lunes, 19 de marzo de 2018

Escoja usted su transición

Por Luis Manuel Aguana

Interesante debate el que se plantea en el país cuando se aborda el álgido tema de la necesidad de un Gobierno de Transición, y más aun cuando se toca cuanto tiempo deberá estar en funciones ese supuesto gobierno, en especial sin decir el cómo llegaremos a el.

Sin excepción, todas las “oposiciones”–como diría el Prof. Agustín Blanco Muñoz- del país hablan de qué se hará durante esa transición pero nadie dice cómo llegaremos a ella, mas allá de esperar la famosa “explosión social” que no llega, con la intervención de los militares para restituir la vigencia de la constitución. La clase política venezolana tiene mucha experiencia en decir que harán cuando estén mandando pero ninguna cuando se trata de meterle cabeza a cómo salir constitucionalmente de una dictadura.

Lo cierto es que no existen propuestas serias que ofrecerle al país desde la acera política opositora que conduzcan efectivamente a la salida del régimen, que no sea esa ruta electoral fraudulenta de la MUD y su nuevo disfraz; o la de aquellos que esperan que esto se termine de caer solo, aspirando ver una Junta Cívico-Militar protagonizando una transición encabezada por un militar, muy probablemente surgido de las filas del chavismo, porque son ellos los que tienen el control de las Fuerzas Armadas. Ahora resulta ser que la otra solución opositora pasa por poner a la cabeza a quienes han atropellado inmisericordemente los Derechos Humanos de los venezolanos. Dirán que así es la política…

Siendo esto así, posiblemente para el político opositor clásico, la lucha por el poder político para llegar a una presunta próxima “República” se reduciría a identificar quien o quienes están mas avanzados en el conspire militar, cuadrando un puesto en esa Junta que se forme. Y de nuevo comenzaría otra vuelta en el interminable ciclo que ha sido la historia política de Venezuela.

En resumen, mientras una parte del país político está tratando de llevar al país al matadero electoral, la otra parte que no está de acuerdo no tiene más oferta que esperar a que se desarrollen los acontecimientos, incluso empujando en algunos casos a que estos se materialicen en una Junta Cívico-Militar, apostando a que esto se caiga lo más pronto posible, dejando entrever que cuando esto ocurra las fuerzas políticas deberán reagruparse en una suerte de nueva ecuación de poder.

Entonces, así están planteadas las cosas hasta ahora en el sector opositor: unos buscando llevarnos a votar sin explicarnos cómo resolvemos el gravísimo problema de una Asamblea Constituyente que hará lo que le de la gana con lo que pase antes y después de esas “elecciones”; y otros, que si bien es cierto niegan la salida electoral fraudulenta, no terminan de explicarnos como se llegará a esa cacareada transición que no sea esperando un alzamiento militar. Desde mi punto de vista no se cual de las dos es peor.

Del primer grupo opositor puedo esperar cualquier cosa, porque están apostando a convivir con el régimen, incluso si “ganan” –o los dejan “ganar”- esas elecciones, porque están tolerando ir a un acto electoral convocado por una Constituyente inconstitucional no reconocida mundialmente. Pero del segundo grupo debemos reflexionar con mucho más cuidado.

Hay una máxima gerencial que indica que no hacer nada es una decisión. Si la oposición política que rechaza el llamado a elecciones decide “esperar” a que algo pase está definitivamente muerta. No basta con decirle a la gente que lo que viene el 20 de Mayo, o para cuando el régimen decida hacer esas elecciones, es un fraude con todas las de la ley, y que sus resultados serán rechazados por todo el mundo. Es necesario dirigir las acciones y proponer caminos concretos que sean seguidos por un pueblo ávido de conducción política.

Si lo que esa oposición está esperando es que esto se caiga solo porque el país no aguanta más, y por eso deben intervenir las Fuerzas Armadas, específicamente el  chavismo militar del 4F porque son ellos los que controlan los cuarteles, difícilmente los venezolanos tendremos garantías de que lo que vendrá después será mejor. Tendremos efectivamente la esperanza de un cambio para un mejor futuro porque Maduro se fue, pero solamente eso, la esperanza, no la garantía.

¿Porque estamos insistiendo en una solución donde sea el pueblo el que decida? Porque desde la sociedad civil no podemos quedarnos de brazos cruzados esperando que algo pase. Nosotros somos los dolientes de este monumental desastre y no podemos seguir esperando más. El planteamiento de una Consulta Popular que exprese con claridad la ruta a seguir, no deja grieta sin sellar.

Primero, la podemos convocar en cualquier momento y sus efectos deben ser acatados. Segundo, decide el desmontaje del régimen y sus instituciones inconstitucionales, de las manos de quienes somos los depositarios de la soberanía. Tercero, ordena como debe ser designado un Gobierno de Transición, garantizando su legitimidad de origen. Y por último, y tal vez lo más importante, garantiza y ordena que ese cambio de gobierno sea decidido entre todas las fuerzas políticas desde el seno de unos constituyentes legítimamente electos en una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario.

¿Por qué las fuerzas políticas desestiman este camino e incluso lo sabotean? Porque nadie –y en especial los militares o ninguna de estas figuras que se disputan públicamente el poder político- tendría el control de ese Gobierno de Transición, solo el pueblo a través de sus representantes legítimamente electos en una Constituyente Originaria.

Si los venezolanos decidimos en una Consulta Popular la solución que se le debe dar a esta crisis, el acatamiento de los militares, sin importar si son chavistas del 4F, maduristas del Alto Mando militar, institucionales, o indiferentes, tienen la obligación de acatar ese mandato directo, en obediencia debida al Poder Civil del pueblo venezolano. Si seguimos esperando que la situación se siga agravando sin hacer nada, estaremos escogiendo la transición que vendrá. Ahora, escoja usted su transición. Yo decidí la que quiero para Venezuela…

Caracas, 19 de Marzo de 2018

Twitter:@laguana