domingo, 8 de octubre de 2017

¿Quién será el ganador el 15-O?

Por Luis Manuel Aguana

Luego de la gran estafa protagonizada por el régimen y su oposición oficial (ver La gran estafa, en http://ticsddhh.blogspot.com/2017/10/la-gran-estafa.html), los venezolanos nos quedamos peleando entre nosotros por una cosa completamente intrascendente como lo es la disyuntiva entre votar o no votar en las elecciones de Gobernadores, que no resuelve ni resolverá la crisis por la que atravesamos en el país. El régimen astutamente nos puso en una discusión en donde no estaba en juego su estabilidad logrando su reafirmación y afianzamiento en el poder. Y nosotros caímos –porque nos llevaron nuestros propios partidos opositores- en esa trampa.

Tanto el régimen como la oposición oficial se salieron con la suya en ese juego donde ambos ganaron. Como ya indique en esa anterior nota la oposición “ganó” al lograr llegar a esas elecciones con una alta probabilidad de alcanzar varias gobernaciones en el país. Pero también perdió porque el gobierno mientras más gobernaciones pierda mas ganarán en legitimidad. Me explico mejor.

Maduro ha indicado claramente que “todos los gobernadores que resulten electos en las elecciones regionales deberán subordinarse ante la ANC o serán destituidos” (ver http://www.el-nacional.com/noticias/gobierno/maduro-gobernadores-electos-deberan-subordinarse-ante-anc_202572). En otras palabras que lo que pierda el régimen en gobernaciones lo ganará en reconocimiento de su fraudulenta constituyente, ya que los gobernadores electos de la oposición, si desean esas gobernaciones, deberán arrodillarse ante el trono de Delcy Rodríguez en la Asamblea Nacional Constituyente fraudulenta, ¿qué tal?

Pero lo más triste ES QUE LO HARAN. El gran “ganador” de esa jornada electoral será Henry Ramos Allup quien es el que más coronará peones en este ajedrez en el que se ha convertido tristemente la política de permanencia en el poder de Nicolás Maduro.

El régimen decidió sacrificar gobernaciones pero legitimar su constituyente para después recuperar ese terreno perdido cortándoles la cabeza a los sinvergüenzas que nos dejaron matar a más de 130 muchachos en las calles por alcanzar esas gobernaciones. Entonces, ¿quién resultará ganador en esas elecciones, la oposición o el régimen? Desde mi punto de vista el régimen ganara aunque pierda.

El gran ganador Ramos Allup, reconocerá a esa Asamblea Constituyente fraudulenta con tal de tener a esos adecos en las gobernaciones respectivas que se ganen el 15-O porque aspira a ser Presidente en el 2019 o cree el que será Presidente. Eso se llama cohabitación. Mientras tanto Venezuela se muere de hambre y de mengua en los hospitales, comiendo de la basura.

El problema de de Ramos y Borges no era salir del régimen que nos está matando –literalmente- desde Miraflores como lo exigieron los venezolanos en las calles, sino conseguir posiciones políticas para una futura contienda electoral, que nadie está al cabo de saber si se realizará porque esa Constituyente una vez reconocida puede colocar ese evento electoral presidencial para el 2050, año donde Henry Ramos Allup seguramente deberá estar momificado y los venezolanos en peores condiciones que los cubanos, si es que eso es posible (aunque ahora mismo ellos están mejor que nosotros en muchos aspectos).

Pero lo más triste de toda esta ópera bufa electoral, es que nos estamos peleando entre “votar o no votar”. Pobres venezolanos ingenuos. ¿Hasta cuándo esta gente –los unos y los otros- nos seguirán llevando nariceados como rebaño sin cerebro para pensar? ¿Hasta cuándo seguimos dejando que otros piensen por nosotros? ¿Cómo es posible que esta calidad de dirigencia inmoral y éticamente corrompida siga marcando la pauta del devenir histórico-político de Venezuela?

Y conste que aquí no estamos diciéndole a la gente que vote o no vote. Esta es una discusión que va muchísimo más allá de eso. Aquí estamos hablando del sistema político que nos ha llevado hasta aquí, que se ha distorsionado y pervertido tanto que estamos a punto de echar por la borda lo poco que nos queda de institucionalidad por un par de chancletas. Eso es precisamente lo que deberemos reconstruir en una nueva Venezuela antes de volver a entregarle a nadie el Poder.

Si los venezolanos permitimos pasivamente que la oposición oficial que llevó a Venezuela a esas elecciones de Gobernadores, apartándola de una lucha que costo tanta sangre, reconozca a esa Asamblea Constituyente fraudulenta, Venezuela se acaba para los próximos 100 años. Se trata ya de un problema de supervivencia. Los intereses de la clase política no pueden estar por encima de la supervivencia de los venezolanos. Y si el liderazgo político no lo ha entendido, ya es hora que nosotros se lo hagamos entender desplazando el centro de ese liderazgo hacia otro lado, redefiniendo esta lucha en los términos correctos.

Los venezolanos tendremos que recordarle en las calles a los jefes políticos de esos Gobernadores opositores que resultarán electos, que ninguno de esos funcionarios tiene la obligación ni el derecho de solicitar reconocimiento de nadie más que del pueblo que los eligió, y menos aun de una entidad fraudulenta inventada por el régimen para atornillarse en el Poder, y al que ellos le han hecho el juego macabro para asegurar su permanencia. Todavía no es tarde para que la MUD le diga a Maduro y a Venezuela que no irán a rendirle pleitesía a ese adefesio constituyente planteándose desde ahora mismo un enfrentamiento inmediato que el mismo régimen verá como resuelve.

Culmino esta nota recordando lo que siempre he reiterado en este blog desde hace años: Venezuela necesita y requiere discutirse con urgencia. No es un asunto del tema reiterativo de un loco que repite siempre lo mismo. Es un hecho político que cada vez más se hace evidente y que si no lo resolvemos entre todos nos perderemos como nación. Eso solo lo lograremos convocándonos a la verdadera mesa de diálogo de una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario por iniciativa popular, que reordene el desastre de estos delincuentes, nombre un gobierno de Unión Nacional, y enrumbe al país al Siglo XXI. Muy pronto la Alianza Nacional Constituyente le planteará a la Nación y al mundo la reformulación de la Ruta Constituyente que había sido temporalmente detenida como consecuencia del secuestro que hizo el régimen de la Soberanía Popular, al convocar una Constituyente de manera fraudulenta. Venezuela si tiene solución.

Caracas, 8 de Octubre de 2017

Twitter:@laguana