todo lo contrario. Creo que esta vez sí les sonó la flauta: a) con esa decisión demostramos con firmas consultadas en mano que somos mayoría, sin entregar esas manifestaciones al CNE, ejecutando en la práctica el Artículo 350 constitucional; b) emplazamos con esas voluntades en la mano a las Fuerzas Armadas a decidir si respaldan o no al pueblo en su decisión mayoritaria de rechazar el castrocomunismo en Venezuela; y c) de negarse los militares a respaldar a la población, permanecer en actitud de protesta cívica beligerante, pero no violenta, en las calles hasta que se haga respetar la voluntad del pueblo venezolano. Eso le da direccionalidad, sentido y propósito a la lucha que se inició antes de esta decisión y que lleva ya muchísimos muertos. En otras palabras, ¡le da un sentido a la protesta y a la vida que nuestros muchachos han puesto por la libertad!

Celebro que la oposición oficial haya aterrizado y canalizado la protesta más allá de una solicitud de elecciones generales sin sustento constitucional, ya que Maduro siempre podía decir que la petición opositora de elecciones este año era inconstitucional, pudiendo insistir quedarse hasta el 2019 dejando a la oposición sin argumento. Ahora con esa consulta al pueblo en Referendo se podrá presionar con respaldo popular cierto  y documentado la solicitud de elecciones generales y rechazar al mismo tiempo de manera adecuada y contundente el proceso fraudulento constituyente del régimen.

Con esa “calle con propósito” definido, podremos pacíficamente reunir las voluntades de la mayoría de los venezolanos y demostrarle al mundo nuestra decisión indeclinable de vivir en democracia, rechazando la tiranía de manera una pacífica, electoral y constitucional.

Es posible que esta decisión de la Asamblea Nacional, como hecho político, haya puesto nuestra solicitud a la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario en un segundo plano, pero la ha justificado todavía más. Como bien indicaba en una pasada nota (ver La lucha por una Constituyente Originaria debe continuar, en  http://ticsddhh.blogspot.com/2017/05/la-lucha-por-una-constituyente.html) es preciso modificar estructuralmente cuanto antes (ni reforma ni enmienda) la Constitución de 1999.

El hecho que Maduro (así como cualquier otro loco que pueda llegar a ser Presidente en Venezuela) nos haya puesto en este trance entre la vida y la muerte de la República, nos debe llamar a una profunda reflexión a todos. La Constitución de 1999 le está permitiendo a la Asamblea Nacional accionar sobre la decisión inconstitucional del régimen pero también les ha permitido a los dos últimos Presidentes haber hecho lo que les ha dado la gana con el país, llevándonos a una condición de indigencia. Y eso no se le puede dejar abierto a cualquiera que llegue a ser el próximo Presidente de Venezuela. Si podemos activar un Referendo Consultivo para impedirle a Maduro seguir en el Poder, podemos de igual manera cambiar la Constitución (Artículo 348) para que esta pesadilla no se repita. No esperemos volver a ver la mujer del manto para actuar. A partir de hoy ya el pueblo sabe cómo hacerlo…

Caracas, 24 de Mayo de 2017

Twitter:@laguana

(1)   Francisco Herrera Luque, En la casa del pez que escupe agua, Ed. Pomaire, 1985, ISBN: 84-599-5541-9